#Medio Ambiente

Acerca del manejo o no manejo de los recursos naturales en Áreas Silvestres Protegidas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Si tomamos cualquier región y analizamos cómo enfrenta esta temática, veremos que existe una diversidad preocupante de criterios y enfoques, que van desde la preservación a ultranza hasta la utilización carente de una planificación previa.

Ante la evidente falta de interés por parte de los profesionales que atienden esta importante materia, tanto al interior de la Corporación Nacional Forestal (CONAF) como en el ámbito académico, de las ONG’s y en el sector privado, estos últimos a mi juicio los menos interesados a pesar de la parafernalia publicista en las estaciones del Metro y en la prensa escrita y televisiva, vuelvo a insistir con este tema, desafiante al intelecto y –lo más importante- a la voluntad humana.

Técnica y legalmente, según las convenciones internacionales que Chile ha suscrito por una parte y, por otro lado, de acuerdo a los lineamientos y directrices que ha trazado CONAF (actual institución que administra el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, SNASPE) para los efectos de la administración de dicho Sistema, el manejo de recursos naturales bajo protección oficial sólo es posible realizarlo en la categoría de manejo de áreas silvestres protegidas denominada Reserva Nacional. En las otras dos categorías de manejo existentes en Chile, vale decir Parques Nacionales y Monumentos Naturales, no es posible realizar el manejo de sus recursos.

Dentro de las varias consideraciones que hoy existen respecto de la materia, el tema de la regionalización de la administración de las unidades del SNASPE es un importante punto de partida para quienes deben tomar decisiones definitivas, con responsabilidad por cierto, pero que ya a estas alturas del progreso tecnológico y del avance de las comunicaciones, así como del estado del arte respecto al acervo científico, se hacen ineludibles, para demostrar con acciones concretas en terrenos que son del Estado, que el manejo sustentable de los recursos naturales y culturales es una realidad posible.

Tomo específicamente la descentralización de la administración de las unidades del SNASPE no por azar, sino más bien porque la forma de gestión centralizada constituye a mi juicio una de las trabas más importantes que han impedido el necesario avance en la introducción de conceptos modernos referidos al manejo sustentable de los recursos naturales y culturales bajo protección en el referido sistema.

Si tomamos cualquier región y analizamos cómo enfrenta esta temática, veremos que existe una diversidad preocupante de criterios y enfoques, que van desde la preservación a ultranza hasta la utilización carente de una planificación previa, la que obedece más bien a los efectos de la coyuntura regional, que nos impele muchas veces a generar recursos de manera rápida, precisamente por estas razones coyunturales y en perjuicio de lo que tenemos más a mano: los recursos naturales de las Reservas Nacionales.

Si existiese una directriz nacional (para qué ilusionarse con una Política Nacional de Recursos Naturales) que estableciera un procedimiento para el manejo sustentable de al menos las Reservas Nacionales, con todas las consideraciones ambientales, sociales y económicas asociadas al patrimonio natural; si este procedimiento fuera sometido a la consideración ciudadana y sancionado con su concurso; y si se instruyese a las Direcciones Regionales de CONAF para que exijan y den cabal cumplimiento a esta directriz, se estaría dando un gran paso en dirección al desarrollo sustentable, con esta institución liderando el manejo sustentable del bosque nativo y por supuesto también de las plantaciones exóticas y la fauna contenidas en las Reservas Nacionales.

Aquí no se trata, desde el punto de vista de la institución que administra el SNASPE, de buscar consensos con todos los actores sociales ligados al bosque nativo. Esa sería una forma de aproximarse al tema que, según mi opinión, no acabaría nunca. Por otra parte, de alguna forma ya existe un cierto acuerdo entre ambientalistas e industriales respecto a la problemática, dejándose para más adelante algunos puntos conflictivos, como por ejemplo el tema de la sustitución de especies, sobre el cual no llegaron a entenderse. Se colige, entonces, que más adelante se va a volver a estancar cualquier iniciativa respecto del manejo del bosque nativo porque no existe consenso.

Lo que sí corresponde es que la institución que por ley tiene la tuición y la administración del SNASPE, tome la decisión de propiciar el manejo sustentable de los recursos naturales de, al menos (insisto), las Reservas Nacionales, elaborar y proponer la directriz nacional ya mencionada y con la aprobación ciudadana tomar la responsabilidad de poner en marcha su liderazgo dentro del sector forestal mediante el manejo sustentable del bosque nativo, plantaciones exóticas y fauna (pudiéndose comenzar también a incursionar en el manejo de suelos y de aguas) presentes en las Reservas Nacionales. No me cabe duda que este ejercicio de potestades de esta institución tendrá un fuerte respaldo ciudadano, pues es la misma ciudadanía la que desea y aspira a que los recursos naturales que son de todos los chilenos, sean conservados y utilizados en forma sustentable. Para ello, dicha institución cuenta con una interesante dotación de profesionales capacitados en diversas especialidades, quienes en interacción con otros profesionales del servicio público, ONGs, empresa privada e instituciones de educación superior, están en condiciones de desarrollar las bases metodológicas, técnicas y administrativas para incorporar el manejo de los recursos naturales al desarrollo sustentable del país.

* Entrada escrita por Ricardo Rodríguez, ingeniero forestal y socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN).

————

Foto: Alveart / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El sesgo hacia el pasado se explica en parte porque la mayoría de las instituciones de educación superior carecen de centros de estudios y formación sobre el futuro.
+VER MÁS
#Educación

Innova la educación superior tradicional a una insterticial plural

Prefiero pensar que esto es una nueva oportunidad para hacer de la práctica deportiva, en todas sus expresiones posibles, una instancia de inclusión social
+VER MÁS
#Sociedad

¿Qué nos dejó el Mundial?

Tal como expresó  Salvador Allende en su memorable y emotivo discurso "la historia es nuestra y la hacen los pueblos", los chilenos debemos ser sujetos participativos-directos en nuestros  der ...
+VER MÁS
#Política

Una verdadera democratización de Chile

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos