#Política

Violencia en parejas LGTBI y un estado cómplice

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La violencia es un problema social, mientras no lo entendamos así, cualquier dispositivo que se genere no tendrá resultados adecuados; ya hemos sido testigos de dos instrumentos que han fracasado, la ley 20.066 y la ley antidiscriminación, la primera no ha bajado la tasa de mujeres víctima de sus agresores y la segunda no ha detenido la violencia a la población LGTBI. Lo que afecta directamente a las relaciones de pareja de la diversidad sexual.

La violencia en la pareja ha sido un fenómeno histórico lamentable, debido a sus alcances sociales e impacto que generan en las personas, en muchas incluso la muerte por parte de su agresor, desde ahí que en las últimas dos décadas en Chile se ha venido internalizando el concepto de “femicidio” muy distinto al concepto de “homicidio”, pues se entiende que el primero solo se vive por el hecho de ser mujer y amparado en un sistema social que así lo permite, recibiendo este grupo violencia psicológica, física, económica y sexual, frente a un Estado silencioso. De alguna manera cómplice de un agresor masculino, entrenado socialmente para ejercer poder y dominio sobre una víctima femenina.

Los estudios se han concentrado en parejas heterosexuales, sin ahondar mucho en las manifestaciones de violencia que se pueden observar en agresoras femeninas a víctimas masculinas o entre parejas homosexuales y LGTBI, y las consecuencias y daños que ésta pueda causar en ambos miembros.

A pesar que los estudios reconocen la existencia de violencia al interior de las parejas; según la investigación realizada por MUMS, UCN y CLAM, un 7% de la población LGTBI refiere haber recibido violencia por parte de su pareja.

Cabe destacar un dato importante a considerar, el nivel de violencia social que vive la población LGTBI de forma sistemática y amparada por los dispositivos del Estado y religiosos modificando su umbral de violencia, viendo la agresión como un hecho que “simplemente hay que vivirlo”.

Los organismos de apoyo a las víctimas de violencia intrafamiliar se han especializado en otorgar soporte a las mujeres que han sido subyugadas a la violencia ejercida por un hombre y a algunos proyectos piloto dirigidos a hombres agresores. (ahí ya una mala intervención, pues se sigue manteniendo la violencia como una “enfermedad” individual y no social).

Pero existe otro factor que aún no es visibilizado ni problematizado; la presencia de violencia ya no en parejas heterosexuales, sino en parejas donde sus miembros son del mismo sexo, o agudizándose, en pareja donde uno de sus integrantes es transexual. El Estado al no permitir la validación de estas uniones sea cual sea el dispositivo, matrimonio o unión civil, niega esta relación por lo tanto niega la existencia de esta realidad en su interior, haciendo testigos a las organizaciones de la diversidad sexual del mal trato en todas sus esferas, el abandono económico y el abuso sexual que vivencia día a día. Los datos demuestran que en Chile sobre el 60% de las mujeres sufre violencia, pero no se habla de la orientación sexual de esas mujeres, y tampoco se reconocen en esas encuestas a las mujeres transexuales.

En base a lo anterior, se cree que el maltrato físico es el maltrato más evidente debido a que sus consecuencias quedan expuestas, por esto la mayoría del tiempo se le da más importancia, tanto en el ámbito personal como social.

Finalmente, debido al daño y el impacto emocional que produce la violencia en las personas víctimas de esta, se instala el miedo y la vergüenza de manifestar la situación, dificultando su reconocimiento y sanción, en gran medida ocultado por la orientación sexual de la víctima y su agresor o agresora y los prejuicios de la sociedad, imposibilitando así la denuncia debido a la falta de herramientas legales, falta de profesionales con experiencia en el ámbito y peor aún, por el Estado a través de la negativa del derecho y reconocimiento de las parejas LGTBI.

Foto: chilefotojp / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios