#Política

Hacia un nuevo estándar ético para la política

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Ya no cabe ninguna duda. Los recientes casos Penta –con sus diversas aristas- y Caval han puesto a la clase política en una situación aún más incómoda frente a la ciudadanía. Sí, subrayando el “aún más”, dado que nos encontramos frente a un fenómeno prácticamente global de desconfianza hacia las instituciones, con un fuerte énfasis en Chile en los partidos políticos. No es casual que, según la encuesta CERC 2014, sólo uno de cada diez personas señaló confiar en éstos.


Si bien el destape de Penta y Caval marca un nuevo escenario para las malas prácticas, que consiste en que los cabecillas tienen cada vez menos control de ser extorsionados y delatados por sus colaboradores, lo relevante tiene que ver con el desarrollo de estos casos.

Sin embargo, esta sucesión de hechos ha develado un lado oscuro de la política en su relación con los negocios, basado en la corrupción, los conflictos de interés y el tráfico de influencias. Frente a aquello, el Gobierno tomó acciones y convocó a diversos actores para crear un “marco regulatorio de lo público y lo privado”. Ahora bien, cabe preguntarse, ¿es suficiente una batería de leyes para calmar a la muchedumbre y devolver el ansiado prestigio a la clase política? Hace algunos años tal vez era una receta posible; quizás hoy podría no bastar.

Si bien el destape de Penta y Caval marca un nuevo escenario para las malas prácticas, que consiste en que los cabecillas tienen cada vez menos control de ser extorsionados y delatados por sus colaboradores, lo relevante tiene que ver con el desarrollo de estos casos. El cómo se desmorona el edificio y caen los antecedentes a un Ministerio Público ávido de investigar, el rol de los medios de comunicación al filtrarlos y, por supuesto, la función de una ciudadanía empoderada, que plantea fervientemente su desafección hacia la corrupción. Si hay algo que marca este nuevo contexto, es un verdadero entramado que ejerce como contrapeso al poder, el cual a su vez pierde cada vez más control sobre los acontecimientos.

Si tan anunciado fue este nuevo ciclo político y, subrayo, también social, ¿no previó la clase dirigencial que también iba a caer presa del escrutinio público frente a casos de desigualdad ante la ley? El desarrollo de nuestro país produce cada día a más ciudadanos que ejercen su libertad política de manera individual y que demandan a sus representantes un nuevo estándar ético. Además, la sociedad democrática dispone de organizaciones –Fiscalía, medios de comunicación- y de herramientas, como las redes sociales y manifestaciones, que facilitan la lucha por ello.

Entonces, un nuevo marco regulatorio de lo público y lo privado, con mayor transparencia, más sanciones y herramientas de fiscalización, no viene precisamente a calmar a la muchedumbre. Lo que se entregan son, justamente, mayores herramientas para que los políticos sean escrutados. Por ende, ¿se resuelve la tensión entre la política y los negocios tan sólo con leyes? Si nuestros dirigentes desean recuperar la confianza de la sociedad, deberán reformular su actuar por completo.

En un artículo de Warnfried Dettling, el politólogo cita un estudio realizado en 1993, encargado por el Ministerio Federal de la Juventud de Alemania para entender el pensamiento de los jóvenes germanos tras la reunificación. Ante la pregunta de si éstos creían que alguien con una conducta moral, es decir “no sacar provecho de otros, sino favorecerlos, estar dispuesto a ayudar y conciliar”, prospera a largo plazo en la sociedad, el resultado fue inquietante. En el Oeste, sólo el 22% respondió afirmativamente; y en el Este, el 11%. Sobre aquello, Dettling reflexiona “¿no podría ser el pesimismo de los jóvenes producto del minimalismo ético presente en cada una de las instituciones con las que ellos interactúan?” Si la sociedad se pregunta, ¿qué pasa con los ideales de los jóvenes?, no podrían ellos replicar ¿qué pasa con los valores de la sociedad?

Es más, ¿es necesario si quiera hacer esa pregunta a los chilenos para saber cuál es su respuesta? Si quien tiene más redes en la política o en los negocios y abusa de su poder va a ser quien nos represente, en desmedro de alguien con una conducta moral, difícilmente la gente va a volver confiar en la política. Si combatir la desigualdad y los abusos y reivindicar la meritocracia es un objetivo, entonces todas las esferas deben responder por aquello.

TAGS: Clase Política Etica

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

23 de marzo

Mejorar la ética la moral y la confianza en la politica es el deseo de todo ciudadano bien nacido, la pregunta es ¿es eso realmente posible cuando hay poder, dinero y fama detrás?.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Lo único que hoy tenemos claro es que estos próximos cuatro años de gobierno será una constante lucha ideológica, y se nos viene una gran reestructuración del sistema político actual, en el que los p ...
+VER MÁS
#Política

Lo que nos queda por hacer

Nos tendremos que acostumbrar a un nuevo escenario político que llegó para quedarse, en donde se han configurado tres bloques en el poder que podrían repetir la experiencia de los tres tercios.
+VER MÁS
#Política

El nuevo centro político

El próximo domingo 17 de diciembre los chilenos tendrán que poner en la balanza dos culturas que se resisten a compartir de manera simultánea el mismo espacio
+VER MÁS
#Política

Chile frente a Chile

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?