#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Para entrar en el tema voy a recordar una frase de George Orwell: “Estoy escribiendo un maldito libro que trata sobre el estado de las cosas si una guerra atómica no acaba con nosotros“, este comentario lo hacía en referencia a la novela que consumió sus últimas energías, ya que moriría en 1950 a causa de la tuberculosis. El año anterior a su fallecimiento, para ser exacto el 8 de junio de 1949 se publica 1984, un libro de ficción distópica que describe un mundo indeseado y sin libertades, donde el Estado rige la vida de las personas, para ello crea una realidad que se ajusta a los intereses de la casta dominante, realidad  que es esparcida a través del Ministerio de la Verdad, apoyada por la intimidatoria imagen del Gran Hermano. Esta novela se terminó de escribir en 1948, de ahí su nombre, que nace de invertir los 2 últimos dígitos del año de su redacción.


En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba

Ahora que sabemos de que se trata 1984 voy a hablar sobre un reportaje titulado: “China – La vigilancia absoluta” que vi hace algunas semanas en el canal Alemán DW, que trata de como China está construyendo el mayor proyecto de control social, gracias a una vigilancia digital sin precedentes, donde millones de cámaras desplegadas en las calles de China permiten observarlo todo, que se combina con modernos sistemas de reconocimiento facial, más el análisis de las huellas digitales y perfiles de comportamiento en la red.

Y dependiendo del comportamiento de las personas, el que es capturado por diferentes vías, se otorga un crédito social, que define a su vez 3 tipos de ciudadanos: los Fiables, los Neutros y los no fiables. El puntaje de dicho crédito social puede subir o bajar dependiendo de varios factores, como: las opiniones vertidas en la red, qué se compra, las preferencias de comida, puntualidad en el pago de créditos y facturas, con quién se reúne, quién es la pareja, las amistades, si se bebe en exceso, incluso se verá afectado si cruza la calle con luz roja.

Quien tiene un buen puntaje, por ejemplo, puede viajar libremente por el país y salir al extranjero, obtener descuentos en reservas de hotel y no pagar la garantía al arrendar un auto. En cambio, si se tiene un puntaje bajo las consecuencias son graves, al ver limitada las posibilidades de viajar, de obtener créditos, que puede comprar, en que colegio puede tener a los hijos, donde trabajar, etc. De cierta manera convierten la ciudad donde vive en una prisión, esto lo sufren mucho los que tienen opiniones que el Estado considera disidentes.

La región que más sufre este control es Xinjiang, al oeste de China y es conocida como la mayor prisión del mundo, con más de 1 millón de presos. Pero, resulta que ellos no son delincuentes, este accionar va dirigido principalmente contra las minorías Uigures y otros tipos de musulmanes, quienes son llevados a prisiones donde reciben 12 horas, en promedio, de reeducación, para que pierdan sus costumbres y creencias y así convertirlos en ciudadanos Chinos al servicio del Estado.

No piensen que esto solo lo hace China, nuestro mundo occidental hace algo semejante, claro que aquí no es el Estado el que controla, son empresas las que lo hacen y de forma disimulada.

Hoy, podemos afirmar que el espacio virtual llamado Facebook es la nación con más ciudadanos en el mundo, en ella, la realidad pasa a ser un simple punto de vista. Internet creo la utopía de “una persona, un medio“, que la red sería una manera de democratizar la información. Si bien este objetivo es posible y se cumple en determinadas circunstancias, la realidad mostró su otra cara, la peligrosa, donde cada uno de nosotros se convierte en un potencial engranaje que facilita la difusión de noticias falsas. Aquí, los mensajes, que aparentan ser “creíbles“, son asumidos como verdaderos y las redes sociales se encargan de diseminarlos.

La información verdadera y falsa se entremezcla y ambas son tratadas se igual forma y para esto, basta que el ciudadano desinformado, que suele ser la mayoría, al creer en ella, la esparce apretando el botón de “compartir“. Es decir, la utopía se convirtió en distopía. Resultado, hoy vivimos la era de la posverdad y no se requiere un “ministrode la Verdad, ya que todos nosotros nos convertimos involuntariamente en “funcionarios“.

Un par de ejemplos de cómo el Ministerio de la Posverdad puede actuar hoy sin requerir del Estado, lo hacen agencias de expertos en el uso y abuso de las nuevas tecnologías, y podemos hablar de los casos de Donald Trump, candidato que salió electo gracias al trabajo impulsado por Cambridge Analytics, una consultora que usó las noticias falsas o fake news para manipular al votante, mismo método que se utilizó para lograr la aprobación del Brexit inglés.

Mi opinión, es que ambas situaciones se producen por existir una elite gobernante o empresarial, que se alejó del ciudadano de a pie y ahora lo ve como parte de un rebaño, al que puede manipular para sus propios intereses y para ello, lo mantienen desinformado y lo educa para que se integre y de beneficios como parte de un gran engranaje productivo.

Y tal como comenté en un artículo anterior: “Una cosa es perder privacidad y otra que nos manipulen y controlen

TAGS: #BigData #China #Privacidad Derechos civiles

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

Pareciera que estos grupos odian la inmigración, pero sólo la latina.
+VER MÁS
#Política

¿Inmigrantes? Sólo si son rubios y europeos

No sé si mi nieto tendrá la oportunidad de vivir en un Estado que se preocupe realmente de sus ciudadanos, por lo menos haré el esfuerzo para tratar de evitar que ustedes, vuestra empresa y vuestra indus ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Respuesta a encuesta de AFP Habitat

Chile debe enfatizar que somos un país muy responsable con el ambiente, y debemos negarnos a que los principales contaminadores nos traspasen el gravamen de reducirlas para enfrentar un problema que ellos ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Gases de efecto invernadero, o el desastre de los satisfechos

Macri centró sus dardos en la corrupción olvidando dos cosas. Una, que la corrupción no es un elemento diferenciador porque la ciudadanía asume que todos están corruptos
+VER MÁS
#Internacional

No llores por mí Argentina

Popular

En esta Dictadura digital moderna que China está construyendo, el destino de sus ciudadanos es regido por algoritmos computacionales desarrollados por la empresa Alibaba
+VER MÁS
#Sociedad

China en camino de hacer realidad 1984

Considerando que no hay un tratamiento farmacológico eficaz y dado que se trata de una enfermedad progresiva con distintas etapas y necesidades, surge la pregunta sobre los beneficios que la Ley debe incluir
+VER MÁS
#Salud

El ELA, tiene colores

Son estas señales -su forma de votar- las que los ciudadanos estamos observando atentamente de nuestras autoridades y legisladores
+VER MÁS
#Política

Carta abierta a Alejandro Guillier, TPP-11

Lo que se juega el 2020 es ni más ni menos que la posibilidad de reconstruir nuestra identidad colectiva precisamente desde lo colectivo, y validar la política como un instrumento para pensar la comuna a ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipales 2020 Conchalí, una elección histórica