#Sociedad

¿Quieren “patria”? Conoce primero a tu [email protected]

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si es que existe la "patria" y la "nación", pues las personas debiesen tener una suerte de arraigo con su territorio y tradición que provocaría en ellas permanecer juntas en torno a cosas en común. La gente debería conocerse, saber qué piensan sus pares, preocuparse por el resto, estar al tanto de los temas país, etc.

Y pasaron las “fiestas patrias”, una semana para celebrar 200 años de la primera junta nacional de gobierno realizada en 1810 en Santiago, el primer “cabildo abierto” para iniciar paulatinamente la “independencia de Chile”. Fueron días donde los “valores y sentimientos patrios” y todo aquello que supuestamente une a chilenos y chilenas tuvo su máxima exaltación. Autoridades políticas llamaron a la “unidad nacional” y a que la sociedad se sienta parte integral de este país, para que funcione como un todo junto, casi como un cuerpo humano. Así, hubo mucho “bla bla” remarcando una y otra vez el por qué [email protected] debería sentirse “[email protected] de su patria”.  La gente llenándose la boca sobre cohesión y de cuestiones que hacen a los habitantes de este país algo muy particular.

Si es que existe la “patria” y la “nación”, pues las personas debiesen tener una suerte de arraigo con su territorio y tradición que provocaría en ellas permanecer juntas en torno a cosas en común. La gente debería conocerse, saber qué piensan sus pares, preocuparse por el resto, estar al tanto de los temas país, etc. Si partimos de esa base…la pregunta es…¿se hace práctico eso?. Se habla de unión, de hacer las cosas en colectivo…de interesarse por el bienestar… cosas tan básicas para que ello se cumpla se relaciona con por ejemplo conocer a tus [email protected], saber quiénes son, saber siquiera que existen…¿se patenta eso?. Nos daríamos la molestia (no debería ser así) de conocer nuestro barrio, nuestra comunidad en la que vivimos y percatarnos de que coexistimos con otros seres humanos que, si bien pueden no ser familiares nuestros, están de todas formas ahí y muchas veces nos hacemos los lesos o simplemente porque da lata conocer a [email protected], somos indiferentes.

Pues es precisamente esa indiferencia la que no va en consonancia con los “valores patrios” que tanto se han enarbolado para dar sentido al país. Las autoridades, a las que muchas veces las personas designan para hacer de función cuasi mesiánica de lo que se debe o no hacer, jamás se van a referir a que las personas se preocupen de al menos saber quién vive al lado tuyo. Por tanto, me parece que antes de brindarle pleitesía  y colocar a la “patria” en un plano casi divino, primero hay que preocuparse de saber quiénes son las personas con las cuales vivimos todos los días y con las que así por suerte miramos al pasar.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Es clara la necesidad de superar al Estado subsidiario y al neoliberalismo como fundamento ideológico del modelo de desarrollo, y transitar a una forma de producción respetuosa del entorno, de la naturale ...
+VER MÁS
#Política

Rebelión ciudadana en Colombia. ¿Semejanzas con lo que sucede en Chile?

La baja en la participación ciudadana en procesos electorales genera múltiples riesgos y problemas para los sistemas políticos democráticos.
+VER MÁS
#Política

Voto obligatorio versus voto voluntario

Es un desafío planetario procesar democráticamente otra formación económica. Una que reconozca por igual una idea contemporánea de la dignidad de la vida humana y una experiencia de los límites de la ...
+VER MÁS
#Economía

Voluntades y limitaciones: de la dignidad y la Tierra

La reforma tributaria sirvió como 'chispa que incendió la pradera'. En lugar de promover el crecimiento macroeconómico rompió la frágil estabilidad social, en medio de un ciclo de rebeliones ...
+VER MÁS
#Internacional

Crisis global y convulsión colombiana

Nuevos

Es clara la necesidad de superar al Estado subsidiario y al neoliberalismo como fundamento ideológico del modelo de desarrollo, y transitar a una forma de producción respetuosa del entorno, de la naturale ...
+VER MÁS
#Política

Rebelión ciudadana en Colombia. ¿Semejanzas con lo que sucede en Chile?

La baja en la participación ciudadana en procesos electorales genera múltiples riesgos y problemas para los sistemas políticos democráticos.
+VER MÁS
#Política

Voto obligatorio versus voto voluntario

Es un desafío planetario procesar democráticamente otra formación económica. Una que reconozca por igual una idea contemporánea de la dignidad de la vida humana y una experiencia de los límites de la ...
+VER MÁS
#Economía

Voluntades y limitaciones: de la dignidad y la Tierra

La reforma tributaria sirvió como 'chispa que incendió la pradera'. En lugar de promover el crecimiento macroeconómico rompió la frágil estabilidad social, en medio de un ciclo de rebeliones ...
+VER MÁS
#Internacional

Crisis global y convulsión colombiana

Popular

Los abrazos que me faltan; soledad y compañía. Soledad de abrazos no recibidos, esperados, añorados. Demasiados días sin recibir un abrazo, demasiados días sin dar un abrazo.
+VER MÁS
#Sociedad

Los abrazos que me faltan

El populismo que viene creciendo con fuerza en nuestro país puede ser convertido, más allá de los propósitos y la consciencia actual de sus representantes más notorios, en una vía de escape, una salid ...
+VER MÁS
#Sociedad

¿Hablemos de populismo en el Chile de hoy?

Este tema se ha convertido en una forma de desviar la atención de los verdaderos problemas sociales, políticos y económicos mundiales del pasado, presente y, seguramente, del futuro
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Extraterrestres? ¡Por favor, quiero creer!

El sentido de comunidad es un factor que debemos desarrollar aún más. Implica a los familiares, amistades, profesionales de los equipos de salud directamente relacionados y, obviamente, los propios enfermos.
+VER MÁS
#Salud

¡Viva la Corporación ELA!