#Política

La retroexcavadora de Quintana y el conveniente temor de una elite

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Pero lo cierto es que los cambios necesarios para terminar con los vicios que hemos padecido desde que nos impusieron esta manera de ver la vida, se deben llevar a cabo de otra manera, de una manera democrática. No precisamente como lo hicieron los que hoy se asustan y gritan a los cielos pidiendo clemencia.

En las últimas horas, las declaraciones del diputado y presidente del PPD, Jaime Quintana, en donde señala que “Nosotros no vamos a pasar una aplanadora, vamos a poner una retroexcavadora”, refiriéndose a lo que supuestamente haría la Nueva Mayoría con los “cimientos del neoliberalismo”, no ha dejado indiferente a nadie.

Muchos de quienes comparten sus filas han salido a desmentir lo que ha señalado, mientras otros, desde la vereda contraria, han condenado la violencia con la que ellos vieron lo afirmado por el parlamentario.

En definitiva, ambos sectores se han asustado con las declaraciones: unos porque no creen que esa sea la manera de plantear las inmensas reformas que pretender llevar a cabo, y otros porque ven en afirmaciones como esas, el fin de un sistema que adoran como a una deidad.

Y es que si nos detenemos a analizar lo señalado por Quintana, todos estaremos de acuerdo en que es desafortunado el tono y la metáfora. Una retroexcavadora tiene que ver con romper, de manera fuerte, dura, sin escuchar y eso, por lo general, en Chile no ha traído muchos beneficios.

Sin ir más lejos, el sistema con el que se espera terminar fue implementado así: a punta de camiones, de sangre, de rupturas y de nula intervención de una masa popular que estaba siendo perseguida y masacrada en sus derechos. Los vestigios de esa retroexcavadora neoliberal hasta el día de hoy nos impide levantar los pedazos de un Chile que existió pero que parece distante, como parte de un documental histórico de otras tierras lejanas, inexistentes.

No obstante lo anterior, también hay que señalar que llama la atención la reacción de una derecha cada vez más histérica; sus parlamentarios, sus empresarios y sus medios de comunicación han visto esta torpe frase como una afrenta a lo que ellos ven como la realidad, como lo que debe ser, y un sinfín de apreciaciones con respecto a este modelo casi intocable.

Y es que están desde hace días interpretando que las reformas que supuestamente se quieren hacer, son un desafío hacia ellos, hacia lo que crearon y lo que los ha hecho autoreproducirse por años. Por lo que las palabras del timonel del partido oficialista fueron las adecuadas, las que esperaban para seguir adelante con este miedo que les sirve para continuar alimentando el “deber ser” de un statu quo, y eso que según ellos es la estabilidad.

Pero lo cierto es que los cambios necesarios para terminar con los vicios que hemos padecido desde que nos impusieron esta manera de ver la vida, se deben llevar a cabo de otra manera, de una manera democrática. No precisamente como lo hicieron los que hoy se asustan y gritan a los cielos pidiendo clemencia. Porque la democracia es también un aprendizaje y una enseñanza día a día, en donde los seres humanos debemos medir nuestros impulsos y someterlos a un comportamiento común, sin que prevalezca la fuerza por sobre la voluntad popular.

Hoy, luego de unas elecciones en donde la Nueva Mayoría obtuvo el triunfo dentro de un estado de derecho, es legítimo que hagan cumplir su programa de manera convergente, prudente y necesaria. Pero también es sumamente importante de que quienes en otras oportunidades han optado por la violencia, la imposición de fuerzas y dinero, hoy mantengan el decoro ante el ejercicio democrático. Y sobre todo que no le teman a éste.

—–

Foto: Movilh Chile / Licencia CC 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jose-luis-silva

26 de marzo

No culpe de una tormenta al modelo meteorológico que la anticipa ni al meteorólogo que lo usa señor.

servallas

26 de marzo

Tengo la sensación que el Sr.Quintana se equivocó, en realidad esto no es la primavera árabe, si él esta allí en el poder es por una mayoría relativa, nadie quiere hacer pedazos su país, desarmarlo ni menos destruir sus cimientos, es el triste caso del Sr. Marcel Claude que pretendía destruirlo todo. Chile lentamente y con muchas injusticias aún, ha progresado y lo seguirá haciendo, pero este tipo de personajes puede hacer mucho daño, tanto a esta democracia que ha costado tanto recuperar, como a la sociedad que intenta sostenerla.

26 de marzo

Un gran, sino el mayor aprendizaje que se puede tener de este proceso, y sumándolo a los que han sucedido a lo largo y ancho del mundo, es que el sistema neoliberal falló en un tema que es crucial: debe dejar contento a la mayoría. Alcanzó a acercarse, pero se fue desmoronando debido a que la concentración hace que los individuos marginales se hayan plegado a las masas protestantes que esperan que haya un alguien, llámese Estado, que les entregue los beneficios que ven que la masa privilegiada si tiene. Para desazón de los neoliberales, esa masa sucumbe ante la tentación de recibir progreso de parte del Estado, por sobre el esfuerzo individual, debido a que percibe que es mas posible y/o mas fácil y/o rápido.
Metafóricamente, cuando se juega un juego, y siempre gana el mismo, el resto se aburre y no quiere jugar, proponiendo otro juego; el que ganaba se frustra porque ve que ya no puede seguir ganando, y propone una relajación de las reglas del juego, para hacerlo mas competitivo, pero el resto ya perdió interés. Porque el interés se mantiene cuando todos sienten que pueden ganar. Entonces, la falla del neoliberalismo es no preocuparse genuinamente de quienes no ganan en el juego propuesto; no es que las reglas no sean correctas, no es que el juego no interese, el problema es que, para que todos quieran jugar, todos deben tener alguna probabilidad de ganar, y ojalá prueben en algún momento el triunfo, de forma que entiendan como usar su esfuerzo para lograrlo.
Pero, por lo mismo, es importante que la Nueva Mayoría&Cia entienda que proponer un juego en el que se le pone un handicap a los mas aventajados, para nivelarlos con el resto, es un ejercicio que tiene un efecto inmediato innegable: que no se vean muchas diferencias. Pero ese grupo también se frustrará, y si no se le da espacio para descomprimir esa frustración, se produce lo mismo que en los juegos: deja de jugar, inventa un nuevo juego, o, lo que es peor, pega una patada en el tablero.

Gerardo

27 de marzo

Excelente explicación, fácil d entender y d compartir.

Felicitaciones.

jose-luis-silva

26 de marzo

Esta fue de tus mejores Arturo, me llegó al alma, te felicito.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No hay espacios para avanzar cuando mi meta es que pierda el otro, solo se avanza cuando nuestra meta es solo que gane Chile.
+VER MÁS
#Política

Mi discurso presidencial

Soluciones existen, sin embargo, hoy el real problema radica en la falta de voluntad política de las entidades públicas, pues el Estado o los municipios son a menudo tan malos pagadores para las pymes com ...
+VER MÁS
#Política

La necesidad de agilizar proyecto que apura pago a pymes

¿Cómo podemos creer que Piñera logrará un alto crecimiento en un eventual nuevo gobierno? Considerando que él no fue el causante de ese alto crecimiento, por lo que no se puede asegurar de que Piñera ...
+VER MÁS
#Economía

El crecimiento económico de Piñera: ¿Logro del gobierno o mera suerte?

Varias de estas recetas prefabricadas en oficinas del Global Education School Reform (GERM) estan también en el programa de Piñera, Goic y con matices en el Frente Amplio.
+VER MÁS
#Educación

El plan de Guillier en educación

Popular

Sebastián Piñera intentó implementar una política presidencialista, plebiscitaria, técnica, suprapartidaria y eficientista, basada en el objetivo de articular a la derecha, al tiempo que maximizaba foc ...
+VER MÁS
#Política

Las falacias de la excelencia gubernamental de Piñera

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha