#Política

Voto voluntario: el catalizador de una crisis

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

“…La República es el sistema que hay que adoptar; ¿pero sabe cómo yo la entiendo para estos países? Un Gobierno fuerte, centralizador, cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo, y así enderezar a los ciudadanos por el camino del orden y de las virtudes. Cuando se hayan moralizado, venga el Gobierno completamente liberal, libre y lleno de ideales, donde tengan parte todos los ciudadanos…”. Carta de Portales a Cea

La Constitución Política de la República, aquel documento escrito que es cúspide y marco del ordenamiento jurídico-político de nuestro país, y que actualmente se encuentra tan cuestionado que la propia Presidenta Bachelet ha respondido favorablemente a la fuerte petición social de su reemplazo por uno nuevo, ha sido objeto de numerosas reformas, entre ellas, la del año 2009.


Las casi dos décadas de gobierno de facto, dejaron enormes secuelas en la sociedad chilena, entre ellas, la falta de una cultura electoral, del significado de ser un ciudadano, de los derechos y deberes que ello conlleva.

Ésta -que se puede caracterizar como una reforma corta y precisa- realiza dos cambios: en primer lugar, entabla la voluntariedad del sufragio para las elecciones y plebiscitos que pueden llevarse a cabo en nuestro país; y, en segundo lugar, consagra la inscripción automática de los votantes en los registros electorales. Es respecto de lo primero, que luego de 6 años de dicha reforma, me gustaría hacer algunas reflexiones.

La voluntariedad del voto es algo nuevo en nuestro país, pero no en el resto del mundo. Así -según el International Institute for Democracy and Electoral Abstinence (IDEA)-, en el año 2013 eran cerca del 100 países en el orbe los que consagraban dicha característica del sufragio, algo cercano al 48 %, lo que denota que, en relación a los demás miembros de la comunidad internacional, nos sumamos a una tendencia creciente. Sin embargo, las razones de nuestro constituyente -en términos reales, los Parlamentarios-, no son tan pueriles, como podría entenderse, a ellas subyace la búsqueda de un propósito político-electoral, incurriendo en demagogia como un recurso poco acertado para evitar la crisis política que estaba -y aún está-, dando sus señales.

Así se puede corroborar en las elecciones de Presidente de la República del año 2013, donde pese a existir candidatos provenientes de las tradicionales coaliciones de gobierno, antiguos miembros de ellas, de movimiento ecologistas o de deudores habitacionales, desde el mundo de la televisión y la enseñanza; es decir, cuantiosas y variadas opciones presidenciales, la cantidad de sufragantes que participaron de la primera vuelta solo alcanzó el 49,7% del cuerpo electoral. Pero la situación se agravó aún más. Así, en la segunda vuelta, solo participó el 42% del total de habilitados para votar. Entonces nuestra desentendida clase política, solo pudo -en una profunda desesperación- murmurar: ¿¡Que pasó!? Y la respuesta es que pasó lo que no tenía que haber pasado, hicieron lo que no debía haber hecho.

Las casi dos décadas de gobierno de facto, dejaron enormes secuelas en la sociedad chilena, entre ellas, la falta de una cultura electoral, del significado de ser un ciudadano, de los derechos y deberes que ello conlleva; pero también es claro que, por lo que implica un gobierno de facto con las características del chileno, nada se podía hacer que no hubiese provocado dichos efectos. Luego, una vez en los gobiernos “democráticos”, nuevamente se provocó un secuestro en la dirección del país, esta vez, más que en dos coaliciones de gobierno, en las mismas personas -que se consolidaron en las campañas del SI y el NO-, esta vez, durante otras dos décadas. Es decir, durante al menos 40 años no ha existido un fomento ni desarrollo de la “cuestión cívica”.

Las palabras de Portales, así como la misma figura de Portales, han sido fuertemente criticadas por los estudiosos de la historia. Empero, sus palabras no dejan de tener algún grado de razón. Solo cuando los ciudadanos sean lo suficientemente “virtuosos” o “morales”, otórgueseles “libertades” (obviamente, me estoy refiriendo en un sentido cívico-electoral), como la voluntariedad del voto, de lo contrario, solo se acrecienta la crisis política.

Con todo, no quiero decir que esté en contra de la voluntariedad del sufragio, ni mucho menos señalar que las responsabilidades son del electorado; por el contrario, creo que solo se ha configurado como un catalizador de lo que había de suceder.

Por último, hace un par de semanas, estuvo en el país el catedrático británico Martin Loughlin, él señalaba que las Constituciones no son solo los artículos, lo que identificaba como el aspecto instrumental de las Constituciones, sino que se conformaban también de un aspecto simbólico, que era la identificación de la sociedad con ella, y por lo tanto, la legitimidad que a ella le otorgan. Cuando las instancias jurídico-políticas no cumplen las expectativas que la sociedad espera de ellas -es decir, falla el aspecto simbólico-, se provocan crisis de alguna de aquellas naturalezas -en este caso, mucho más política que jurídica-, y solo los cambios reales pueden hacer subsistir o renacer las democracias y el tradicional sentir republicano de una nación tan diversa y disgregada como la chilena.

TAGS: #Democracia Ciudadanía Voto obligatorio

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El aborto no es solo un problema de salud pública, sino que, además, de justicia social. Son las mujeres pobres las que deben realizar abortos en condiciones poco salubres y expuestas a grandes riesgos.
+VER MÁS
#Salud

Las 5 (posibles) razones para abrir el debate sobre el aborto

La ausencia de argumentos junto a la mediocridad y falencias intelectuales siempre han intentado ser cubiertas por envoltorios celafalonescos y posturas almidonadas buscando esquivar el debate auténticamen ...
+VER MÁS
#Sociedad

La parafernalia de los envoltorios

La izquierda latinoamericana ha perdido la brújula, su supremacía ético-moral, socavando sus propios ideales
+VER MÁS
#Internacional

La tragedia de Nicaragua

Se hace urgente defender a TVN como eje del pluralismo en Chile -sin obviar los desafíos económicos y de gestión que impone la digitalización- para impedir la nueva arremetida antidemocrática de la der ...
+VER MÁS
#Medios

¿Por qué TVN es tan importante hoy?

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Los Gobiernos por otro lado han ido confiriendo crecientemente, además de amplios recursos, de una serie de privilegios a Carabineros, que aumentan aun mas su lejanía con el publico.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué hacer con Carabineros de Chile?: El caso de la policía británica