#Educación

El nudo de los rankings escolares

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

¿Será una escuela cerrada por no seleccionar alumnos, por tener un cuerpo de profesores al que todos desprecien por sus puntajes bajos en el SIMCE?

Mientras la Subsecretaría de Educación, Valentina Quiroga, le pedía a la prensa no usar los resultados SIMCE 2013 para hacer rankings de escuelas, varios medios ya tenían publicados los dichosos rankings en sus portales web, y varios otros comenzaron a armarlos para presentarlos después.

A su tiempo, comenzaban a saberse los resultados del SIMCE, poniendo a escuelas y profesores en los casilleros de ganadores y perdedores de la competencia educativa. El ranking orquestado por la política pública, eufemísticamente llamado “ordenación de escuelas”, propuesta por la Agencia de la Calidad y escrito en la Ley de Aseguramiento de la Calidad, tendrá como consecuencias el cierre de escuelas basados en gran medida en los resultados del SIMCE. Ello comenzará a aplicarse una vez que los plazos legales se cumplan, y empiece a operar con mayor claridad la institucionalidad de la Agencia. Es decir, aún no sabemos la magnitud del descalabro que se vendrá en la educación pública una vez que empiece a operar la maquinaria legal impulsada por el gobierno anterior de Michelle Bachelet y su acuerdo de manos alzadas continuado por Piñera.

La Agencia de la Calidad, el gobierno, los grupos afines a éste, y la derecha se han esmerado en resaltar los aspectos extra académicos que se involucran en su nuevo ranking de política escolar. Entre ellos valoran que se consideran otros indicadores, aun cuando no haya validez técnica demostrada de sus instrumentos ni se cuestionen las inferencias que emergen justamente de las medidas académicas (por ejemplo, las brechas de género que se informan dependen del SIMCE). No se molestan en resaltar que hay un límite legal a la consideración extraacadémica sobre el cual no pueden pasarse en considerar. Siendo así, y de no mediar transformaciones profundas, el SIMCE seguirá siendo el foco de la escolaridad y no se detendrá la maquinaria de los rankings.

Pero hay problemas más serios aún. Por ejemplo, no se conoce la capacidad operativa de la Agencia de la Calidad para prestar el apoyo pedagógico que se supone podrá prestar, ni cómo esas operaciones tendrán coherencia con otros cuerpos legales como la ley de Subvención Escolar Preferencial. ¿Qué pasará con una escuela pública vulnerable que tiene bajos SIMCE? ¿Tendrá a algún representante de la Agencia visitándola para hacer sus informes al mismo tiempo que una ATE asumirá funciones “de apoyo” para subir SIMCE? ¿Será una escuela cerrada por no seleccionar alumnos, por tener un cuerpo de profesores al que todos desprecien por sus puntajes bajos en el SIMCE? ¿Será que el apoyo pedagógico se transformará en más y más reforzamientos para el SIMCE? Esto no es un problema de calidad. Es un problema de diseño político: a partir de una prueba se construye un ranking que permite hacer tantas intervenciones que finalmente despedazan lo que haya de educación pública, incluyendo la moral de quiénes se enfrentan todos los días a educar. Todo con la excusa de la “mejora” en la misma prueba que arma los rankings.

La subsecretaria Quiroga puede muy bien pedirle a los medios que no armen rankings, o anunciar que hará cambios a la evaluación y valorar lo limitado de otros indicadores. Pero antes es mejor que se preocupe de dónde está el nudo del problema: entre ellos la misma ley que creó el Sistema de Aseguramiento de la Calidad. Si la subsecretaria y el ministro no se hacen cargo de desatar ese nudo legal que tienen encima con el SIMCE, pasarán todo su gobierno pidiendo que no se hagan rankings que legalmente se permiten y se promueven con la publicación de resultados SIMCE.

———————
Foto: Wikipedia

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Ligia Gallegos Ríos

12 de Junio

Los medios de comunicación están concentrados en nuestro país, creo que está meridianamente claro a quiénes defienden.

Ver todos
Ocultar

Popular

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La derecha chilena no cobija en su ideología los cambios políticos, económicos y sociales que se requieren para mayor equidad socioambiental y de géneroa.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son las luchas feminista y ambiental políticamente transversales?

Marzo de 2019, nos sorprende en Magallanes con una nueva autoridad regional. Como decía, don Carlos Pinto “Nada hacía presagiar”, que en el segundo gobierno del presidente Piñera, se lograra ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Tiempo de actuar

Lo expuesto da cuenta de una ideología, que cree que todo se puede comprar a como dé lugar, máxima que inunda al mundo neoliberal. Es un imperativo revertir esta lógica por nuestra dignidad, nuestra sal ...
+VER MÁS
#Sociedad

Las trampas de las élites

Popular

¿Qué van a hacer si hay una fuga masiva de cliente? La independencia energética es el verdadero camino al desarrollo, portarnos a paneles solares es la mejor opción.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Chao medidor inteligente, bienvenidos paneles solares

Es de culto el manejo o manipulación emocional de los medios, pero nunca se preguntan por las causas que indujeron a esa persona a tomar esa dramática decisión, su contexto sico-económico-social
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chile, sociedad del desdén: Estrés, depresión y suicidio

La rebelión por el clima contagió a nuestros estudiantes y en ciudades como Valdivia, Temuco, Santiago, Talca, Arica, Rancagua, Osorno y Valparaíso, desde hace algunos viernes, aparecen pequeños grupos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Para qué estudiar, por un futuro que no va a existir #FridayForFuture

Un millón 400 mil mujeres de Chile quieren trabajar, pero no pueden hacerlo por ser las principales responsables del cuidado de sus hijos o de sus padres
+VER MÁS
#Uncategorized

¿Soy o no soy feminista?