#Política

De la guerra a la regularización de las drogas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La larga guerra contra las drogas fracasó porque su finalidad no era controlar las drogas ni a quienes las usan. La finalidad de las políticas de drogas es controlar a la población, en particular a los jóvenes, así como la guerra de las drogas tienen por finalidad controlar a los estados, en particular a los más díscolos.

En 1971 el Presidente Nixon lanzó la “guerra de las drogas” como una manera radical de controlar su consumo. El imaginario convocado fue el de un país invadido por los narcotraficantes y sus drogas que causan un grave daño a la salud y la seguridad de los norteamericanos, sobre todo de sus jóvenes, ante lo cual la nación se defendía utilizando la última ratio de la política que es la guerra. Todo eso era falso, inútil y caro –se estima un gasto de 40 mil millones de dólares estadounidenses al año- pero sirvió muy bien a los intereses de la política exterior de los Estados Unidos de América. So pretexto de luchar contra las drogas se establecieron condicionalidades a todos los países del mundo en particular a los de América, tales como las certificaciones anuales del Departamento de Estado que condicionaban las ayudas. También invadieron países como Panamá en 1989 o se intervinieron en otros como Colombia, con lo cual tampoco se derrotó a la guerrilla de las FARC, que en estos días ha negociado con el Gobierno el tema de la tenencia de la tierra que es el origen de la violencia que desangra a ese país desde 1948.

La larga guerra contra las drogas fracasó porque su finalidad no era controlar las drogas ni a quienes las usan. La finalidad de las políticas de drogas es controlar a la población, en particular a los jóvenes, así como la guerra de las drogas tienen por finalidad controlar a los estados, en particular a los más díscolos.

Las políticas de drogas normadas por las Naciones Unidas y la guerra de las drogas conducida por los Estados Unidos fueron denunciadas como contraproducentes en términos sanitarios y atentatorias contra los derechos humanos por muchos sectores y organizaciones de la sociedad civil y la academia, las iglesias, los campesinos, los usuarios de drogas y sus familias. Algunos países como Holanda, Suiza, Alemania, Portugal y los países anglófonos del mundo o no aceptaron esas políticas o las adecuaron de tal manera de causar el menor daño posible a los usuarios de drogas y sus entornos. Desde los usuarios y la institucionalidad de la salud surgió la reducción de daño como estrategia sanitaria y social para tratar de manera racional, digna y humanamente a los usuarios de drogas.

Pero es desde aquí, en los países de América, donde han surgido las más importantes opiniones y prácticas para pasar del discurso de la guerra al discurso de la regularización del uso y la provisión de drogas. Primero, en los últimos años 18 estados de los Estados Unidos de América y el distrito de Columbia, donde está su capital, han aprobado el consumo terapéutico o médico del cannabis, sin controlar efectivamente su desvío al consumo recreativo. Luego, en 2011, la Comisión Global sobre las Políticas de Drogas conformada, entre otros, por los ex presidentes Cedillo y Fox de México, Cardoso de Brasil, Gaviria de Colombia, Lagos de Chile y Carter de EE.UU., declaró enfáticamente: «La guerra global contra las drogas ha fracasado» y han pedido “terminar con la criminalización, la marginalización y la estigmatización de las personas que usan drogas pero que no hacen ningún daño a otros. Desafiar los conceptos erróneos comunes acerca de los mercados de drogas, el uso de drogas y la dependencia de drogas en lugar de reforzarlos”. Finalmente, en noviembre del año pasado en sendos plebiscitos, la mayoría de la población de los estados de Washington y Colorado aprobó el consumo recreativo del cannabis para los mayores de edad sin ninguna restricción y pidió a los gobiernos estatales regularizar su provisión. Este hecho político singular –efecto topo- es el de mayor impacto desde que existen las actuales normas internacionales para controlar el consumo y la provisión de drogas. Tanto es así que el Informe sobre Drogas de la OEA solicitado por los presidentes de la América en la Cumbre de Cartagena del año pasado y hecho público recientemente, insinúa usar la reducción del daño para tratar el asunto de las drogas y despenalizar su consumo.

Los días 30 y 31 de mayo en la Sede de Santiago del Congreso Nacional, se realizará el 1er Encuentro Internacional por la Regularización del Consumo y la Provisión de Drogas en las Américas. Allí el ex presidente Ricardo Lagos Escobar expondrá las propuestas de la Comisión Global para las Políticas de Drogas. La Directora de SENDA, Francisca Florenzano presentará la posición del Gobierno de Chile sobre el tema. Alison Holcomb, dirigente de la campaña por regularización en Washington y Hannah Hetzer, de Latin America Project Coordinator Drug Policy Alliance y Graham Boyd, dirigente de la campaña por la regularización en Colorado, testimoniarán sobre las campañas ciudadanas por el consumo recreativo de marihuana en los estados de Colorado y Washington de los EUA. Oscar Gómez, Vice Ministro de Educación y Cultura de la República de Uruguay y Clara Musto, de la ONG Proderechos, explicarán la propuesta presidencial de Uruguay para regularizar la provisión de marihuana. Además, Juan Daniel Gómez, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia y asesor científico de Acción Técnica y Social (ATS), Camilo Borrero, Director de Cannamedic, empresa especializada en el uso terapéutico de cannabis, y José Miguel Sánchez Giraldo del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud, informarán sobre los Centros de Atención Médica para Drogadictos (CAMAD) en la Alcaldía Mayor de Bogotá, Colombia.

Para hacer el análisis y los debates sobre esas prácticas, llegar a conclusiones y hacer recomendaciones para la aplicación de esas experiencias en lo local, regional y nacional se trabajará en comisiones sobre juventud, mujer, familia y poblaciones de riesgo, vulnerable o excluida, asimismo se trabajará en un taller sobre pasta básica de cocaína (PBC)

Nota: Se invita todos los interesados en el evento a visitar el sitio web de la Red Chilena de Reducción de Daños y allí inscribirse gratuitamente.

———–

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Juan F. Ramírez

04 de junio

Me ha parecido, desde hace años, que la legalización o regularización de la producción, elaboración, y distribución para el consumo (Farmacias especializadas) y locales de ocio autorizados de drogas, debería ser una necesidad insoslayable e irrefutable; con ello, se evitaría la mayor parte de la delincuencia menor anexa al tema de la prohibición (70% delitos), y los problemas estructurales asociados al entorno familiar del consumidor, y de la sociedad en general, afecta por una absurda e irracional prohibición sostenida a lo largo de más de cincuenta años, que únicamente a evitado el recaudar fondos para las haciendas de los países, al mismo tiempo que les ha ocasionado gastos sin resultados positivos o notables; es más, se ha constatado la imposibilidad de la erradicación; ello, nos debe de recordad lo acontecido durante el periodo que duró la prohibición del consumo de alcohol, es decir, la denominada “Ley Volstead” o Ley Seca (EE.UU), vigente hasta 1933, fecha en que sería finalmente derogada, por el Presidente Franklin Roosevelt, el 21 de marzo de 1933, mediante la aprobación de la denominada Acta Cullen-Harrison, que legalizaba la venta de cerveza.

En definitiva, mientras se continúe por la senda equivocada de la prohibición, se perderán ingresos importantes para las arcas de los Estados y con consecuencias negativas, por razones obvias y diversas, para el conjunto de la ciudadanía en general. Por todo ello, la respuesta al problema de las drogas, pasa por su regularización.

De hecho, y de manera muy acertada, ha comenzado a concienciarse un número creciente de países en pro de la regularización de las drogas; ello redunda más en los beneficios, que en los posibles perjuicios.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad