#Educación

La calidad de la escuela no es solo académica

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En enero pasado asistí a la graduación de mi sobrino de su jardín infantil. Era un acto, un rito, que marca el paso desde una etapa a otra en la educación. El acto estaba organizado como cualquier acto tradicional en una escuela pública: himno nacional, formación de los niños, padres, apoderados y familiares en el público, palabras de los directivos y algunas profesoras. Y, por supuesto, las actuaciones de los niños y niñas en colectivo. Esta vez fue el turno de un baile. Me vi emocionado al ver a mi sobrino ‘bailar,’ al igual que el público que presenciaba la performance. Sin embargo, en el contexto del academicismo del baile, la actuación de los niños no podría sino estar lejos de lo que un profesional encontraría ‘de calidad.’ Pero para muchos, incluyéndome, eso no era lo importante; lo importante era el rito con el cual se marca el término de una etapa y se inicia otra.

Las escuelas están llenas de ritos similares, ritos que son significativos para las familias y que se contagian entre los y las estudiantes. No hay mucho de ‘control de calidad’ en esos ritos, sino mas bien harto de formar comunidades, de conversar entre las familias, de organizar proyectos colectivos, y de mostrar los resultados de esos empeños a la comunidad. Cualquier acto de graduación escolar incluye en parte el producto del trabajo acumulado y experiencia de niños, niñas y jóvenes y sus profesores(as) durante un tiempo extendido. La creatividad se pone a prueba en esos esfuerzos, muchas veces (si no todas) sin ser considerada en los indicadores de calidad que tanto fetichizan los diseñadores de políticas educacionales. Lo más probable es que cualquier recién egresado de pedagogía deba ser parte de la organización de esos esfuerzos en sus escuelas, especialmente si son públicas: desde organizar campeonatos deportivos, talleres de cueca, de teatro, de ciencias, de música, de baile, de juegos, actos oficiales de la escuela, salidas a museos o a otros lugares. Incluido con eso, debe saber tratar con los apoderados, organizar y liderar la recolección y utilización de recursos sociales y financieros para llevar a cabo las actividades sociales, así como también lidiar con los problemas que surjan a partir de esas interacciones. Debe también poder responder a las vicisitudes diarias de la enseñanza: los niños y niñas que llegan sin desayuno a la escuela, los que tienen problemas conductuales y familiares, los que se enferman y van a la escuela de todas formas, etcétera.

Nada de lo que he mencionado se mide con la prueba INICIA ni con la evaluación docente. A pesar de ser una actividad central e importante de la vida escolar, no existe en las mentes de los sesudos desarrolladores de política educativa un solo ápice o mención de estas habilidades que deben manejar los profesores. ¿Será que en las escuelas privadas donde muchos de ellos estudiaron esto no era problema? Cualquiera sea el motivo, es imposible pensar realísticamente en la actividad docente hoy en día sin incluir las dimensiones extraacadémicas del trabajo de un(a) profesor(a). Antes de exigir excelencia académica, pensemos también en la excelencia del trabajo humano de las y los profesores. Está claro que en colegios donde se acuña el poder, la excelencia académica es lo que menos importa. ¿Por qué se la exigen a los pobres entonces? La escuela como concepto es mucho más que esa excelencia, y si por un momento lo vislumbraran, tal vez el ansiado camino al desarrollo que piensan las sesudas mentes del poder esté más cercano a la creatividad colectiva que al reduccionismo curricular de tanta medición estrecha que pulula en las bocas de los medios y los políticos.

—————

Foto: Mini machi – Maulon!Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Soy optimista de que los cambios serán buenos para el país. Aumentará aún más la representatividad, y nos permitirá dar una nueva oportunidad de continuar los esfuerzos por la libertad y la igualdad y ...
+VER MÁS
#Política

La interminable transición

La segunda vuelta consagra a dos candidatos que hacen lo posible para capturar el "centro político" mientras que la votación muestra la radicalización de un sector de la derecha, la casi desapa ...
+VER MÁS
#Política

Domingo... día de elecciones

El ritmo del Frente Amplio esta re bueno, alegre, intenso y re sexy, claramente penetró dentro de Chile y se va a quedar por harto rato.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Definiendo el ritmo

A estas alturas todos debiéramos tener claro que las encuestas hacen mucho más que medir la realidad. Gracias a la amplificación que permiten los medios de comunicación, han pasado a ser método de infl ...
+VER MÁS
#Política

Encuestas: ¿Instrumento de información o medio de manipulación?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?