#Política

`La insoportable violencia de lo inhabitable´: cárcel en Chile.

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La insoportable violencia de lo inhabitable: los padecimientos que producen las condiciones carcelarias en Chile.

El pasado martes 8 de diciembre, se conmemoraron 10 años del incendio en la cárcel de San Miguel que costó la vida de 81 personas. Desde ese entonces, los familiares de las víctimas han clamado justicia, obteniendo solo un ápice de ella con la sentencia del Séptimo Juzgado Civil de Santiago que, el pasado 18 de noviembre de 2020, condenó al Estado a efectuar las indemnizaciones que correspondan por concepto de daño moral; un fallo histórico, que, sin embargo, no resulta suficiente para acabar con las condiciones que, en ese entonces, facilitaron el fuego y que hoy dejan la puerta abierta a la consecución de una posible masacre.


La cárcel se levanta como una zona abandonada por el derecho, impedida de contar con un régimen de reconocimiento que permita garantizar los derechos humanos. El cuerpo encarcelado queda en la intemperie de este espacio inhabitable

El siniestro de la cárcel de San Miguel puso en la palestra pública, lo inhabitable del espacio carcelario en Chile. Esta «inhabitabilidad» no solo supone estar hablando (como podría desprenderse del propio concepto) de las falencias en las condiciones de habitabilidad y estructura arquitectónica de los centros penitenciarios. El término va mucho más allá e implica la configuración de una atmósfera mortuoria que niega la vida misma y expone a la muerte [1]. La geografía de la privación de libertad en Chile y en todo el sur global revelan esta realidad. La cárcel se levanta como una zona abandonada por el derecho, impedida de contar con un régimen de reconocimiento que permita garantizar los derechos humanos. El cuerpo encarcelado queda en la intemperie de este espacio inhabitable.

Esta constatación se desprende de la inspección personal de la cárcel en Chile, como también, de las denuncias históricas de las propias personas privadas de libertad, de organismos de la sociedad civil y de las formulaciones que a este respecto han realizado instituciones internacionales [2]  y nacionales [3]. La tónica de todos estos «relatos» describen: las deplorables condiciones de infraestructura de la mayoría de los centros penitenciarios y las altas tasas de hacinamiento; la privación de agua salubre, la falta de acceso a salud y atención médica especializada y el contagio permanente de enfermedades; el incumplimiento en la protección a grupos en situación de vulnerabilidad en el ámbito penitenciario, las falencias en el contacto con el mundo exterior y el régimen de visitas, las arbitrariedades del régimen disciplinario, entre otras cuestiones.

Estas condiciones delatan la violenta monstruosidad del encierro carcelario. La sustracción del cuerpo humano para someterlo a la precariedad radical no puede ser entendida de otra manera. La violencia que acompaña ontológicamente al espacio carcelario produce padecimientos que exceden la imposición de la pena privativa de libertad. Bajo este lineamiento, la cárcel desborda los límites propios del régimen de derechos individuales al que debe someterse el poder punitivo. Por eso, no puede quedar más que cuestionar aquella pretensión de legitimidad de la cárcel que, tal y como funciona, implica un castigo corporal fuera del marco de estricta legalidad.

Referencias

[1] Mendiola, I. (2017). De la biopolítica a la necropolítica: la vida expuesta a la muerte: . Eikasia. Revista de Filosofía , 219-248.

[2] Ver: Subcomité para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (2016). visita a Chile del 4 al 13 de abril de 2016: observaciones y recomendaciones dirigidas al Estado parte. Disponible en: http://docstore.ohchr.org/SelfServices/FilesHandler.ashx?enc=6QkG1d%2FPPRiCAqhKb7yhsgPEpOPkPvYO%2F7DAnrKRrASeCSZxJynm8Gh12SesHiDLXFrhVtTB66PZWKOGKjnv%2FYyyA5iTQDO%2Bg6KHeTq7EDZcXH2ee4dfwkXhewCfeGhz

[3] Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). (2018). Estudio de las condiciones carcelarias en Chile. Disponible en: https://bibliotecadigital.indh.cl/handle/123456789/1704

 

TAGS: Cárceles Violación Derechos Humanos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Javier Muñoz

29 de diciembre

Las cárceles decentes tienen rociadores automáticos para detener los incendios antes que crezcan. Se usan por todo el mundo.

Para bajar la violencia y usarla como estímulo para buen comportamiento, los internos deberían tener acceso a prostitutas pagadas por el estado, unas «visitadoras». El dicho «cortar el agua» viene del uso de las «cantineras» que oficialmente eran una suerte de enfermeras, pero además debían satisfacer a los hombres en el frente o regimiento, sin mujeres. Como castigos por algún acto, se le privaba al infractor de la cantinera por una semana, el dicho era «Gutiérrez, esta semana tendrá cortada el agua» en referencia a la «cantinera». Con menores daños y reposiciones, las prostitutas se pagan solas, de hecho solo con las muertes de los incendios de Arica y San Miguel se habrían pagado 100 años d servicio de prostitutas, algo que actualmente se pueden pagar los internos con los recursos personales suficientes, aparte de las visitas conyugales.

El problema es que el interno común es limítrofe y no razona que si rompe los baños, está rompiendo equipos que ellos usan, falta un mayor uso de los líderes internos.

Dentro de todo, está la ridiculez que los gendarmes en el turno de noche ¡¡llegan a dormir!!, he visto a sus dirigentes en la tele quejándose por no tener «colchones dignos»…¡¡¡no debería haber ninguno!!!, tienen que hacer rondas por los pasillos para imponer y mantener la disciplina…pero están durmiendo los lindos, parece chiste, pero es así.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no