#Política

Apagón constituyente

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

El próximo domingo 7 de mayo los chilenos estamos llamados a elegir con voto obligatorio, sistema electoral proporcional y paridad de género a los 50 miembros del Consejo Constitucional, organismo encargado de deliberar sobre el proyecto de la nueva Constitución Política, elaborado por una comisión de 24 expertos designados por los partidos políticos que suscribieron el “Acuerdo por Chile”, el pasado 12 de diciembre de 2022.


La falta de entusiasmo ciudadano por el proceso constituyente ha producido un verdadero “apagón”, el que se ha visto claramente reflejado en las encuestas de opinión pública

A diferencia de la Convención Constitucional, este Consejo no contará con escaños reservados para los pueblos originarios, sino indexados al resultado de la elección. Además, atendido el menor número de miembros de este Consejo, sus escaños serán elegidos por circunscripción senatorial, sin listas de independientes y sus decisiones estarán limitadas por un comité técnico de admisibilidad, que velará porque la propuesta se ajuste a los 12 puntos mínimos establecidos en el artículo 154 del Decreto 100. Para después ser nuevamente revisado por la comisión experta y, finalmente, someterse a un plebiscito de salida el próximo 17 de diciembre.

Este nuevo mecanismo constituyente contó con el acuerdo de la gran mayoría de los partidos políticos, desde la UDI al Partido Comunista, con miras a cumplir el mandato ciudadano, que por un 78% aprobó la idea de cambiar la Constitución en el plebiscito de entrada de 25 de octubre de 2020. Sólo se restaron la extrema derecha, representada por el Partido Republicano, y una centroderecha populista llamada Partido de la Gente.

El impacto que produjo en la ciudadanía el arrollador triunfo de la opción “Rechazo” por un 62% en contra del proyecto de la Convención Constitucional en el plebiscito de salida de 4 de septiembre de 2022, hizo que la gran mayoría de la clase política se viera obligada a acordar otro mecanismo, que evitara el maximalismo rechazado por la mayoría ciudadana.

¿Significa esto que el Proceso Constituyente, iniciado la madrugada del 15 de noviembre de 2019, con el apoyo de la gran mayoría de las fuerzas políticas en respuesta al denominado “estallido social”, ha degenerado en una ofensiva “deconstituyente” y “desdemocratizadora” -como la denomina Gerardo Pisarello-, tendiente a proteger los intereses mezquinos de las elites?

No, al menos desde la óptica del mecanismo formal.

Porque cuatro de los doce puntos que conforman las Bases Institucionales y Fundamentales de la Propuesta de Nueva Constitución, son aspectos que no forman parte de la Constitución vigente y fueron puntos pacíficos del proyecto de la Convención Constitucional. Tales son la soberanía popular, el reconocimiento de los pueblos originarios, el Estado social democrático de Derecho y la protección de la naturaleza y la biodiversidad.

Mientras que los ocho puntos restantes no son privativos del texto impuesto por la dictadura en 1980. Son normas y principios que representan los grandes acuerdos arribados en los distintos periodos democráticos de nuestra historia política, como son el sufragio universal, la representatividad de los actores políticos, las libertades y los derechos fundamentales, la separación de poderes del Estado, la autonomía de ciertos órganos públicos (Fiscalía, Contraloría, Banco Central), entre otros.

Por ende, mal podría interpretarse a este mecanismo como un “termidor” u “ofensiva contrarrevolucionaria” en contra de una fallida “revolución constitucional” promovida por la otrora Convención.

Sin embargo, la falta de entusiasmo ciudadano por el proceso constituyente ha producido un verdadero “apagón”, el que se ha visto claramente reflejado en las encuestas de opinión pública.

Así, “Pulso Ciudadano”, en su estudio de 30 de abril pasado, indica que sólo el 26,3% de los encuestados declara estar interesado o muy interesado con el proceso constituyente, en contraposición al 60% que lo respaldaba en 2021 en víspera de la elección de los convencionales. Y, según “Criteria”, sin que se haya siquiera celebrado la elección de consejeros, la opción “Rechazo” ya alcanza al 28% de los consultados.

