#Política

Gobiernos regionales democráticos y autónomos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El Estado puede optar por continuar con su política centralista, poniendo mayor esfuerzo en comprender las necesidades regionales, o puede aceptar que atender las demandas específicas de 15 regiones distintas es una tarea que lo sobrepasa. Lo primero demostró ser inviable y continuar en esa senda sería de una testarudez absoluta. Peor aún, al aparecer movimientos organizados en búsqueda de la satisfacción de sus peticiones, el Estado quedará atado de manos al no poder entregar respuestas simultáneas y surgirá el fantasma de la ingobernabilidad. Tomando la segunda opción, el Estado puede apelar a la sensatez y dividir su poder en sucursales gubernamentales regionales autónomas para que éstas atiendan las necesidades de cada región y así, no sólo elimina la burocrática relación entre Santiago y demás regiones, sino que aumenta la calidad de las respuestas que estos sub-gobiernos puedan entregar

El centralismo daña profundamente el desarrollo de las regiones de Chile. Esta frase no nace de un análisis valórico, sino pragmático: hoy Santiago es Chile y las regiones deben rogar para que este padre sobreprotector e incapaz de comprender lo que pasa en cada rincón de una faja de más de 4.000 kilómetrosde longitud, solucione – insatisfactoriamente – sus demandas locales.

Esta situación alcanzó recientemente un límite crítico en la provincia de Aysén y posiblemente sean más las localidades que busquen respuestas por medio de movilizaciones ciudadanas. “El que no llora, no mama”, deben pensar al ver el ejemplo victorioso de los aiseninos, liderados por Iván Fuentes. Y tristemente es así. Al no existir autonomía regional ni autoridades con atribuciones políticas “reales” de gestionar soluciones, el único camino es implorar para que el Leviatán capitalino resuelva, por medio de parches subsidiarios, demandas de carácter estructural. Evidentemente esta forma de resolución de conflictos se desgastó, poniendo de manifiesto todas sus falencias, y los ciudadanos, hoy más empoderados y conscientes de sus derechos, saldrán a exigir que sus peticiones se cumplan.

En este sentido, hay dos posibilidades. El Estado puede optar por continuar con su política centralista, poniendo mayor esfuerzo en comprender las necesidades regionales, o puede aceptar que atender las demandas específicas de 15 regiones distintas es una tarea que lo sobrepasa. Lo primero demostró ser inviable y continuar en esa senda sería de una testarudez absoluta. Peor aún, al aparecer movimientos organizados en búsqueda de la satisfacción de sus peticiones, el Estado quedará atado de manos al no poder entregar respuestas simultáneas y surgirá el fantasma de la ingobernabilidad. Tomando la segunda opción, el Estado puede apelar a la sensatez y dividir su poder en sucursales gubernamentales regionales autónomas para que éstas atiendan las necesidades de cada región y así, no sólo elimina la burocrática relación entre Santiago y demás regiones, sino que aumenta la calidad de las respuestas que estos sub-gobiernos puedan entregar. En la actualidad, las autoridades encargadas de estas tareas no están empoderadas realmente y, por lo tanto, son poco eficaces. Además, al ser nombradas a dedo por el Gobierno de turno, están deslegitimadas en términos de representación popular.

Pero, ¿Por qué es importante la autonomía política? Más de alguno podría pensar que con las actuales estructuras institucionales es suficiente y que apenas faltaría entregar más recursos para lograr exitosamente la tan anhelada reivindicación regional. Sin embargo, los levantamientos ciudadanos en Aysén, Calama, Pelequén y Punta Arenas revelan que los problemas no se solucionan mediante la inyección de recursos económicos. De hecho, bajo un análisis macroeconómico*, vemos que Aysén tiene un PIB per cápita regional superior al promedio nacional y cercano al de Santiago. Notamos, también, que Punta Arenas está a la par de Santiago en este mismo indicador y que Calama pertenece a Antofagasta, lugar con el más alto PIB regional de Chile, similar al de países desarrollados. Estas cifras indican con claridad que el problema que hoy sufre nuestro país es más que un simple conflicto económico y que debe solucionarse con la división horizontal del poder entre las regiones, esto es, concebirlas como unidades ciudadanas políticamente autónomas y capaces de autogobernarse.

El propósito de este cambio es la reivindicación regional mediante la descentralización, pero acarrea virtuosamente, además, otras importantísimas consecuencias: Incentiva la participación ciudadana mediante la elección de autoridades por voto popular, lo que involucra directamente a las personas en el desarrollo regional (es decir, mejora y profundiza nuestra democracia) y, conjuntamente, permite avanzar en un sistema de cooperación interregional, ya que se elimina el justificado malestar que provoca ver cómo los recursos generados por las regiones parten mayoritariamente a Santiago.

El cambio es grande y atenta en contra del histórico presidencialismo que ha reinado por décadas en Chile, pero los beneficios son tales, que bien vale la pena tomar esta alternativa como una opción válida para terminar de una vez por todas con el nocivo centralismo de nuestro país.

* Estimación del PIB regional en base a datos del Banco Central y el INE, realizada por el Instituto Libertad y Desarrollo.

** Si compartes lo afirmado en esta entrada, te invitamos a adherir y difundir la acción «¡No al centralismo! Gobiernos regionales elegidos por voto popular.«

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.

#NuevaConstitución

VER TODO
Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin distinción

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

La responsabilidad de los partidos v/s ¿particularismos políticos?

Se colige la urgencia de acuerdos asertivos para canalizar las demandas ciudadanas desde sus territorios, apurando el tranco por una Nueva Constitución

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuen ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Qué priorizamos: Constitución o gobernabilidad?

¿Qué priorizamos? ¿Constitución o gobernabilidad? Si no se puede lo menos ¿se podrá lo más? Los ciudadanos miran atónitos la degradación de la política, la descontrolada expansión de la delincuencia, la violencia y el narcotráfico. Pero, la ciudadanía chilena debe asumir su responsabilidad en este descalabro

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

Nuevos

Para Arendt, Eichmann no era el «monstruo», los actos no eran disculpables, pero estos actos no fueron realizados porque estuviese dotado de una inmensa capacidad para la crueldad, sino por ser un burócr ...
+VER MÁS
#Justicia

Osvaldo Romo Mena: la banalidad del pasado en el presente

Se dice de Oyarzún que fue tan ingenuo como filósofo. Tan niño como angustiado. Tan poeta como burócrata
+VER MÁS
#Cultura

Poesía y filosofía en un olvidado Luis Oyarzún

Es de esperar que todas las fuerzas políticas, se sumen a este llamado a dejar las trincheras, la patria justa y buena, no es sólo para blancos, amarillos o rojos, es aquella que nos contiene a todos sin ...
+VER MÁS
#Política

Dejar las trincheras

La superficialidad de este nuevo marco de valores está claramente definida porque ninguno de sus principios responde a una necesidad real, a un análisis profundo de sus razones ni a una tendencia generali ...
+VER MÁS
#Cultura

La burbuja cultural

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

Los impuestos son la fuente más importante de ingresos del Estado y le permiten potenciar la economía, reducir la desigualdad y lograr justicia social.
+VER MÁS
#Economía

Datos importantes a tener en cuenta antes de una Reforma Tributaria

No solo me dispararon y me afectaron a mí. El daño también fue para toda mi familia
+VER MÁS
#Justicia

¿El estallido social quedó atrás? Para las víctimas claramente no