#Justicia

Jueces y sociedad abierta

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La sociedad democrática como conquista histórica no se impone sin conflicto, es más, se forma a través de él. Y el fruto de esa experiencia histórica es que en ella su sabiduría es garantizar al individuo que sus derechos básicos no serán vulnerados por el Estado y quienes ejercen una parte de la soberanía.

¿En democracia puede permitirse que un juez adhiera a un programa político? Si por programa político hablamos del ejercicio de su función en conformidad a la Constitución y la ley, y vigilar el respeto irrestricto a las garantías fundamentales así como a los tratados internacionales que obligan al Estado, entonces no sólo debe adherir a ese programa, sino que es su obligación. Un juez en democracia está obligado a defender sus principios, promoverlos, y procurar que sus fallos los reflejen; porque no nos engañemos, el derecho no es más que otro campo donde  lo que está en juego son relaciones de poder.

En una sociedad sin Estado, sin diferencias de clase, bajo la forma de una red de comunidades que se relacionan entre sí, donde la única sanción posible es la vendetta, la sabiduría es hacer la paz. El Ad Mapu -el derecho consuetudinario mapuche- tuvo esa virtud, un mínimo excedente material le dio a la sociedad mapuche la posibilidad de cambiar la venganza de un grupo contra otro por ofensas, por la reparación del daño u la ofensa.

En una sociedad despótica, el derecho en cambio es la expresión del poder del soberano.  Las crueles ejecuciones que registra la historia del derecho penal occidental, tenían menos que ver con la gravedad de los delitos, o la disuasión, que la expresión simbólica del poder del soberano-desde el señor feudal al soberano dinástico-sobre los cuerpos de quienes estaban sometidos a él. La sevicia permitía expresar ese poder, y demostrar que era incontrarrestable. Olvidemos discursos acerca de Justicia Natural, Ley de Dios y demás: el soberano se enseñorea sobre el súbdito como lo hace el jefe de una banda mafiosa sobre el barrio que es su territorio.

La sociedad democrática pretende poner fin a ese abuso. Digamos desde ya que eso significó que tuvieran que rodar las cabezas de varios jefes de mafias dinásticas, de apellidos famosos: Estuardos, Capetos y Romanov. El escritor español Arturo Pérez-Reverte lamenta que no haya rodado entre ellas la de Fernando VII de Borbón … a veces yo también. La sociedad democrática como conquista histórica no se impone sin conflicto, es más, se forma a través de él. Y el fruto de esa experiencia histórica es que en ella su sabiduría es garantizar al individuo que sus derechos básicos no serán vulnerados por el Estado y quienes ejercen una parte de la soberanía.

En definitiva, el juez no es un simple funcionario público más, que en un régimen democrático se limita a existir y a ejercer el ritual para el que se le ha entrenado. El ejercicio de la jurisdicción exige un compromiso ético, pero también político, y este último es la conciencia que los jueces en un estado democrático son una barrera contra el abuso del soberano y la violación de garantías de los ciudadanos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

 

PARTICIPA

Popular

El toque de queda ha sido una mera referencia. Nadie se movió de las calles incluso cuando se esperaba que aparecieran hordas de uniformados atacando en piquete, se han quedado de pie, esperándoles, no se ...
+VER MÁS
#Sociedad

La dignidad y el miedo

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Con una retórica autoritaria, el gobierno mantuvo una posición intransigente ante la petición de congelar la tarifa del metro y enfrentó el conflicto como un hecho delictual
+VER MÁS
#Política

Estado de excepción: una solución inadecuada

¿Es esta la sensación? ¿Así se sentía esta forma de tener miedo?
+VER MÁS
#Sociedad

Miedo

Popular

Lo curioso es que se nos haga creer desde los medios y otros aparatos del poder que la furia de las calles es algo incomprensible, como si la ira desbocada fuera algo racional
+VER MÁS
#Sociedad

El dolor y la furia

Nuestro siglo se caracteriza porque la acción social de resistencia al mundo global, parece requerir ahora la elaboración de una alternativa de mundo
+VER MÁS
#Política

Buen Vivir. La difícil alternativa al mundo actual

Permitirse estas sugerencias, desde el equipo económico del gobierno, es la evidencia de que no serán sancionados ni reprendidos por nadie, pero más complejo que eso, no tienen ni meridiana cercanía, ni ...
+VER MÁS
#Ciudad

¿Indignante?, o ¿nos falta el humor del ministro Larraín?

Todo parece ser llevado al terreno del costo y beneficio, como si tuviéramos que ser especuladores financieros de nuestra propia vida.
+VER MÁS
#Política

El ofertón de Fontaine