#Política

El balance del paro de la CUT

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Costó mucho recuperar las libertades en Chile, entre ellas las libertades sindicales. Eso lo saben Arturo Martínez y otros sindicalistas antiguos. Lo saben también los chilenos que recuerdan a dirigentes tan valerosos como Manuel Bustos, Héctor Cuevas y Tucapel Jiménez, que se arriesgaron en una época en la que todo estaba en juego, y no por supuesto el recorrido de una marcha.
 
La CUT se encargó de demostrar, una vez más, que hace muchos años que no tiene capacidad de paralizar el país. Es claro que a sus dirigentes les interesa demostrar que la CUT existe, y lo hacen del modo que hemos visto.
 
Es indispensable no hacerle el quite a la autocrítica. A la hora del balance de lo ocurrido el 24 y el 25, los dirigentes sindicales deberían sentir por lo menos cierta desazón por los estragos causados por los grupos de desalmados que volvieron a aprovechar el ambiente creado por el llamado a paro, concebido por la CUT como en los años de las protestas contra la dictadura, pero… cuando no hay dictadura. Deberían preocuparse por el hecho de que, a los ojos de miles de chilenos, estas manifestaciones se asocian con el pillaje, la destrucción y la furia incendiaria. El jueves fue atacado con bombas molotov y piedras el templo de la Gratitud Nacional. Vergüenza para Chile. 
 
No somos responsables, pueden decir los sindicalistas, lo que daría hasta para ironizar acerca de cuán cierto es eso. Ellos no son responsables: se limitan a poner la escenografía. En fin, allá ellos con su conciencia.
 
La CUT se subió esta vez al carro del conflicto educacional. Los dirigentes estudiantiles creyeron incluso que el objetivo principal era apoyarlos. Por desgracia, las banderas nobles, en este caso la igualdad de oportunidades en la educación, pueden terminar desvirtuándose en el camino.
 
¿Por qué dos días? Suponemos que para establecer una diferencia respecto del paro de un solo día que la CUT organizó en agosto de 2007 contra el gobierno de la Presidenta Bachelet, en medio del descontento del Transantiago. Era necesario mostrar una diferencia de trato a un gobierno de derecha: dos días.
 
En 2007, Martínez le dijo a la prensa extranjera que la protesta sería la mayor desde la época de la dictadura y que era una forma de rechazar “el capitalismo salvaje que prevalece en Chile y advertir al gobierno sobre el riesgo de un estallido social incontrolable. Más que decepción, hay indignación con la Presidenta Michelle Bachelet”.  
 
Aquella vez, tampoco hubo un paro propiamente tal, sino marchas más o menos concurridas, y también destrucción y desmanes en las calles. Pero los dirigentes sindicales, como ya está dicho, no fueron los responsables.
 
El país necesita un movimiento sindical renovado, vigoroso, abierto a los tiempos, que sea respetado por la población y sea interlocutor del gobierno y los empresarios. Eso implica, por supuesto, que luche por crear mejores condiciones para la sindicalización y la negociación colectiva. Implica, probablemente, sumar fuerzas para aprobar un nuevo Código del Trabajo. Pero, además, supone pensar no sólo en los trabajadores que laboran en las dependencias del Estado, sino en los cientos de miles de trabajadores que se ganan la vida en el sector privado, en las pequeñas empresas, en el comercio, en la agricultura, etc. Hay que pensar no sólo en los que hoy tienen un puesto de trabajo, sino en los que necesitan tenerlo.
 
Algo más: los partidos políticos no son sindicatos. Se pueden comprender los lazos de solidaridad que existen entre los dirigentes  y los sindicalistas de un mismo partido, pero hay que rechazar las confusiones. Esto exige que los líderes políticos demuestren coraje para no ser arrastrados por la corriente. Si los partidos renuncian a la autonomía de la política, esto es, al espacio del diálogo, la controversia y los acuerdos, se desprestigiarán todavía más. Ha habido demasiadas concesiones al oportunismo en el último tiempo.
 
¿Qué harán ahora los líderes estudiantiles? Ojalá se den cuenta de que, para contribuir a materializar las reformas de la educación, ha llegado el momento de normalizar las actividades educacionales en todo el país. Ya son muy altos los costos que están pagando las universidades estatales y los colegios municipales por casi tres meses de paralización. Tenemos que mejorar la educación pública, no hundirla.
 
Los que ponen, por encima de todo, el deseo de manifestar su rechazo a Piñera de cualquier manera, en realidad propician la política del toro furioso, cuyo instinto se reduce a embestir y embestir. Como sabemos, los toros furiosos pueden terminar desangrándose.
 
Quienes somos opositores al gobierno de la derecha por muchas razones, queremos que la centroizquierda actúe con inteligencia y sentido nacional. Que demuestre que sus convicciones democráticas están fuera de duda. Que no pierda de vista a los chilenos que no desfilan, y que son la inmensa mayoría. Que ofrezca soluciones para los problemas de hoy y un camino que valga la pena recorrer mañana.
 
¿Aspira la centroizquierda a volver a gobernar? Tiene que demostrar que es merecedora de la confianza del país.
—————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Nuevos

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.
+VER MÁS
#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

Chile despertó en las poblaciones. Las gráficas de los muros que marcaban los territorios de las barras bravas, ahora gritan dignidad. La letra de la música urbana ya no va sexualizada, ahora clama justi ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chile, la revuelta continúa

Como pocas veces se puede afirmar, el pueblo habló, con contundencia, claramente. No hay espacio para dobles lecturas.
+VER MÁS
#Política

Un plebiscito cuyos resultados pocos imaginaron

El Chile que se debe construir es una sociedad sin racismo sin discriminación, sin clasismo y sin extremismos violentos donde la equidad y justicia social sea parte de la misión y visión de una Carta Magna.
+VER MÁS
#Política

Reflexiones sobre mis razones para votar Apruebo.

Popular

Para mí, con la ELA, el futuro aprisiona, busca rendir el presente a su fatalidad. He descubierto que viviendo en el presente, con atención total, se abren siempre alternativas.
+VER MÁS
#Salud

La parejita Covid-19 y la ELA se separan y...

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Queda en evidencia el poder omnímodo que tiene el sector de la construcción que se relaciona tan amistosamente con los mandamases del Minvu
+VER MÁS
#Ciudad

El colmo de la patudez: privados instruyen al aparato público

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad