#Medio Ambiente

El mundo se acabará, pero primero se acabará Chile

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los años pasan y el crecimiento del país se sostiene, pero los recursos naturales comienzan a agotarse. El agua comienza a ser un tema de interés y de lucha a lo largo de todo Chile. Tanto es así que los candidatos se abren a la posibilidad de cambios más profundos en la materia.

El agua en Chile tiene dueño y no pertenece a los chilenos. Desde la creación del Código de Agua de 1981, se produce un proceso de mercantilización del ‘vital recurso’ dejando su condición de ‘bien de uso público’ para transformarse únicamente en un ‘bien económico’. De esta forma, se ha hipotecado el futuro de nuestro de país camuflado en prácticas e iniciativas neoliberales que prometieron un crecimiento desigual, pero crecimiento al fin y al cabo. A 32 años de la aplicación de dicho Código, amparado en la Constitución de 1980, el crecimiento ha traído consigo diversos conflictos socio-ambientales debido a una inequitativa e injusta distribución de las aguas, provocando el sufrimiento ciudadano. Sufrimiento que se traduce en las movilizaciones por la ‘Recuperación y la Defensa del Agua’ el día de hoy, 22 de Abril, en el marco del Día de la Tierra.

Esto se debe a que el Código de Agua es la aplicación máxima de las políticas neoliberales en América Latina (e inclusive en el mundo). Anticipándose a los Principios de Dublín elaborados en 1992, donde el agua se reconoció tanto en su condición de bien vital como de bien económico, el modelo chileno se constituyó en un ejemplo para sustentar esta última condición. De esta forma, el Código de Agua (hermanado con el Código de Minería, la Ley Eléctrica, entre otros) se ha convertido en el arma perfecta para entrelazar y permitir que la inversión nacional y extranjera crezca avasalladoramente, poco a poco apoderándose de los recursos naturales. “Ha habido crecimiento”, podrán decir algunos. Qué duda cabe. No obstante, la encrucijada tiene relación con los costos que ha tenido, y que tendrá dicho crecimiento.

En términos gruesos el Código de Agua separó la propiedad de la tierra de los derechos de aprovechamiento de agua. En simple, uno podía tener agua y no tierra, y viceversa. La vieja frase “la tierra es del agua que la riega” pasó al olvido, desarrollándose un marco legal reduccionista que ha afectado ecosistemas completos a lo largo y ancho del país. Asimismo, y con el objeto de aumentar su eficiencia, se crearon dos tipos de derechos: los consuntivos (que corresponden al uso total del recurso) y los no consuntivos (que solicitan la devolución del recurso una vez utilizado éste), los cuales aumentaron la especulación y el monopolio del recurso, siendo Endesa uno de los casos más emblemáticos. Por último, se instaló una lógica en la cual el mercado era el encargado de regular la distribución del recurso, entregándose al mejor postor, y generando asimetrías de poder, injusticias y pobreza.

En definitiva, este Código priorizó en los grandes empresarios asumiendo que la ‘lógica del chorreo’ llegaría a cubrir las necesidades del vulgo. La dictadura militar concluyó y la Concertación, presa del sistema binominal y de su desidia, sólo logró pequeñas reformas en el año 2005, como el pago por no uso y la inclusión del caudal ecológico, medidas que no cambiaron el fondo privatizador que poseía, y aún posee, dicho Código. El arribo de Piñera fue un retroceso al ver como la escasez hídrica buscaba ser enfrentada con medidas paliativas y marginales, donde los números eran nuevamente los que mandaban. De reformas, ni hablar.

Año 2013. Los años pasan y el crecimiento del país se sostiene, pero los recursos naturales comienzan a agotarse. El agua comienza a ser un tema de interés y de lucha a lo largo de todo Chile. Tanto es así que los candidatos se abren a la posibilidad de cambios más profundos en la materia. En mi opinión, si seguimos así el agua se va a agotar. Especialmente si tenemos a políticos negligentes, despreocupados y cortoplacistas. La idea del crecimiento sin medida, como se propuso implícita (o tal vez explícitamente) con el Código de Agua, ya no tiene cabida en la actualidad. Los factores climáticos (derretimiento de glaciares, aumento de temperaturas y disminución de precipitaciones), los abusos del sistema por parte de empresas, y la necesidad de participación, deben ser consideradas en un nuevo modelo donde la gestión del agua sufra cambios severos.

Quiero creer que dichos elementos no pudieron ser analizados ni previstos cuando se elaboró el Código de Agua. Quiero creer que el crecimiento segó temporalmente, pero sólo temporalmente, a los Guzmán, a los Frei, a los Piñera. Quiero creerlo así, al menos por ahora. De otro modo pensaría que estamos siendo liderados por miopes y canallas. Me forzarían a pensar que con ellos al mando, el mundo se acabará, pero primero se acabará Chile.

————-

Foto: Facebook de elquintopoder

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

07 de mayo

Los derechos de uso consuntivo están asignados en abrumadora proporción, a asociaciones de regantes. Estos han sido constituidos desde tiempos inmemoriales, mucho antes de que se promulgara el actual código de aguas, en el cual simplemente se incorporaron. El agua dulce es un bien naturalmente escaso en la mitad norte del país, y la escasez se hará dramática en la misma medida en que aumente la población y la urbanización. Los usos consuntivos de agua, es decir, riego, consumo humano e industria, (en ese mismo orden de magnitudes), no son prescindibles de ninguna manera, y en un contexto de escasez relativa no hay mejor forma de asignarlos que un mercado con precios reales.
De tal manera que el actual código de aguas, siendo perfectible, apunta en la dirección correcta. El supuesto “derecho humano” al agua, no pasa de ser una consigna ideológica, o un utopismo que se estrella permanentemente contra la realidad objetiva.

Luis Alberto Araya Díaz

08 de diciembre

Muy buenos sus comentaros don José Manuel, se nota que son profundos, concienzudos, bien fundamentados. Para todos lo que no lo saben don José Manuel Henriquez Parada, ya hace unos años nos dejo emprendió el vuelo, Que LOS MARTILES LO HAYAN RECIBIDO Y LOS ÁNGELES LE HAYAN ABIERTO LAS PUERTAS DEL CIELO. Descase en paz gran amigo.-

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Esperemos que este estándar ético que han fijado los socialistas y que exige la ciudadanía, no se relativice con el transcurrir del tiempo, sino que más bien se consolide y se haga transversal al sistem ...
+VER MÁS
#Política

Más que un acto… ¿Un Estado de corrupción?

La producción de la serie ha debido recurrir a la imaginación sociológica para configurar en la trama el estudio incipiente del comportamiento humano en los albores del FBI por entender lo inentendible: ...
+VER MÁS
#Cultura

David Fincher: Perspectiva e imaginación sociológica en Mindhunter

Aunque un tal Matteo Renzi ha vuelto a instalar la idea, no es más que el caballito de batalla de políticos desesperados en circunstancias difíciles. A veces los puentes se caen… y eso sucede muchas ve ...
+VER MÁS
#Política

Hay puentes que caen antes de la primera piedra

Popular

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

La fauna que no tenemos en abundancia en la naturaleza, sí la tenemos en la televisión, y a diferencia de la primera, a esta la cuidamos, veneramos... Y seguimos.
+VER MÁS
#Sociedad

Fauna televisiva chilensis

Para algunos, en lugar de la resignación, la única alternativa podría ser la violencia, lo que supondría un retroceso en el desarrollo de la humanidad y un nuevo golpe contra la paz mundial.
+VER MÁS
#Internacional

España, capital Bagdad