#Sociedad

El vicio del malgasto en los programas sociales

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Luego de los reportes de evaluación de programas gubernamentales realizados por la Dirección de Presupuestos, podemos concluir lo siguiente: de los 16 programas evaluados este año, un 44% está calificado como de desempeño alto (6%) o desempeño medio (38%) y un 56% ha sido calificado como de desempeño bajo (25%) o mal desempeño (31%). Si de este mismo grupo de programas seleccionamos y analizamos sólo aquellos que tienen un foco en la atención directa de personas (8), el resultado no puede ser peor; el 100% está calificado como de desempeño bajo (50%) o mal desempeño (50%). Para peor, el año 2018 la Fundación San Carlos de Maipo junto al Observatorio del Gasto Fiscal, concluyeron mediante un estudio, que no se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años, al menos ninguno de los que estaban destinados a niños y jóvenes de 0 a 18 años. Como conclusión, es normal que aquellos programas que tienen un bajo desempeño no se cierren.


No se cerró ninguno de los programas sociales mal evaluados por Dipres durante los últimos 10 años

Este es un mal endémico de nuestros gobiernos, no es culpa de ningún color en particular más no por esto no hay solución. Si bien vivimos en una cultura que lamentablemente puede convivir con el fracaso de los programas sociales, no por ello tenemos que rendirnos a la inercia. Al final, cada peso malgastado es un día más que nos demoramos en alcanzar el desarrollo social. Cada programa ineficiente son miles de niños que desertan del colegio, miles de niñas víctima de abuso y un barrio más que cae en el narcotráfico. Esto es grave de verdad.

¿Qué hacer para romper con el vicio del malgasto? La Fundación San Carlos de Maipo junto al BID Lab y a los Ministerios de Economía, Desarrollo Social y la Corfo están fomentando una metodología para la implementación de programas sociales llamada Contratos de Impacto Social (CIS). Cuya principal  característica es el que los Gobiernos sólo pagan en el caso de que se logren resultados socialmente deseables. Es decir, no se paga si el programa tiene un mal desempeño.

En la práctica, el Gobierno define un resultado social y define su valor económico, por ejemplo, está dispuesto a pagar a un proveedor privado $5.000.000 por cada preso que no vuelve a ingresar a la cárcel una vez que termina su condena. Este precio es rentable en tanto le genera ahorros al Estado, porque según estimaciones de la Cámara Chilena de la Construcción (2018), el costo social de la reincidencia delictual en promedio es de $32.000.000 por persona. Bajo esta promesa de pago en caso de éxito, los privados proponen estrategias y programas para lograr disminuir la reincidencia y son ellos los que corren el riesgo financiero y no el Gobierno. En caso de que se logren los resultados, todos ganan; el Estado utiliza adecuadamente sus recursos al pagar por aquello que funciona (además de ahorrar recursos), el privado implementa un programa exitoso y recibe un pago por ello y la sociedad vive más segura y se acerca más a las metas de desarrollo.

Los Contratos de Impacto Social están siendo implementados en más de 30 países del mundo, incluyendo 3 en Latinoamérica. Estos ayudan a terminar con el financiamiento a programas que fracasan, promueven la innovación a través de la asociación público – privada y, lo más importante, alinean los objetivos de diversos actores para que podamos construir una sociedad mejor para todas y todos.

Por Rafael Rodríguez, Jefe de Desarrollo de Fundación San Carlos de Maipo.

TAGS: #ProgramasSociales Gasto Público

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

La política -atrévanse a decir que no es algo transversal- no se ha adaptado más que para cometer suicidios políticos con la juventud, puesto a que fallan y fallan cada vez que intentan verse con caras ...
+VER MÁS
#Política

El recambio que violenta

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11