#Política

De Rosanvallon a Innerarity: refundar la democracia

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Vivimos una crisis de la democracia representativa, de su naturaleza, de su estructura, de sus componentes y de sus principios; es decir, de la metafísica de la democracia. Como ocurre con la crisis de la propia modernidad hay una de época, dado que la democracia representativa ya no responde a las demandas de una sociedad que desconfía de quienes habían sido los depositarios del ejercicio de la soberanía.

Frente a ello, dos autores de la filosofía y de la ciencia política a nivel mundial, explican y proponen teorías para abordar la crisis y superarla: el francés Pierre Rosanvallon y el español Daniel Innerarity.

En “La Contrademocracia”, de Rosanvallon, encontramos algunas claves de la dimensión de la crisis que vive la política y sus instrumentos y con ello la propia democracia circundada de instituciones y paradigmas que pertenecen a otra época de la historia.


El ideal democrático, tanto para Rosanvallon como para Innerarity, solo puede progresar complejizando la democracia, tanto sus instituciones como sus procedimientos y las modalidades de expresión de la sociedad.

Una de las instituciones clásicas de la democracia representativa como son los partidos políticos se encuentran fuertemente debilitados y cuestionados y más allá de una multiplicidad de factores que han conducido al desacoplamiento entre los partidos y los ciudadanos, hay que tener presente que la representación y mediación partido está llegando a su fin histórico porque desaparecen crecientemente en el mundo actual las condiciones en que fueron creados.

Rosanvallon sostiene que la historia de la democracia estuvo marcada por la tensión entre un pueblo-principio y un pueblo-sociedad, es decir, entre el principio político democrático de la soberanía del pueblo y el hecho sociológico del pueblo empírico. La representatividad fue una forma de resolver históricamente esta tensión, ya que las elecciones sustituyeron la sustancia, la unidad -que estarían implicadas en una idea de “voluntad general”- por el número, es decir, por el dato que lleva al principio mayoritario.

Lo que plantea Rosanvallon, es que la época actual está signada por la desacralización de la democracia electoral-representativa.

Es esta contingencia y fragilidad lo que coloca en cuestión la vieja legitimidad que sostuvo la democracia en estos siglos, de una parte porque el propio concepto de “soberanía popular” como paradigma de origen de la democracia se debilita por el cambio del concepto “pueblo” que ya no es el de la sociedad industrial, de clases y grupos definidos, orgánicos, perfectamente visibles y representables en su dimensión social e ideológica, sino de grupos heterogéneos, atomizados, que son más bien “una sucesión de historias singulares”, típicos de una sociedad líquida, postindustrial y a los cuales es más difícil representar por partidos y entidades que nacieron en la civilización anterior.

Es claro que en el siglo XXI la sociedad no puede ser aprehendida solo de este modo porque hemos ingresado también en una nueva era de la identidad, ligada al desarrollo de un individualismo de singularidad.

Su advenimiento está relacionado con la complejización y heterogeneización del mundo social, así como también con las mutaciones del capitalismo. Pero, más profundamente aún, se vincula con el hecho de que los individuos se hallan determinados tanto por su historia personal como por su condición social.

De ahí, la necesidad urgente de ampliar la democracia de autorización a una democracia de ejercicio. El objetivo es determinar las cualidades que se esperan de los gobernantes y las reglas positivas que organizan sus relaciones con los gobernados.

Ello da también pleno sentido al hecho de que el poder no es un simple instrumento sino una relación, y que son entonces las características de esta relación las que definen la diferencia entre una situación de dominación y una simple distinción funcional, dentro de la cual se puede desarrollar una forma de apropiación ciudadana del poder.

Junto a ello, Rosanvallon, despliega el concepto de la democracia de la confianza. La confianza la entiende como una «institución invisible», cuya vitalidad ha tenido una importancia decisiva en la época de la personalización de las democracias. Construcción de una democracia de confianza y de una democracia de apropiación son las dos claves del progreso democrático en la época presidencial-gobernante.

Para Rosanvallon, esta es verdaderamente una segunda revolución democrática la que debe operarse en esta perspectiva, después de aquella que constituyó la conquista del sufragio universal.

El define a la democracia como conflicto y como consenso al mismo tiempo. Pero, a la vez, la define como un proyecto nunca cumplido plenamente y, por tanto, ve la democracia no como un modelo o varios modelos sino como un conjunto de experiencias inacabadas y multiplicadas La democracia es régimen político, forma de gobernar, actividad ciudadana y forma de sociedad y, además, es plural y compleja en cada una de sus dimensiones.

Los desafíos son múltiples. La democracia de Rosanvallon es exigente, el desencanto es una positiva complicación. Como ideal, es subversiva, y como práctica teórica, debe ser la que crea las condiciones hegemónicas, culturales, del cambio permanente en una sociedad compleja, diferenciada, global, que ya no es analizable solamente a través del pensamiento lineal, de lo bueno y lo malo, del orden y de la crisis, como conceptos contrapuestos, ya que de la crisis puede surgir también un nuevo orden.

Por su parte Daniel Innerarity, en “Una Teoría de la Democracia Compleja. Gobernar el Siglo XXI”, actualiza la gramática y los conceptos de una política que fueron pensados en una época de relativa simplicidad social y política -“estamos pensando todavía la política en un universo newtoniano”- y cuyo déficit teórico se corresponde con una práctica política que empobrece nuestras democracias.

Innerarity hace una afirmación fuerte y polémica, que se constituye en el núcleo de su razonamiento; la principal amenaza de la democracia no es la violencia ni la corrupción o la ineficiencia, sino la simplicidad. Y aclara que se refiere a simplificación que se expresa en conceptos políticos que no tienen en cuenta la riqueza de la sociedad y de los nuevos entornos, el mundo que vivimos que es otro respecto de aquel en que surgieron las teorías con las cuales las analizamos.

Innerarity afirma que la mayor dificultad procede de que el ritmo acelerado de los cambios es mayor que nuestra capacidad de concebir las nuevas realidades. Pero subraya un segundo elemento: no estamos ante cambios en una línea predeterminada, incremental, sino ante situaciones inéditas, incluso que plantean una cierta incompatibilidad, por ejemplo, entre la estrategia de la representación y las instituciones parlamentarias, que supuestamente podían acompañar al cambio social, pero la velocidad de esos cambios convierten a tales instituciones en, a lo sumo, instancias de reparación de daños del proceso de modernización.

Para Innerarity “estamos pensando todavía la política en un universo newtoniano” donde una parte de las teorías políticas fueron creadas a partir de la física social elaboradas con las categorías mecanicistas del mundo natural. Su mayor límite es enfrentar la complejidad con instrumentos simples, con un claro contraste entre los conceptos históricos y las realidades que se deben gobernar.

Una simplificación de conceptos políticos que no tienen en cuenta la riqueza de la sociedad y de sus contextos, lo cual lleva a una simplificación, más bien práctica, que tiene que ver precisamente con ese mundo de la complejidad, lleno de incertidumbres en el que estamos navegando y que genera que la “intermediación entre el público y el interés general sean permanentemente desafiadas por la seducción de la inmediatez”.

¿Pero, en que se debe cambiar la democracia en la visión de Innerarity? El responde que en casi todo, salvo el núcleo de valores, de principios normativos para los que nunca encontraremos un sustituto útil: la idea de autogobierno, de igualdad, de representación, de deliberación, de justicia. Estas ideas no sufrirán grandes evoluciones, aunque tendrán que adecuarse a contextos diferentes. “Pero si todo el resto de ideas. Nuestro actual concepto de soberanía, territorialidad, autarquía, de poder mismo, resultan completamente insuficientes y hasta dañinas para abordar la realidad compleja y global en que nos desenvolvemos”.

Pero la parte sustantiva del libro de Innerarity está dada por la exposición de sus tesis para democratizar la democracia.

El punto de partida es hacer inteligible la política, combatir la inabarcabilidad a la que se enfrenta la gente con la crisis del sistema financiero, la complejidad de las negociaciones sobre el cambio climático, las condiciones para la sostenibilidad de nuestros sistemas de pensiones o las consecuencias laborales de la robotización.

Alcanzar la inteligibilidad, que no es un déficit meramente cognitivo e individual, sino democrático y colectivo, es posible a través de la “adquisición de competencia política para mejorar el conocimiento individual. Una figura central del modelo clásico de democracia es el ciudadano informado que es capaz de tener una opinión sobre los asuntos políticos”.

En el plano postelectoral, Innerarity parte de constatar que tenemos una democracia insuficientemente representativa. “En nuestros procedimientos de representación y decisión hay menos sujetos, intereses y valores de los que debería haber, lo que se podría traducir como que nuestros electorados están incompletos”.

El ideal democrático, tanto para Rosanvallon como para Innerarity, solo puede progresar complejizando la democracia, tanto sus instituciones como sus procedimientos y las modalidades de expresión de la sociedad. Por el contrario, los poderes de la simplificación son los que tienden a corromper ese ideal pretendiendo completarlo.

TAGS: #Democracia #PartidosPolíticos #Representación Crisis de Representación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
paolo

28 de Agosto

A mi modo de ver, y super lamentablemente, Chile no está en la misma situación de la Francia de Rosanvallon y de la España de Innerarity, estamos un peldaño abajo: no somos el tercer mundo, pero sí el segundo mundo, ellos están entrando en el S. XXI y nosotros en el S. XX. Creo que en Chile no hay democracia representativa, hay una especie de democracia “administrativa”, elegimos una administración y no un gobierno. Nuestro concepto de “democracia” es muy penca como para llamarlo “representativa”: necesitamos una auténtica democracia representativa, parlamentaria y descentralizada. Me preocupa el tema de los plebiscitos dirimentes, lo encuentro torpe, porque no habrá incentivo para que lleguen a acuerdo en la convención. La “democracia directa” tiene mucho de ilusion, yo por ej. no sé que votaron mis vecinos para el plebiscito, o la eleccion de constituyentes, no debatí con ellos: no tengo idea, porque no formamos una asamblea. Los que estan en la convención son una elite: saben mas que el resto, puede que no sepan de fisica nuclear, de música o de medicina, pero saben de politica y de leyes; y los que no saben de a poco iran aprendiendo, gracias al debate mismo. Por eso ellos estan en una posicion mejor para decidir: ahora, si quieren plebiscitar por ej. la forma de gobierno, seguro “el pueblo” responde “presidencialismo”. Y con eso se cargan la nueva constitucion… ellos estan rechazando la responsabilidad que tienen de tomar decisiones e incomodar a alguien.

paolo

28 de Agosto

Hay una cosa que todos los teóricos politicos deben entender, y es que los gobernantes son distintos de los gobernados. Los gobernantes tienen responsabilidad, los gobernados no la tienen. El problema no está en la distinción entre gobernantes y gobernados, está en el concepto de “poder”: ser un representante no le da derecho a esa persona a pasar a llevar al resto. El poder politico no es dominio para someter al resto de la gente, es solo PODER POLITICO. No es poder moral, no es poder ingeneril, ni poder médico ni cultural. Lo que pasa con los teoricos de la politica es que sobrevaloran la politica. Se creen el cuento de que la politica “es lo más importante que puede existir”, y con eso automaticamente convierten a los politicos “en las personas mas importantes que existen”. Y la solucion que encuentran para este drama que ellos mismos crean es que “todos seamos politicos”. Pues eso es igual que decir que todos seamos medicos y operemos en los hospitales. Los politicos estan en una posicion mejor para decidir, porque debaten, forman un cuerpo o asamblea deliberativa (y nosotros no): puede que no sepan nada de arte, de ciencia, de matematicas, pero saben de politica, y si no saben terminan aprendiendo. Lo importante es que los politicos sean elegidos y removidos por las personas: y que los politicos sean personas comunes y corrientes, “del pueblo”. Eso es todo. Nos estamos complicando demasiado para entrar al S. XX! Saludos

paolo

28 de Agosto

Hay un historiador que dijo hace un tiempo que la convencion no representa al pueblo, porque los constituyentes tienen que cumplir el “mandato” que el pueblo le dio, y nada mas. Ya, imaginemos que los constituyentes de derecha, que fueron puestos alli con el dinero de los empresarios, centros de estudios, think thanks, etc, obedecieran el “mandato” de quienes los eligieron y pusieron allí: y que no debatieran ni llegaran a acuerdo con los constituyentes de izquierda. La naturaleza de la convención es el debate. Lo pueden hacer porque son pocos (son 155, no 17 millones), caben en un espacio donde todos pueden verse las caras y oirse la voz: nosotros no podemos hacer eso. Ellos si pueden, y para eso los elegimos, hicimos una elección, y eso implica que unos fueron elegidos y otros quedaron fuera. Por eso quienes estan alli tienen una responsabilidad de la cual no pueden eximirse: no pueden tirarnos a nosotros de vuelta la pelota para que nosotros elijamos, con un “plebiscito”, en una democracia “directa”, para que nosotros seamos responsables de las decisiones que ellos no quieren tomar. Aca no hay los medios para juntarse a debatir sobre el sistema parlamentario o el Estado regional: no tenemos tiempo, no nos pagan por eso ni contamos con una biblioteca con cientos de volúmenes. Me parece feo que ellos no quieran quedar mal con nadie: pero van a quedar mal si la convención redacta una mala constitución. Nosotros no vamos a ser responsables, aunque se plebiscite.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La energía es fundamental, ergo, un derecho humano tal como lo sostenemos en la propuesta al país desde la Red de Pobreza Energética
+VER MÁS
#Energía

Energía, derechos humanos y mínimo vital: una discusión necesaria

La elección de los gobernadores regionales y la elaboración de una nueva Constitución, debieran fortalecer esta tendencia a la autonomía de las regiones para ir definiendo sus vocaciones productivas, pe ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Un nuevo modelo: desde las regiones y el medioambiente

En determinados sectores se observa una cierta pulsión hacia lo autoritario y violento, y una clara tendencia a cancelar el debate.
+VER MÁS
#Ciudadanía

La Convención Constitucional chilena. Cuando la política sí importa

Sin perjuicio de existir un principio de igualdad reconocido en la Constitución chilena, lo cierto es que, en los hechos, este queda más bien como una declaración de buenas intenciones
+VER MÁS
#Género

La igualdad de oportunidades/género

Nuevos

La ONU, define al agua no como un recurso natural, sino como un derecho humano, pero, es un principio que no se respeta, ya que siempre está subordinado al interés de las grandes corporaciones e inversion ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Crisis hídrica, el terremoto silencioso e invisible

Abordar la educación como un desafío de justicia social implica realizar una declaración política que nos señale el camino hacia la cohesión e integración social
+VER MÁS
#Educación

Condiciones para garantizar el derecho a la educación de calidad

Este dilema que tiene la derecha en Chile, no es exclusivo de dicho país. Se repite en otros confines. En EEUU con el partido republicano, donde tienen al Tea Party en su interior, o en España, donde el P ...
+VER MÁS
#Política

El dilema de la derecha: Kast o Sichel

Hay una palabra compleja, y de pronto eso la hace inmensamente bella, la parresía, profundamente explorada por esos viejos atenienses y otros clásicos.
+VER MÁS
#Política

Provoste, centró el centro

Popular

Si queremos combatir la corrupción, el blanqueo de dinero y la desigualdad global, es imprescindible tener bajo control a los paraísos fiscales.
+VER MÁS
#Economía

De los Offshore Leaks a los Papeles de Pandora

Hay quienes quieren certezas de otra índole, como la seguridad y el combate de la delincuencia, y creen que esto se soluciona apelando a cierto patriotismo, a una política identitaria en que los límites ...
+VER MÁS
#Política

Cuidado con Kast

Si el prestigio y credibilidad de las Instituciones ya venían cuesta abajo antes de conocerse los Pandora Papers, el aporte del Presidente Piñera es despejarles el camino para que sigan rodando.
+VER MÁS
#Política

Pandora Papers y algo más

Se estima que hay alrededor de 70 mil proyectos inmobiliarios que, en vez de realizar sus obras en terrenos sujetos al proceso de cambio de uso de suelo (de rural a urbano), emplazan las construcciones habi ...
+VER MÁS
#Ciudad

La nueva ruralidad