#Política

La crisis venezolana

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Me llama la atención que los “movimientos y redes sociales chilenas”, condenen el derecho a protestar en las calles de la oposición venezolana cuando ellos han sido adalides del legítimo derecho a ocuparlas para manifestar el descontento y luchar por “derechos ciudadanos”

Ver los acontecimientos venezolanos, desde la distancia geográfica, desde la distancia de no estar sumergido en la contingencia y sus emocionalidades, sólo me permite una mirada global.

Tengo sentimientos encontrados sobre lo que sucede.

Al recordar nuestro traumático periodo de la Unidad Popular y el subsecuente golpe militar, la situación de Venezuela me retrotrae a ese periodo por la similitud del proceso. Mirando nuestra historia, el desafío que nos planteó el Golpe Militar, es cómo generar un país gobernable, con una democracia robusta y estable y ante la posibilidad de una situación similar, cómo evitar un nuevo Golpe Militar.

Al observar lo que sucede en Venezuela, no podemos pasar por alto, en el análisis, el hecho de que ante la real emergencia de un gobierno de corte socialista-marxista, y de habiendo ganado una presidencia mediante el sufragio universal libre e informado, la derecha y el poder económico, pasa de inmediato a no darle legitimidad y a fomentar la sedición desde el primer día (y a veces antes), iniciando una campaña de desobediencia civil y creando una inestabilidad que pueda precipitar o crear las condiciones para que haya una justificación “moral” de un eventual golpe militar.

Y esto es lo que observo en los líderes opositores, López y Caprile, que ante la derrota electoral, en lugar de tomar una oposición política robusta desde el Congreso y ejercer su función fiscalizadora del funcionamiento correcto de las instituciones democráticas, han optado por tomarse las calles para movilizar masas y crear un estado artificial o real de un país que no funciona y  que está en manos de unos nefastos radicales usurpadores de la libertad. No obstante, todo el mundo se está informando de lo que sucede en Venezuela. Al parecer no es tal la supuesta privación de la libertad de expresión que reclaman estos líderes opositores.

Por otra parte, las pretensiones de Venezuela de establecer un régimen socialista, de claro corte marxista y tratar de instaurar un Estado Benefactor, es algo que resulta extemporáneo a la luz de la experiencia mundial y social del fracaso rotundo de las economías socialista. Estas demostraron ser ineficientes y el pretendido despegue económico y la igualdad social nunca llegó. Además mostraron que crearon estados donde todo el poder político se concentró en el Comité Central del Partido Comunista, creando una casta de jerarcas que gozaron de privilegios del cual privaron al resto de la población. Como corolario, fueron regímenes que atentaron contra la libertad humana. Cuba y Corea del Norte, últimos bastiones de ese comunismo decimonónico, se mantienen paupérrimamente, manteniendo a su población viviendo de manera franciscana y que raya con la indignidad. Sumado a esto, Maduro anunció hace unos días una fijación de precios, lo cual recordando nuestra propia historia, es el talón de Aquiles, porque crea lo más torpe, ineficiente e inestable: el mercado negro, con el subsecuente desabastecimiento, incertidumbre en la población y la incertidumbre económica transforma en absurdo todo intento humano por vivir y se torna legítimo, entonces, salir a protestar a las calles.

Ante esta medida económica de Maduro, uno se pregunta si no aprendieron de nuestra historia para evitar la ingobernabilidad y el subsecuente golpe militar o rebelión civil.

Ahora bien, en lo que respecta a nuestro propio proceso y contingencia, me llama la atención que los “movimientos y redes sociales chilenas”, condenen el derecho a protestar en las calles de la oposición venezolana cuando ellos han sido adalides del legítimo derecho a ocuparlas para manifestar el descontento y luchar por “derechos ciudadanos”. Me llama la atención por lo que acabo de señalar y porque además en Chile salen a protestar por cualquier asunto para crear un clima artificial de inestabilidad política en la democracia estable que hemos creado, donde las instituciones y los poderes institucionales funcionan dentro de un marco razonable y adecuado.

No obstante, las declaraciones de la FECH, el Partido Comunista, el MAS, las redes sociales anarquistas de izquierda, otros organismos y grupos sociales, condenan las manifestaciones en las calles venezolanas cuando las razones de inestabilidad, incertidumbre y conculcación de ciertos derechos civiles y ataques de grupos paramilitares chavistas, son razones más poderosas en grado que las razones por las que en Chile se sale a protestar.

Sin duda, tengo sentimientos encontrados entre esa sedición fascista que acepta la existencia de partidos de corte marxista en sus democracias, mientras éstos no lleguen al poder político, porque de inmediato lo deslegitiman y lo hunden a como dé lugar cuando los derrotan en las urnas. Y por otro lado, la tozudez chavista de persistir en replicar experiencias sociales fracasadas y que en Chile los grupos que reclaman el legítimo derecho a protestar en las calles haciendo una seudo-épica de las protestas, se las nieguen a la oposición venezolana.

————

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de febrero

Comparto la contradicción, aunque aquello de fracaso en la gestión del gobierno de Chavez es cuestionable: los números lo avalan y las elecciones que ha habido allí tambien.
Creo que el problema en Venezuela hoy es Maduro: y es pero que la derecha sediciosa de siempre no aproveche esa debilidad. Maduro no es Chavez, que supo mantener a raya a esa derecha que hoy llama a volcarse a las calles; es contradictorio ver como esa derecha aprovecha algo que ella misma deslegitima cuando está en el poder (ver caso España, PP y nueva ley de seguridad…).
El pueblo venezolano está en su derecho de protestar. Pero lo asqueroso de este caso es la triste manipulación que sufre esa gente en la calle. No olvidemos que hace mas menos dos meses el gobierno de Maduro fue refrendado en la urnas.
Otra cosa extraña es ¿dónde está Caprile en todo esto? No es el lider que lleva adelante estas movilizaciones.
Es triste ver como se hace el mismo juego de siempre. La historia nos enseñó en Chile. Y lo que hoy se hace en Venezuela me huele a algo parecido.
Que la derecha juegue el juego que ellos defienden a ultranza, pero que cuando no les gusta “se llevan la pelota”.
Una anécdota: hace unos días escuché a un cantante venezolano, Baute, hablando sobre lo que sucede en Venezuela. Aprte del lloriqueo patriotero y lamentable, lo pero fue lo que deseaba para su país: deseaba “regalar” el petróleo a cambio de tener un país turistico.
Un “gran deseo” y creo que es más que una premisa para muchos patrioteros latinoaméricanos. Aquí para el que quiera escuchar http://goo.gl/63GFqZ un ejemplo de buenos deseos y mentiras.
Saludos.

jose-luis-silva

22 de febrero

Tampoco entiendo porque cuando se manifiesta alguien de izquerda está de lado de los “derechos ciudadanos” y cuando lo hace alguien de la derecha es simplemente un fascista.
El autor primero hace la misma observación y al final él tambien se suma enérgicamente contra la “sedición fascista”.

Saludos

servallas

26 de febrero

Muy contradictorio, ¿quien entiende?. No sé que se aporta aquí.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad