#Medios

Master Chef Junior y la mediatización de la infancia

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Actualmente se transmite por las pantallas de Canal 13 el programa “Master Chef Junior” en el que niños de edades comprendidas entre los nueve y los catorce años compiten por elaborar diversos platos. Más allá del formato del programa en cuestión, me gustaría detenerme en la esencia misma de lo que este programa produce: la mediatización de la infancia.


El menor podría consentir aparecer en televisión sólo cuando, de acuerdo a la ley, entienda las implicancias de su actuar y pueda discernir de forma objetiva. Y esto es válido en Chile desde los catorce años, y no antes.

La primera duda que me surgió en cuanto vi el programa fue ¿es legal? Ciertamente que sí, de caso contrario este no se produciría. Ahora bien, la legalidad no debe ser confundida con lo correcto o ideal. Al cuestionar la naturaleza del programa – utilización de menores de edad para la entretención de la audiencia – cercanos me mencionan el argumento más reiterativo que surge para justificar ciertas materias relacionadas a infancia: sus papás los dejan. Entonces, tenemos un programa protagonizado por menores que cuenta con el visto bueno de sus padres como representantes legales, y que en el mejor de los casos los menores participarían en el programa sin ningún tipo de presión.

Después, me surgió una segunda duda: ¿es correcto que niños de nueve, diez y once años aparezcan constantemente en televisión? Aún cuando cuenten con el visto bueno de sus padres, es una duda justificada en lo más profundo del sentido común.

Posteriormente y después de un poco de reflexión, me formulé la siguiente interrogante:

¿Es legítimo permitir la utilización mediática de niños menores de catorce años de edad por parte de un canal de televisión, cuando la ley penal adolescente y la ley de consentimiento sexual rigen desde esa edad? El criterio para determinar la edad para ambas leyes se basó en que es a partir desde ahí que su madurez les permite dimensionar y juzgar su actuar. Así entonces, en términos simples no observo razón alguna que explique que un niño de trece años pueda entender las implicancias de aparecer constantemente en televisión, más no de robarse un chocolate o consentir el acto sexual.

Como consecuencia de lo anterior, el menor podría consentir aparecer en televisión sólo cuando, de acuerdo a la ley, entienda las implicancias de su actuar y pueda discernir de forma objetiva. Y esto es válido en Chile desde los catorce años, y no antes. Pero obviamente las materias de infancia son distintas en el ámbito civil y penal, por lo que mi conclusión carece de sustento legal.

Sólo me queda abogar por una redefinición de nuestras políticas de Estado en materia de infancia, así como un reajuste legal en materia de mediatización de la misma. Se ha abordado la transmisión de programas televisivos en horarios diferidos, pero se ha dejado de lado la utilización de menores de edad en los mismos. Y me enfoco exclusivamente en éste ámbito, en tanto doy por sentado que los menores que ahí aparecen lo hacen en condiciones que no atentan contra su normal desarrollo, y que el llanto que mucha veces expresan es producto de una sobreactuación para entretener al público y no de una constante presión que evidentemente, un niño de nueve años no debería soportar.

TAGS: Infancia programas de televisión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Es urgente y necesario -no sólo mantenerla en la enseñanza media- sino también que sea fiel a sí misma como ciencia de las primerísimas causas de las cosas;
+VER MÁS
#Educación

Ser y quehacer de la Filosofía

Ningún gobierno se ha comportado a la altura, luego, nunca se ha tramitado un proyecto de ley para que con el Ombudsman, Defensor del Pueblo en castellano, a la cabeza, los ciudadanos de a pié puedan ser ...
+VER MÁS
#Política

Los discursos ni sirven para combatir la corrupción

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo

Popular

¿Cuántas veces nos sentimos solos y tristes, pero no queríamos molestar a nuestros padres porque estaban agotados después de largas jornadas de trabajo?
+VER MÁS
#Salud

Nos llaman los hipersensibles

El conjunto de las humanidades puestas en el currículo escolar aloja una certeza brutal: sin estas artes y ciencias, se hace más difícil entender la forma cómo enfrentarse a las distintas decisiones de ...
+VER MÁS
#Educación

Sin la Historia, menos libres

Durante años estas idas al psiquiatra las hice en silencio, sin contarle a nadie y con la vergüenza de que alguien lo supiera. Odiaba que mi mamá lo comentara con alguien y le rogaba que no hablara del t ...
+VER MÁS
#Salud

Yo salí del clóset de la salud mental ¿y tú?

Lo esencial de este caso está en cómo se usa el Estado para beneficios familiares y personales, como también en la nula separación entre lo público y lo privado de ciertas personas, castas o corrientes ...
+VER MÁS
#Política

Los Piñera Morel y la ideología del oportunismo