#Política

Una sociedad de derechos… sin deberes

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

El pasado 19 de junio vivimos las primeras primarias municipales abiertas a voto ciudadano. Luego de una accidentada inscripción de candidatos por parte de la Nueva Mayoría y en pleno período de Encuentros Locales Autoconvocados en los que se discuten sobre lo que queremos para nuestra Nueva Constitución, estas primarias fueron un acercamiento al nuevo sistema electoral instaurado plenamente luego del fin del sistema binominal.


No olvidemos que ser ciudadanos implica exigir y disfrutar de los derechos, al mismo tiempo que asumir con responsabilidad nuestros deberes. No dejemos en manos de una minoría lo que debe ser decidido por todos los chilenos.

Más allá de las distintas interpretaciones que se puedan realizar, la participación ciudadana en este proceso fue muy débil y, paradójicamente, no se condice con la demanda social por un sistema político más inclusivo, materializado en la exigencia por nuevas instituciones que generen espacios de participación y que canalicen las necesidades sin tener que salir a protestar a la calle para hacerse escuchar.

Un ejemplo de estas instituciones es el “referéndum revocatorio”, tan de moda por la situación venezolana que, además, tuvo un 60% de apoyo en tuconstitución.cl. El referéndum consiste en que a mitad de período, un universo de participantes representativos de una comunidad tiene el derecho de pedir la revocación del mandato de la autoridad en cuestión. Como toda institución, tiene una consecuencia política negativa que, en este caso, es asumir que el presidente o alcalde tomará las decisiones políticas o económicas más complejas de su mandato, pasada la mitad de su período, es decir, una vez que la posibilidad de realizarse el plebiscito ya haya sucedido.
Sin embargo, en un escenario en el que hemos crecido económicamente y demandamos transformaciones políticas que configuren una democracia más inclusiva, nos hemos malacostumbrado y olvidado nuestros deberes. Así como las instituciones políticas deben asegurar los derechos, también tienen que propiciar que los ciudadanos cumplan con sus deberes y que responsablemente le dediquen un minuto de su tiempo a pensar qué es lo mejor para el país. Por esto el voto es el deber mínimo de todo ciudadano y tiene que ser obligatorio.

El voto obligatorio fue establecido por Jorge Alessandri Rodríguez en 1958, cuando decretó que para que toda cédula de identidad sea válida, debía estar acompañada con la constancia de la última vez que se votó. Esto se tradujo en un aumento del universo electoral y en la incorporación política de comunidades marginadas de la democracia hasta ese momento.

El tema de lo voluntario comenzó durante la dictadura, cuando se estableció la contradicción que la inscripción en los registros electorales debía ser voluntaria, pero una vez que se realizaba era obligación votar. Con esta política los partidarios del gobierno militar se inscribieron masivamente, mientras que la oposición discutía (y dudaba) sobre la validez de la inscripción. Como consecuencia, la gran exigencia durante la transición democrática fue hacer la inscripción automática y obligatoria.

Asimismo, durante mi mandato como Presidente dije que lucharía para que la inscripción fuera automática y el voto voluntario, yendo en contra de la lógica de la dictadura. Sin embargo, con el tiempo y luego de estudiar profundamente el tema, he llegado a la conclusión de que el voto debe ser obligatorio, por lo que estoy en desacuerdo con el sistema actual, es decir, el voto 100% voluntario, con inscripción automática.

El no votante hoy, más que nunca, desconfía de las instituciones y en la política en general y difícilmente reacciona a la competitividad de una elección o a la calidad de las propuestas. En este contexto, el voto voluntario elitiza al electorado y profundiza la separación entre los “apolíticos” y el poder político ya que ambos pueden ignorarse mutuamente, lo que, con el correr del tiempo, da paso a una democracia menos inclusiva. La instauración del voto 100% voluntario, entonces, tiene evidentemente consecuencias dañinas para la calidad de nuestra democracia.

El sistema democrático permite a los ciudadanos deliberar y decidir respecto de cuáles son los bienes públicos que se deben garantizar a toda la población, en qué magnitud se deben entregar y cuáles son las definiciones estratégicas del tipo de sociedad que se desea construir. Sin embargo, si no se participa a través del mecanismo existente, es decir el voto, difícilmente la democracia representará al pueblo soberano.

Aprovechemos el actual proceso constituyente y volvamos a instaurar el voto obligatorio en nuestra nueva Constitución. No olvidemos que ser ciudadanos implica exigir y disfrutar de los derechos, al mismo tiempo que asumir con responsabilidad nuestros deberes. No dejemos en manos de una minoría lo que debe ser decidido por todos los chilenos.

TAGS: primarias Voto obligatorio voto voluntario

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

27 de junio

He ahí el problema Sr. Presidente: “el mecanismo existente”, es decir: “sólo” “el voto”.

