#Ciudadanía

A propósito de la diversidad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Como ciudadanos estamos comenzando a extender la frontera de aceptación de lo diferente. Hacerlo redunda en un desafío personal y colectivo puesto que apela a nuestro sentido de identidad. Durante muchos años esta se construyó en base a la oposición, "soy esto porque no soy eso".

Quiero partir primero con el resumen de algunas afirmaciones en estos días: la falta de respeto de Boric por no usar corbata en el Congreso; la marcha de todas las marchas no tiene pies ni cabeza; los mapuche no existen según Villalobos (aunque esto no es nuevo); la escuela de arte nazi supera todo lo aceptable; la entrevista a Josecarlo (#YoPuto) no tiene sentido porque es un resentido que habla estupideces; y otra vez que Boric le falta el respeto al Congreso, según El Mercurio, por estirarse durante una sesión.

Nuestra capacidad de ser tolerantes fue puesta a prueba, una vez más, y la manera en que la enfrentamos se puso en evidencia. Pedimos cambios a gritos, los demandamos, queremos ser distintos, inclusivos, menos segregados y más integrados.

Intentamos que el respeto y aceptación por lo diverso sea incondicional, excluyendo obviamente aquellas posturas o situaciones en las que se falta el respeto a las personas o que claramente incitan al odio. De a poco vamos configurando el tipo de diversidad e integración que queremos.

Hay ejemplos claros, como el rechazo a la escuela de arte nazi o la negación de los mapuche por parte de Villalobos, que nos hacen reaccionar de forma casi unánime. Digo casi, porque siempre habrá quien apoye estas posturas, aunque sean minoría.

De los otros ejemplos mencionados, el que podríamos denominar “el comportamiento de Boric” en el congreso, la marcha de todas las marchas y las opiniones de Josecarlo en un programa de televisión, he leído y oído un sin fin de opiniones distintas, casi siempre a dos bandos, habituados como estamos a la bipolaridad y los extremos. “Si no estás conmigo estás contra mí”, podría ser la frase que lo resume y nos identifica.

Han transcurrido más de 40 años desde el golpe de estado, más de 25 en democracia, y recién estamos tratando de dibujar con meridiana claridad la forma en que expresamos nuestra acuerdo o desacuerdo hacia lo diferente. Es un ejercicio ineludible porque nos desafía enormemente al momento de valorar las diferencias. Hemos sido educados para construir nuestra identidad por oposición al otro. Por eso no me llama la atención que quienes abogan por una causa, con muy buenos argumentos, tiendan a rechazar a quienes no están de acuerdo con ellos. Es una actitud en la que no existe posibilidad de aceptar o comprender que la otra postura tenga algo de sentido en sí misma, o al menos tenga un valor en sí misma.

Leí de gente que aplaudía la incorporación de Boric al Congreso, que se “desubicaba” al no usar corbata. Puedo entender que esas personas tengan un concepto de respeto por la llamada “tradición republicana” y otras cosas similares pero me pregunto, ¿en serio eso importa? Es más, ¿somos capaces de aceptar, desde lo estético, que haya diferencias en el Congreso?

Otro ejemplo, y en el que me vi enfrascado, fue el de la entrevista en un programa de televisión a un joven que ejerce la prostitución. Lo que más leí respecto del entrevistado fue que era un resentido y eso sería todo. Es cierto que el entrevistado se refirió de mala forma, por decir lo menos, de algunos representantes de organizaciones LGTB. Creo que ese aspecto de la entrevista merece un punto aparte, claramente , pero de ahí a afirmar que todo lo que dijo fueron estupideces, que no contribuía en nada y que no debía estar en televisión no sólo me parece excesivo sino que además injusto: una postura como la de Josecarlo, ¿cuántas veces ha tenido cabida en la televisión abierta? ¿Efectivamente su discurso carecía de sentido? Creo que son aspectos a analizar de manera atenta cuando irrumpen este tipo de posturas en los medios de comunicación y a las que no estamos habituados.

La pluralidad de opiniones en nuestro país es un bien escaso. Personajes como Villalobos tienen mucha tribuna para exponer sus ideas y casi siempre sin ninguna contraparte. Personajes como Josecarlo están más bien al otro lado, estemos de acuerdo o no con su postura, y casi no tienen cabida en los medios. Aquí surge una pregunta pendiente, que a estas alturas ya es una deuda, y es la responsabilidad que le cabe a los medios de comunicación y a quienes ejercen el periodismo o son comunicadores, respecto de oficiar como interlocutores de la diversidad de nuestra realidad.

Como ciudadanos estamos comenzando a extender la frontera de aceptación de lo diferente. Hacerlo redunda en un desafío personal y colectivo puesto que apela a nuestro sentido de identidad. Durante muchos años esta se construyó en base a la oposición, “soy esto porque no soy eso”. Hoy nos encontramos en un momento en que debemos incorporar los aspectos de autonomía y reconocimiento en la reconstrucción de nuestra identidad colectiva, conscientes de que podemos tener la experiencia de “unidad nacional” en la “diversidad de paisajes” que componen nuestro país.

———-

Foto: Aracelota / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

No hay espacios para avanzar cuando mi meta es que pierda el otro, solo se avanza cuando nuestra meta es solo que gane Chile.
+VER MÁS
#Política

Mi discurso presidencial

Soluciones existen, sin embargo, hoy el real problema radica en la falta de voluntad política de las entidades públicas, pues el Estado o los municipios son a menudo tan malos pagadores para las pymes com ...
+VER MÁS
#Política

La necesidad de agilizar proyecto que apura pago a pymes

¿Cómo podemos creer que Piñera logrará un alto crecimiento en un eventual nuevo gobierno? Considerando que él no fue el causante de ese alto crecimiento, por lo que no se puede asegurar de que Piñera ...
+VER MÁS
#Economía

El crecimiento económico de Piñera: ¿Logro del gobierno o mera suerte?

Varias de estas recetas prefabricadas en oficinas del Global Education School Reform (GERM) estan también en el programa de Piñera, Goic y con matices en el Frente Amplio.
+VER MÁS
#Educación

El plan de Guillier en educación

Popular

Sebastián Piñera intentó implementar una política presidencialista, plebiscitaria, técnica, suprapartidaria y eficientista, basada en el objetivo de articular a la derecha, al tiempo que maximizaba foc ...
+VER MÁS
#Política

Las falacias de la excelencia gubernamental de Piñera

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha