#Política

Longueira y el futuro de la UDI

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La UDI se enfrenta a una coyuntura en que no sólo deberá adaptarse a los nuevos tiempos de Chile y el mundo, sino también –y sobre todo- empezar a construir partido y hacer política sin los fundadores ni los herederos de Guzmán. Ya se fueron del congreso y empiezan a dar los primeros pasos al costado. El gran desafío de los gremialistas es seguir “sorprendiendo a Chile”. El problemas, es que no es sólo cuestión de rostros.

La renuncia de Longueira a la política es un hecho político con efectos de corto y largo plazo no sólo para el gremialismo, sino también para el sistema político en su conjunto. Longueira es, y ha sido un actor fundamental de la política de los últimos 35 años. A pesar de su “alejamiento” seguirá jugando un rol decisivo.

El retiro, lo había mencionado en el último tiempo en varias ocasiones. Pero, el mismo había dicho que se había “re-encantado” con la política desde el ministerio de Economía. Luego, entró a la carrera presidencial obligado por las circunstancias: “lo que llegó sólo… ya que no lo busqué” fueron sus palabras. Finalmente, gana la primaria y un mes y medio después renuncia a la candidatura presidencial aduciendo razones de salud: “depresión severa” fue el diagnóstico que circuló públicamente. Luego, cinco meses después anuncia su retiro de la política contingente: “he cumplido una etapa” fueron sus palabras.

Hay tres preguntas fundamentales: ¿Por qué se retira de la política?, ¿Por qué hace el anuncio antes de la segunda vuelta? y ¿Qué efectos políticos tiene la decisión de Longueira?

¿Por qué se retira de la política?. Dos son las razones del retiro de Pablo: personales y políticas. Las personales tienen que ver con el cansancio, con su “depresión” y con la re-valorización de otros aspectos de la vida. Sin duda, un Longueira cansado y enfermo no está en condiciones de competir, negociar ni articular. Las razones políticas que explican su “retiro” son tres:

1. Su salud y cansancio no le permiten competir en términos políticos por lo menos, a corto plazo. Pablo, se ha debilitado y eso ha repercutido en sus posiciones de poder: no está en condiciones de competir en la primera línea de la contingencia política.

2. Longueira ha llegado al convencimiento de que Chile está cerrando un largo ciclo político que se ha extendido por más de 30 años. Este hecho, implica que la derecha en general y el gremialismo en particular se debe “adaptar” a un nuevo Chile. Para Longueira, la adaptación a la nueva fase implica tres cosas: renovación generacional, pragmatismo político-ideológico y recuperar las formas originarias de hacer política según la doctrina “Guzmán”. Longueira, no está en condiciones de liderar este proceso. Hay que abrir, por tanto, cauces a nuevas generaciones. Longueira, ha declarado por agotada a su generación. Es la hora, del relevo. Novoa, también hace un diagnóstico en esa dirección: “hay un ciclo que está llegando a su término” ha dicho el doctrinario.
El cambio –la adaptación- también debe ser ideológica; en el sentido, de abrirse a una visión no ortodoxa de los enclaves del modelo de desarrollo chileno. Desde el Ministerio y desde la campaña para la primaria ya había insinuado algunos ajustes al modelo: más justicia social y terminar con los abusos en la relación capital-consumidores. Finalmente, en el plano de la acción política Longueira ha insistido al interior del gremialismo en volver al “estilo Guzmán”; es decir, privilegiar el sacrificio –“dejar la comodidad” se ha insistido desde el gremialismo-, los acuerdos internos sobre la competencia y pensar siempre en primer lugar en Chile.

3. Este proceso de “cambio” y de adaptación hay que iniciarlo ahora. Hoy, es el ahora y no después de la segunda vuelta. Renunciar a la política refuerza al interior del partido este proceso que ya se venía manifestando. Este aspecto se relaciona con la segunda pregunta planteada: ¿Por qué hace el anuncio antes de la segunda vuelta?
Longueira, en primer lugar, ha dado por perdida la elección presidencial. En consecuencia, ha decidido poner en marcha con mayor intensidad y actualidad la adaptación y la renovación del gremialismo en particular y la derecha en general. No se puede seguir postergando “lo urgente”.

Pero, no sólo ha querido apurar y decantar las tensiones internas del gremialismo, sino también señalar distancia con lo que ocurre en el sector hoy y con lo que pasara después del domingo quince. Ha señalado, en consecuencia, que no está disponible para el diagnóstico y juicio público. La pregunta no puede dejar de hacerse: ¿Qué responsabilidad tiene Longueira en la crisis actual de la derecha en general y de la UDI en particular? Y, en consecuencia, surge la tercera pregunta: ¿Qué efectos políticos tiene la decisión de Longueira?

Los mayores efectos se producen al interior del gremialismo. El remezón es fuerte. Longueira con su decisión ha sido un catalizador para apurar el proceso de adaptación de la UDI a los nuevos tiempos. Una primera fase de este proceso se abre con la renuncia de Longueira y termina con la instalación de la nueva directiva en abril del próximo año. Y entre medio, el consejo de enero.

El partido con la debilidad y renuncia de Longueira visibiliza fuertemente su fractura interna: sus “dos almas”. Un proceso que es consecuencia de un partido que por su crecimiento –para convertirse en el partido más grande del país-  “ha perdido cohesión” y ha ganado en “diversidad”. Un partido –que para algunos- ha perdido su “ideario original”. Un partido que se ha ido fragmentando lentamente y que en las dos últimas elecciones –la municipal y la parlamentaria- ha quebrado su tendencia sistemática a la expansión electoral.

Todo esto, se expresa, en los pragmáticos, longueiristas y populares y los doctrinarios, novoistas y clasistas. Ambos grupos tienen visiones distintas en relación a Pinochet y su obra, en torno al rol del partido en los nuevos escenarios, en la relación del partido con la sociedad, con los empresarios y con los sectores populares, en relación al papel de la UDI en el gobierno de Piñera, en la composición de clase de sus integrantes y en los vínculos y lealtades con el piñerismo.
Ahora, ambos sectores deberán enfrentarse por la conducción del partido y desde esa posición ejercer –más bien, tratar de mantener- la hegemonía al interior del sector. La definiciones son variadas: ¿Tipo de oposición que harán al programa de la igualdad?, ¿Quiénes serán los interlocutores con el bacheletismo?, ¿Cómo defenderán el modelo?, ¿Qué estarán dispuestos a negociar?, ¿Qué definiciones presidenciales tomarán?, ¿Apoyarán a Piñera en su nueva aventura presidencial?, ¿Cómo relacionarse con RN?, son algunas de las preguntas que el gremialismo deberá resolver.

Y finalmente, ¿Qué rol jugara Longueira en todas estas definiciones? es una pregunta que tiene plena validez. La respuesta la podemos encontrar a partir de dos preguntas que el propio Longueira se ha hecho: ¿Qué rol voy a jugar en este nuevo escenario? Y al mismo tiempo: ¿Qué rol jugara la UDI en este nuevo ciclo; sobre todo, en el tipo de oposición que activará?  La pregunta ya la había hecho en Enero cuando se peguntaba por la UDI que había que construir para los “próximos 30 años”. Hablaba, entonces, de “refundar el partido y recuperar la mística y la épica”. Por ahora, sólo sabemos que no estará en la primera contingencia. Estamos a la espera de sus próximos movimientos.

Longueira ha renunciado a la política. En rigor, ha renunciado a la competencia contingente de corto plazo. Y con ello, busca un nuevo y estratégico lugar desde donde “ejercer el poder”. Pero, no ha renunciado al partido. Lo ha dicho Melero: “se aleja de la política, pero no renuncia a la UDI… es una persona cuya opinión y consejo van a ser muy tomados en cuenta”.

La política continúa con sus ritmos extenuantes. Por ahora, hay que esperar el desenlace de los procesos de la tectónica del poder que ya están en movimiento. La UDI se enfrenta a una coyuntura en que no sólo deberá adaptarse a los nuevos tiempos de Chile y el mundo, sino también –y sobre todo- empezar a construir partido y hacer política sin los fundadores ni los herederos de Guzmán. Ya se fueron del congreso y empiezan a dar los primeros pasos al costado. El gran desafío de los gremialistas es seguir “sorprendiendo a Chile”. El problema, es que no es sólo cuestión de rostros.

Foto: Radio Cooperativa

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

11 de diciembre

Sr. González
Estoy bastante esperanzado que tanto la izquierda como la derecha, de una vez por todas, nos informen detalladamente el asunto de las privatizaciones, con absoluta franqueza, si los nuevos propietarios de esas gigantescas empresas que eran NUESTRAS pagaron o no pagaron ni un peso.
Tengo entendido que la “Vicaría de la Solidaridad” y una “comisión del Congreso” habrían entregado sendos estudios referidos a las privatizaciones en época de la dictadura.

¿Qué responsabilidad tiene el Sr. Longueira en la “política de los acuerdos” o la “política de los consensos”.
¿Qué responsabilidad tiene La Concertación en este tipo de acuerdos y más importante aún ¿Qué cosas estuvieron dispuestos a negociar?,

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Nuevos

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

En días de crisis climática, con sus efectos en materia de incertidumbre de todo tipo, es un buen llamado volver al origen.  No a todo evento ni en toda circunstancia, pero sí como una de las variables ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

La revancha de la mermelada

Aquì, precisamente, el sol pasa por la Violeta cantando al sol.  Se hace una pregunta por el singular William Turner --adelantando ciertas conversaciones. Finalmente, sorprendentemente, parece que entramo ...
+VER MÁS
#Cultura

Sol, Violeta, William, acompañándome en una ferretería

El petitorio expresado por los dirigentes de la zona norte, apuntan básicamente hacia obtener mayores recursos para congelar el precio del petróleo por más tiempo
+VER MÁS
#Economía

Respeto al diálogo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Quienes decidimos alzar la voz en algún momento de nuestra vida, y defender a quienes fueron injustamente tratados, sin saberlo, nos convertimos también en parte de una larga lista de sindicalistas, pensa ...
+VER MÁS
#Trabajo

¿En serio te despidieron por escribir Plaza Dignidad?