#Política

Crisis de representación y cambio binominal

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En consecuencia, la representación es una relación social y de poder que se funda en la confianza que deposita “una persona en otra” para que “represente” sus intereses. De este modo, cuando hablamos de “crisis de representación” nos estamos refiriendo al vínculo debilitado y dañado que existe entre el “representante” y el “representado” y que se manifiesta como distancia, desconfianza y falta de credibilidad. 

Representación y binominal están emparentados; pero, son parientes lejanos. En efecto, el binominal no es la condición necesaria ni suficiente para explicar la “crisis de representación” de hoy. En consecuencia, cambiar el sistema electoral no va terminar con esta “crisis” que amenaza con transitar hacia un debilitamiento del sistema democrático; y de ese modo, abrir las puertas al populismo, a los caudillos anti-partidos, al autoritarismo y al militarismo.

Para nadie es desconocido que la política y sus instituciones democráticas no gozan de buena salud. Que los políticos son “corruptos, “mentirosos” y “ladrones” son adjetivos que dan cuenta de lo dañada que esta la relación entre el ciudadano y sus representantes.

Hay tres modos de entender la representación: desde lo jurídico, lo político y lo sociológico. En el plano jurídico-político, se manifiesta en que una persona –el representante- “habla y actúa en lugar de otro” –el representado- y que ese actuar y hablar se hace en beneficio de este último y con su consentimiento. Desde el punto de vista sociológico, la representación se funda en que hay semejanzas –cierta identificación- entre el representante y el representado.

En consecuencia, la representación es una relación social y de poder que se funda en la confianza que deposita “una persona en otra” para que “represente” sus intereses. De este modo, cuando hablamos de “crisis de representación” nos estamos refiriendo al vínculo debilitado y dañado que existe entre el “representante” y el “representado” y que se manifiesta como distancia, desconfianza y falta de credibilidad.

Surge algunas preguntas: ¿qué explica la desconfianza con la política?; ¿es el sistema electoral la causa de esta crisis?; ¿en qué medida, el binominal contribuye a la “crisis de representación”?; ¿podrá revertirse esta crisis con el cambio del sistema electoral?
La hipótesis es que las causas y los remedios de la “crisis de representación” no hay que buscarlas en los sistemas electorales; o por lo menos, no de modo exclusivo.

La crisis de representación, por tanto, se explica por tres grupos de variables: las de contexto, las relacionadas con los “representados” –los ciudadanos- y las vinculadas con los “representantes” –los gobernantes-.

I. Las variables de contexto se refieren a que a) en el Chile de hoy el poder no está en los políticos, en los partidos ni en el parlamento, b) que la ideología neoliberal genera un ciudadano despolitizado y c) que la democracia representativa es cada vez más impracticable e ineficaz para la demanda ciudadana.

II. Las variables vinculadas al representado se refiere a que a) el poder democrático se ha limitado sólo a elegir representantes. Terminado el acto electoral se acaba la participación. Hoy, elegimos un presidente y un diputado cada cuatro años, un senador cada ocho años y  alcaldes y concejales cada cuatro años. Una democracia mínima. b) los electores masivamente están orientados al espacio privado y alejado del espacio público. Este hecho no sólo responde a una cuestión ideológica, sino también a la comodidad, a la flojera intelectual y la escasa capacidad de análisis y crítica.

III. Las variables relacionadas con el representante se refiere a que a) una vez elegido no tiene ninguna obligación de responder la demanda del que lo eligió. De este modo, el representado queda huérfano y aislado. El “mandato” no es revocatorio ni hay responsabilidad ni obligación; b) los representantes a lo largo de la historia y en todas las democracias han sido sorprendidos en actos de corrupción; lo que, ha ido erosionando la imagen de la democracia; c) la cantidad de problemas que hay que resolver son complejos y abundantes. Esto, genera la imagen de un parlamento lento e ineficiente y d) las disputas políticas que ocurren al interior del parlamento no siempre son entendidas por los ciudadanos.

Entonces, ¿hay relación entre “crisis de representación” y binominal?  Si ponemos atención en los elementos anteriormente identificados, se observa que no hay una relación muy visible entre ambas dimensiones. De hecho, el binominal no tiene la capacidad para resolver ninguna de las variables mencionadas.

Para comprender el asunto hay que entender, en primer lugar,  que “representación” no es lo mismo que “representatividad”. El binominal, por tanto, actúa sobre la segunda al distorsionar la representatividad del sistema político debido a que con el 33% de los votos se controla el 50% del parlamento. Esto, sin duda, produce desilusión debido al “veto” que genera la minoría sobre la mayoría. En consecuencia, en esta dimensión encontramos el efecto principal que el binominal tiene sobre la representación y su crisis.
Pero, lo sustancial es que sus efectos son limitados; ya que, no resuelve los problemas de la democracia representativa que ya mencione y que cruzan todas las democracias del mundo.

Son, por tanto, otras las reformas que hay que estimular: limites a la reelección, poder para el Congreso, financiamiento de la política, mandados revocatorios, iniciativa popular de ley e incorporar elementos de la democracia directa.

La “crisis de representación” es la crisis global de la democracia representativa. No le pidamos a la teoría y a la práctica de la representación lo que no puede dar y para lo cual no fue diseñada. Hay que avanzar hacia formas superiores del ideal democrático.

En consecuencia, en el contexto del cambio del binominal hay que volver a preguntarse: ¿podrá, el sistema electoral –que reemplace al actual- reconstituir el vínculo debilitado y dañado que existe hoy entre el “representante” y el “representado”?; ¿podrá revertirse el desprestigio de la política y sus instituciones?

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Bernardo Arcos

29 de Julio

Debieras hacer un análisis histórico de las formas de representación popular. Desde antes, durante y despues de la Revolución Francesa(l789). Lo que fue el impacto en la colonias americanas. La instauración de la Republica como forma de Estado, con los tres poderes(Ejecutivo, legislativo y judicial); y las sucesivas oleadas revolucionarias que terminaron en 1870, con la Comuna de Paris. La experiencia burocrática de los ex países socialistas que terminó en desastre.
Finalmente, en la que estamos ahora. Un Sistema Electoral (Binominal) que no respeta las mayorías proporcionales, eligiendo al de la otra lista, sino se pasa cierto umbral díficil de alcanzar. Induciendo a un permanente empate, que con los quorums tan altos, son imposibles de alcanzar. Impidiendo la posibilidad de modificarlo.
Hecho a la medida matemática perfecta, para que sea imposible romper el ladrillo institucional heredado de la Dictadura.

Ver todos
Ocultar
 

PARTICIPA

Popular

Chile ha estado en crisis, no desde el 18 de Octubre, el país ha estado en crisis durante años debido a un sistema de representación que no da cabida a las necesidades de la sociedad
+VER MÁS
#Sociedad

La revolución de la dignidad

Porque nuestra América es la región más desigual y violenta del mundo, aunque a usted lo tengan todavía con los ojos vendados
+VER MÁS
#Sociedad

Indignante indignidad

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz

Esta semana los gremios de la salud han convocado a una movilización nacional. Si el foco va a estar en disminuir la inequidad, no basta con pedir más recursos, hay que enfocarse en soluciones concretas
+VER MÁS
#Salud

Injusticias del sistema de salud chileno

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Como sus muchas ocupaciones no le permiten empatizar con la gente, inventa un enemigo común, para que junto a él luchemos contra la violencia y la delincuencia
+VER MÁS
#Política

Cómo reconocer a un Dictador en El Principito

Chile no era un oasis como sostenía hace pocas semanas el mismo Presidente. Era más bien una jungla en la que los más humildes, los invisibles sobre todo, deben sobrevivir día
+VER MÁS
#Sociedad

El oasis y la guerra imaginaria

¿Por qué sonrío en pleno toque de queda? Porque estoy luchando con aquellos con los que nunca pensé estar
+VER MÁS
#Sociedad

El derecho de vivir en paz