#Política

La bicicleta de Piñera: un chiste que no hacer reír

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Presionado por el malestar de la mayoría del país ante las negativas consecuencias que tiene para la Selección Nacional de Fútbol la partida de Mayne-Nicholls y Bielsa, y por la percepción popular de que el gobierno participó en la operación para sacarlos, el Presidente Piñera ha dicho que está considerando la posibilidad de vender sus acciones de Colo-Colo. Una vez más, tiene que adoptar una decisión forzado por las circunstancias. Tal como ocurrió cuando vendió sus acciones de LAN. Así pasó también con la venta de Chilevisión.

Para disimular el golpe, Piñera declaró que, tal como van las cosas, le van a pedir que venda hasta la bicicleta. Es un modo de banalizar un debate que lo incomoda y que se relaciona con las enormes dificultades que ha tenido para asimilar el concepto “conflicto de intereses”.

Al asumir la Presidencia, Piñera creyó que si se desprendía de las acciones de LAN, como había prometido, podría mantener en su poder, por lo menos, el canal de TV y el paquete accionario de Blanco y Negro. Para justificarlo, sostenía que no estaba transgrediendo ninguna ley. Con ello, demostraba poca conciencia acerca de la necesidad de que la persona que ocupa la Presidencia de la República esté completamente al margen de los negocios mientras dure su mandato. 

Es cierto que las normas legales han sido demasiado flexibles hasta ahora y que nuestra institucionalidad requiere mayores resguardos, pero un cierto espíritu republicano debería haberlo convencido de que era una imprudencia, por decir lo menos, disponerse a seguir gestionando sus intereses privados desde La Moneda.

¿Confusión sobre los roles de un gobernante y un empresario? ¿Tendencia a jugar en el límite de lo permitido? ¿Confianza excesiva en sus medios? ¿Desinhibición? Quizás algo de todo eso.

En 1997, cuando era senador, Piñera negoció la venta de sus acciones de Enersis con los controladores de Endesa-España y consiguió un precio más alto que el logrado por los pequeños accionistas. Es evidente que su condición de senador le permitió obtener un mejor trato.

Fue entonces que Andrés Allamand dijo: “Considero que hay que establecer una separación tajante entre el mundo de los negocios y el mundo de la política. Le he señalado a Sebastián en más de una oportunidad que no se puede ser protagonista de la política y simultáneamente activista de los negocios. Aquí hay que escoger: el que entra en la política, abandona los negocios; y el que está en los negocios, debe abandonar la política”. (La Tercera, 27 de noviembre de 1997).

Pero Piñera no hizo caso. En los años siguientes, continuó siendo “protagonista de la política y activista de los negocios” y acumulando poder en uno y otro campo. Y llegó con sus negocios a La Moneda. Y trató de conservarlos a toda costa. Y cuando la presión fue insoportable, negoció la venta de acciones desde el cargo. Y ahora, en actitud de “perseguido”, dice que sus adversarios quieren obligarlo a vender hasta la bicicleta, lo cual probablemente provoca curiosidad a más de alguien respecto del catastro completo de sus bienes.

Piñera pudo haberse ahorrado los cuestionamientos que lo tienen de nuevo en posición inconfortable si hubiera estado dispuesto a separar aguas entre sus negocios y la función presidencial. Pero algo en su naturaleza profunda se lo impidió.

Suponemos que se siente muy halagado cuando la revista Forbes lo ubica entre los hombres más poderosos de América Latina, debido a que combina el poder económico y el poder político. Pero lo ocurrido en los últimos días a propósito de la elección de la ANFP debería enseñarle que hay límites que no puede traspasar. Hasta hoy ha salido sin grandes magulladuras de los episodios generados por sus conflictos de interés, pero ha abusado de su buena suerte.

Nuestra democracia no había pasado por la experiencia de que un hombre tan inmensamente rico llegara a la Presidencia. El caso del Presidente Jorge Alessandri (1958-1964), que, antes de llegar a La Moneda fue presidente de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, no admite comparación. Se trataba de un ejecutivo con buena renta. Piñera era (es) la tercera fortuna de Chile. Dicho sea de paso, ningún periodista ha seguido la pista a los dineros que obtuvo por la venta de acciones.

No es pecado ser millonario, por supuesto. La condición de empresario no inhabilita a nadie para postular a la Presidencia. Pero, insistimos, el problema es que quien llega al más alto cargo de representación popular, debe salir completamente de los negocios. Después que deje el cargo, puede volver a las operaciones bursátiles o lo que le parezca, pero mientras esté en La Moneda tiene el deber de proteger el bien común.   

Lo que más debe preocuparnos como ciudadanos es la salud de la democracia. Ello está necesariamente vinculado a la corrección de procedimientos de las autoridades, a la transparencia de sus actos, a su obligación de defender el interés colectivo por sobre los intereses particulares. Y en ese ámbito, al Presidente de la República siempre tenemos que ponerle la vara más alta.

——————————

Foto: We all know how this will end – gomattolson / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco