#Medio Ambiente

El vigente sistema económico/industrial: ¿Estafa piramidal planetaria?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

En un lugar común se ha convertido señalar que si ciertos modelos de sociedad se generalizaran necesitaríamos dos, tres y hasta cinco planetas para sostenerlos.


En términos estrictos y generales, vivimos a crédito de la capacidad del planeta de proveer vida. ¿Esperaremos declararnos en quiebra ecosistémica?

Si miramos Australia hablamos de 5,4 planetas, Estados Unidos 4,8 y Suiza 3,3. Por el contrario, si posamos la vista en los países “no desarrollados” –según el parámetro vigente- necesitaríamos menos de uno para solventarlos. En el caso chileno ya vamos en los 2,5.

Son los indicadores de la Global Footprint Network (“Red Global de Huella Ecológica”), que tiene como principio las hectáreas globales (hag): las que necesita un ser humano para vivir indefinidamente. A 2016 la biocapacidad global permite 1,7 hag por habitante, pero en total ya estamos consumiendo 2,6 hag. Es decir, entre todos usamos un planeta y medio. Y claro, un país entra en déficit cuando su hag per cápita supera la biocapacidad de su propio territorio. En este balance Chile también está en deuda: tenemos 3,6 hag per cápita pero usamos 4,4.

Todo esto es una clara demostración de nuestra incapacidad como especie para acometer uno de los más importantes desafíos que tenemos por delante: nuestra propia supervivencia. Y que donde el sistema económico –con sus valores y principios- ha tenido mayor éxito, más impacto ambiental global produce.

Al parecer de tanto repetirlo hemos perdido la capacidad de asombro ante lo que debiera preocuparnos y, por tanto, modificar actitudes y prácticas que nos han hecho llegar a este dilema. Uno que no es solo práctico sino profundamente ético, en el sentido de cómo ciertas acciones afectan a otros que no son responsables de nuestros actos. En particular con aquellos que conllevan las dos principales matrices de todo problema ambiental: sobregirarnos en cuánto le sacamos al planeta destruyendo su capacidad de regeneración, pasarnos de la raya en cuánto y qué desechamos tras todo proceso de transformación.

Primero están las otras especies. Por cierto que es bastante pragmático –e individualista genéricamente hablando- pensar que debemos ser más cautos con la naturaleza porque ella sustenta nuestra permanencia en la tierra. El problema es que no solo permite la nuestra sino la de muchas otras formas de vida que tienen también derecho a la existencia. Esa ética utilitaria y no esencial, de hacer lo correcto solo porque nos conviene, es un paradigma digno de comenzar a mesurar.

Luego está una máxima que debiera ser parte de todo currículo escolar. Ningún modelo de sociedad es equitativo y ético si no es universalizable. Si no lo es por motivos biofísicos, alguien necesariamente deberá pagar la factura para que se mantenga tu estilo de vida. Eso ocurre ya en muchas sociedades, donde ciertos estándares por sobre la media solo son posibles de mantener porque hay quienes sobreviven ya no solo bajo esta sino incluso en niveles imposibles, que afectan sus posibilidades reales de vivir en dignidad.

Y, por último, está la estafa piramidal intergeneracional a nivel planetario en que se ha convertido el sistema económico e industrial global. Uno donde la forma de vida humana actual solo es viable en la medida que vamos agotando el futuro vital global. En términos estrictos y generales, vivimos a crédito de la capacidad del planeta de proveer vida. ¿Esperaremos declararnos en quiebra ecosistémica?

El mejor caso es el uso indiscriminado de combustibles fósiles, que no solo no se renuevan (por lo menos en períodos a escala más o menos plausible) sino que sus procesos involucran convertir la atmósfera en un basurero global y la biósfera en un horno incontrolable. Y aún así, el crecimiento económico e industrial a gran escala como mantra (sin límite alguno) sigue siendo para muchos una idea deseable. Ante tales evidencias, sería lógico cambiar de rumbo. Que asumiéramos como verdad que un modelo económico donde es un imposible terminar con ciertos males no es la senda correcta. Donde si alguien afirmara haber encontrado la cura para todas las enfermedades (coqueteemos con imposibles) aparecería una tropa de expertos a alertarnos de la debacle económica por todos los futuros cesantes de los sistemas hospitalarios, farmacéuticos, médicos, de investigación. Es lo que vemos cuando se plantea terminar con el nada de ético modelo de previsión social, proteger múltiples y fundamentales ecosistemas o algo tan simple como dar al agua estatus jurídico de elemento vital intransable, no propietarizable, para el bienestar común.

Pero no es así. De tanto repetir que necesitamos determinado número de planetas para sustentar cierto modelo de vida o que a tal fecha hemos agotado la cuota que nos corresponde para el año, hemos perdido el sentido de urgencia. De gravedad. Y eso es lo que debemos recuperar. Un sentido común donde hacer lo correcto por nosotros y por los demás (incluidas las otras especies) sea algo deseable.

En el fondo, ejercer una racionalidad más allá de nuestras narices es uno de los caminos. Donde la ética para la vida sea una guía a aplicar y no solo un bello concepto que se encuentra en los –cada vez más necesarios- libros de filosofía ambiental.

TAGS: #Ecología #Sistema Económico Economía

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
jorge galindo

22 de octubre

Muy bien Patricio, somos muchos los que opinamos como tú, pero por mas que se comenten estos problemas que se les comunique a las autoridades, pareciera ser que a nuestros representantes nada de eso les interesa. ¿ o habrá que esperar que lleguemos al borde del precipicio para que se dignen a establecer reglas que vallan dirigidas a mitigar en serio estos problemas?, ¿ó no será ya demasiado tarde?. ¿ó tal vez estoy pecando de ingenuo y ya nos encontramos en ese lugar y las acciones que esperaba brillan por su ausencia? . Es cierto que nuestras pequeñas acciones que realizamos, solo algunos son importantes, pero no son suficientes para revertir el problema, aquí se necesitan políticas de estado serias, estudiadas y responsables.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Para quienes son de izquierda o de derecha su visión del mundo es tan sólo una entre tantas otras".
+VER MÁS
#Política

La intensidad de la política

Pero en la sociedad hay una fisura, hay monopolios y hay resistencia al cambio. Hay demasiada desigualdad. No hay suficiente meritocracia. Demasiados apitutados e hijos de papá sin talento. También la lib ...
+VER MÁS
#Cultura

Teatro: Entrevista a Omar Pérez Santiago por su obra 'Te Rogamus. Papa Francisco escúchanos'

Motivados por ideales de izquierda, pero con los pies incrustados en el suelo -determinante diferencia con el socialismo o comunismo-, este grupo da ejemplo de política moderna bien entendida.
+VER MÁS
#Política

Afírmense dinosaurios

Nuestro cometido es denunciar los "errores involuntarios", usando el término de aquellos acostumbrados a sacar ventajas en sus negocios, reconociendo que la Contraloría, conforme al mandato de s ...
+VER MÁS
#Ciudad

Los 'errores involuntarios' son recurrentes

Popular

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes