#Sociedad

Chile: País indiferente

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Chile, este país tan pequeño ante las miradas extranjeras, está creciendo lento en cifras macroeconómicas. Con estas aseveraciones no puedo pensar en otra cosa, más que en la rabia que me causa vivir en una nación tan incompetente en emociones, sin empatía, siempre cuidando la cáscara; la superficialidad. Digo esto porque hoy por hoy, me centraré en “nosotros”, los ciudadanos que criticamos desde la cúpula de la comodidad y aquellos que no pueden siquiera ser considerados, desde este asiento de poder, percibo -casi como un sociólogo- las injusticias que se viven día a día, no solo pensando en lo que vemos, sino -más bien- en lo que muchos sentimos.


Hoy, nadie le enseña a los niños a sentir valor por sí mismos y tampoco a respetar al resto; y mucho más atrás que eso, nadie les enseña a “amar”. El amor es un sentimiento tan infravalorado en esta sociedad de consumo, pero tan importante para sacarnos de este círculo vicioso.

Cuando despertamos por la mañana a eso como las 06:00 AM nos servimos el desayuno, prendemos la tele, nos bañamos y pensamos en cómo tenemos que responder para ganarnos el pan. Luego seguimos con la rutina, nos subimos a la micro, el Mercedes, etc. Estamos todo el día escuchando los mandados del “encargado del jefe, el jefe o sus derivados”. Llegamos como a eso de las 20:00 PM a la casa, si es que no nos quedamos haciendo turnos dobles, o si no tuvimos taco. Vemos a los niños, no preguntamos ni cómo les fue en el colegio, en la U, o en algún centro de educación destinado a la producción; y así hasta que llega el día sábado o domingo, o si trabajas en turnos.

¿Nos detenemos realmente a pensar que esto es lo correcto? Yo siendo un estudiante, sin validez alguna en esta sociedad, me doy cuenta que nos encargamos de todos los problemas referidos a obligaciones externas, pero nadie se hace cargo del vil sentimiento de individualidad que carcome -casi sin piedad- sobre nuestra calidad humana, haciéndonos crear barreras invisibles y apartándonos de lo que podríamos llamar “hermandad”.

Hoy, nadie le enseña a los niños a sentir valor por sí mismos y tampoco a respetar al resto; y mucho más atrás que eso, nadie les enseña a “amar”. El amor es un sentimiento tan infravalorado en esta sociedad de consumo, pero tan importante para sacarnos de este círculo vicioso. Los grandes genios de la historia nos han dicho que el amor, sentimiento sublime, es el camino a nuestra felicidad, pero aquí estamos. Todavía pensando en que el crecimiento económico del país es mucho más importante que el cuidado de los hijos, el preocuparnos de nuestros viejos o visitar a algún amigo enfermo.

La causa es un sistema viciado que se justifica en sí dando pauta clara de que “la destrucción de recursos naturales, la falta de empatía y de desarrollo espiritual es el camino a la felicidad”. No sé ustedes, pero no hay nada de coherente en ello; de hecho, las doctrinas liberales, neomercantilistas, señalan que su sustento esencial es “el egoísmo” ¿Cómo es posible que para construir una sociedad mejor, es necesario ser egoísta con el prójimo?

Nuestros actos de inhumanidad nos pasarán la cuenta, ergo tomar en consideración la alta tasa de suicidios de adolescentes, la delincuencia juvenil, el abandono de ancianos e incluso la indigencia son producto de la falta de afecto que sufre nuestra sociedad en su conjunto, que a pesar de que estas situaciones sean visibles; y al parecer no lo son.

Los seres humanos por naturaleza sienten amor, no así el odio, que es una conducta adquirida; no necesitamos ser máquinas, ni tampoco ser autómatas que caminan hacia el falso sueño americano que nos brindan los sistemas autodenominados “capitalistas”. Hoy se necesitan personas nobles, con capacidad de criticar lo que hacen sin amor; que sean capaces de expresar lo que sienten, que sean sinceros, porque no hay justicia más real que la sinceridad -sí lectores- la verdad misma. Porque eso merece Chile, no una sociedad de brutos consumistas que no piensen por sí mismos, no podemos subyugar nuestra identidad, nuestra bondad, nuestros pensamientos a algo que nos está destruyendo. Somos seres sociales, nuestro fin es venir a este mundo a ser felices y hacer sentir felicidad.

Finalizo mi columna tomando literalmente las palabras de Charles Chaplin en la magistral obra “El gran dictador” traducida al español: Luchemos por el mundo de la razón, un mundo donde la ciencia, el progreso, nos conduzca a todos a la felicidad.

TAGS: #SistemaEconómico Amor

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
Hoy por hoy este Patrimonio parece invisible ante el consejo de monumentos que nada hace por preservar este inmueble. Recordar que uno de los objetivos de este organismo es justamente cautelar el patrimonio ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Casa de Italia, patrimonio histórico viñamarino en ruinas. ¿Quién se hace cargo?

La memoria permite conocer, denunciar y atender los atropellos de la sociedad actual, para evitar su olvido y naturalización, pues recupera las voces silenciadas y las experiencias de colectivos humanos
+VER MÁS
#Ciudadanía

Lugares de las Memorias

Hoy es necesario reconocer que la calidad involucra la educación de los estudiantes en sus distintas dimensiones, cognitivas, sociales y emocionales.
+VER MÁS
#Educación

Derecho a la educación, ´calidad y coherencia`

¿Se habría dado si es que estos estuviesen en condición de gobierno local y no de mera administración como es su actual estatus político dentro del ordenamiento institucional del país?
+VER MÁS
#Municipales

Alcaldes, alcaldesas y su dilema de legitimidad en contexto Covid-19

Nuevos

Hoy por hoy este Patrimonio parece invisible ante el consejo de monumentos que nada hace por preservar este inmueble. Recordar que uno de los objetivos de este organismo es justamente cautelar el patrimonio ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Casa de Italia, patrimonio histórico viñamarino en ruinas. ¿Quién se hace cargo?

La memoria permite conocer, denunciar y atender los atropellos de la sociedad actual, para evitar su olvido y naturalización, pues recupera las voces silenciadas y las experiencias de colectivos humanos
+VER MÁS
#Ciudadanía

Lugares de las Memorias

Hoy es necesario reconocer que la calidad involucra la educación de los estudiantes en sus distintas dimensiones, cognitivas, sociales y emocionales.
+VER MÁS
#Educación

Derecho a la educación, ´calidad y coherencia`

¿Se habría dado si es que estos estuviesen en condición de gobierno local y no de mera administración como es su actual estatus político dentro del ordenamiento institucional del país?
+VER MÁS
#Municipales

Alcaldes, alcaldesas y su dilema de legitimidad en contexto Covid-19

Popular

Esta generación de futuras viejas en Chile se compone de mujeres empoderadas que han logrado triunfos históricos en lo político social y cultural.
+VER MÁS
#Género

La revolución de las viejas

El efecto Placebo/Nocebo no debe ser despreciado ni desechado, hay que reconocerlo y utilizarlo en nuestro propio beneficio, y una de las formas, es que la medicina tradicional, hoy tan mercantilizada, deje ...
+VER MÁS
#Salud

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía o ¿del efecto Placebo?

Estamos en tiempos en que el posteo más inteligente del mundo debe competir de igual a igual con el comentario de un terraplanista.
+VER MÁS
#Sociedad

Más estúpidos que antes

Brigadista y gladiador venido de otro mundo Protector anónimo de quienes son cegados en el camino, héroe antiguo que descuida su propia vida por saltar en nuestro presente al abordaje y en defensa del ...
+VER MÁS
#Sociedad

¡Brigadista Rodrigo de la Barra presente! ¡Ahora y siempre!