#Política

Chile para todos, menos para los científicos

18 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

"Todo hace indicar que el programa de Bachelet ofrece un Chile para todos, menos para los científicos. Ignorando las propuestas de institucionalidad de la propia comunidad científica, dejando de lado a los jóvenes que, por diversas razones, decidieron realizar sus estudios de postgrado en Chile, sin ofrecer una meta concretar de inversión en I+D, y restringiendo la ciencia a su dimensión puramente económica". 

En Mayo, la candidata a la Presidencia del Pacto Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, sorprendía al anunciar la creación de una Comisión Asesora de Ciencia y Tecnología, tan amplia como diversa, y que se enmarcaba en una “Agenda de Innovación 2014-2018”. Esta agenda fue definida por la propia candidata como “una verdadera carta de navegación por los próximos años. Una carta que promueva la libertad de emprender, innovar, y crear. Todos ellos pilares imprescindibles de un desarrollo moderno”, señalando además que “estas materias son muy relevantes cuando hablamos de enfrentar la desigualdad para alcanzar el desarrollo, eje de nuestra propuesta para un futuro gobierno”. Se reconocía de esta manera una relevancia de la innovación (y, de manera más bien indirecta, de la investigación científica) que iba más allá de la ya trillada “competitividad”.

El marco en el que se creaba esta comisión distaba de ser azaroso o de tener un significado más allá de lo estrictamente técnico. Habían pasado sólo pocos meses desde que el entonces Ministro de Economía (Minecon), Pablo Longueira, lanzara una verdadera bomba sobre la comunidad científica: la idea de trasladar CONICYT (la principal agencia de fomento a la ciencia en Chile) al Minecon. La bomba no fue bien recibida. La comunidad científica respondió rápidamente, publicando un inserto firmado por varios Premios Nacionales de Ciencias, por los presidentes de más de una docena de sociedades científicas, y el movimiento “Más Ciencia para Chile”, en El Mercurio. Se lanzaron dos cartas que recolectaron más de cinco mil firmas cada una. En una de estas cartas, además, se reunieron las firmas de más de 50 organizaciones nacionales y extranjeras, y se realizó además una protesta frente al Palacio de La Moneda, que fue bautizada como “Morín 2012”, en alusión a la protesta que la comunidad científica había realizado cinco años atrás en la Plaza Bernarda Morín en Providencia, frente a CONICYT.

En consecuencia, si algo se puede decir respecto a la idea del Gobierno de reunir en el Minecon a todas las agencias de fomento científico (la Iniciativa Científica Milenio había sido ya traspasada al Minecon a inicios del actual gobierno), es que enfrentó un categórico rechazo. A inicios del 2013, Sebastián Piñera tomó nota y, escuchando dicho rechazo, anunció la creación de la llamada “Comisión Philippi”, una comisión presidencial asesora en el tema de la institucionalidad para la ciencia y la innovación, presidida por Bruno Philippi. Esta Comisión entregó su informe en Mayo, pocos días después del anuncio de la comisión asesora de Michelle Bachelet. ¿La conclusión del informe? Se recomendó la creación de una nueva institucionalidad, liderada por un Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Educación Superior.

Para quienes venimos trabajando en este tema desde hace un tiempo (esta semana la campaña “Más Ciencia para Chile”, de la cual formo parte, cumple tres años), ha sido sorprendente ver cómo varios actores que inicialmente se opusieron a la idea de un Ministerio de Ciencia han ido convergiendo aceptando la propuesta. En la propia ‘Comisión Philippi’ existían algunos miembros cuya postura pública conocida era contraria a la creación de dicho Ministerio. Sin embargo, la claridad del informe de esta comisión evidenció la contundencia de los argumentos de quienes han trabajado por la creación de una institucionalidad de rango ministerial para la ciencia en Chile.

