#Sociedad

Chile: País indiferente

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Chile, este país tan pequeño ante las miradas extranjeras, está creciendo lento en cifras macroeconómicas. Con estas aseveraciones no puedo pensar en otra cosa, más que en la rabia que me causa vivir en una nación tan incompetente en emociones, sin empatía, siempre cuidando la cáscara; la superficialidad. Digo esto porque hoy por hoy, me centraré en “nosotros”, los ciudadanos que criticamos desde la cúpula de la comodidad y aquellos que no pueden siquiera ser considerados, desde este asiento de poder, percibo -casi como un sociólogo- las injusticias que se viven día a día, no solo pensando en lo que vemos, sino -más bien- en lo que muchos sentimos.


Hoy, nadie le enseña a los niños a sentir valor por sí mismos y tampoco a respetar al resto; y mucho más atrás que eso, nadie les enseña a “amar”. El amor es un sentimiento tan infravalorado en esta sociedad de consumo, pero tan importante para sacarnos de este círculo vicioso.

Cuando despertamos por la mañana a eso como las 06:00 AM nos servimos el desayuno, prendemos la tele, nos bañamos y pensamos en cómo tenemos que responder para ganarnos el pan. Luego seguimos con la rutina, nos subimos a la micro, el Mercedes, etc. Estamos todo el día escuchando los mandados del “encargado del jefe, el jefe o sus derivados”. Llegamos como a eso de las 20:00 PM a la casa, si es que no nos quedamos haciendo turnos dobles, o si no tuvimos taco. Vemos a los niños, no preguntamos ni cómo les fue en el colegio, en la U, o en algún centro de educación destinado a la producción; y así hasta que llega el día sábado o domingo, o si trabajas en turnos.

¿Nos detenemos realmente a pensar que esto es lo correcto? Yo siendo un estudiante, sin validez alguna en esta sociedad, me doy cuenta que nos encargamos de todos los problemas referidos a obligaciones externas, pero nadie se hace cargo del vil sentimiento de individualidad que carcome -casi sin piedad- sobre nuestra calidad humana, haciéndonos crear barreras invisibles y apartándonos de lo que podríamos llamar “hermandad”.

Hoy, nadie le enseña a los niños a sentir valor por sí mismos y tampoco a respetar al resto; y mucho más atrás que eso, nadie les enseña a “amar”. El amor es un sentimiento tan infravalorado en esta sociedad de consumo, pero tan importante para sacarnos de este círculo vicioso. Los grandes genios de la historia nos han dicho que el amor, sentimiento sublime, es el camino a nuestra felicidad, pero aquí estamos. Todavía pensando en que el crecimiento económico del país es mucho más importante que el cuidado de los hijos, el preocuparnos de nuestros viejos o visitar a algún amigo enfermo.

La causa es un sistema viciado que se justifica en sí dando pauta clara de que “la destrucción de recursos naturales, la falta de empatía y de desarrollo espiritual es el camino a la felicidad”. No sé ustedes, pero no hay nada de coherente en ello; de hecho, las doctrinas liberales, neomercantilistas, señalan que su sustento esencial es “el egoísmo” ¿Cómo es posible que para construir una sociedad mejor, es necesario ser egoísta con el prójimo?

Nuestros actos de inhumanidad nos pasarán la cuenta, ergo tomar en consideración la alta tasa de suicidios de adolescentes, la delincuencia juvenil, el abandono de ancianos e incluso la indigencia son producto de la falta de afecto que sufre nuestra sociedad en su conjunto, que a pesar de que estas situaciones sean visibles; y al parecer no lo son.

Los seres humanos por naturaleza sienten amor, no así el odio, que es una conducta adquirida; no necesitamos ser máquinas, ni tampoco ser autómatas que caminan hacia el falso sueño americano que nos brindan los sistemas autodenominados “capitalistas”. Hoy se necesitan personas nobles, con capacidad de criticar lo que hacen sin amor; que sean capaces de expresar lo que sienten, que sean sinceros, porque no hay justicia más real que la sinceridad -sí lectores- la verdad misma. Porque eso merece Chile, no una sociedad de brutos consumistas que no piensen por sí mismos, no podemos subyugar nuestra identidad, nuestra bondad, nuestros pensamientos a algo que nos está destruyendo. Somos seres sociales, nuestro fin es venir a este mundo a ser felices y hacer sentir felicidad.

Finalizo mi columna tomando literalmente las palabras de Charles Chaplin en la magistral obra “El gran dictador” traducida al español: Luchemos por el mundo de la razón, un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

TAGS: #SistemaEconómico Amor

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos generar facilidades para que jóvenes extranjeros vengan a estudiar a Chile, sobre todo a aquellas carreras que tienen poca matrícula nacional, pero que significan un capital humano fundamental par ...
+VER MÁS
#Uncategorized

Por un nuevo trato hacia los inmigrantes

Es necesario definir un proceso de tecnología conveniente para un crecimiento más equilibrado, es decir, que supere aquella idea productivista neoliberal que no considera los indicadores políticos, socia ...
+VER MÁS
#Política

La democracia y el ´realismo` del duopolio.

Los medios han tomado la decisión de alivianar la carga. Tanto los canales de TV como los medios impresos ahora tienen su equivalente digital, con lo que pueden ofrecer contenido al minuto.
+VER MÁS
#Medios

La industria de los medios tiene salvación

Los requerimientos laborales para este Siglo 21 deben estar en coherencia con un mundo globalmente conectado
+VER MÁS
#Educación

Educación ¿Virtualizando nuestros sueños?

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Producto de la “juventud” de estos nuevos actores y escenarios, la discusión jurídica, filosófica y política entorno a esta nueva generación de derechos humanos no ha sido pacífica, existiendo int ...
+VER MÁS
#Energía

Confort Térmico como derecho humano (la pobreza también es energética)

Y de esta manera, es como la manifestación de la escena artística y cultural de un país, a partir de la inserción brutal de la casta neoliberal, nos va esclareciendo la matriz de lo vivido y aprendido, ...
+VER MÁS
#Cultura

Lo mercantilizaron todo, hasta nuestra memoria