#Política

Gonzalo Rojas y su llamado a defender la dictadura

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La lectura distraída de este profesor asegura división y desencuentro para muchos años. Sólo una mirada humanista sobre el error, pero severa con el crimen, podrá en el futuro garantizar el entendimiento entre los chilenos. El señor Rojas lo único que ha hecho hasta ahora es enconar el tejido social, negándose a aceptar el derecho de hacer justicia de los deudos de quienes sufrieron alevosa tortura, muerte y desaparición.

El señor Gonzalo Rojas, bien conocido por haberse instalado en el escenario público, de motu proprio, como un ángel redentor de la dictadura militar, hace un llamado a la Alianza para que, de una vez por todas, sus miembros reasuman su defensa, despojando a sus enemigos de toda autoridad moral y derechos reivindicativos, especialmente en este último año del gobierno de Sebastián Piñera. Y lo hace sin percatarse de que está avalando las soluciones de facto y la violencia, habida cuenta de la incontrastable ocurrencia de abusos y asesinatos que, bajo el terror del Estado, impuso la dictadura durante 17 años con el fin de instalar sin contrapeso su modelo neoliberal. Este señor no entiende que los atropellos a los derechos humanos y la falta de probidad del dictador son cuestiones que están más allá de lo admisible para una sociedad que siempre vio en sus gobernantes modelos de templanza y honradez y que, por tanto, toda su parafernalia argumental no alcanzará nunca a minimizar en la conciencia ciudadana aquellos delitos de lesa humanidad y de latrocinio con que el gobierno de Augusto Pinochet  empañó una larga  tradición republicana.

El señor Rojas tiene una seria desavenencia con la objetividad argumental. Sin ninguna delicadeza aduce que los políticos de su sector han pecado de comodidad y desinterés por no haber defendido como corresponde al gobierno militar; y los conmina a acudir a las fuentes históricas que explicarían el apoyo masivo que tuvo de la civilidad, cuando se alzó contra el gobierno constitucional. Lo hace enumerando sin pudor  las organizaciones que estaban detrás del golpe, y enarbola el diario El Mercurio para acreditar datos objetivos. Nada dice de la intervención extranjera, implicada desde 1970 en el fracaso de la experiencia socialista de Salvador Allende. Un acto cargado de cinismo, si recordamos que el diario La Segunda, de esa misma red periodística,  llamó un día a los chilenos, en primera plana y con letras de molde, a “juntar rabia”. Con todo, el profesor indica que dos días después del golpe, el día 13 de septiembre, ya se notaba la presencia masiva de la civilidad en apoyo a la intervención militar.

Lo que tampoco dice es que, efectivamente, muchos civiles se sumaron a la brutal represión que asoló a los chilenos en todos los rincones del territorio nacional. Lo hace en un intento por alterar los verdaderos sentimientos que afligían a los chilenos y chilenas que un día quisieron hacer sentir su derecho a mejorar sus condiciones de vida.

Porque ¿qué hay de la opinión de los trabajadores, empleados,  profesores, académicos, estudiantes, dueñas de casa, que en las elecciones parlamentarias de marzo le dieron al gobierno el 43,6% de adhesión, evitando que la oposición alcanzara los dos tercios que le habrían permitido acusar constitucionalmente al Presidente de la República?

Corrijamos al señor Rojas: la votación del CODE no fue “más del 60%” como dice en su columna, muy seguro de sí mismo, sino 54,4%  y tuvo la  contrapartida de ese 43,6% de la Unidad Popular que, al igual que hoy, es un guarismo inexcusable y denotativo.

¿Y qué hay de la disidencia al interior del Partido Demócrata Cristiano, desde cuyo seno surgió  el Grupo de los Trece, integrado por dirigentes que se opusieron abiertamente al golpe de Estado y que aquel mismo 11 de septiembre de 1973 firmaron una declaración contra el derrocamiento de Allende y reclamaron la pronta vuelta a la democracia?

Cómo olvidar su declaración: “los hechos que hoy lamentamos señalan que sólo en libertad, sustentada por la mayoría del pueblo y no por minorías excluyentes, se puede aspirar a la transformación humanista y democrática de Chile que constituye nuestra meta y fortalece nuestra voluntad”.

Este selecto grupo de opositores al gobierno de Allende, que desde el fondo de la historia crece en la admiración de los chilenos de hoy, estuvo formado (imposible no nombrarlos a todos) por Bernardo Leighton (más tarde víctima de atentado a manos de la DINA junto a su esposa en Italia), José Ignacio Palma, Renán Fuentealba, Claudio Huepe, Andrés Aylwin, Mariano Ruiz-Esquide, Belisario Velasco, Ignacio Balbontín, Jorge Cash, Jorge Donoso, Florencio Ceballos y Fernando Sanhueza.

¿Y qué de aquellos miembros preclaros de la Iglesia Católica que, más pronto que tarde, se la jugaron por la defensa de los derechos humanos de los chilenos? Basta recordar las primeras acciones de la Iglesia Católica y la Iglesia Luterana en el Comité Pro Paz de la calle Erasmo Escala, acudiendo en ayuda de los perseguidos; antes de que Monseñor Silva Henríquez organizara en 1975 la Vicaría de la Solidaridad.

Entonces, ¿dónde está esa abrumadora mayoría de la que habla el profesor?

Gracias al señor Rojas nos quedamos con unas fuentes de burda parcialidad para glorificar y  masificar el apoyo a un golpe de Estado que devino en tragedia para miles y miles de compatriotas.

La lectura distraída de este profesor asegura división y desencuentro para muchos años. Sólo una mirada humanista sobre el error, pero severa con el crimen, podrá en el futuro garantizar el entendimiento entre los chilenos. El señor Rojas lo único que ha hecho hasta ahora es enconar el tejido social, negándose a aceptar el derecho de hacer justicia de los deudos de quienes sufrieron alevosa tortura, muerte y desaparición. Socava, además, el principio del equilibrio histórico, que se basa en la armónica y limpia confrontación de los contrarios bajo el prisma de historiadores desapasionados y objetivos. Cuando sus seguidores lo admitan, y cuando se silencien los últimos destellos de cinismo, recién  el país podrá decir que ha alcanzado la tan anhelada paz de los espíritus.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Escribe tu nombre

20 de Septiembre

¡Plop!

jorge salgado

20 de Septiembre

Gonzalo, coincido con tu critica totalmente y aprovecho de agregar que desde hace bastante tiempo la comunidad internacional ha puesto el acento en impedir los golpes de estado, perseguir a violadores de derechos humanos y en proteger a las victimas, JAMAS EN DAR JUSTIFICACION, DE NINGUNA ESPECIE, A LOS AUTORES DE TALES CRIMENES.
Me alegro que nos refresques la memoria y destaques lo verdaderamente importante: el ser humano. Un abrazo.

22 de Septiembre

El señor Rojas tiene razon: la Alianza tiene que reasumir la defensa de la dictadura. Porque si no lo hacen lo unico que demuestran es que son una gentuza sin el mas minimo sentido de coherencia y lealtad al gobierno que les dio todo lo que son.

La mayoria de los politicos de la Alianza eran cucarachas cuando decidieron apoyar una dictadura que asesinaba a fetos en el vientre de sus madres. Salidos de quien sabe que cuchitril, sabiendo apenas leer y escribir (la dictadura siempre sintio predileccion por favorecer a lo mas ignorante y chusma de nuestra sociedad) de pronto tuvieron algo de poder y aprovecharon ese poder para enriquecerse ilicitamente. Sabiendo que se asesinaba a personas simplemente por manifestarse, o por ser periodistas, o por negarse a aceptar el nuevo orden, la gentecita de la Alianza se dedico a enriquecerse, colaborando con la dictadura. ¿Como pueden ser tan descarados para ahora renegar de ella? Sin la dictadura ellos estarian en el barro de donde nunca debieron salir.

El cinismo no esta en el señor Rojas. El cinismo esta en los miembros de la Alianza, como el señor Chadwick que se “arrepiente” (ironic mode on) de haber colaborado pero no devuelve nada de lo que se robo en esos años, el del señor Piñera que dijo que habia votado por el No… come on!!! y en todos aquellos que quieren borrar su pasado, como si hubieran actuado bajo el hechizo imperius embrujados por un Voldemort malvado, y no, como fue en realidad, totalmente concientes de lo que hacian y mas que complacidos de colaborar.

La Alianza tiene que defender a la dictadura, porque ahora lo unico que muestran es que son un grupo de gentuza que le importa un comino todo ser humano que no sean ellos, que venderian a su madre si eso les benfeicia, y que son traidores de profundis. Tan traidores y tan ruines como el señor Urrutia, que trato a Allende de cobarde porque se suicido porque los que se suicidan son cobardes, sin pensar un segundo en que el hijo de Jovino Novoa se suicido. Si defienden a la dictadura, los miembros de la Alianza mostrarian al menos un poquito de coherencia y algo de agradecimiento a quien tanto le deben, a Pinochet, que es lo maximo que le podemos pedir a esa gentecita. Y si eso les cuesta votos y el desprecio de la gente pues uy, que pena mas grande! pero es lo que ocurre cuando se apoya a genocidas, traidores y mentirosos, la gente te repudia, aunque no deberian preocuparse, porque gracias al binominal que le deben a su Pinochet siempre tendran un puesto en el Congreso…

Oh si, la Alianza le debe demasiado a Pinochet para andar ahora de hipocritas renegando de el.

peon

23 de Septiembre

Estimado lestor del hartíkulo… No se te le ocurra ser isnorante o de tipo chusma, porque la señora o señorita Castro te repudiará por naturaleza…

Lo vueno de esto es que la Concertación quedó javonadita… Ella nunca quevró plato alguno…

Apenas regaló el cobre, pero, eso hes sólo porque .. “se le chispoteó”…

PD: No se moleste señorita Castro en procurar razonar conmigo…

Ver todos
Ocultar

#EstoPasaEnChile

VER TODO
Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Estas restricciones limitan la posibilidad de contribuir, desde la comunidad académica y científica, a una maduración real de nuestro sistema científico, sembrando dudas sobre el alcance real de este pr ...
+VER MÁS
#Ciencia

La política científica y el problema de las restricciones

¿Por qué no se habla de la violencia de las colusiones, los fraudes, las evasiones, sino que de la violencia física que hemos estado viviendo?
+VER MÁS
#Sociedad

Conversaciones en torno a la violencia

Lo cierto es que cuando la derecha promueve una medida coercitiva, lo mínimo es actuar con prudencia y leer y analizar lo que se lee.
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: Yo no fui

El rechazo a la admisibilidad de la Acusación, a pesar de cumplir con todos los requerimientos constitucionales para ser admitida, ha negado la posibilidad de que analizar la cuestión de fondo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El malestar con la élite política y la falta de representación

Popular

Tomémonos las calles con nuestras pañoletas moradas y verdes. Porque juntas somos más fuertes. Porque, como dice Rebeca Lane “Yo no elegí la guerra pero nací guerrera”
+VER MÁS
#Género

Y la culpa no era mía, ni donde estaba, ni como vestía

¿No sabían quién era? ¿No habían leído sus columnas? ¿No han visto sus intervenciones en otros programas de televisión? Era extraño. Estaban todos muy escandalizados de algo que era evidente que pa ...
+VER MÁS
#Política

El evitable show de Hermógenes en Bienvenidos

La violación de los Derechos Humanos “desordena” en vez de ordenar, atiza el fuego, asume que el orden se impone por terror, mediante el amedrentamiento
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: ¿de qué estamos hablando?

Para esos 24 muertos, heridos y varios con pérdida ocular, incluso completa, no hay familia, no hay historias detrás
+VER MÁS
#Sociedad

La televisión volvió a su lógica