Resulta entonces particularmente alarmante que la propuesta de Michelle Bachelet para la ciencia chilena no sólo no contemple la creación de dicho Ministerio, sino que además reflote la idea del gobierno de Sebastián Piñera, idea que fuera tan categóricamente rechazada por la comunidad científica, al proponer la creación de una Subsecretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación en el Minecon, y fortaleciendo la labor de dicho ministerio como “autoridad principal” en materia de innovación (nuevamente, incluyendo aquí a la ciencia como un “insumo” más de la innovación).

El desacierto del programa de Michelle Bachelet no termina ahí. Para su mala fortuna, su propuesta fue publicada en la misma semana en la que la OCDE recomendó enfáticamente, en su “Economic Survey Chile 2013”, acoger la recomendación de la ‘Comisión Philippi’, aunque excluyendo a la Educación Superior, para dejarlo como un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, similar al de Argentina, Brasil y muchos otros países. Tampoco el desacierto termina en ignorar la recomendación de la OCDE. Un programa que ha sido catalogado como “ciudadano”, ignora además el apoyo que miles de chilenas y chilenos han dado a la propuesta de un Ministerio de Ciencia para Chile, a través de la campaña “Más Ciencia para Chile”.

No especularemos aquí sobre lo que realmente ocurrió con la comisión asesora de Michelle Bachelet, en donde participaron algunos destacados expertos y académicos que, o bien habían participado de la ‘Comisión Philippi’ que a esas alturas había ya recomendado un Ministerio de Ciencia, o habían manifestado públicamente una clara preferencia hacia dicha figura ministerial para la ciencia. Tampoco mencionaremos los innumerables encuentros, el último de ellos desarrollado en Concepción y co-organizado por “Más Ciencia para Chile” junto a importantes organizaciones de la región, que contó incluso con un representante del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina, y en los que cada vez cobraba mayor protagonismo la figura de un Ministerio de Ciencia para Chile.

La verdad es que una propuesta de una Subsecretaría de Ciencia en el Ministerio de Economía no sólo ignora todas las recomendaciones, informes y mandatos ciudadanos más claramente existentes hasta hoy, sino que en la práctica obedece a una misteriosa agenda que hoy sólo una minoría tecnocrática busca impulsar (no sabemos si de manera intencional o no) para “capturar” a la ciencia, con el fin de dar mayor “competitividad” al país, ignorando la importancia cultural, social y hasta política de la ciencia. Es tragicómico que el miedo a la “captura” que otrora fuera expresado por algunos académicos para restringir la participación de la comunidad científica en la toma de decisiones sobre una política nacional para el desarrollo científico, se haya transformado, de manera casi profética, en la “captura” de la ciencia por parte del mundo económico.

Los desaciertos de las propuestas del programa de Michelle Bachelet para la ciencia no acaban en el tema institucional. Medidas igualmente criticables se entregan en materia de reinserción de posgraduados, al enfocarse exclusivamente en los graduados de universidades extranjeras, y abandonando a su suerte a los graduados de universidades nacionales. No obstante, no abordaré aquí éste y otros puntos que causan preocupación, ni tampoco las propuestas, algunas de ellas igualmente preocupantes, de otros candidatos (más información puede encontrarse en DebateCiencia2013).

Todo hace indicar que el programa de Bachelet ofrece un Chile para todos, menos para los científicos. Ignorando las propuestas de institucionalidad de la propia comunidad científica, dejando de lado a los jóvenes que, por diversas razones, decidieron realizar sus estudios de postgrado en Chile, sin ofrecer una meta concretar de inversión en I+D, y restringiendo la ciencia a su dimensión puramente económica. Todo muy lejos de un “giro ciudadano”, que tal vez aplique en otros aspectos del programa, pero en ningún caso en las propuestas para la ciencia.


Foto: Protesta “Morín2012”, frente al Palacio de la Moneda, 4 de Diciembre del 2012.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de noviembre

Peguense con una piedra en el pecho los de ciencias fisicas y matematicas, porque al menos piensan en ellos. Los de ciencias humanas si ya estabamos jodidos antes, es cuestion de leer las propuestas de los candidatos para darse cuenta que vamos a jodernos mas todavia.

para colmo, las propuestas presidenciales de los candidatos (las que se han hecho en este tema), se centran en cómo esos graduados van a ser un aporte a las empresas y a la economia. ¿Entonces se ha resuelto el problema de que las personas muy cualificadas tienen dificultades para encontrar un empleo? Solo basta con mirar en el servicio publico: mientras mas cualificado, mas precario. ¿Se hara algo con respecto a los sueldos? Porque las empresas se cortan antes el cuello antes de pagar por un profesional lo que vale. ¿Es que en Chile hay un salario minimo profesional? No, hay un sueldo minimo, punto, y muchos profesionales lo ganan, porque no se titularon de una carrera “de moda”. ¿Que pasa con los postgraduados que nos lo pagamos de nuestro bolsillo, que somos muchos, nos cortamos el cuello y listo porque ni siquiera merecemos ser mencionados?

Creo que antes de hablar de ministerios, de secretarias, o sea, de mas y mas y mas burocracia, habria que solucionar los problemas que tienen realmente los postgraduados.

06 de noviembre

Adhiero cien por ciento al comentario de Marcela! El tema es cototo! en todo caso no se resuelve con más ministerios ni burocracia. Se requiere un cambio de switch! cultural! que no veo por dónde podrá venir. Se trata de valorizarnos más nosotros mismos! más que un sueldo mínimo profesional pensaría en un ingreso máximo! ya es hora de ponerle coto a los sueldos millonarios por sobre 5, 6, 7 u 8 millones de pesos mensuales. Ese sí que creo que sería un golpe a la cátedra!!!

José Luis Ulloa

09 de noviembre

Yo creo que justamente un ministerio o alguna organización que gestione la ciencia en Chile debería preocuparse de estos temas. Esa es la idea de crear un ministerio a mi parecer…

05 de noviembre

Hace unos pocos años obtuve mi doctorado (2010) y hoy ya me doy cuenta que en el área científica no hay futuro en Chile. Si quisiera trabajar de manera adecuada en ciencia me tendría que ir del país, porque aquí no se puede. El modo en que se hace ciencia en Chile es vergonzoso, y no sólo no estimula que la gente se interese por desarrollarla, sino que además no permite abordar y solucionar los problemas que Chile realmente tiene. Muchos de los problemas serios que hoy vivimos pueden ser solucionados por profesionales que el país ya tiene, pero lamentablemente estos no tienen ni poder ni influencias, y mucho menos recursos adecuados.
Este estado lamentable de la ciencia en Chile creo que es porque nuestras autoridades son y han sido tremendamente ignorantes en el tema, y por lo tanto son incapaces de generar un plan científico de largo plazo para el país. Por ejemplo, tenemos las reservas de litio más importantes del mundo; ¿Qué se ha hecho en los últimos 30 años para aprovechar dicha ventaja? ¿Somos una potencia mundial en desarrollo de tecnología en aplicaciones del litio? Claramente no, y eso es lo que deberíamos haber hecho. Hoy ya puede ser muy tarde para empezar, porque son capacidades que se demoran décadas en desarrollarse.
Me resulta muy triste ver como las capacidades científicas de muchos chilenos se desaprovechan, a pesar de que en teoría se nos dio la oportunidad de estudiar en el extranjero para después beneficiar al país, y hoy que queremos hacerlo no nos dan ni un peso para efectuarlo porque se aplica la lógica del mercado (como en todos los aspectos de nuestras vidas). Estimadas autoridades; todos los que postulan a los fondos concursables son doctores; ¿Ustedes creen que van a proponer tonteras como para justificar que no sean financiadas sus investigaciones? Estamos hablando de las personas mejor preparadas en nuestro país.
Por mi parte no pienso seguir arruinándome la vida esperando que nuestras autoridades comprendan lo mal que lo hacen y creen las condiciones adecuadas para el desarrollo científico de Chile. Optaré por la salida egoísta y me preocuparé sólo de lo que me sirve a mi, y tendré que desaprovechar mis capacidades porque estamos en un país donde muchas cosas aún están en un estado primitivo de desarrollo.

15 de noviembre

Señor Vera, lo que logro perfilar después de leer el artículo y los comentarios, es que todos son unos resentidos. Para qué queremos ciencia en Chile? Tenemos Farandula para entretenernos, tenemos a Don Francisco para que nos diga lo que es bueno y lo que es malo, tenemos a Lucho Jara para que nos deleite con su arte escénico. Por otro lado nuestro actual presidente nos nutre frecuentemente con clases de historia y lenguaje.
La ciencia debe seguir siendo de elite, los hijos del pueblo no necesitan mas que Macdonald y futbol para ser felices.

05 de noviembre

O sea,…todo mal
la media novedad

Victor Palma

06 de noviembre

Muy buena columna, felicidades, pero creo que no sacamos nada con separarnos en categorías entre los que estudiaron afuera y los que estudiaron en Chile, o los de ciencias humanas y exactas, creo que como hombres de ciencia debemos abogar por el bien común, primeramente el de nuestro país, luego el de nuestros vecinos, crear cadenas de cooperación científica en todfos los aspectos, y eso parte por lo que se ha escrito el autor, organizandonos y proponiendo, los grandes cambios nunca fueron de un día para otro.

Saludos.

06 de noviembre

Las propuestas de los candidatos que tratan este tema son claras: se destina toda la atencion para los becados por Becas Chile y dicen “ingenieros o de ciencias exactas”. Al resto que nos den

“En materia de inserción de los investigadores, existe preocupación sólo por los graduados de universidades internacionales a través del programa de Becas Chile: ”Apoyaremos la reinserción de los profesionales postgraduados de Becas Chile que retornarán al país con maestrías o doctorados en el exterior, cuyo aporte en empresas y universidades es muy relevante”. Bachelet.

“Se propone como prioridad del propuesto Centro Nacional de la Investigación Pública, la obligación de las universidades estatales de integrar a sus plantas de investigadores-docentes a quienes hayan recibido un financiamiento público para la realización, tanto en Chile como en el extranjero, de estudios de postgrado orientados a la investigación.” Marcel Claude

“Desarrollar una estrategia de inserción de Chile en la economía del conocimiento movilizando capital humano y talento nacional y extranjero”. MEO

Propone “más y mejores becas para estudios de doctorado, con especial impulso a aquellas de las áreas científicas, de tecnologías, ingeniería y matemáticas”. Propone además la generación de ”convenios entre los distintos Gobiernos Regionales, CONICYT y CORFO, con el fin de atraer y retener capital humano avanzado en las distintas comunas y regiones del país”. Matthei.

No somos los que estudiamos los que nos separamos, nos estan separando los candidatos presidenciales. Ese es el problema. Mientras los que estudiamos estamos hablando de mas I+D en todas las areas, los candidatos estan hablando de que se preocuparan por aquellas que sean “rentables”. El descriterio empresarial para hablar de investigacion y desarrollo esta fuera de control.

Laura Gallardo Klenner

06 de noviembre

Rescato de la propuesta de Bachelet el hecho de ordenar bajo un marco el financiamento y bajo estándares de calidad y transparencia como los programas fondecyt y fondap de CONICYT. Comparto con el Sr. Astudillo la preocupaciôn por supeditar Cy T a Evonomía pues dependiendo de quién a la cabeza puede ser muy cortoplacista y contraproducente para laciencia básica.
Por otro lado, viendo el vaso medio lleno puede ser un paso hacia el Ministerio de Ciencia , Tecnología e Innovación.

