#Economía

Que el gobierno se preocupe del índice GINI y no tanto del PIB

13 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Para entrar en el tema, un poco de cultura general y expliquemos que es el PIB; este sirve para medir la producción en un país y se define como el valor total de los bienes y servicios producidos en un año, más allá del origen de las empresas. Por ejemplo, una de las tantas empresas españolas que trabajan en Chile están aportando a nuestro PIB. Del PIB se desprende el PBI per cápita obtenido al dividir el PIB de un país por sus habitantes, el valor obtenido busca medir la riqueza material existente. Se le suele usar en los discursos políticos y con frecuencia, como la medida del bienestar económico de una nación


Al ciudadano común le resulta mucho más relevante como disminuimos el índice GINI y la única forma de mejorarlo es que el Estado vuelva a tener las riendas del país, que tenga instituciones fiscalizadoras con recursos y poder y, de paso, humanizar la economía para que privilegie los ingresos y el consumo de sus habitantes.

Ahora expliquemos el índice GINI que fue inventado por el italiano Corrado Gini (1884-1965) y este varía entre 0 y 1: siendo “0” la perfecta igualdad (todos ganamos lo mismo) y “1” la perfecta desigualdad (solo un individuo se lleva toda la torta y el resto los aplausos). Este indicador refleja las diferencias de ingresos y de riqueza, la que a su vez revela el grado de desigualdad social de un país.

Algo de historia. Luego de finalizar la II Guerra Mundial el índice GINI fue a la baja en los países europeos, en cambio en América Latina ocurrió lo contrario y fue en aumento por la irrupción de una clase empresarial terrateniente, industrial, minera y financiera que aumentó radicalmente sus ingresos, mientras el resto de la población recibía ingresos de subsistencia.

Durante el pasado siglo XX se vinculan las reducciones de la desigualdad a los períodos en que se adoptaron posiciones de mayor integración social; una mayor participación del Estado en lo económico y social incluyendo las políticas de sustitución de importaciones y de fomento a las actividades productivas. Esto ocurrió bajo los gobiernos del Frente Popular entre los años 1938 y 1952 y con los gobiernos de Alessandri, Frei y Allende (1958 a 1973).

Pero llegó la dictadura y aquí entran en escena los economistas liberales formados en la Universidad de Chicago, alumnos de los estadounidenses Milton Friedman y Arnold Harbergere, ellos serían conocidos como los “Chicago Boys” y son Pablo Barahona, Álvaro Bardón, Rolf Lüders, Hernán Büchi, Ernesto Fontaine, Cristián Larroulet, Joaquín Lavín, por nombrar a los más conocidos. Ellos son quienes parten con la implantación del modelo neoliberal anglosajón. Este modelo achica al estado al mínimo y con ese objetivo parten las privatizaciones, la liberación y des-regulación de los controles sobre los diversos sectores de la economía y se reducen drásticamente los aranceles. Es decir, dejan todo en manos y a los vaivenes del mercado.

Este es un problema global. Por ejemplo hoy los tratados TTIP le da tal poder a las grandes empresas y corporaciones, que las deja por sobre los estados, incluso, demandar a los estados pasa a ser un negocio muy lucrativo, como pasó con los fondos buitre.

Sigamos, y ¿qué resultó con el nuevo modelo?, aumentó la migración a las ciudades, surgieron comunidades fragmentadas y desempleadas, aumentó de inequidad y los ciudadanos endeudados. Al final y según informe de la OCDE en junio de 2014, Chile lidera el ranking de países con peor distribución de ingresos o el peor índice GINI entre los miembros de la organización y más aún, a nivel global ocupamos el puesto 14. El informe dice: “Chile sigue siendo una sociedad altamente desigual en términos de ingresos, educación y bienestar. El mercado laboral muestra una dualidad que redunda en una muy desigual distribución salarial”. Resultado de la limitada intervención del Estado, la situación se agrava cuando se agrega el acceso a la salud y la educación.

Entonces, cuando le quitan el poder al Estado para dárselo al mercado, el índice GINI crece y la razón es bien simple, el mercado busca obtener el mayor beneficio para sí mismo con el mínimo costo, pero el Estado por esencia debe ser solidario y tiene por objetivo beneficiar a todos los ciudadanos de una nación.

Es cierto que el PIB per cápita de Chile pasó de US$2.568 en 1980 a US$14.517 en 2014, es decir, pasamos de ganar al año de $1.782.192 a $10.074.798 y que en ese mismo periodo la extrema pobreza disminuyó, pero el índice GINI sigue siendo nuestro lado más débil. Hoy está en 0,50, siendo la media de la OCDE de 0,31. Solemos mirar a Finlandia, un país con un índice de Gini de 0,26, es decir, uno de los países con menor desigualdad dentro de la OCDE.

