#Sociedad

¿Renuncia Rozas?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hay que cuidar las instituciones” dicen desde diversos frentes quienes están preocupados por la arremetida pública y política exigiendo una reforma profunda e integral a Carabineros.  La criminal acción de un policía en contra de un joven que escapaba de la represión en el puente Pío Nono de Santiago, y que derivó en su caída de más de siete metros al río Mapocho, ha indignado al país y nos ha hecho, una vez más, merecedores de titulares a lo largo del planeta dando cuenta de la mano dura que el Estado chileno aplica a la ciudadanía que se manifiesta.

Desde pequeños sabemos lo que significa la policía uniformada.


Las señales que el director general ha dado, como cuando dijo que “a nadie voy a dar de baja por procedimiento policial”, han apuntado a la impunidad. 

Conocemos su lado protector cuando estamos a punto de ser víctimas de algún delito o ya lo hemos sufrido, su labor solidaria en situaciones de emergencia y su aporte a la comunidad, principalmente en pueblos pequeños donde la confianza aún persiste como bastión cultural y ético.

Pero también sabemos de su arista autoritaria.  La que una parte del pueblo de Chile vive en cada jornada de manifestación por sus derechos, de protesta incluso.  La que en Aysén no nos han contado, porque la hemos vivido, llegando algunas de sus acciones a tener carácter delictivo.  Esto bien lo sabe el pueblo mapuche, constante víctima de montajes y represión desde el origen de la República. Y desde antes incluso.

Innegable es que una de las funciones de las policías es el control del orden público.  Pero aún así, en el mundo aún llama la atención que las nuestras sigan asociadas a los cuerpos militares, englobándoseles en el grupo de las Fuerzas Armadas y de Orden.  Ejemplo claro es que cuando la prensa internacional se refiere a Carabineros la califica de policía militarizada.

En sociedades como la nuestra, las policías deben existir.  Y el mandato de restringir los más graves comportamientos que quebrantan el pacto social les da potestad para portar y usar la fuerza y las armas.  En ocasiones la coacción es necesaria en subsidio del diálogo y la buena onda, eso lo sabemos.

Sin embargo, esta prerrogativa no es una patente de corso.  Se debe ejercer bajo ciertas circunstancias y protocolos, ya que riesgoso es el desbande de quienes tienen el monopolio legal de actuar armados.  Más aún, no es correcto creer que “los carabineros son personas también y cualquiera reaccionaría como ellos lo hacen en situaciones extraordinarias”. Es errónea no porque no tengan sentimientos sino porque sus atribuciones requieren que se les exija mucho más que al ciudadano de a pie.  Son representantes del Estado, no de la visceralidad humana.

Así como los efectivos, la institución también tiene deberes.  Los instructivos internos, los mensajes e incluso las comunicaciones públicas son el contexto en que las acciones individuales se ejecutan.  Y hasta ahora, las señales que el director general ha dado, como cuando dijo que “a nadie voy a dar de baja por procedimiento policial”, han apuntado a la impunidad.  Les ha dicho que pueden usar la fuerza y las armas a su propia discrecionalidad, y que serán protegidos por la institución.

No es exagerado afirmar que muy probablemente muchos de los ilícitos y violaciones a los derechos humanos ejercidos por efectivos policiales no se habrían producido de tener claridad el contingente que ante el menor desmadre serían sancionados.  ¿Cuántos mutilados y mutiladas, encubrimientos, violencia innecesaria se habría ahorrado el país si el mando hubiera obrado distinto?

Es común pensar que solo el autor material deber asumir las consecuencias de sus actos.  La complejidad de las relaciones sociales nos ha demostrado que no necesariamente debe ser así.  Más aún en instituciones altamente jerarquizadas como Carabineros de Chile.

Ante este nuevo hecho con tintes delictivos debe renunciar el director general de Carabineros, Mario Rozas.  O ser removido del cargo por el Presidente (más bien ser llamado a retiro anticipado, como dicta el artículo 104 de la Constitución).

Mantenerlo, a pesar de las circunstancias, hace escalar las responsabilidades.  Porque la señal que desde hace demasiado se está dando es impunidad institucional, proyectada por el ministro del Interior y el propio Presidente.

Esto en paralelo a una profunda reforma al sistema policial chileno, que permita cumplir con su deber y mandato en consonancia con un Estado democrático como el que Chile aspira a ser.

TAGS: #CarabinerosDeChile #DerechosHumanos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Hacer de este proceso constituyente una experiencia exitosa, es responsabilidad de todos. Es un buen momento para abrir nuestras mentes y corazones para ejercer como ciudadanos, para contribuir libre y resp ...
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Nuevos

Los migrantes contribuyen día a día al desarrollo de nuestro país. Y a pesar de esta exclusión, no han estado ajenos a la actualidad política chilena.
+VER MÁS
#Ciudadanía

En este Proceso Constituyente faltan los y las inmigrantes

En la Plaza se hizo historia y se crearon memorias, por eso no me cabe duda que sí llevará el nombre de Dignidad, tanto en la señalética como en nuestros corazones.
+VER MÁS
#Política

La llamarán Plaza Dignidad

Lo que soñamos, tiende a confundirse con el socialismo comunitario, la economía circular, el cooperativismo, y puede ser todo esto y más, pues no se trata de defender un dogma o un marco teórico en abst ...
+VER MÁS
#Política

Todo lo solido se desvanece en el aire

Hacer de este proceso constituyente una experiencia exitosa, es responsabilidad de todos. Es un buen momento para abrir nuestras mentes y corazones para ejercer como ciudadanos, para contribuir libre y resp ...
+VER MÁS
#Política

El desafío de nuestra élite política

Popular

Así como los médicos de la época de Freud desmentían a las pacientes histéricas clasificándolas de “simuladoras”, la clase política y la elite chilena rechazan constantemente las demandas del pue ...
+VER MÁS
#Sociedad

Psicoanálisis y estallido social: La pregunta por la dignidad

En un mundo globalizado y dominado por grandes corporaciones, corporaciones que tienen que cambiar sus modelos de negocios, es necesario tener principios y una ética que ponga al ser humano y al medio ambi ...
+VER MÁS
#Sociedad

El mundo sería mejor si la actividad humana tuviera ética

Es evidente que el país enfrenta una situación muy difícil, en diversas dimensiones. Sin embargo, la nueva institucionalidad debió haber defendido con más convicción un presupuesto, de por sí bajo, p ...
+VER MÁS
#Ciencia

Becas Chile, la oficina al fondo del pasillo y la pérdida de confianza

¿Existe un aparato judicial a la altura de las circunstancias?, ¿existe voluntad política para reformar las fuerzas de orden y seguridad?, ¿o están simplemente blindándose unos a otros?
+VER MÁS
#Justicia

Lo que remueve en nosotros el cuerpo de un niño flotando en el Mapocho