#Política

David, Goliat y Pinochet

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Las reformas estructurales bacheletistas son, en rigor, un proceso que intenta poner los cimientos de una más justa distribución del poder y de la riqueza, abriendo la posibilidad de minimizar la desigualdad social insostenible que padece la sociedad chilena: el 1,11%  se lleva el 57,7% del ingreso total del país, mientras el 98,89% recibe sólo el 42,3% de la totalidad del ingreso


El resultado ha sido una acumulación ya incalculable de capital privado -basada en la desigualdad estructural en el ingreso y la relación asimétrica entre empresarios y trabajadores- otorgando una deplorable calidad de vida a las mayorías.

Este proceso reformador, por si aún no se ha entendido, es tan determinante como el plebiscito que derrotó a la dictadura: cambia el neoliberalismo made in Pinochet. Obviamente, esto ha desatado una guerra de intereses de ese 1,11% ultra poderoso y multimillonario contra ese 98,89% sin más que sus manos para trabajar. Estamos en presencia de la clásica lucha entre David y Goliat.

Pero, ¿qué se está tratando de reformar? Empecemos por las AFPs. Antes que nada, señalar que el motor de neoliberalismo made in Pinochet, son las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP): seis instituciones financieras privadas que gestionan el fondo de pensión de los asalariados. Desde el decreto ley de la dictadura en 1980, que cambió el sistema solidario de pensiones forzando a la previsión individual, ha sido la fuente inagotable de acumulación de capital privado -con el dinero del trabajador- para expandirlo a nuevas áreas económicas.

Un dato que ilustra este negocio formidable sin apenas parpadear y con dinero ajeno: en los primeros nueve meses de 2014, cinco AFPs acumulan ganancias por USD 40 mil millones, mientras nueve de cada diez pensionados reciben menos de 150 mil pesos/mes (USD 250). Y este despropósito, en plena desaceleración económica. Frente a esta desolación, Bachelet propone, como primer paso de una reforma de más calado, la creación de una AFP estatal; los dueños de las AFPs responden con una amenaza: la “batalla de todas las batallas” contra cualquier reforma a las AFPs. David lanza una piedra que aún no roza la espada de Goliat.

La reforma tributaria. La arquitectura tributaria chilena no ha cambiado desde la dictadura, siendo una de las más regresivas e inequitativas del mundo: el 50% con menos recursos paga el 16% de sus ingresos totales, mientras el 10% más rico sólo paga el 11,8%. La reforma otorga el 3% del PIB para financiar la educacional, unos USD 8 mil millones, cinco veces menos que los USD 40 mil millones que ganan las AFPs privadas en sólo nueve meses. Bachelet intenta diseñar un sistema tributario más solidario y progresivo con la fórmula de “el que más gana tributa más”, y lo hace porque el célebre “chorreo” de riqueza hacia las clases bajas por el crecimiento económico neoliberal, no se produce. Esta reforma fue la primera piedra de David que tocó la espada de Goliat.

La reforma educacional. La Constitución de la dictadura define la educación como un bien de consumo, no como un derecho; y este bien de consumo es el más caro y segregado del mundo, económica, académica y socioculturalmente: un auténtico sistema educacional apartheid. En efecto, para que la educación sea un bien de consumo se necesita de una educación pública y de una subvencionada de baja calidad. La pública municipalizada, apenas el 37%, es para la clase baja, sin ninguna posibilidad de movilidad social; la particular subvencionada y de financiamiento compartido, el 92% del alumnado y totalmente estratificada, para las clases medias (su calidad académica depende del nivel económico y de donde viva el alumno). En esta última categoría están sobrerrepresentados los estudiantes con calificaciones académicas deficientes que sólo las universidades privadas aceptan: estas no buscan la calidad académica sino el lucro. Una educación pública gratuita de calidad y universal, deja sin clientes a casi la totalidad de la educación básica, media y universitaria privadas que buscan sólo el lucro. Otra piedra de David que hace vibrar la espada de Goliat.

Pero para que este sistema educacional apartheid pueda ser posible, deben también existir relaciones laborales sin poder sindical: la mano de obra de la clase baja y media-media-baja no debe tener poder negociador para mejorar sus sueldos: sin sueldos dignos, la única solución es acudir al sistema financiero.

Y aquí entra la Reforma Laboral. En Chile, los sueldos están en el límite de la pobreza: el 70% de los trabajadores reciben sueldos líquidos que no alcanzan los  $425.000 (USD 608). Esta pobreza relativa, a pesar de tener trabajo, obliga a endeudarse para financiar la educación. La reforma laboral consagra el derecho a la huelga sin reemplazantes, como en la actualidad, y una negociación colectiva con titularidad de los sindicatos. Sin duda, esta reforma laboral  mejorará la negociación salarial, encendiendo las luces rojas en el sistema financiero, sustentado en sueldos de pobreza relativa que obliga al endeudamiento. Otra piedra de David logra sacudir la espada de Goliat.

Frente a las reformas estructurales bacheletistas, la derecha político empresarial está usando todo su poderoso ejército mediático (el 90% del total), político y económico para abortarlas, materializado en una campaña del terror en toda regla que ya cruzó el límite de la sedición, provocando y alimentando el caos y la ingobernabilidad que la asocian con las reformas. Este cuadro confirma una sola tesis: esta élite sufre de un darwinismo social del siglo XIX y está empantanada aún en el neoliberalismo salvaje made in Pinochet, superado después de la crisis neoliberal de 2005, con el liderazgo de EE.UU. regulando el mercado.

En Chile los derechos básicos -salud, educación y pensiones- han estado en manos privadas de ese 1,11% de la población los últimos 40 años bajo el neoliberalismo made in Pinochet. El resultado ha sido una acumulación ya incalculable de capital privado -basada en la desigualdad estructural en el ingreso y la relación asimétrica entre empresarios y trabajadores- otorgando una deplorable calidad de vida a las mayorías, y ubicando a Chile como el país más desigual en la distribución del ingreso de la OCDE. Y, como sabemos, la desigualdad económica conlleva a la desigualdad social.

Esta desigualdad es, en lo medular, el más grave problema de desestabilización e incertidumbre en Chile, no las reformas, como  proclama la campaña del terror que diseña la tormenta perfecta para hacerlas naufragar. Los datos son éstos: el informe anual de Wealth-X y Unión de Bancos Suizos muestra que en 2013-14 los más ricos en Chile vieron crecer su riqueza en un 15%. La agencia calificadora de riesgo Moody’s, en un informa reciente, mantiene la calidad crediticia en Chile, por cierto, una de las mejores del mundo; el PIB crece más del 2%. Y todo esto en plena desaceleración económica, no por las reformas, sino por la coyuntura económica internacional: la desaceleración económica en China importa menos cobre, y los precios globales de los commodities, más bajos. La incertidumbre económica apocalíptica por las reformas, es una falacia. A esto se agrega una baja premeditada de inversión empresarial en una suerte de huelga empresarial larvada. Esta fábrica de incertidumbre es, en esencia, una enorme irresponsabilidad y un acto sedicioso por defender sólo intereses corporativos en contra de los del país.

Chile se merece una derecha empresarial más moderna y más social. La que tenemos, ruboriza a multitudes y subleva a muchos. Pero si insiste en su ortodoxia fanática ¿será profanada la leyenda bíblica? y ¿derrotará, nuevamente, el Goliat made in Pinochet al vulnerable David?

TAGS: #PolíticasPúblicas Democratización Educación Reforma Laboral

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

20 de septiembre

Disculpe pero si las reformas tenían un apoyo tan mayoritario al anunciarles y tan precario al ponerlas en marcha es porque el rechazo se produce el conocer sus efectos, o sea mientras mas se entienden hay mas rechazo.

Las AFP son el sistemas mas transparente, seguro y rentable para el afiliado, eso no lo dicen solo sus progenitores sino que es algo sabido en el mundo, de hecho el modelo se ha adoptado en una treintena de países y muchos otros están debatiendo para hacerlo. La reforma educacional nunca tuvo mucha consistencia según el mismo ex-ministro que las llevó a cabo o inentó hacerlo. Todos los indicadores dicen que los trabajadores chilenos nunca vieron crecer mas sus ingresos reales como con este sistema.

Saludos

PD:Pego un video para que conosca algo mas el modelo chileno señor.

20 de septiembre

Gracias José Luis por tu comentario!

La información objetiva es que el 98% de los países tienen un sistema de pensiones solidario, o sea, sustentado por el empleado, el empleador y el Estado. Eso no quita, que hayan países donde una parte -siempre mínima- sean fondos de pensiones privados, que no determina el volumen de la pensión; y nunca sólo éstos, sino que hay siempre un fondo estatal de pensiones sin fines de lucro, como no existe en Chile. Además en los países desarrollados, existe la “pensión de garantía”, que cubre las necesidades básicas, sin intervenir espacio para fondos privados con fines de lucro.

Una educación pública de calidad y gratis la tienen todos los países que han logrado el desarrollado, y ahí está la base de su riqueza: la igualdad en la calidad de la educación, sin segregaciones ni dependiendo del bolsillo.

La encuestas reflejan lo que reciben de los medios de comunicación, volcados en un 90% contra las reformas. Éstas son muy complejas y no ha existido un política pedagógica para hacerlas comprensible masivamente. En eso la administración de Bachelet ha fallado. Es muy difícil creer que una familia de clase baja y media-media no esté de acuerdo en una educación de calidad y gratis, se ahorrará el préstamo draconiano en la educación de sus hijos -si es que tiene capacidad de préstamo- y tendrá más dinero para otras cosas. No hay que olvidar, además, que el resultado de las reformas educacionales son a largo plazo.
Gracias de nuevo y un saludo.

