La violencia en la Araucanía y la balanza inclinada - El Quinto Poder
#Política

La violencia en la Araucanía y la balanza inclinada

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Con dos querellas presentadas contra quienes resulten responsables, la mirada cayó indefectiblemente contra el movimiento reivindicativo mapuche. En vísperas de Navidad, un Andrés Chadwick con cara de niño ofuscado señaló que “no tenemos temores ni nos va a temblar la mano, sabemos que enfrentamos un enemigo poderoso, que goza de apoyo político, comunicacional e internacional”

Ocurrió en diciembre de 2012, allá en el sur de Chile. Se trata de un lamentable ataque de desconocidos a un fundo en Vilcún, destruyendo maquinarias y vehículos, implicando de paso millonarias pérdidas económicas. Naturalmente, el rechazo fue unánime; nadie –aunque alguien lo justifique- queda indemne cuando es agredido. Por suerte nuestro Código Penal no hace la vista gorda ante este tipo de hechos y los califica como delitos. Y aquí entra el ordenamiento jurídico, el cual tipifica, investiga, concluye y sentencia. El impacto de una agresión también genera reacciones en quienes no somos directamente agredidos, en quienes nos enteramos en la distancia; es decir,  la mayoría de la sociedad civil que tomamos palco y que -en algunas ocasiones- reaccionamos, opinamos, emitimos juicios, confiando en un supuesto equilibrio a la base de nuestras impresiones.

Sin embargo, como es plausible, la balanza casi siempre se inclina hacia un costado. El golpe incendiario asestado al latifundista detonó una seguidilla de indignadas declaraciones. Todos pusieron el grito en el cielo. Desde el Ministro del Interior, Andrés Chadwick; pasando por el Intendente de la Región de La Araucanía,  Andrés Molina; hasta la mirada escandalizada de la opinión pública, la cual fue sobre-estimulada por la prensa oficial que no escatimó en pormenorizar aquellos incidentes tan indeseables.

Con dos querellas presentadas contra quienes resulten responsables, la mirada cayó indefectiblemente contra el movimiento reivindicativo mapuche. En vísperas de Navidad, un Andrés Chadwick con cara de niño ofuscado señaló que “no tenemos temores ni nos va a temblar la mano, sabemos que enfrentamos un enemigo poderoso, que goza de apoyo político, comunicacional e internacional”. Por otro lado, el acalorado intendente vinculó el trabajo de dos italianas en la zona, con una eventual incitación a la protesta social por parte de las comunidades, calificando ello como una grave “intromisión extranjera” y solicitándola inmediata expulsión del país.

Ahora bien, nadie sabe si fueron realmente comuneros mapuche los responsables de los hechos delictivos, pero obviamente iban a aparecer personeros de gobierno y fiscales ansiosos de escalar profesionalmente –a estos últimos se les ha imputado la realización de numeroso montajes con esos fines- que lanzarán toda la artillería judicial y policíaco-represiva contra los líderes políticos originarios del Gulumapu. Por eso, no se engañe (al menos por esta vez) y piense en lo siguiente: la balanza, así como los dados de un ludópata tramposo, está cargada, inclinada hacia la protección de los negocios que en la zona han desplegado las élites económicas.

Esta protección se traduce en un resguardo policial de corte represivo, amparado por una clase política cooptada y por una sociedad profundamente racista y clasista, además de ignorante de las razones a la base de las reivindicaciones mapuche. Esta sociedad sí se escandalizará cuando el patrón se vea afectado (porque todos se quieren parecer a él). Y, por otro lado, desviarán la mirada o justificarán la criminal y sistemática agresión del Estado policial chileno a las comunidades del sur, que haciéndolas veces de guardia pretoriana de las élites económicas, ha traspasado todo límite de lo tolerable en materia de derechos humanos.

Si las reivindicaciones territoriales mapuche amenazan los negocios, no habrá pudor, ni serán suficientes las genuflexiones para visualizarlos como el enemigo poderoso de Chadwick o como los pobrecitos interdictos de Molina, que son atizados por la intromisión extranjera. Esta intromisión resultó ser a posteriori  la acción de dos veedoras italianas de derechos humanos, en comisión de servicio por un organismo internacional reconocido por el Estado chileno. Teniendo en contra al Estado, al capital nacional e internacional y a la misma sociedad chilena, el pueblo mapuche debe cargar solo con sus jóvenes impunemente asesinados. Debe morderse los labios cuando sus niños, mujeres y ancianos son brutalmente agredidos; cuando sus territorios continúan ilegalmente usurpados y depredados. Finalmente, deben lidiar con una realidad ignorada con el deprecio que sólo puede erigir el hacendado o el arribista criollo que, en todo su racismo y clasismo, se sulfura por el daño inflingido a la casa patronal y aprueba –abierta o solapadamente- el balazo por la espalda perpetrado contra un Lemún, contra un Catrileo o contra un Mendoza Collío.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Oscar Vivallo

02 de enero

Cuadro: “La Oscura Familia”, del pintor mapuche Edurado Rapimán.

Oscar Vivallo

02 de enero

Eduardo Rapimán

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La protección de los derechos humanos y la protección del planeta son dos caras de la misma lucha. El cambio climático exacerbará las desigualdades existentes.
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Los países ricos no pueden seguir fingiendo que el Cambio Climático no los afecta

Con lo poco que poseen y con lo mucho que se desarrollan, “no importa la sala de clases, lo que importa es el libro que lees”, me dijeron.
+VER MÁS
#Sociedad

Alamar, descripción de una comuna Cubana.

Contar con una mayoría electoral y parlamentaria es condición necesaria, pero en ningún caso suficiente para emprender un programa de reformas que aspirasen a alterar las bases sobre las cuales se susten ...
+VER MÁS
#Internacional

Recordando el ocaso de la Primavera de Praga

La idea de un Museo de la Democracia, donde los ciudadanos podamos ver como han evolucionado los primeros postulados en Atenas sería interesante
+VER MÁS
#Política

Izquierda y democracia

Popular

Nadie nos ha puesto en la mesa una forma de violencia sutil, que todas hemos usado en contra de las otras: el inmiscuirnos en sus vidas privadas para decirles cómo es que deben comportarse en lo privado pa ...
+VER MÁS
#Género

Puta (sobre la poca sororidad que hay detrás de hablar mal de otras)

Los productos que curan al paciente matan el mercado cuando se trata de mantener y aumentar las ventas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Negocio farmacéutico: La enfermedad es la salud del capital

Intentar enseñar, sin saber como funciona el cerebro, será algo así como diseñar un guante, sin nunca antes haber visto una mano
+VER MÁS
#Educación

Las neurociencias y la epigenética: Claves para entender el aprendizaje

Que el dolor que hoy Chiguayante tiene, sea para Chile el punto de partida para comenzar a construir una sociedad más justa y agradecida con aquellos que dieron toda una vida para hacer realidad el present ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Chiguayante tiene una pena y Chile una deuda