Columna de Pablo Astudillo en elquintopoder “Chile para todos, menos para los científicos”

06 de noviembre

[…] FUENTE; 5 de Noviembre 2013, Elquintopoder […]

Ciencia ImaTec | Columna de Pablo Astudillo en elquintopoder “Chile para todos, menos para los científicos”

06 de noviembre

[…] FUENTE; 5 de Noviembre 2013, Elquintopoder […]

Andrea Flores

07 de noviembre

Siempre me ha llamado la atención que en este tema se hable solo de aquellos que han optado por estudiar un postgrado, les recuerdo estimados que la comunidad científica no solo esta compuesta por gente que esta estudiando o que ya tiene un doctorado, esa falta de visión, les aseguro que deja fuera a un numero no menor de profesionales, los que podrían ser muy importantes para la toma de decisiones a futuro en nuestra área y que en este momento se encuentran excluidos de la discusión de este importante tema.

11 de noviembre

Chile ha hecho grandes progresos gracias a la ciencia aplicada, por ejemplo la Fundación Chile ha usado el conocimiento desarrollado en todo el mundo para introducir el cultivo de arándanos o la producción de salmones en el sur, mejorando drásticamente las condiciones de vida de ciento de miles de chilenos…. Desafortunadamente hay un problema en la ciencia universitaria chilena, viste poco hacer investigación aplicada, se prefiere hacer investigación básica, publicar “Papers” y estar en la “Frontera del Conocimiento” y otras tonteras análogas antes que concentrarse colaborar a reducir la, pobreza a la creación de más y mejores puestos de trabajo. Investigadores universitarios del siglo pasado, como el Doctor Monkeberg, creador del INTA, utilizaron toda la ciencia básica del mundo para enfrentar un grave problema que chile tenía en esos años, la desnutrición y la mortalidad infantil. Lograron resultados espectaculares, hoy nuestro índices en esta materia son mejores que los de EEUU.

Desafortunadamente, no hay muchos ejemplos recientes equivalentes en el día de hoy en el mundo universitario, así la ciencia aplicada al desarrollo ha debido pasar por afuera de la Universidad, como por la Fundación Chile.

Años atrás vino el jefe de investigación de Canadá, tenía todos los pergaminos, como decenas de papers importantes pero, además, tenía sobre 20 patentes a su nombre, y no se avergonzaba por ello, mientras en Chile vemos lo que se supone la “Inteligenzia” del país, clamando por empleos fiscales post doctorales, como si no hubieran tenido el privilegio que clama cada innovador, el estar financiado por varios años a desarrollar sus ideas mientras sacaba su grado de Master y de Doctor, si se hubieran concentrado en resolver un problema del desarrollo seguramente tendrían algunas patentes y no estarían precisamente angustiado buscando una pega fiscal, como si fueran una secretaria ejecutiva recién graduada.

Algunos quieren seguir usando los sagrados impuestos que paga la Sra. Juanita para darse el gustito de hacer ciencia pura……. debería haber una hoguera especial para esos herejes. Como decía una investigadora de la U. de Chile, hay dinero para investigar cualquier cosa, pero no hay para investigar como reducir los fraudes en las licencias médicas (que, agrego, cuestan sobre 1000 millones de dólares al año, dinero que no está para atenciones propiamente de salud).

Es cierto que la ciencia pura es importante para la innovación, pero tengo una noticia, los esfuerzos que se hagan en Chile en esa materia son irrelevantes, ¿Chile aporta el 0.1% o el 0.01% de la ciencia básica mundial? Parece más astuto usar el pool de ciencia básica que continuamente genera la humanidad para innovar en Chile, como lo hace la fundación Chile, o como lo hacen los tigres asiáticos, o Hong Kong o Taiwan. No hacerlo es simplemente cultivar la tontera de la alergia al “lucro” que desafortunadamente ronda por estos lares…..

OTROSI: Recomiendo leer “Nuestra inferioridad Económica” de Francisco Encina, publicado hace más de 100 años, y en el se puede ver que la alergia al lucro es una patología tradicional Chilena…. Así como la empleomanía y vivir a costa del Estado.

