#Cultura

El crimen del guanaco blanco

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy pondré en el tapete a los Selknam, o mal llamados onas. Si bien no son reconocidos por la Ley Indígena, tienen un denominador común con las otras etnias, que es que también fueron víctimas de las más grandes atrocidades. A fines del siglo XIX y a principios del siglo XX, este pueblo indígena del sector norte de Tierra del Fuego vio como el Estado Chileno y empresarios ganaderos, cercaban sus terrenos y los destinaban para la crianza ovina.

Es un hecho que nuestro país nunca se ha caracterizado por ser amante de la diversidad cultural y étnica. Durante sus más de 200 años, son reiteradas las ocasiones en las que se puede observar cómo el Estado-Nación ha pasado por sobre los derechos y el patrimonio (territorial y cultural) de estos grupos. Actualmente, la dudosa y desafortunada aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales, la cual ha sido reducida exclusivamente a un proceso de consulta no formando parte del Bloque de Constitucionalidad, es una clara muestra.

Al revisar documentos de arqueología, antropología, historia, entre otros, es posible captar que para el Estado chileno nunca ha sido fácil relacionarse con estos grupos. Si bien han habido intentos tanto formales como no formales para aquello, siendo la iniciativa más emblemática la Ley Indígena del año 1993, siguen observándose diferencias estructurales, particularmente con los más organizados y resistentes, como lo son los mapuches y los rapa nui, y en menor medida, los atacameños y aymara. Otro es el caso de las comunidades yaganes y kawescar, las cuales si bien están reconocidas por esta ley, fueron invadidos por inmigrantes y viajeros europeos durante los siglos XIX y XX, y hoy en día están ad-portas de su desaparición.

Pero seamos honestos. No podemos decir que Chile, tanto el Estado como sus miembros, se preocupa de su diversidad cultural. Es un hecho que si el día de mañana se reduce el número etnias indígenas reconocidas por la Ley, sería una noticia que pasaría sin pena ni gloria. Esto, porque popularmente se sabe poco sobre los grupos étnicos que existen en nuestro país. El más conocido, sin duda, es el pueblo mapuche, pero lamentablemente se ha hecho conocido por los medios, los cuales no han tenido reparos en generar una imagen sesgada e ideologizada de sus formas y resistencias. Sobre los otros no se sabe mucho más. Los atacameños se conocen por la popularidad turística que tiene San Pedro de Atacama al igual que los rapa nui con la Isla de Pascua. Actividad que día a día genera fuertes impactos en su desarrollo cultural y simbólico. Pero ¿quiénes se acuerdan de los Kaweskar o de los Yaganes en su día a día? Me imagino que deben ser uno que otro historiador, algún arqueológico, y uno que otro aficionado.

Hoy pondré en el tapete a los Selknam, o mal llamados onas. Si bien no son reconocidos por la Ley Indígena, tienen un denominador común con las otras etnias, que es que también fueron víctimas de las más grandes atrocidades. A fines del siglo XIX y a principios del siglo XX, este pueblo indígena del sector norte de Tierra del Fuego vio como el Estado Chileno y empresarios ganaderos, cercaban sus terrenos y los destinaban para la crianza ovina. De esta forma, este pueblo nómade comenzó a perder buena parte de su territorio y a tener mayores dificultades para encontrar su principal alimento, el guanaco. Fue así como estancieros ganaderos y mineros extranjeros accedieron a esta zona- con la venia del Estado – y dieron rienda suelta a sus actividades productivas. Terrenos que otrora correspondían a grupos indígenas- como hoy serían la zonas del Alto el Loa y de Atacama la Grande para las comunidades atacameñas- comenzaban a poblarse de ovejas, de ¨guanacos blancos¨ como les decían ellos.

Así fueron perdiendo sus territorios, y ante la escasez de alimentos, se vieron en la obligación de ir a la caza de ¨guanacos blancos¨, lo que dio pie para que muchos estancieros tuvieran argumentos (inválidos por cierto) para darles muerte. Estancieros que años más tarde, realizaron un acuerdo con la Misión Salesiana de Isla Dawson, donde ésta se comprometía a pagar una libra esterlina por cada indígena que era recluido. Fue así como se comenzó a dar término a esta etnia, la cual vio como su última representante pura nos dejaba en la década del 70, terminando así con parte del patrimonio cultural e histórico de nuestro país.

Resulta curioso pensarlo, pero así se sucedió.  Aquellas tiernas ovejas, fueron las excusa perfecta para comenzar el inicio del fin de la etnia Selknam. Este crimen del ¨guanaco blanco¨ – que llega a mi vida gracias a los escritos del fallecido Premio Nacional de Literatura, don Francisco Coloane – deja su huella para siempre, cortando de cuajo parte de nuestro cultura, de nuestra identidad. Es de esperar que en estos momentos, quizás con el mismo silencio y suspicacia, no esté ocurriendo otro crimen del ¨guanaco blanco¨en alguna otra parte de nuestro país.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Tras casi 15 años, el argumento de que una mayor inversión en I+D es necesaria para un incremento del desarrollo productivo ha sido prácticamente inútil para elevar los recursos nacionales para la CTI a ...
+VER MÁS
#Ciencia

Presupuesto de CTI: la miopía del economicismo no es la respuesta

Memoria es recordar y denunciar que el gobierno legitima, defiende y reproduce la violencia estatal hacia la población. Que nos declararon la guerra
+VER MÁS
#Sociedad

Recordar, repetir y reelaborar: A un año del 18-O

Mi propósito es destacar el espíritu de encuentro, de diálogo. La invitación a construir comunidad, a vivir en el amor de unos a otros, que inspira esta carta
+VER MÁS
#Sociedad

Fratelli Tutti

Cuidado con las frases, por bellas que nos parezcan, en cada una de ellas pueden esconderse infinidad de sesgos,  visiones del desarrollo humano que atentan a su propio bienestar. Las bellas frases pueden ...
+VER MÁS
#Educación

Cuando las frases no son frases y las ideas no son ideas

Nuevos

Tras casi 15 años, el argumento de que una mayor inversión en I+D es necesaria para un incremento del desarrollo productivo ha sido prácticamente inútil para elevar los recursos nacionales para la CTI a ...
+VER MÁS
#Ciencia

Presupuesto de CTI: la miopía del economicismo no es la respuesta

Memoria es recordar y denunciar que el gobierno legitima, defiende y reproduce la violencia estatal hacia la población. Que nos declararon la guerra
+VER MÁS
#Sociedad

Recordar, repetir y reelaborar: A un año del 18-O

Mi propósito es destacar el espíritu de encuentro, de diálogo. La invitación a construir comunidad, a vivir en el amor de unos a otros, que inspira esta carta
+VER MÁS
#Sociedad

Fratelli Tutti

Cuidado con las frases, por bellas que nos parezcan, en cada una de ellas pueden esconderse infinidad de sesgos,  visiones del desarrollo humano que atentan a su propio bienestar. Las bellas frases pueden ...
+VER MÁS
#Educación

Cuando las frases no son frases y las ideas no son ideas

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad