#Sociedad

Mercado, poder y consciencia. Explorando su hebra

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Curiosamente es el silencio, el ágora de los invisibles, el que articula la vida y la impulsa a tal punto del acontecer, que lo que tiene que suceder, sucede. Y no por cuestiones del destino, Dios o, algún roedor inmaculado confundiendo las casualidades, con eso, simples casualidades, que reflejan el actuar de la consciencia, esta vez colectiva, dando un significado a los hechos, palabras o el mismo significante. Sucede que en ese espacio-tiempo en que la vida sucede sin que podamos intervenir, es de hecho, el que más intervenimos, claro está, indirectamente.

Como si lo que pensamos y hablamos realmente importa. Como si nuestras acciones tuvieran algo que ver con la forma en que vemos la vida. Como esta se articula, logra configurarse y producir una realidad. O, como otrora a los tiempos del neoliberalismo, el poder, expresado en la apabullante concentración de bienes y dinero, intenta influir a través de sus ramificaciones, muchas de ellas efectuadas en un Estado subsidiario, a través de distintos medios, tanto visuales, comunicativos y políticos, con el fin de afectar nuestro día a día; apagando y anulando la otredad, que nos impide ver y ser visto, como lo que realmente somos, y no lo que una sociedad rentable espera de nosotros. Opacando la tolerancia y el respeto. Y curiosamente, este es el comportamiento que el sistema establecido espera de la sociedad, que en su conjunto alimentamos, sin entender, que no damos más. Estamos agotados, cansados, enfermos; de cómo todo se está llevando a cabo. Cualquier desvío es un suicidio. ¿Y parar? Imposible. Llevamos 14,5 millones de años evolucionando. Esto no parara. No hay fin. Por lo tanto cabe cuestionarse ciertas premisas que damos por sentado, y que es lo que queremos de la humanidad. O sea, de nosotros mismos.


Ahora, la vida se lleva a cabo aquí, precisamente en la consciencia, nuestras decisiones, acciones u objeciones, tienen que ver con ella. Y esta suele articularse en forma colectiva con otras conciencias, en otros niveles, a través de la lectura, el diálogo y nuestras experiencias.

Vivimos en tiempos en que la consciencia es alimentada por estímulos visuales, publicitarios, peleas de celebridades en TV, y nuestros propios caprichos. Pero estos últimos solo quedan ofuscados, por la imposibilidad de exteriorizar, en una sociedad que estandariza lo aceptable, y de lo otro, no se habla. Como si el gran hermano dijera en voz alta, antes de comenzar la vida, que puedes participar siempre y cuando acates lo que aceptamos en este momento como humanidad. Como si la evolución y desarrollo de la sociedad se estancara en ciertos momentos, curiosamente manipulados por el poder. Avanzamos, cedemos, acuerdos, deliberar, y un sin fin de palabras usadas que nos dan a entender, que existen grupos, actores, sociales, políticos, anónimos, que guían nuestros pasos. Conocido como contrato social. Pero que al parecer, en ciertos momentos de la humanidad, la barbarie a demostrado, que los caprichos sancionados son enviados en su mejor momento a la guerra. O, cuando su expresión es detonante de movimientos que debilitan el sistema político, es necesaria la llegada de la crisis económica. Pareciera que las sociedades absolutamente mercantilizadas no ceden a la economía. Por muy justa la causa. Y cuando lo hace, vivimos la renovación de la élite. En el conjunto mismo de la sociedad.

Ahora, el silencio y la consciencia.

En un país que, disminuye las horas para conocerse como individuo y sociedad, y la propia evolución del mundo, por el orificio de la llave muestra lo que piensa, sus intereses y la articulación social de las personas. Como se entienden ellas así mismas, y a los demás. Lo que pensamos aflora como la vida misma, sin previo aviso, y se configura como real, cuando es lo que vivimos diariamente. Por eso es determinante analizar, si nuestros pensamientos son realmente nuestros. O son impulsados por la máquina naturalizada en nuestro ser, que hoy conocemos como progreso, que nos obliga a auto-explotarnos, y buscar el éxito profesional, sea lo que sea que esto signifique.

Vivimos en tiempos donde la consciencia va en piloto automático. Pues, pareciera que ya no queda nada por pensar, por descubrir, y solo hay que trabajar. O emprender.