Es gratis, se puede bajar del sitio Internet de la biblioteca nacional.

Ingeniero Civil, PUC
Ex-Director, Sociedad Chilena de Ingeniería de Transportes.

12 de noviembre

No es un asunto de “empleomania”, es que ese tema es la punta del gigantesco iceberg que es el problema de la I+D

Porque si no se es capaz de pagarle a un postgraduado un sueldo decente ni siquiera en el servicio publico (ni hablar del sector privado, que cree que una persona debe saber ingles y ruso, tener 15 años de experiencia y 25 años de edad, y un titulo y dos post-grados) ¿de que estamos hablando?

Porque no es cierto: no es que todos los post-graduados estan financiados por varios años para desarrollar sus ideas mientras sacan su postitulo. Muchos nos lo pagamos de nuestro bolsillo, y nos gustaria tener la oportunidad de desarrollar mejor nuestra investigacion, pero ups! no, para ese tema no hay fondos, o no tiene valor productivo, o no interesa…

Una vuelta por Arqueologia es muy ilustrativa al respecto. Como en Chile no hay tumbas de Tutankamon, cualquier investigacion arqueologica se topa con escaso financiamiento. Muchos arqueologos se autofinancian, lo que tampoco es muy justo que digamos, porque el benefico de su investigacion es para todos.

No todos estudiamos ciencias fisicas, no todos podemos patentar cosas, no todos podemos financiarnos las investigaciones con becas y con fondos concursables, a muchisimos no nos financio el Estado ni siquiera el pregrado y no es cierto que haya dinero para investigar cualquier cosa, sino que hay dinero para investigar temas de moda, que no es lo mismo ni mucho menos… Algunos solo tenemos lo que ganamos como sueldo laboral como unica fuente para seguir investigando. Y asi y todo se nos exige que seamos poco menos que Premios Nobel sobre todo para contratarnos en alguna universidad… Incoherencia, el tema de I+D es de una tremenda incoherencia.

13 de noviembre

Marcela , te apoyo,

Coincido contigo que hay espacios de conocimiento que deben tener un tratamiento especial, como la arqueología, la filosofía, el derecho, etc., para ello debería haber un tratamiento diferenciado, por ejemplo, deberían asignarse un porcentaje fijo de la inversión fiscal en I&D y mantenerse en el Ministerio de Educación.

Mi problema va con algunos de mis colegas de las ciencias exactas, por así llamarlas, que insisten en no desarrollar líneas de investigación relevantes para el país, a pesar que, como se señala, todas las candidaturas han opinado de la importancia de la ciencia para la “competitividad” la que incluso pusieron peyorativamente entre comillas en el artículo, y no solo eso, decenas de ministros de educación han comentado de la importancia de la ciencia para las exportaciones, los puestos de trabajo etc, y nada, parece que el mensaje no se escucha, se insiste en darse el gustito propio –con el dinero de nuestros impuestos- de estar en la frontera del conocimiento y otras tonteras análogas, mientras todavía no hacemos investigación seria sobre como apoyar a los niños de ambientes carenciados para evitar que esa situación se trasforme en un gravamen de por vida. Ese ha sido un defecto histórico de la “Ciencia” universitaria, así cuando sucesivos gobiernos identifica una necesidad de investigación seria ha debido crear organizaciones afuera del mundo universitario, como Servicio de investigaciones minero metalúrgicas, el INIA, etc.

Detrás de esa falencia del mundo universitario mi tesis es que hay un problema cultural, parte de la ciencia universitaria ha continuado una cultura proveniente de la España colonial de alergia al trabajo “productivo” de ver como inferior todo intento de lucro o de hacer algo práctico. Incluso se han escrito libros sobre esa lacra latina, como el de Encina que mencioné, o “El Bien Nacer: Limpieza de Oficios y Limpieza de Sangre: Raices Ibericas de un Mal Latinoamericano” por la historiadora Uruguaya Marta Canessa De Sanguinetti, libro que fue considerado tan importante que fue presentado en España por el propio Rey.