A pesar de nuestro crecimiento económico hoy en Chile el 10% más rico gana 27 veces más que el 10% más pobre. Somos un país donde una persona tiene 100 autos y 99 una bicicleta.

Para terminar y ahora que conocemos el significado de PIB e índice GINI podemos afirmar que el PIB no refleja la realidad de cada ciudadano, por la diferencia en cómo se distribuye la riqueza, por eso deberíamos pedir a nuestros políticos y economistas que al explicar el estado de la nación tengan al índice GINI como variable principal y no el Producto Interno Bruto (PIB), que es importante, pero principalmente a economistas y grandes empresarios e inversionistas. En cambio al ciudadano común le resulta mucho más relevante como disminuimos el índice GINI y la única forma de mejorarlo es que el Estado vuelva a tener las riendas del país, que tenga instituciones fiscalizadoras con recursos y poder, no como son ahora que más parecen perros sin dientes y, de paso humanizar la economía para que privilegie los ingresos y el consumo de sus habitantes y no tanto la producción.

Si bien es importante cuánto ganamos (PIB) y seguimos un camino correcto aumentando un PIB de US$2.568, a un PIB actual de US$ 14.517, también si queremos ser un mejor país es momento de cambiar las prioridades y preocuparnos en como distribuimos lo ganado (GINI).

Un consejo a nuestros economistas y a cualquiera que le interese el tema, lean y estudien a Ernst Friedrich Schumacher, podría ser el camino.

TAGS: #Desigualdad Estado Subsidiario Neoliberalismo

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de mayo

Es obvio que hay que preocuparse de AMBOS.
Porque si solo cuenta el Gini, ¿entonces Etiopía (Gini 0,336) es un mejor país que Chile (Gini 0,52)?
¿Afganistán (Gini 0,278) es mejor país para vivir que Estados Unidos (Gini 0.469)?
Y, cuando hablamos de distribución, hay paises donde el Estado entrega directamente ingreso a las personas, por lo que el Gini se corrige automáticamente. Si el Estado entrega bienes públicos a los estratos mas bajos, eso no se refleja en el ingreso de estos, por lo que es una forma engañosa de medir la desigualdad. En Suiza, por ejemplo, se discute en entregar un ingreso básico a todas las personas, pero eliminando TODOS los subsidios en salud, educación, etc….o sea, se mejora el Gini notablemente, pero es relativo el que con ese ingreso básico las personas reciban una calidad de vida superior a tener un sistema de subsidio a la oferta como sucede en paises como Chile. Así que considerar el Gini como un superindice es miope.

30 de mayo

Don Arturo: Pienso que debemos empezar a preocuparnos de la gente y no solo de los grandes empresarios, a ellos les interesa el PIB, pero a la gente común les debe preocupar más el Índice GINI.

Preocuparnos solo del PIB fue necesario cuando estaba en $US2.000, pero hoy que ya está en $US.14.000, es bueno para un poco para mejorar como se distribuye lo que se gana, para eso, por ejemplo, se puede impulsar que las empresas mejoren los sueldos ya largamente estancados.

Saludos y gracias por la opinión

30 de mayo

Un articulo de Fernando siempre es interesante. Intentaré explicar mi postura: El índice Gini refleja la desigualdad de los ingresos pero pienso que eso no debe ser el norte de un país que necesita ser desarrollado, porque la clave para ser desarrollado es crear riqueza y no igualar ingresos. Una cosa es eliminar la pobreza (que es el primer objetivo que debemos plantearnos), y otra distinta es igualar la distribución del ingreso o reducir lo que se llama la desigualdad económica. Son dos elementos muy distintos y hay una enorme confusión en la discusión pública respecto a esto.

Es clave comprender que es imposible lograr un país sin pobres y sin ricos (entendiendo por “ricos” personas con altos ingresos logrados en el mercado). El crecimiento acelerado que elimina la pobreza también recompensa a los más productivos con mayores ingresos, creando “ricos”. Por otra parte, las políticas públicas que intentan eliminar a los ricos crean inevitablemente un país de pobres, ya que ellas tienen que expropiar los ingresos de los sectores más trabajadores, innovadores y dinámicos y limitar las libertades personales en tal grado que debilitan mortalmente los estímulos claves del crecimiento.

Saludos

31 de mayo

Hola José Luis:

Mi idea no es dejar el PIB de lado, ha sido prioridad ya por demasiados años y tener el Índice GINI más alto de la OCDE y estar 14 en el mundo no es para celebrarlo.

Con un PIB de $US2.000, por en los años 1980, era necesario dedicar los esfuerzos a subir el PIB, pero hoy con $US14.000 ya es tiempo de dedicarse a mejorar en como se distribuye lo ganado.

EL PIB es importante para los grandes empresarios y economistas, pero el Índice GINI debe importar más al ciudadano común y es tarea de gobierno disminuir una desigualdad exagerada, producida por tener al PIB como único objetivo.

Saludos y siempre agradecido por tus buenos comentarios

02 de junio

Ese es el camino: si hay ricos que amenazan con irse si les suben los impuestos, “es mejor que se vayan”

http://ciperchile.cl/2016/05/30/si-chile-quiere-crecer-tiene-que-superar-las-limitaciones-del-neoliberalismo/

Para pensar

Carla

06 de junio

Lo importante también sería considerar porque una vez ocurrida las transferencias corrientes por parte del Estado este logra disminuirse en un 0,1% app, en cambio, cuando el Estado de algún país europeo logra transferir este disminuye en un 1% app. Esa es una de las grandes diferencias con ellos.

06 de junio

Otro punto a considerar es que cuando alguien sostiene que “si el veinte por ciento de altos ingresos se lleva el sesenta del producto, nunca vamos a superar la pobreza”, está confundido. Nadie se lo “lleva”, ellos se lo “ganan”. Lo que pasa es que hay un veinte por ciento en Chile que produce el sesenta por ciento de la riqueza nacional y, por lo tanto, los ingresos son concordantes con lo que produce. Entonces lo que tenemos que hacer es tratar de que el veinte por ciento que está en el otro extremo, que “produce” sólo el tres por ciento de la riqueza nacional, produzca más para que se pueda “llevar” más. El desafío en último término es elevar la productividad a los sectores pobres. Y volvemos a que la única manera de eliminar definitivamente la pobreza, entonces, es elevando radicalmente la calidad de la educación.

Saludos

06 de junio

Una causa básica de la desigualdad (que se refleja en el pobre Índice GINI), es tener sueldos estancados por más de 10 años, mientras las GRANDES empresas nunca dejan de tener récord de utilidades.

Saludos y se agradece el intercambio de opiniones

23 de junio

“Cambiar la desigualdad es otra cosa. Ello necesariamente pasa por cambiar la estructura tributaria, como en la OCDE, por reducir la evasión y elusión de impuestos, aumento del salario y formalización del trabajo, transferencia a los pobres. Es muy fácil saber lo que hay que hacer, otra cosa es tener la voluntad para hacerlo”

http://www.bbc.com/mundo/noticias-36596245

Saludos

Diego Luna

25 de julio

Lo que no entiendo y nadie me ha podido explicar , es por que los dominicanos y los Venezolanos que viven en Paises mas igualitarios que Chile , vienen al endemoniado y siniestro experimento de Neo liberalismo llamado Chile ,No le parece raro una gran cantidad de inmigrantes que vienen a Chile . al parecer lo hacen por motivos económicos . Como Argentina que es uno de los países mas ricos de Latinoamerica ,posee un indice Gini mas bajo de sudamerica , pero tiene el doble de la pobreza que Chile y Uruguay . La razón es que un estado que entrega mas bienes y servicios a la gente mas pobre , sus ingresos dependen mas de las transferencias del estado , osea la desigualdad se reduce y ademas el indice Gini , pero como también los gobiernos dependen de la popularidad y de las elecciones para mantenerse en el poder , los gobiernos pueden chantajear a sus electores ,especialmente a los mas pobres para que sigan votando por ellos a razón de mantener los beneficios , eso se llama clientelismo político , políticas implementadas por la mayoría de los gobiernos progresistas de la región . Por eso estos naciones presentan un menor indice Gini que las naciones de la alianza del Pacifico . La verdad es que las cifras se pueden manejar dependiendo de donde se le mire y el indice de Gini también .

25 de julio

Diego Luna: El tema no son los inmigrantes, el tema es nuestro país. Cuando se instauró el modelo Neoliberal, teníamos un PIB bastante bajo y en ese momento era prioridad preocuparse de mejorar el ingreso del país. Pero hoy tenemos un PIB alto, y seria bueno trabajar en bajar un subproducto del Neoliberalismo y es la gran desigualdad que produce, donde unos pocos logran ganancias francamente groseras, en cambio el resto vivimos con salarios de subsistencia y constantemente endeudados.

Y si entramos a la OCDE, busquemos tener los índices de la OCDE y en desigualdad, tenemos mucho que hacer para distribuir mejor la riqueza.

Saludos y se agradece la opinión

20 de febrero

Gracias Fernando por tus comentarios y la excelente complementación con mi artículo.
Totalmente de acuerdo con lo que escribes.
Estemos en contacto.
pedro.staiger@gmail.com
Un abrazo
Pedro

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica