#Política

Capitalizar institucionalmente triunfo del Apruebo

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

La masiva participación de votantes jóvenes, de mujeres, y de pobladores de sectores populares en favor del Apruebo ha enviado un claro mensaje en contra del establishment, en oposición a las élites económicas que han dominado el sistema y en favor de un cambio constitucional. La transversalidad social, etaria y territorial del Apruebo muestra que las elites económicas, sociales y políticas -auto complacientes del actual modelo económico chileno- han estado viviendo en una burbuja, concentradas en Vitacura, Las Condes y Barnechea, comunas que se configuran como un país aparte e ensimismado en sus propios privilegios, separada de la comunidad nacional mayoritaria que habló fuerte y claro para iniciar un proceso constituyente de cambios profundos en Chile.


Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos.

La transversalidad de la votación, junto con su masividad, es la evidencia que el plebiscito del 25 de octubre mostró una gran oportunidad para que la ciudadanía expresara sus deseos por un cambio y exigir que las demandas expresadas a través de muchas jornadas sean respondidas, cuestionando el paradigma de gobernabilidad que se ha instalado en Chile -condicionado por el temor a una regresión autoritaria- dejando atrás la desafección en que había estado sumida.

El retorno de los jóvenes a las urnas y un aumento destacable en la votación de las comunas de menos recursos, es una importante señal a favor de la importancia de canalizar institucionalmente el repensar el Estado, el hiperpresidencialismo, la descentralización del país, el reconocimiento de los pueblos originarios que pueda traducirse en un nuevo pacto social. Todo lo anterior expresado vía electoral y en el camino democrático, como fórmulas de resolución de controversias y participación política. Los altos índices de participación muestra que la gente volvió a sentirse protagonista, actor decisivo de un momento que no sólo tiene relación con el futuro, sino también con el pasado, puesto que la mayoría de los chilenos ha visto en este proceso constituyente la manera de marcar un hito para construir un país más integrado y con mayor justicia social, con reglas y una institucionalidad y principios que orienten esos objetivos, esos que precisamente no encarna la Constitución todavía vigente.

En la mayoría de los países que han tenido elecciones desde inicios de año, la participación electoral ha disminuido debido a la pandemia del Covid-19. Mientras en Chile el comportamiento ha sido distinto. El Presidente del Servel, Patricio Santamaría, manifestó que plebiscito fue la elección con más votantes “de la historia de Chile” y que la participación fue una de las más altas con sufragio voluntario.

La participación en la RM fue de 56,60%, nueve puntos porcentuales más que en la suma del resto del país y el extranjero. Es marcada el triunfo del Apruebo en las comunas más periféricas de la ciudad, aquellas que han sido más vulneradas históricamente por faltas de oportunidades y por la mala calidad de servicios, donde las organizaciones comunitarias han tenido un rol importante en canalizar las demandas de la población y establecer mecanismos de autoayuda para confrontar el desempleo producto de la pandemia con sus secuelas de vulnerabilidad socioeconómica y de hacinamiento a consecuencia de la precariedad de la vivienda.

La votación del domingo es contundente no sólo en términos del porcentaje, lo es también en su diversidad, en su composición. Detrás del Apruebo se unieron personas de distintos espectros políticos, orígenes sociales, etarios y formas de vida, con sus distintos motivos y anhelos, con el propósito de querer construir un nuevo acuerdo sobre cómo organizar la sociedad y resolver los legítimos desacuerdos que se manifiestan en toda sociedad.

Los resultados del plebiscito han dejado claro que la gente, mayoritariamente, se expresó con nitidez no solamente por tener una nueva constitución -por un nuevo contrato social- sino también para terminar las gravísimas desigualdades, no solo sociales, sino también territoriales que generan los altos niveles de exclusión e inequidades de todo tipo y para exigir cambios sustantivos al modelo neoliberal chileno. Mediante el apruebo, la ciudadanía aprovechó la oportunidad para reiterar la demanda por avanzar hacia un Estado social de derechos que ponga coto a las asimetrías de poder que han persistido en Chile desde siempre.

Ahora es preciso saber gestionar el triunfo, cómo se logra representar y encauzar un proceso impulsado por el estallido social y que es más propiedad de la ciudadanía que de los partidos. En esta tarea el progresismo tiene una gran responsabilidad, puesto que tendrá que cambiar de praxis, efectuando una política distinta e incorporar modalidades de diálogos ciudadanos cuyas incidencias sean percibidos y dejar atrás la fragmentación y la desconexión para reemplazarla por un esfuerzo real, pragmático de emular la transversalidad exteriorizada por los votantes del apruebo para responder a la enorme esperanza que el país ha puesto en este proceso; buscando consensos mínimos sobre los contenidos de una nueva Constitución en orden de materializar la demanda del voto “destituyente”, además de lograr una lista unitaria para conquistar los 2/3 de la convención constitucional, evitando, al mismo tiempo, que la negociación municipal y de gobernadores regionales pueda seguir tensionando la unidad de la oposición ante el desafío mayor que exige acuerdos de contenidos y operativos en la oposición: de no ser así, el resultado del plebiscito podría transformarse en un éxito pírrico.

Es valorable en este sentido, el documento-pacto de los alcaldes de oposición que firmaron un acuerdo transversal,  «Unidos por la Constituyente», para  impulsar la unidad en la oposición de cara a las elecciones del 11 de abril para elegir a los constituyentes que se encargarán de redactar la nueva Carta Fundamental. En caso contrario, existe el riesgo de que la nueva Constitución se escriba bajo los criterios de la derecha, diluyendo la canalización institucional de un cambio profundo del modelo, desperdiciando, por ende, la oportunidad histórica de plasmar las propuestas transformadoras demandadas por la ciudadanía en la nueva Carta Fundamental, la cual debería marcar los próximos 30 años,  incluyendo también al próximo gobierno.

La tarea urgente hacia delante de los partidos progresistas es no desperdiciar la oportunidad que la movilización social ha generado, apuntando a un Chile con un modelo distinto de desarrollo económico equitativo y sostenible con las personas y el medioambiente.

TAGS: #NuevaConstitución #ParticipaciónCiudadana #PlebiscitoConstitucional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
anysur

28 de octubre

cierto, la derecha puede capitalizar….el triunfo.

28 de octubre

Hola Anysur,

La posibilidad que la derecha logre tener suficientes constituyentes en la CC y bloquear una nueva Constitución que conduzca a una Democracia Social de Derechos está a la vuelta de la esquina, pues la oposición no ha sabido salir junta ante el abrumador triunfo del Apruebo, y siguen en una celebración cacofónica, en casas separadas, engolfados en sus diferencias y sin tener una estrategia común para capitalizar el triunfo del domingo 25 de octubre.

Saludos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferen ...
+VER MÁS
#Política

¿Una o dos listas?

El dilema no es menor, dada la incidencia que puede tener en la cantidad de votos que se obtengan de lado y lado, y por tanto, en el número de candidatos electos que se alcancen. Están en juego la diferenciación en cada bloque, y la eficiencia electoral

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI
+VER MÁS
#Política

Nuestras actitudes en el Proceso Constituyente 2.0

Tenemos un deber moral, en ver los avances de la redacción de nuestra Constitución de la República de Chile, para el siglo XXI

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país
+VER MÁS
#Política

¿Quién mató la ilusión?

La Convención no fue elegida por su prestancia o buenos modales, sino para entregarle una Nueva Constitución al país

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”
+VER MÁS
#Política

Reflexiones electorales independientes y nuevo proceso constitucional

¿Es el malestar más grande que pensar una alternativa? Este es el dilema de Hamlet: Nos sumamos o nos restamos de este nuevo “Acuerdo por Chile”

Nuevos

Dada su privilegiada ubicación, varias inmobiliarias mostraron interés por el paño completo
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Estado, vía una tasación trucha, desea favorecer a un grupo económico

El destino de los países del tercer mundo está condicionado por ese parámetro neoliberal que les impide superarse, porque la superación y la independencia significan una reducción de los privilegios de ...
+VER MÁS
#Política

Los motivos de la infamia

El proceso constituyente y las características que tiene, responden al momento político que vivimos luego del triunfo del Rechazo. Lo que pretendió ser una revitalización de un contrato social, fue real ...
+VER MÁS
#Política

El nuevo proceso constitucional y el llanto de quienes no hicieron política en el proceso pasado

En Chile, más que nunca, necesitamos remirar la educación con una visión de Estado, que sea una cuestión país, con soluciones colectivas que desarrollen innovaciones e implementaciones con sentido de p ...
+VER MÁS
#Educación

Desafíos, reactivación y transformación educacional

Popular

La llegada del tren no reemplaza a buses ni camiones, el objetivo es desarrollar un modelo que trabaje de forma integrada creando un sistema intermodal. En conclusión, recuperar el tren es una necesidad na ...
+VER MÁS
#Política

Comentarios al tren Santiago “El Salto” (Viña del Mar)

El concepto de “expresión”, esto es, de que la obra de arte debe (como norma) comprenderse al modo de un objeto que hace exterior una vivencia y elaboración previa interna del sujeto humano “artista”
+VER MÁS
#Cultura

Extraño y familiar. Un pensador de la teoría del arte en Chile, siglo XX

El arte, significa la extrañeza como una peculiar diferencia en el conjunto del mundo compartido, y la familiaridad como la vuelta de la pertenencia, al considerar la adecuación de la percepción al fenó ...
+VER MÁS
#Cultura

El filósofo chileno Pablo Oyarzún en estética y hermenéutica

¿Qué es lo se inventa realmente?, podemos señalar que lo inventado corresponde a una idea fundada sobre sentidos y significaciones atribuidas dentro del marco de concepciones vigentes en un momento dado ...
+VER MÁS
#Cultura

Repensar la invención de América ¿el nuevo mundo?