13 de noviembre

¿Cuanto se ha hecho realmente para motivar ese tipo de cambio cultural en las ciencias exactas?

No es desconocer lo que dice porque jope, es cierto, los de ciencias exactas se llenan de papers, pero que decenas de ministros de educacion hayan comentado la importancia de la ciencia en las exportaciones no significa que se este dispuesto a pagarlo como se debe. No me refiero solo a dinero, ojo, sino a algo que pasa: creer que lo chileno por ser chileno es menos que algo extranjero. Muchos chilenos diseñan sus propias maquinas, para cosechar frutos, para embalarlos, para muchas cosas… pero el empresario muchas veces prefiere una maquina extranjera por ser extranjera que una chilena. Lo he visto en la agricultura (por eso el ejemplo), y esa cuestion es muy desmotivante.

Es cosa de ver al Conicyt: atado a Microsoft por los proximos 500 años. ¿Y no hay ingenieros informaticos en Chile que puedan diseñar programas que hagan lo mismo o incluso mejor que lo que lo hace ese infierno en la tierra que es Sharepoint? Se que los hay, pero no, estamos condenados a sufrir a Microsoft, porque los que trabajan en el Conicyt no saben ni quieren siquiera intentar cambiar a otro sistema.

Esta cuestion no es solo de mala sangre. Es una cuestion de pesima politica. ¿Que tal si en vez de una tesis en papel los de ciencias exactas estuvieran obligados a dar una solucion por ejemplo al problema de la contaminacion en Calama, y esa solucion se aplicase? O que estuvieran obligados a diseña un programa ofimatico de codigo libre para hospitales y que ese programa se aplicase en todos los hospitales? Este año todos los tesistas de ingenieria tienen que diseñar una ciudad ecologica y la mejor se construira. Vamos a separarnos de internet y vamos a diseñar nuestra propia WWW que sera libre de la tirania gringa. Algo asi.

Ya se, estoy poniendo ejemplos un poco burdos, pero la idea es que los de ciencias exactas no solo deben investigar una situacion sino ver que se aplique, y ahi esta fallando el Estado. A mi me molesta mucho que estemos desperdiciando tiempo y dependamos de tecnologia extranjera cuando ahora mas que nunca hay tantas formas de diseñar nuestra propia teconologia, pero es necesario que el Estado y sobre todo los politicos cambien su chip mental. Que los cientificos lo cambien pero tambien lo cambien los politicos y las autoridades universitarias y los empresarios, para que no haya fuga de cerebros porque en Chile se desperdician haciendo papers.

Chile de culto | El Quinto Poder

09 de diciembre

[…] mucho el problema de fondo: el abandono en el que ambas candidatas tienen al mundo científico, y la entrega de propuestas que no van en la línea de los diagnósticos y propuestas de la comunidad académica y […]

Chile de culto

09 de diciembre

[…] el problema de fondo: el abandono en el que ambas candidatas tienen al mundo científico, y la entrega de propuestas que no van en la línea de los diagnósticos y propuestas de la comunidad académica y […]

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Este proyecto ha sido muy fructífero en temas de salud pública y porque se ha creado un vínculo de confianza, donde las personas en situación de calle nos avisan cada vez que tienen algún problema con ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Biblioteca y centro comunitario Bellavista: Huella animal

Mientras los españoles se reían de ella, dijo: "La afrenta que se recibe por la patria en vez de humillar engrandece"
+VER MÁS
#Cultura

María Olivares y Venancio Coñuepan: Libertadores populares olvidados

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Y en cierto sentido eso podría hinchar el pecho de Bachelet de satisfacción por el deber cumplido; sin embargo, el grave error es no haber explicado en qué consistían medidas como la despenalización de ...
+VER MÁS
#Política

Rabia evangélica: otro triunfo de la derecha