Esto se debe, como acertadamente señala Eugenio Tironi, a los problemas emergentes que el país ha enfrentado en los último tres años y que han cambiado las prioridades. La severa desaceleración económica como efecto de la crisis del Covid-19 y la mayor visibilidad e intensificación de la violencia del crimen organizado, son problemas que la terquedad “octubrista” de la Convención desoyó completamente, y le costaron la derrota de su propuesta.

Ello explica por qué las campañas electorales de los candidatos a consejeros han incurrido en el absurdo de poner énfasis en la seguridad pública y el crecimiento económico. Dos materias que de ningún modo una Constitución puede garantizar.

Pero este apagón se debe también, como han dicho otros analistas, a la circunstancia de que esta próxima elección forma parte de un acuerdo promovido por la clase política civil, cuya indolencia hasta hoy la mantiene desprestigiada.

A esto se suma el peligro inminente de que la extrema derecha del Partido Republicano alcance la primera mayoría electoral y que, en consecuencia, la derecha tradicional termine acoplándose a él. Lo que podría convertir al Consejo Constitucional en la antesala de un nuevo ciclo de polarización política, que termine colapsando al proceso constituyente y democratizador, facilitándose una ofensiva “deconstituyente” y “desdemocratizadora”, que debilite a la democracia dentro de sus propios mecanismos formales.

Y aunque la extrema derecha, liderada por José Antonio Kast, no sea conceptualmente un partido fascista, sabemos que pertenece -como bien apunta Heraldo Muñoz- a una “derecha populista y contestataria”, que al igual que los Trump, los Orbán, los Bolsonaro o los Bukele, “apela a los temores de la clase media baja que teme caer de nuevo en la pobreza y a la defensa de los intereses individuales, supuestamente ignorados por el Estado frente a problemas como la inflación, la delincuencia y la inmigración incontrolada”.

Por ello, no debemos desaprovechar nuevamente la gran oportunidad que el proceso constituyente nos brinda para robustecer nuestra democracia, entendida no como una simple forma de vivir juntos, sino -en palabras de Manuel Cruz- como una cultura democrática basada en los valores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad.

En tal sentido, los partidos políticos comprometidos con la cultura democrática tienen el deber de superar ese formalismo puramente defensivo, tecnicista y mojigato, que Octavio Paz califica de “mentira oficial y constitucional”, y sustituirlo por la promoción de aquellas condiciones objetivas que posibilitan la democracia, partiendo por un debate público de calidad y al alcance de todos.

Lo que todavía está en juego es la legitimación de una democracia deliberativa, cuya ciudadanía sea consciente del sacrificio. Nuestras legítimas demandas de autonomía, dignidad e inviolabilidad requieren del mismo esfuerzo que exige el amor a nuestros hijos.

El etiquetamiento identitario, especialmente a través de las redes sociales, nos ha mantenido anquilosados en el apagón de la victimización y su correlato populista. Y para superarlo es necesario sacrificar el confort de nuestro ensimismamiento y volcar nuestra mirada hacia el otro, si lo que realmente queremos es conquistar, a plena luz, una sociedad libre de dominación y servilismo.

TAGS: #ElecciónConsejoConstitucional #NuevaConstitución

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
gonzalo vicuña

05 de mayo

A Tironi se le habrán cambiado las prioridades por el covid y la delincuencia y los asaltos de tipo vulgar, sin estilo, de la calle. Las estafas de los empresarios, violencia y delincuencia de los exitosos del modelo, los robos del pacogate y milicogate formas de delincuencia más de gente cómo él, de su barrio, Tironi las pasa por alto convenientemente. El octubrismo como motejas no fue el derrotado, si lo fue un proyecto de construcción que nos dejó inmovilizados como país. El populismo de derecha y extrema derecha es aceptada y preferida por las élites económicas porque no son una amenaza a sus ganancias, al contrario invierten en ellos. Así hoy tenemos la anuencia del Udi Tagle a cargo del Servel que justifica y permite la candidatura de una persona condenada por narcotráfico del partido de la gente. La verdad es que más del 60 por ciento que voto por rechazar, no quiere cambiar nada. Y este proceso para llegar a otra construcción con su falta de energía y entusiasmo refleja eso. El domingo se legitima un proceso nada transparente, y termine en lo que termine, no frenará el progreso a un Chile más inclusivo, se demorará más, como es la historia de Chile, siempre atrasados respecto a la modernidad, admiramos a EEUU y Europa pero solo queremos a Europa y EEUU como destino turistico unos, y para estudiar y trabajar los menos.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repeti ...
+VER MÁS
#Política