Jose Luis Silva Larrain

21 de septiembre

Agradezco respuesta. Tengo una hija en un subvencionado que cierra por las reformas. Muchos apoderados apoyaron decididamente las reformas que terminarían con el copago y el lucro. Pero resultó que la reforma, que hacen los que tienen sus hijos sólo en colegios privados, nos obliga al resto a ponerlos en escuelas públicas “porque los resultados de las reformas son a largo plazo y además las reformas son difíciles de explicar”. Sinceramente me parece que es pérdida de tiempo buscar una política pedagógica que las explique.

La cosa es simple, a pesar de que algunos decian que no habrian recursos para hacerla, la mayoría le creyó a los que sí iban a hacerla pero resultó que ni sabían de que estaban hablando!!

Saludos

esteban

26 de septiembre

parece que todos los paises latinoamericanos cojeamos de el mismo pie, reformas estructurales que por lo menos en Mexico no son para favorecer y corregir la desigualdad extrema que padecemos, son para mantener las estructuras oligarquicas que necesitan de mas recursos para mantener su poder, desgraciadamente en Mexico la mayoria de la poblacion no conoce de los cambios que les venden son para mejorar su condicion de desigualdad pero que en el fondo es para mantener indemmes las actuales estructuras de poder

27 de septiembre

Gracias Esteban por tu participación! Sí, lamentablemente las estructuras económico políticas están hechas para reproducir la desigualdad, y no sólo en Latinoamérica. La tarea es modificar esas estructuras para una repartición de la riqueza, y eso se hace, básicamente, con educación y salud gratuita y de calidad universales. Son cambios que toman una generación en dar sus frutos. Pero hay que hacerlas si queremos una Latinoamérica con oportunidades reales para las grandes mayorías.
Un saludo.

servallas

08 de octubre

Tengo la sensación, por el lenguaje ocupado que las reformas tienen objetivos más bien políticos que de bien común, esa es la sensación que queda después de leer esta columna. Me parece sensato que se hagan mejoras, se adopten mejores regulaciones, controles, se rediseñen técnicamente procesos viejos y se redistribuyan mejores los ingreso del país ayudando efectivamente a los más carenciados, pero quizás haya que cuidar que el motor siga funcionando porque si no volveremos a repartir pobreza al más puro estilo latinoamericano, y crearemos de paso un súper-estado comilón y con millones de clientes insatisfechos, así las cosas habrá que estar atento a que el estado no le eche el guante a los pocos recursos que provisionamos para la vejez , que se restrinja tanto, coarte o simplemente se elimine la sapienza educativa privada, y quizás cuidar que no ocurra que los sindicatos politizados y manejados que conocemos, se conviertan en dueños de los destinos de las empresas sin aportar ni arriesgar ni uno, porque evidentemente las liquidarán.

08 de octubre

Gracias Sergio por tu aporte. Toda acción de un gobierno es política, y más aún si se están realizando reformas estructurales. No hay que tener tanto miedo a este proceso de ajuste (más que reformas) porque no destruyen sino construyen estructuras más de acuerdo a un sistema verdaderamente democrático. Ya lo ha planteado el FMI y el BM: Chile debe normalizar sus relaciones entre esfera privada y esfera pública (ésta sólo tiene el 20% del PIB, la media de la OCDE es 35-40%). Y estos organismos de lo que menos tienen es tendencias de izquierda. Ya no es posible que el Estado no se haga cargo de una educación pública de calidad y gratis (universal), ni sindicatos que no tienen derecho a huelga. Estas son asimetrias impresentables a nivel internacional y que afectan seriamente el proceso de producción. Los grandes empresarios deben hacerse cargo de evitar que los trabajadores tengan que llegar a una huelga para recibir sueldos razonables. Ahora viven al borde la la pobreza y con trabajo (el 70% recibe menos de 450 mil/mes). Las relaciones deben ser simétricas tanto entre la espera privada y esfera pública como también entre trabajadores y empresarios. La desigualdad en el ingreso en Chile es la segunda mayor del mundo (el 1,07% recibe el 54% de los ingresos totales del país mientras el 98,03% recibe sólo el 46%). Las dos organismos antes mencionados han publicado un informe hace muy poco tiempo en que plantean que la desigualdad afecta negativamente el crecimiento económico porque deja al grueso de los consumidores con una estagnación endémica sin recursos para consumir y sin movilidad social (por falta de recursos en educación) lo que a corto y largo plazo deteriora la economía. La crisis económica en Chile no es cierta. Sí, hay una desaceleración producto del fin de las exportaciones de materias primas a China bajando el precio de éstas y exportando mucho menos. Ése es le problema endémico de la economía chilena: monoexportador sin lograr diversificar su economía. No son las reformas las que han producido esta desaceleración. En Chile hay que tratar de leer prensa independiente e informes imparciales y no sólo la prensa de oposición que cuenta con un duopolio mediático del 90% de total. Y que influye naturalmente en la formación de las ideas y en la percepción que se obtiene del país.

Gracias de nuevo por tu comentario y un saludo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco