#Política

¿Chile a un Estado de Bienestar?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El premio Nobel de Economía (1998), Amartya Sen, describe el Estado de Bienestar como “Uno de los grandes logros de la civilización europea, es una de las grandes contribuciones de Europa al mundo. El resto del mundo ha emprendido esta dirección, imitándolo cada vez más, valorando positivamente, en muchos aspectos, lo que ha sucedido en Europa desde que concluyera la Segunda Guerra Mundial.”  (AMARTYA, 1999)


Chile tiene la oportunidad de alcanzar el desarrollo en las próximas décadas, y por primera vez, puede definirse en base a un debate plural y democrático, las bases de ese desarrollo

En relación a la naturaleza del Estado de Bienestar, el profesor Sen, señala: “La naturaleza del Estado de bienestar consiste en ofrecer algún tipo de protección a las personas que, sin la ayuda del Estado, puede que no sean capaces de tener una vida mínimamente aceptable según los criterios de la sociedad moderna.”

El Estado de Bienestar, según este autor, se funda en la idea de la “interdependencia”, entre los seres humanos. Es decir, todos quienes formamos parte de la sociedad, nos necesitamos los unos a los otros. Y ante la posibilidad de que alguna persona por alguna circunstancia, como el desempleo, una condición de salud, o la vejez, tenga el riesgo de caer en la pobreza. El Estado de Bienestar “impide que alguien llegue a un estado de existencia que se podría calificar de vergonzoso en la sociedad moderna”.

Gracias al consenso surgido del pacto europeo, cuyos primeros pasos se dieron en la década del 40, posterior a la segunda GM, las naciones europeas pudieron reconstruirse, superando condiciones de pobreza, hambre y graves falencias en salud, que padecían iniciando la década de 50´. El consenso obtenido en torno a la idea de llegar a una Europa libre, sin guerra, donde las personas pudieran confiar unas en otras. Pero hacer todo esto, sobre la base de un debate democrático, una discusión libre, lejos de la tiranía fascista que asoló el continente.

Sin lugar a dudas, el estado de bienestar europeo ha enfrentado críticas, se han tenido que realizar ajustes, por el alto costo fiscal que representa. Pero lo que es seguro, es que le ha permitido a Europa vivir su período de mayor prosperidad de toda la historia. Con estabilidad social y política, desarrollo económico, científico y cultural.

Traigo a debate la idea de avanzar hacia un Estado de Bienestar en Chile, por dos razones. La primera, por el proceso de elaboración de una nueva Constitución política, la que sentará las bases de un nuevo orden público económico, dejando atrás el existente, de inspiración neoliberal. La segunda, por el desafío que debe enfrentar el gobierno de las fuerzas progresistas, en orden a definir un proyecto de mediano o largo plazo.

Si lo analizamos bien, gran parte de las reivindicaciones sociales, las demandas ciudadanas, expresadas desde Colchane a la provincia antártica, guardan relación con distintas condiciones de desprotección, sea por enfermedad, por falencias en vivienda, por precariedad de empleos o salarios, y muchas de ellas, por la condición de jubilados y pensionados. Un conjunto de derechos básicos, que el estado debe garantizar, para otorgar a todos sus habitantes, las condiciones de una vida digna.

En eso, amigos y amigas, existe consenso. El tema para el gobierno del presidente Boric, será en cuánto de eso se podrá avanzar.  Allí es donde surge la necesidad de mirar más allá, del período de gobierno que se iniciará en marzo. Para la construcción de un Estado de Bienestar, se requiere un acuerdo social y político, que excede a la alianza de gobierno. Excede también a todas las fuerzas progresistas unidas. Un pacto para la construcción del Estado de Bienestar de Chile, necesita el concurso de todas las fuerzas sociales y políticas del país, que estén por el cambio. No hay otra forma. Ya hemos vivido en el vaivén de gobiernos del progresismo, pasando a gobiernos de derecha, los últimos 16 años. Desde el mandato de la presidenta Bachelet, iniciado el 2006, al primer gobierno de Piñera, del segundo mandato de la presidenta Bachelet, a Piñera2, y ahora al gobierno de Gabriel Boric. Una alternancia en el poder, que es mirada con envidia por muchos países del entorno, que viven en constante zozobra, inestabilidad política, incluso presidentes que no exceden el año. Pero no podemos celebrar. La insistencia de un sector de la derecha, en echar atrás las reformas y los avances, de los gobiernos progresistas, nos condujo, al estallido de 2019. Superar ese prurito del tercer mundo, de que cada gobierno llega para desarmar todo, y partir de cero, es el primer desafío que enfrenta el país. Debemos llegar a un consenso, social y político, para definir como objetivo país, construir un Estado de Bienestar en Chile. Establecer metas, costos, y plazos. Un plan que trascienda los gobiernos, un plan que nos permita, superar no sólo la situación de descontento social actual, sino enfrentar el futuro con certidumbre.

Que el presidente electo, lidere un plan de mediano y largo plazo como este, entregará certezas, y estas brindarán a millones de personas, una perspectiva concreta de mejoramiento. Asimismo, es el marco de estabilidad que el país debe ofrecer a los inversionistas, para asegurar que los capitales sigan fluyendo, y la economía se reactive.

Chile tiene la oportunidad de alcanzar el desarrollo en las próximas décadas, y por primera vez, puede definirse en base a un debate plural y democrático, las bases de ese desarrollo. Un desarrollo inclusivo, respetuoso del medio ambiente, con pertinencia territorial. La construcción de un Estado de Bienestar, es coherente, con este desafío. Es un compromiso país, un paso que debemos dar en conjunto, porque dependemos unos de otros, y todos somos responsables del destino de Chile.

AMARTYA, S. (8 de FEBRERO de 1999). EL FUTURO DEL ESTADO DE BIENESTAR. Obtenido de LA FACTORIA: www.lafactoriaweb.com/articulos/amartya.htm

 

TAGS: Estado de Bienestar

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:

11 de enero

Europa en general, fue durante el siglo XX un exportador neto de tecnología y productos de alto valor agregado. Para ello se valieron de su ubicación geopolítica (si, también es importante las relaciones internacionales), por lo que hay una gran masa de empresas y tejido industrial que hacía sentido en un mundo muy distinto al actual.
Cuando se quiere copiar algo, hay que considerar las condiciones de borde sobre las cuales se estructura el sistema a copiar. Bajo ello, ver que se puede hacer. Pero el caso es que ese camino es largo, y en el que se necesita la fuerza de muchas personas, sobre todo al principio, de personas que son miradas como enemigos. Por lo tanto seguramente será un camino tortuoso, y con muchas posibilidades de que no resulte como quieren los mas entusiastas.
La pregunta mas de fondo es ¿que esfuerzos se pedirán a todos? P.ej, ¿se podrá pedir que la gente trabaje, por 10 años, 50 horas al día para lograr un estadio distinto?…¿o queremos los premios rápidamente, y poco esfuerzo?

paolo

11 de enero

El sistema característico de Europa, que ademas no es solo de alli sino de Japon, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, es el parlamentarismo o el semipresidencialismo. Los paises de Europa de los que se dice que son «presidencialistas» en realidad son semipresidenciales. No hay democracias presidenciales en Europa, y el unico presidencialismo del mundo desarrollado, Estados Unidos, es bien distinto al nuestro. Esto es facil de entender, en realidad. En el parlamentarismo y semipresidencialismo, el gobierno, que son los ministros, solo pueden estar en funciones si cuentan con la confianza del parlamento. Si este les retira la confianza, no pueden seguir siendo gobierno. Esto hace que el gobierno sea continuamente evaluado. Es poco probable que caigan, pero esa condicion hace que continuamente el gobierno se esté alineando con el parlamento, y viceversa. Las politicas publicas se discuten en el parlamento: a los ministros se les pregunta; «sr. ministro de vivienda, que se ha hecho con la vivienda este trimestre», y esto para cada ministerio. O sea, es muy dificil entender el Estado de bienestar en un sistema presidencial. En el presidencialismo, quien sale presidente se lleva el gobierno para la casa: los ministros no responden al congreso, hacen literalmente lo que quieren, o lo que les pide el presidente. Por eso es absolutamente imposible entender la continuidad de decadas en politicas publicas en el presidencialismo. Cada gobierno parte de cero. No dialoga con el parlamento.

paolo

11 de enero

En el parlamentarismo el parlamento no solo es un organo legislativo, que aprueba o redacta las leyes. Ademas es un organo de gobierno, sobre todo la camara baja, o camara politica (tipicamente, camara de diputados), donde realmente se discuten las politicas de gobierno. Los ministros son interrogados periodicamente, y aunque es dificil que el parlamento les retire la confianza, la sola posibilidad de que esto pueda ocurrir hace que continuamente tengan que rendir cuentas, y alinear sus politicas y gestion con lo que le demandan los parlamentarios. Estos a su vez son exigidos por sus electores, es decir el gobierno responde al parlamento, y el parlamento responde directamente a la gente. Por lo mismo, son sociedades que no necesitan establecer «derecho a vivienda», porque la gente le exige viviendas a los parlamentarios, y estos le exigen viviendas al gobierno. Les exigen soluciones, «queremos que haya viviendas baratas y asequibles, queremos que nos atiendan en los hospitales, queremos que eduquen a nuestros hijos». Y esto no es queja, es exigencia. Por eso es muy facil entender el Estado de Bienestar en Europa. Hay una presion por soluciones. No necesariamente presion por «viviendas gratis», que sería una solucion banal, sino presion para que los politicos, y concretamente el gobierno, eche a andar el cerebro y solucione los problemas y responda a los requerimientos. Es un tipo de democracia mucho mas exigente para los politicos, tal vez por eso no les agrada.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

Nuevos

Dado que el mundo en el que vivimos nos obliga a lidiar con pandemias, problemas económicos, guerras y cambio climático, la expectativa de vivir una vida feliz es abrumadora. No es realista pensar que sie ...
+VER MÁS
#Sociedad

Dejemos de despreciar el pesimismo: forma parte de ser humano

Existe una gran riqueza en el largo proceso de reconstrucción democrática, debemos honra a la coalición política más exitosa, de nuestra historia. Por el bien de Chile, la unidad del progresismo espera
+VER MÁS
#Política

Honrar la historia

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

Popular

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

En los últimos meses los medios de comunicación han proclamado con fuerza, y perversa eficiencia, todos los males que los hombres hacen a sus semejantes a través de la delincuencia
+VER MÁS
#Política

La delincuencia y la inmovilidad de las palabras

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?