#Política

Las vacaciones de Ossandón

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Ossandón, podría ser el MEO de la derecha, el díscolo que parte a refundar, que toma las banderas olvidadas de su sector y replantea las ideas, convoca ese centro tan esquivo para las coaliciones y reformula el mapa político.

Ossandón, sin grandes aspavientos, se ha transformado en un gran personaje de estas elecciones. No sólo en las senatoriales, donde ganó por estrecho margen a un disminuido Laurence Golborne, sino que también en las elecciones presidenciales.

Luego de varios periodos como alcalde, tanto de Pirque, como en los últimos periodos de Puente Alto, Manuel José Ossandón se destacó como un refresco de la derecha chilena. Trae aires frescos, dentro de una derecha más cercana a la UDI, comenzó a rescatar la centro derecha e intentar moderar el discurso de su sector.

Ha sido bastante “díscolo” dentro de su colectividad. Ha atacado incesantemente la capacidad política del actual gobierno, defendiendo su gestión, pero no ha dado tregua a como éste ha manejado la coyuntura.

Fue un ferviente defensor de Allamand en las pasadas primarias y se negó, posteriormente, a sacarse fotos con Matthei para campaña, sin embargo no dudó en decir que haría campaña con ella. Algo que en realidad nunca vimos.

Al menos, para mi, Ossandón no está apoyando a Matthei. Claramente nunca lo hizo. Es más, me pregunto si acaso apoya a la colectividad a la que pertenece, si aún sigue las convicciones de Renovación Nacional y las alianzas políticas que este mantiene hace más de 20 años con la UDI y otros nuevos partidos de derecha. Cada vez, la luz es más tenue respecto a estos temas, cada vez me convenzo más que no es así.

Ossandón, podría ser el MEO de la derecha, el díscolo que parte a refundar, que toma las banderas olvidadas de su sector y replantea las ideas, convoca ese centro tan esquivo para las coaliciones y reformula el mapa político. Tiene el discurso, la película clara y las propuestas para hacerlo. Sin embargo, un cupo dentro del binominal no es fácil de despreciar y termina por imponerse, dando apoyos donde no hay y generando convicciones donde solo habitan dudas y temores.

Pero, al final, todo salió bien, Ossandón logró su objetivo, ganó y bien a Golborne mientras Matthei sigue luchando, cada vez más sola, contra el Goliat de la política chilena. José Manuel toma unas merecidas vacaciones…

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.