De vuelta a la rotonda política

Para la ciudadanía la rotonda sin salidas es como vivir el castigo de Sísifo, destinados a llevar una pesada roca política a la cima de la montaña, solo para verla rodar montaña abajo y volver a repetir el ciclo interminable de esfuerzo y fracaso

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado
+VER MÁS
#Política

El mito del cierre definitivo del proceso constituyente/constitucional

Que existe agotamiento en múltiples sectores, difícil es de negar. Y eso incide en la viabilidad política actual. Pero eso no significa que el dilema constitucional esté cerrado

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo
+VER MÁS
#Política

¿Nos jodimos todos?

A pesar de los obstáculos y desgastes, el compromiso adquirido para modificar la Constitución debe ser respetado y llevado a cabo para reconectar con las expectativas y necesidades del pueblo

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no ...
+VER MÁS
#Política

Las lecciones del plebiscito

El pueblo de Chile, está hastiado de la reyerta de baja monta, no quiere ver más discusiones bizantinas, alejadas de sus problemas cotidianos. Los chilenos y chilenas favorecen los acuerdos, pero esos no se han visto por ningún lado

Nuevos

Es lo que Chile necesita para alcanzar el desarrollo, dejar las diferencias partidistas de lado, cuando se trata de objetivos compartidos. Hoy estamos en una condición inmejorable, con el giro del mundo ha ...
+VER MÁS
#Energía

Innovación tecnológica en Magallanes

Es fundamental desarrollar y aplicar planes de ordenamiento territorial que promuevan un crecimiento urbano sostenible, garantizando el acceso equitativo a servicios básicos, protegiendo áreas de valor am ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Desafíos urbanos en Los Lagos: hacia una región sostenible y equitativa

Esperamos entonces que, para evitar que los DOM sean vitalicios, mediante un simple cambio en la ley N° 18.883, se fijen plazos máximos, podrían ser 6 años, para el ejercicio del cargo de estas autorida ...
+VER MÁS
#Municipales

Con ciertos cambios legales se puede reducir la corrupción municipal

Un fenómeno cósmico como este no se puede planificar, no se venden entradas para mirar el cielo nocturno. Sólo los más escépticos han permanecido ajenos, todo el resto anduvimos, al menos por un corto ...
+VER MÁS
#Sociedad

La Aurora de Magallanes

Popular

La buena noticia es que aún hay tiempo para impedir que las cosas empeoren aún más, siempre y cuando se comience a actuar ahora y para que el perdón sea sincero, debe ir acompañado por la acción
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Debemos pedir perdón a los niños y jóvenes

Los retos siguen coexistiendo cuando aún no se superan el trauma de las violaciones a los DDHH acontecidas durante la dictadura. Y, uno de esos, es que los DDHH no sea palabra de discurso populista y etér ...
+VER MÁS
#Sociedad

Derechos Humanos: en la medida de lo posible

Los sondeos políticos han de tomarse con la cautela de la razón y el soporte de la duda. Cuando hablo de duda, no entiendo endilgar acusaciones simplistas de manipulación de datos, sino de asumir las enc ...
+VER MÁS
#Política

Realidad e ilusión de las encuestas

En democracia no existe el dilema entre libertad y seguridad. Tenemos derecho como ciudadanos, a exigir que el Estado de Chile y sus instituciones nos garanticen a todos, paz y seguridad para desarrollarnos ...
+VER MÁS
#Sociedad

Libertad y seguridad