Quiero hacer hincapié en que hemos vivido una democracia propia de un tiempo que pudiéramos llamar análogo. Hoy, debemos vivir una democracia digital

porque, aún votando, o incluso revocando, esta “democracia análoga” perdió el interés de la población en ella por la falta de “actualización” para servir a la altura de las expectativas de la gente.

Si hoy vivimos un tiempo en el que se manifiesta falta de interés por parte de la población para participar en política, considerando la información que tiene la gente, es producto de lo hermético que es el tema y de cuánto depende del poder de las dos corrientes principales de partidos políticos del país.

Escoger a un tipo que lo haga bien en algún lugar, tendrá una oposición limitante, si no, ¿cuáles son los logros de los últimos diputados llegados al Congreso, o de otros que llegaron con grandes intenciones?.

No existe ese resultado especial porque la herramienta que provee nuestra “democracia análoga”, es también limitante. “El ciudadano sólo puede rayar votos”, pero, no exponer ideas. No podemos proponer ideas que se estudien fuera del sesgo BRUTAL que representan los intereses de las dos coaliciones en el Congreso.

Yo quiero un país más próspero en comunas y regiones y que se limite el crecimiento del Á.M..

Quiero una Cám.C.D. como el medio con que ejercer la democracia.

Quiero que nuestra economía sea soberana

27 de junio

Es decir, la política debe hacerse con quienes tienen interés en ella, porque hacer el voto obligatorio no dejará de “sólo producir un candidato electo” y usted puede sortearlos si quiere, y tendrá un candidato electo, o rotarlos, o escogerlo sólo entre los varones o entre las damas, o con la mitad de la población, o con sólo los interesados en política.

Pero, con ese método, sólo ha producido un candidato electo y nada más. ¿Debemos ir todos a votar para que las cúpulas políticas tradicionales y partidos emergentes logren su ansiado anhelo de “ser ese candidato electo”, o que él sea de su partido?. ¿Debemos disponer de medidas especiales para que lleguen a votar campesinos y montañeses aislados, o para que no falte ningún abuelito menor de 99 años, sólo para .. obtener un candidato electo?…

La verdadera medida a la que no debe faltar instrumento para que la ejerza nuestra política, es lograr universalizar el acceso al debate político a la gente interesada en él. A los niños, los dejamos tranquilos. A quienes les interese alguna farándula, lo mismo, a quienes el fútbol, déjelos que vayan donde quieran… Conceda, use el fair play, NO OBLIGUE, no imponga, sino que resolvamos el problema con los que estén interesados en resolverlo.

Para ello, hay que enfocarse en el problema, no en los candidatos, o en los partidos, sino que en el problema, que consiste en mejorar las condiciones económicas de la gente para que tengan una mejor vida, prosperidad y socialización

28 de junio

Entonces, y antes de q me atrape el sistema de la página que elimina comentarios (algunos valiosos),

debo decir que su responsabilidad, Sr. Presidente, debe ser la apertura de una herramienta digital que visibilice el debate nacional. Debatepolítico.cl, por ejemplo, de forma que esto se sume a las otras iniciativas digitales que ha tenido, con la diferencia de que en este último debiéramos ser capaces de presentar y escoger visiones estratégicas a las que destinarle un Presupuesto.

De esta forma, podríamos descubrir algunas ideas que cambien, modifiquen o mejoren algunas tendencias nacionales espantosas de las que el actual sistema político del Estado no ha resuelto.

Uno de ellos, es mejorar nuestra condición económica. Para ello, podemos evaluar alternativas como que los trabajadores tengan su propia AFP y banco de dinero, de forma que dejemos de alimentar a los buitres bancarios que flagelan a la población con sus intereses usureros, de los que ni siquiera el BancoEstado escapa, mismo que ha sido instrumento de debacle de la propiedad agrícola chilena a favor de las forestales.

Una alternativa a esa alternativa, es que se use parte del Presupuesto Nacional para cofinanciar ese banco de los trabajadores, ya que el Estado ayuda con las jubilaciones, de manera que dicho sea propiedad de todos los chilenos. Haciendo esto, la población se endeudará a mejores intereses y podrá comprar al contado donde sea económico, y no en cuotas y a intereses excesivos.

28 de junio

De esta forma, e.d., instrumentalizando el debate, asignándole un lugar al que cada interesado en él pueda acceder,

ya sea desde un partido político o sólo como ciudadano, ya sea del Estado o de una organización social, del Área Metropoliatana o de una comuna de región,

podríamos encontrar esas soluciones que por décadas hemos mirado como conflictivas y por ello las hemos evitado, porque la política se puso al servicio de partidos e intereses económicos y no de la población, lo cual no quiere decir que se podrían implementar soluciones que no sean conflictivas y mejoren el esplendor de la patria que se entiende que debe mejorar las condiciones de sus ciudadanos.

Respecto al mismo punto, medidas económicas, se puede generar mejor desarrollo en comunas que aporten menos personas a la migración comuna rural – ciudad, ahorrando al Estado numerosos recursos sólo por construir más y más pavimento y problemas metropolitanos…

A la par de ello, debemos procurar la soberanía económica. Hasta hace poco la Presidenta llamaba a invertir a extranjeros en el país, sin embargo, soy de quienes creen que con un poco de organización esas inversiones las podría hacer el pueblo chileno para que las usufructúe también.

En resumen, mientras no hablemos de este sentimiento nacionalista, soberano e independiente de poderes económicos que crean pobreza en la población mediante la usura de sus intereses,

hablar de voto obligatorio, me parece que es “chutear fuera del arco”…

28 de junio

Para terminar, las medidas económicas a las que me refiero, en donde se organicen formas conjuntas de inversión asociativas en comunas, apoyadas por un banco de todos los chilenos y centros técnicos locales especializados en producir desarrollo,

nos prepararían para entender una buena forma de hacer las inversiones adecuadas en minería, por ejemplo, de forma que el usufructo del cobre vaya mitad al Estado y mitad al bolsillo de los chilenos, o dónde se prefiera, o cómo se prefiera, pero,

debe haber un debate al respecto y se necesita una herramienta dónde realizarlo.

Mi propuesta es simple. Debe haber un poder económico entre ciudadanía y Estado que en el mediano plazo logre frenar toda inversión extranjera, termine toda inversión en curso, comience cada nueva inversión que se haga necesaria y redarguya o compre toda inversión extranjera que se haya hecho, a menos que se decida aún compartirla con extranjeros que signifiquen aportes al objetivo.

Es decir, económicamente podemos tener formas distintas de organización que eleven nuestros conceptos de rentabilidad y soberanía.

De esta forma, al pueblo que se le hace imposible vivir en mejores condiciones, se le haría posible.

Podríamos mejorar nuestros sistemas de asistencia integral a las personas, producto de haber organizado económicamente la casa y dispuesto de recursos técnicos y económicos dónde eran necesarios para producir ese delta desarrollo que financie las aspiraciones de la gente.

tool

28 de junio

Mis palabras sugieren una sociedad económica al 50% entre ciudadania y Estado.

Primera vez que lo veo así y lo encuentro fascinante,

porque se puede encargar el diseño de una estructura republicana que reparta el total de los ingresos soberanos al Estado, 50% para el el Estado y 50% para la población en una f(t)

Una vez que se tenga el sistema diseñado, se “colliding” con el actual o existente y se aprende qué se puede implementar del diseño al sistema real. Luego, se “improvement” y llegamos a otra realidad.

Esta clase de ideas extrañas son las que debemos poder tener estructura sistémica para presentarlas y formas digitales de debatirlas, complementarlas y resumirlas para establecer sobre ellas su evaluación. Lo hacemos o no y por qué sí o por qué no, porque esto es nuestro problema, el imaginar y desarrollar mejores sistemas que eleven nuestra calidad de vida como sociedad, de forma que no haya delincuencia común.

Yo creo que sería “otro Chile” el que el Estado limite sus gastos y que el Estado reditúe a la población mensualmente aportes que dinamicen nuestros sistemas económicos. Acá hay una forma de imaginarlo, sólo falta descubrir la región factible que la puede hacer realidad.

Nota Fútbol:

Nuestros resultados son cuestionables a jugadores y D.T.s.
Pueden ser mejores nuestros resultados si mejoramos a los jugadores que les gusta la política
y mejoramos las herramientas digitales necesarias para construir las ideas D.T. que la compondrán

Servallas

28 de junio

Estimado ex-presidente, siempre consideré en Ud. su visión de estado, visión que nunca más la hemos tenido, los mandatarios gobiernan para las encuestas, los grupos de presión o sus utopías personales y egos, pero no lo están haciendo para el bien común de esta y futuras generaciones. También considero que en Chile no cumplimos deberes. Sobre el fondo de su propuesta, no estoy de acuerdo con Ud., en principio porque la política no se renueva, no logra capturar gente nueva, no presenta a los electores nuevos liderazgos, son los mismos de siempre, gente que lleva hasta cinco períodos, el politico profesional, es decir, se ve desde afuera que los partidos políticos están obturados, bloqueado en sus tirajes internos, los mismos de siempre no permiten nuevos liderazgos. Pero lo segundo, y quizás lo más importante, es que se obliga a optar por los mundos que ofrecen, mundos en perpetua colisión, las nuevas sociedades que se presentan como proyectos son en realidad las mismas de la guerra fría, es decir el amor por el estado, por el estatismo déspota y burocrático, controlador de las vidas y que no lleva a ninguna parte, en síntesis, esclavitud, o en oposición, el amor al capital, al dominio inhumano de grupos económicos a cambio de sueldos miserables, en síntesis, esclavitud. Ud. que es un hombre inteligente, ¿por quién votaría si se le obligara a hacerlo?.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada