#Tecnología

Ética y redes sociales: un ejercicio de testeo, trazabilidad y asilamiento

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Las redes sociales son un espacio que genera innumerables beneficios: democratiza y promueve el acceso a información, reduce las asimetrías de poder, habilita un espacio para denuncias, promueve un dialogo horizontal.  Al mismo tiempo, es una plataforma donde se catapultan y sepultan personas e instituciones, en fracciones de segundo. Un espacio donde los actos performativos proliferan y encuentran tribuna. Una tensión constante entre la forma y el fondo de los debates y discusiones.


El seguimiento a la cadena de declaraciones, mensajes y comunicados de las personas involucradas en los respectivos testeos se multiplica a una velocidad abrumadora

En lenguaje Covid-19, las redes sociales constituyen un espacio donde se testea constantemente la ética de las personas, entendida como su forma de ser y respectivo carácter. Un testeo que tiene como objetivo relevar sus inconsistencias, induciéndolas constantemente al error. Una vez identificado, el error adquiere un nivel superlativo. Todo es imperdonable e imprescriptible. Como diría Jacques Derrida, el perdón debe hacer el duelo del perdón, mientras el escrutinio radical crece a base de likes y retweets.

Asimismo, y siguiendo el lenguaje pandémico, la trazabilidad es un elemento constitutivo del escrutinio señalado. El seguimiento a la cadena de declaraciones, mensajes y comunicados de las personas involucradas en los respectivos testeos se multiplica a una velocidad abrumadora. El derecho humano a cambiar de opinión, como irónica y sutilmente señala Humberto Maturana, no tiene cabida en un mundo virtual donde la superioridad moral aflora. Las inconsistencias individuales se maquillan frente al deber ser social. Un simulacro a todas luces, que permite la mortificación de algunas personas que han caído en falta, por otras que cargan con otras tanto o más trascedentes, y que descansan en la impunidad cotidiana.

Y llegamos al aislamiento. Una vez realizado el testeo y la trazabilidad correspondiente, se recluyen sin matices a aquellas personas indignas virtualmente. Así, sin previo aviso, bajo el argumento de que atenta contra las pragmáticas y costumbres de una determinada red, se confina a estas personas. Muchas veces a perpetuidad, sin derecho a réplica. Afloran así epítetos de diverso calibre, con respectivos hashtags, con resultados implacables: renuncias, demandas, pérdidas de libertad.

Ante esto cabe preguntarse al menos dos cosas. La primera, por la capacidad que hemos desarrollado como sociedad para evitar el reduccionismo dicotómico que arrastramos: negro/blanco, bueno/malo, derecha/izquierda, naturaleza/sociedad; y la segunda, por nuestra posicionalidad ética al momento de criticar socialmente dinámicas que individualmente- a una escala micro y muchas veces sin darnos cuenta- seguimos reproduciendo.

TAGS: #RedesSociales Etica Opinión Pública

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Nuevos

Eliana Ojeda planteó que ya no se debía recordar solamente la muerte y el dolor de la dictadura, la memoria de los dirigentes debía construirse en base a las conquistas sociales que estos habían alcanza ...
+VER MÁS
#Sociedad

Villa Italia: recordar la muerte, resignificar la vida

Las leyes jamás deberían ser condicionadas por instituciones ajenas a los intereses de las mayorías
+VER MÁS
#Sociedad

Salud pública y religión

Educar para el nunca más desde la educación en derechos humanos, es educar para la democratización política, colectiva y ciudadana. Es educar para la paz, para el desarrollo sostenible de las sociedades ...
+VER MÁS
#Educación

Reflexiones sobre la educación en derechos humanos y el nunca más

Que la llegada de la primavera abra espacios de luz en todos, despertando -como con la naturaleza- las consciencias más elevadas. Más luz implica más sabiduría, plenitud y amor
+VER MÁS
#Ciudadanía

Equinoccio: ¡Que la primavera traiga nueva vida y sabiduría!

Popular

Es momento oportuno para reflexionar sobre ¿Cómo deberá ser el aprendizaje post-pandemia? En particular de cara a las generaciones de Centennials. Se confronta el pasado y futuro
+VER MÁS
#Educación

El futuro de la Educación

Nadie sabe dónde estás ahora, nadie registró donde marcó tu última coordenada la ensangrentada rosa de tus vientos. Solo tenemos estas fotos
+VER MÁS
#Política

Antonio Aguirre, ´Gonzalo'

El proceso democrático para crear una nueva Constitución estará en serio riesgo, porque al morir los partidos que nacieron de personas que se movilizaron el 18 de octubre, el sistema le niega la particip ...
+VER MÁS
#Política

¿Genocidio político a partidos del Estallido Social?

El camino es largo y escarpado, pero ya se divisa a lo lejos la nueva patria posible, largamente buscada, emergiendo lentamente, atenta a nuestros cuidados
+VER MÁS
#Sociedad

Chile. La nueva Patria posible