#Género

Diferencia de trato en el Código Penal: ¿homofobia legal?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El establecimiento de un límite de edad para la relevancia del consentimiento del menor a acciones homosexuales distinto del límite establecido para su consentimiento a acciones heterosexuales carece de justificación y constituye una discriminación arbitraria. Esa diferenciación de trato no tiene otra explicación que la expresión de reprobación de la homosexualidad masculina.

El Código Penal de la República de Chile comenzó a regir el 1 de marzo de 1875. Dentro de sus múltiples artículos destaco el N°366, que hace mención a la sodomía y al agravante del castigo si este acto se produce con un menor de edad, o con una víctima sin sus sentidos o impedida de alguna manera. Entendiendo a la sodomía como el acto homosexual, hemos de entender que el sexo homosexual era considerado ilegal en Chile hasta el año anteriormente señalado. Sin embargo, este artículo sigue absolutamente vigente hoy en día cuando una relación carnal se produzca con o entre menores de edad, aun cuando la Ley de Consentimiento Sexual es válida desde los catorce años. El artículo actual estipula que “el que accediere carnalmente a un menor de dieciocho años de su mismo sexo, sin que medien las circunstancias de los delitos de violación o estupro, será penado con reclusión menor en sus grados mínimo a medio”. Es decir, el que tenga relaciones sexuales con un menor de edad de su mismo sexo, será penado, aunque el menor tenga catorce años o más y consienta el acto. La ley, entonces, equipara a menores impúberes – menores de catorce años – con púberes- sin considerar la propia voluntad del menor en cuestión, restando autonomía e interviniendo en su propia intimidad:

“… La ley declararía a los hombres menores de edad como personas sexualmente intocables (intangibles) en relación con la acción de acceder carnalmente a ellos, prescindiendo por completo de cuál sea su voluntad. Equivale, en suma, a declarar a los hombres mayores de 14 años pero menores de 18 años como legalmente incapaces de consentir en el acceso carnal a ellos…” (Revista de Estudios de la Justicia – Nº 14 – Año 2011: La inconstitucionalidad del artículo 365. Pp78). En tal punto nos encontramos con una paradoja. La Ley Penal Adolescente N° 20.084 permite que los jóvenes sean procesados a contar de los catorce años de edad, entendiendo que esta la edad en que las capacidades de discernir sobre un buen actuar ya están desarrolladas. Es por tanto que la Ley de Consentimiento Sexual rige desde tal edad también, con la particularidad de que es exclusivamente para parejas heterosexuales. Vale decir: un menor  de dieciséisaños es capaz de consentir una relación sexual con una mujer mayor de edad, pero no con un hombre mayor de edad. Se da a suponer, entonces, que el menor homosexual no tiene su criterio formado sexualmente hablando, porque aun cuando para él no rige la Ley de Consentimiento, sí lo hace la Ley Penal Adolescente y puede ser procesado. En suma, no puede tener relaciones homosexuales pero sí puede enfrentar un juicio. Se produce entonces una evidente discriminación, entre parejas homosexuales y heterosexuales, ya que el mismo artículo estipula que la falta habría de producirse exclusivamente entre parejas del mismo sexo.

A tal apreciación, me permito responder con la declaración de diversos expertos consultados en el debate parlamentario de 1995 sobre la modificación del artículo: “…la vasta mayoría de los expertos que ofrecieron evidencia en el Parlamento se pronunciaron a favor de una misma edad de consentimiento, encontrando en particular que la orientación sexual se encuentra en la mayor parte de los casos establecida antes de la edad de la pubertad y que la teoría de que los adolescentes masculinos son “reclutados” a la homosexualidad ha quedado por lo tanto desaprobada.”

El Artículo 365 del Código Penal es anti constitucional, por cuanto establece derechos distintos para parejas homosexuales y heterosexuales, vulnerando el Artículo N° 19 en su inciso segundo de la Constitución Política de la República, el Art. 11-2/3 de la Convención Americana de Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica y el Artículo 17 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ambos tratados internacionales de derechos humanos ratificados por el Estado de Chile y por tanto vigentes.

El Artículo365 del Código Penal vulnera los derechos humanos de los jóvenes menores de edad, pues contraviene tanto artículos de la propia Constitución Política como diversos puntos de acuerdos firmados y ratificados por Chile. La nula voluntad de modificar tal artículo responde a viejos prejuicios respecto de la homosexualidad, en contraste con códigos civiles de países europeos en los que Chile se basó, y que han modificado sus limitaciones originales, en concordancia con el desarrollo jurídico que experimentan.

El establecimiento de un límite de edad para la relevancia del consentimiento del menor a acciones homosexuales distinto del límite establecido para su consentimiento a acciones heterosexuales carece de justificación y constituye una discriminación arbitraria. Esa diferenciación de trato no tiene otra explicación que la expresión de reprobación de la homosexualidad masculina. Eso la constituye en un trato discriminatorio incompatible con el derecho constitucional a la igualdad ante la ley.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

15 de febrero

Agregando un comentario, la Dip Saa, en enero intento ingresar un Proyecto de Ley que justamente trata de eliminar ese articulado sobre la “sodomía”, lo frustrante fue que varios parlamentarios de izquierda a derecha, no quisieron firmarlo pues como es año electoral no les convenía. Finalmente, ella misma lo ingreso.
Este simple hecho da a demostrar una vez más, el poco interés de nuestros parlamentarios que son elegidos por “el pueblo” en abogar por el bien común.
Ahora, el proyecto de ley ya ingresado, una gran mayoría de parlamentarios no querrán discutirlo en comisión por lo que dormirán en los cajones de la cámara del congreso…

viejolobodemar

06 de agosto

Mi consulta a este comentario es si la homofobia está penada por la ley, ya que al enterarse los homosexuales y/o lesbianas, me arrojan esa denominación (que no es desviación sexual) como un insulto o una gran falta a la moralidad.

21 de enero

Estimado, depende de lo que usted considere como “homofobia”. En términos prácticos, la homofobia se entiende como el rechazo hacia la homosexualidad per se, a tal punto que a usted le genere malestar y/o rabia. De ahí que se hable de fobia.

Ahora bien, usted tiene todo el derecho a estar en contra de políticas públicas dirigidas hacia ese sector de la población, como el matrimonio, la adopción, e incluso la derogación del artículo 365 del C.P, argumento central del artículo. Eso no es ser homofóbico, sólo una visión distinta del ideal de sociedad. No deje que le tachen de homofóbico por eso.

Lo que sí constituye delito es discriminar a alguien por esa condición. Por ejemplo, echar a algún empleado por el hecho de ser homosexual, o negar entrevistas, echar del colegio a algún alumno, etc. Eso sí, es delito. Pero negarse a las políticas recién mencionada no lo es.

Espero haberle respondido su duda, y disculpe la demora.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica