#Sociedad

Cannabis: Unidad versus Prohibicionismo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

el cambio de la ley 20.000 no puede seguir siendo una expectativa sin una base real, con fundamento en la política de la realidad y de cómo efectivamente le encontraremos solución a la expansión al narcotráfico y al mismo tiempo resguardaremos los derechos de los usuarios: el desafío principal entonces en el próximo año es robustecer el movimiento sin cortapisas, buscar la unidad sin censuras previas y dejar de ocupar la marihuana como un simple gesto al voleo

Lamentablemente muchas veces las críticas a la ley 20.000, y las incoherencias que ha generado en su aplicación, se han convertido en un banderín publicitario que automáticamente le otorga a quien la sostenga un carácter progresista y moderno, es lamentable en el sentido de que su utilización viene a ser muchas veces efímera y en pocas  ha trascendido de ser un gesto que lleve a una actitud distinta, porque, generalmente, cuando se ocupa no se hace en el sentido de  búsqueda de la unidad sobre la demanda, sino solo como un instrumento más para la diferencia.

Por otro lado, pocas veces y quizás realmente nunca, una ley tan paternalista y denigrante hacia los ciudadanos haya sido tomada por quién efectivamente podría alcanzar un cambio legal a su respecto y, posiblemente, sea por lo que significa realmente avanzar en una modificación legal de este tipo, es decir, marcar una ruptura en la histórica dinámica prohibicionista que ha determinado brutalmente discusiones sobre las libertades individuales. Ello porque también implicaría despojarse de todo lo que antes fue dicho con arrogancia.

No es mi objetivo venir a estigmatizar a quien antes denigró a usuarios de cannabis y repitió como loro lo “de la entrada a drogas más duras” ignorando que la entrada real es el narcotraficante amparado por una ley que le provee el monopolio de compra-venta de drogas. Tampoco seguir lamentando que algunos activistas vayan de actividad en actividad recordando que ellos, y nadie más que ellos, son los indicados  para conversar sobre cannabis en Chile. Al contrario, yo creo que errar es humano y que dar la oportunidad para reivindicarse es lo que necesita un país para seguir avanzando en la concepción de las libertades individuales y su resguardo; si no fuera así ¿de qué serviría enaltecer los errores del parlamentario ignorante o del activista egocéntrico?

Estoy convencido de que el cambio de la ley 20.000 no puede seguir siendo una expectativa sin una base real, con fundamento en la política de la realidad y de cómo efectivamente le encontraremos solución a la expansión al narcotráfico y al mismo tiempo resguardaremos los derechos de los usuarios: el desafío principal el próximo año es robustecer el movimiento sin cortapisas, buscar la unidad sin censuras previas y dejar de ocupar la marihuana como un simple gesto al voleo; entender que efectivamente las incoherencias de la actual ley de drogas afectan a miles de ciudadanos y dejan camino libre al narcotráfico sobretodo en las poblaciones más pobres. Es un problema real ¡No una moda ni un mero instrumento propagandístico!

El llamado que me gustaría hacer es ir en busca de la unidad en torno a esta demanda social, de objetivar las aprehensiones e ir por su superación efectiva, de invitar a debatir de quien fue difícil esperar una apertura, lo que desde luego no sólo depende de seguir golpeando a senadores pacatos y retrógradas sino también de saber reconocer que hasta en el partido político de tono más arcaico habrán quienes, sobretodo jóvenes, podrían sumarse al término del prohibicionismo. Los cambios urgentes a la ley 20.000 sólo serán posibles en el ánimo de la unidad y la responsabilidad para que cualquier debate no apunte a acrecentar las diferencias sino para la persuasión y la incorporación de más miembros a este gran movimiento democrático y libertario.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica