#Política

Aylwin y la Historia de Chile: ¿Por qué nos sorprenden sus opiniones?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Esta semana hemos visto diversas reacciones en el mundo político sobre las opiniones que el ex Presidente Patricio Aylwin sostuvo sobre la Unidad Popular, Allende, Pinochet y la relación que tuvo la Democracia Cristiana en el Golpe de Estado de 1973.

Es evidente que causa revuelo y sorpresa que el ex Presidente, “ícono” de la vuelta a la democracia justifique la acción golpista de los militares argumentando baja capacidad como gobernante del Presidente Allende y un amplio consenso ciudadano para “cambiar el rumbo” del gobierno de la Unidad Popular. Además de sostener la colaboración de Pinochet en el regreso a la democracia, desmentir la participación de la Democracia Cristiana en el Golpe de Estado y negar el impulso del gobierno de los EEUU que provocó el fatídico 11 de septiembre de 1973.

Ante semejantes aseveraciones del ex mandatario, era evidente que habría reacciones de diversos actores políticos, sobre todo si consideramos que una verdadera y acertada construcción histórica de los pueblos es la principal arma para reconocer los errores y afrontar el futuro. Por esto, es que las principales objeciones o respaldos a los dichos de Aylwin estuvieron guiados bajo dos posturas históricas.

La primera postura sostiene que los dichos del otrora Presidente representan una tergiversación histórica a lo realmente acaeció en nuestro país. Así, el ex Presidente Ricardo Lagos, el Presidente del Partido Socialista Osvaldo Andrade y la hija del ex Presidente Allende, la Senadora Isabel Allende, han sido los exponentes más visibles mediáticamente de esta tesis. Por la cual se defiende el carácter constitucional del gobierno del Presidente Allende, su voluntad política de diálogo, y la evidencia inexcusable de la intervención de los EEUU.

La segunda postura estuvo liderada por el Presidente de RN Carlos Larraín y el propio Presidente de la Democracia Cristiana actual, al sostener que Aylwin establecía en la palestra pública una mirada sobre la “realidad” de lo que aconteció en nuestro país, defendiendo la verdad sobre sus declaraciones. De esta forma, se fundamenta que una mayoría ciudadana apoyaba a la oposición del gobierno de Salvador Allende, sosteniendo el carácter de inevitable del Golpe de Estado.

No obstante, la discusión de fondo sobre los dichos de Aylwin se encuentra en la manipulación histórica que se ha hecho sobre los acontecimientos ocurridos desde el gobierno del Presidente Allende hasta nuestros días. Pero la tergiversación histórica inicial no se encuentra en la participación de los EE.UU. en los preparativos y ejecución del Golpe, tampoco en el rol de la Democracia Cristiana en éste, en la capacidad del Presidente Allende para gobernar o en la opinión mayoritaria de los chilenos sobre la Unidad Popular, sino que la raíz de la tergiversación histórica se encuentra en la figura del propio ex Presidente Patricio Aylwin.

Dicha tergiversación radica en lo que denomino “la tragedia de la vuelta a la democracia”, haciendo referencia a las notables obras de tragedia griega. Dicha tragedia y tergiversación se configura porque se ha construido en base a la figura de Aylwin una especie de “héroe”, que representa el “paladín de la democracia, la unidad y los Derechos Humanos”.

Dicho sitial de “gran demócrata” es lo que constituye la principal falacia histórica de la vuelta a la democracia. Cuando nos referimos al ex mandatario, hablamos de un actor político que en múltiples ocasiones imploró una intervención militar (antes del 73) y que luego la justificó (después del 73), lideró la oposición contra el gobierno de Allende sin dejar espacios al dialogo, presidió en esos momentos el Partido que fue el péndulo que permitió el quiebre constitucional en Chile (con relaciones con la Derecha y aportes de la CIA), coordinó las acciones de boicot desde el Parlamento y el Poder Judicial para desestabilizar al gobierno de la Unidad Popular entre otras múltiples actuaciones.

En ese contexto, sin duda alguna, podríamos señalarlo a él y a la Democracia Cristiana como impulsores del quiebre constitucional en nuestro país. La tragedia así se encuentra en que un personaje que provocó el quiebre democrático constitucional sea el paladín del orden democrático constitucional. Si somos conscientes de aquello, ¿por qué nos sorprenden sus posturas sobre lo ocurrido en el pasado? Así las cosas, la pregunta relevante pareciera ser: ¿por qué no nos sorprende que históricamente consideremos a Aylwin un demócrata?

———-

Fotografía: Alejandro Vásquez / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

31 de mayo

Con tu reflexión me surge una duda.

Sí Aylwin primero actuó como golpista en los 70´ y luego fue elevado como demócrata en los 90´¿Quiénes nos ha mentido realmente?

31 de mayo

Nadie, el punto es que la Democracia puede ser considerada como un principio o como un medio.
Teniendo esa división como premisa, Aylwin no es un demócrata por principios, por lo cual no tuvo problemas en apoyar un golpe militar que pusiera fin a un gobierno democrático.
Después en los ochenta, y haciendo la evaluación de que la dictadura se había prolongado más allá de lo que ellos consideraban prudente cuando pidieron la intervención militar, Aylwin y otros comenzaron un movimiento que buscaba el regreso a una democracia, como camino a construir una sociedad donde poder influenciar más el devenir nacional. Sobretodo considerando que la DC perdió rápidamente su influencia en la Dictadura en manos de sectores de ultraderecha y neoliberales (DC es de centroderecha y colectivista). Fue para ellos la recuperación de la Democracia como medio.
Debemos considerar que en la década de los 60 en Chile se vivía una época de hipermilitancia, con tres posibles caminos que a pesar de convivir en una república democrática buscaban imponer una visión de sociedad particular. En la democracia de los años 60 pocos eran demócratas por principios, la mayoría estaba dispuesto a romper con la democracia por imponer su visión de futuro.
Muchos desde la UP que pedían la lucha armada, una DC con una visión Mesiánica/ilustrada (Para el pueblo, pero sin el pueblo) y una Derecha agraria enclaustrada en la defensa de sus privilegios de clase.
Y en ese sentido, Patrico Aylwin nunca fue un demócrata, no estaba -como la mayoría- dispuesto a aceptar la decisión de la mayoría -sea cual fuera esta. Ese era el Aylwin de los 60 y el de los 80 fue alguien que no estaba dispuesto a perpetuar un gobierno de militares sobre el cual había perdido toda influencia y que llevaba un proyecto que no se relacionaba con el proyecto histórico de la DC

Francisco Bermudez

01 de junio

Clarísimo el comentario de Víctor, el único problema es su apellido muy difícil, pero no es su culpa.

La incongruencia de Ailwyn es su pose moral. Presentarse como una referencia impecable e ilustrada.

Los antecedentes históricos llevan a pensar que Ailwyn no tuvo escrúpulo alguno en instigar un golpe militar. Tampoco lo tuvo en apoyar en sus inicios a un régimen que se reveló desde sus comienzos como represivo, violento y sanguinario. Las creencias y motivaciones de Don Patricio son difíciles de conocer, porque su discurso está muy distanciado de su práctica.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El nepotismo lleva una crítica moral y ética que hoy debe ser una máxima en la administración pública moderna.
+VER MÁS
#Política

Nepotismo

La crisis actual del Parque Cultural de Valparaíso, no es solo una crisis de presupuesto, es una crisis de modelo —como en muchos otros campos de la vida social—, de subvalorar procesos culturales comp ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Las huellas de las crisis. Repensar la gestión de espacios culturales

Un gran sector de la UDI, encabezado por la presidenta del partido y la bancada evangélica, que obtuvo un espacio en la derecha debido al arraigo de las distintas iglesias cristianas en el mundo popular, t ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno, la derecha y la agenda valórica

Si pretendemos dignificar a los niños primero, ¿hasta cuándo permitiremos la fabricación y venta impune de la onerosa charlatanería de la homeopatía?
+VER MÁS
#Salud

Homeopatía, epidemia vulneradora

Popular

Quienes no entiendan que este joven es producto de un abandono total por parte de las instituciones del Estado y la sociedad civil hablan desde una superioridad moral violenta, con una miopía recalcitrante ...
+VER MÁS
#Ciudad

Narcotráfico y violencia: Un problema estructural

Sería ingenuo pensar que la construcción de estos conceptos proviene de la mera ignorancia de quienes los emiten, cuando en verdad son productos de falacias interesadas que buscan ganar un espacio en la d ...
+VER MÁS
#Género

El vocabulario de la discriminación

Las escuelas existen para reproducir las desigualdades sociales; por lo tanto, el mejor predictor del futuro de un niño es el estatus económico de sus padres, más que los logros académicos y la intelige ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Currículum Oculto y la perpetuación del poder socioeconómico

El problema sustantivo es que vivimos de referentes y el discurso chistoso del presidente hace daño
+VER MÁS
#Género

El discurso del rey