Y si lo pensamos lo hacemos, y así es como íbamos hasta hace un par de años. El comienzo del siglo demostró la crisis humanitaria que proporciona el libre mercado. Distintos movimientos se han levantado con consignas muy similares, pareciera que los tiempos de la libertad económica, traen consigo una opresión provocada por el individuo a sí mismo. Deteriorando su calidad de vida, y confundiendo sus acciones con lo que piensa, distorsionando así, su modo de ver y enfrentar la vida. Es una confusión a la que el ser humano no está acostumbrado, o por lo menos no en estas condiciones. Es injusta la vida, y pareciera que cada vez se hace más injusta y peligrosa. ¿Es esto progreso? Pero la verdad, es que la vida tal como se plantea, no exige estas preguntas. El rentismo no necesita de humanos. Lo que vale preguntarse ¿Nos auto-esclavizamos? La insistencia de este tipo de preguntas lleva a crisis humanas, es natural no hallar respuestas, lo extraño es no poder preguntarlas. Definir conceptos es algo que no está del todo correcto. No podemos esperar que para distintos culturas, contextos sociopolíticos y económicos; progreso, desarrollo, justicia, amor, humanidad, signifiquen lo mismo. El significante está determinado por su contexto. Por lo que deberíamos preguntarnos, ¿Qué es progreso? ¿Y qué progreso queremos? Pero para ello, es necesario entender que hay cosas que son innecesarias, y que han deteriorado la vida de las personas, pese a que en ocasiones se disfruta. ¿A qué tipo de vida estamos progresando? ¿Será necesario una exploración por Marte, frente a las dificultades reales que tiene la humanidad para existir? Como el hambre, genocidios y niños. ¿Y que tiene que ver una cosa con la otra? Al parecer mucho, precisamente, es de los países inestables en indicadores como salud, educación y comida, del que el libre mercado se beneficia para obtener mucha de su materia prima.

¿Y entonces? Debemos entender a las redes sociales por lo que realmente son: herramientas de manipulación y control social. Debemos entender que distorsionan la realidad. Que ofusca. Y que el aura de éxito y progreso que las envuelve es falso. Provocan un entendimiento hipócrita. La aceptación de todos por igual. Una contradicción enfermiza en la vida real.

La consciencia suele evolucionar. Y cuando no lo hace, entra en conflicto consigo misma. Voces, ruidos, aglomeraciones, distintas cosas comienzan a estorbar. Lo que genera caos, entropía. Curiosamente donde todo comienza. Y esto se externaliza, pues vivimos lo que pensamos. Y si es confusión, vivimos confundidos. Lo que explicaría el Bachelet, Piñera, Bachelet y Piñera.

Ahora, la vida se lleva a cabo aquí, precisamente en la consciencia, nuestras decisiones, acciones u objeciones, tienen que ver con ella. Y esta suele articularse en forma colectiva con otras conciencias, en otros niveles, a través de la lectura, el diálogo y nuestras experiencias. Su configuración se realiza en silencio, luego de nuestras acciones o palabras, cuando todo parece acabar, es ahí donde la conciencia toma su rol, y determina, ateniéndose a su contexto, el significado que tendrán en nuestras vidas las variopintas expresiones que existen de ella. Por esto es importante lo que pensamos y hablamos. Y el silencio, porque es aquí donde nace la vida.

TAGS: #Consciencia #Discurso progreso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

14 de julio

Pudiste haber encontrado un título tanto más exquisito para esta maravillosa apreciación del lamentable acaecer del humano moderno. Independientemente, es de mi más alegre alegría [-valga-] hallar estos párrafos entre esos otros ocupados de esas mismas cuestiones que traen a todos distraídos del alma… me alegra porque aún hay quienes miran y ven; escuchan y oyen; observan y aprenden.
La conscientización sobre los asuntos del ‘otro’ se ha vuelto escasa. –Bien podríamos decir extinta–. La consciencia colectiva se volvió aquello que los noticieros saborean tras la voz de ‘inconsciente social’. El mercado hizo de todos ya un muerto viviente sin sentido de tacto… vista… olfato… masas que siguen la sonrisa prometida al sonido del pulgar… Pero, bueno, para que seguir; tú bien ya lo dijiste. Bonita redacción. Mas, prefiero destacar lo que realmente vale: el tema de fondo. Qué maravilla. Impulsa con fervor a tus confederados a seguir despertando a los compatriotas adormilados; hipnotizados. ¡Excelente! Alegría alegre…
Espero suene esto como deba, sin malinterpretarse. Este ‘contemplar’ que vislumbras sobre los montes del mercado, llega a quebradas mucho más profundas que aquello que se pueda contemplar al rápido mirar. La esclavitud es la superficie de todo esto que acertivamente vislumbras. ¡Buena vista y buen viaje, camarada!

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática