#Internacional

El Salvador: aniquilar los Derechos Humanos no es la respuesta al problema de las pandillas

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

© MARVIN RECINOS/AFP via Getty Images

Las pandillas de El Salvador sólo han causado sufrimiento a la población. Desde hace 30 años, la gente vive con miedo a sufrir extorsiones, secuestros, violaciones o asesinatos a manos de miembros de MS-13 o Barrio 18, grupos rivales fundados en Los Ángeles que más tarde se exportaron a El Salvador a través de deportaciones en masa.


En vez de aniquilar los derechos humanos y la independencia judicial, las autoridades deben abordar las persistentes desigualdades que permiten que niños y niñas de las comunidades más marginadas de El Salvador sean vulnerables al reclutamiento de las pandillas.

No es sorprendente, por tanto, que la “guerra contra las pandillas” del presidente Nayib Bukele haya resultado tan popular. Las autoridades han encarcelado a más de 50.000 presuntos miembros de pandillas desde que declaró el régimen de excepción para responder a una oleada de homicidios relacionados con las pandillas a finales de marzo y la tasa de asesinatos ha disminuido drásticamente, aunque las cifras oficiales no incluyen a las personas que han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y recientemente Reuters destapó discrepancias en relación con el número de cadáveres recuperados de fosas comunes.

Pero la seguridad pública no debe lograrse a costa de violaciones masivas de derechos humanos. Tal como ha documentado Amnistía Internacional, las autoridades han desmantelado la independencia judicial, han cometido actos de tortura y han llevado a cabo miles de detenciones arbitrarias y violaciones del debido proceso. Mientras tanto, al menos 73 personas detenidas han muerto bajo custodia del Estado.

Con más del 1% de su población entre rejas —en algunos casos sólo por apariencia “sospechosa” o “nerviosa”—, El Salvador ha superado a Estados Unidos como país que tiene la tasa de encarcelamiento más alta del mundo. Esta no es la respuesta a un problema complejo que obedece a causas socioeconómicas profundamente arraigadas.

La estrategia de seguridad del presidente Bukele tampoco es tan innovadora o sostenible como ha hecho creer a la gente. El régimen de excepción, ya en su sexto mesguarda una gran semejanza con las campañas represivas de “mano dura” de gobiernos anteriores, en 2003 y 2004, que dieron lugar una disminución inicial de los homicidios seguida de un fuerte incremento de 2004 a 2006.

Una diferencia importante es que, aunque los jueces pusieron en libertad rápidamente a muchas personas detenidas injustamente durante las operaciones del pasado, el gobierno actual ha tomado el control de la judicatura, lo que le permite implementar su estrategia de detenciones arbitrarias y encarcelamientos ilegales masivos sin las trabas que suponen los controles y contrapesos.

En vez de aniquilar los derechos humanos y la independencia judicial, las autoridades deben abordar las persistentes desigualdades que permiten que niños y niñas de las comunidades más marginadas de El Salvador sean vulnerables al reclutamiento de las pandillas.

José Miguel Rodríguez, exmiembro de MS-13, me dijo a este respecto: “Las medidas de represión no cambian al pandillero”. Rodríguez cree que habría menos probabilidades de que las personas de vecindarios pobres se incorporasen a las pandillas si tuvieran auténticas oportunidades educativas y de empleo. Asimismo, los miembros de más edad de las pandillas estarían más dispuestos a retirarse si no les resultara prácticamente imposible encontrar un empleo digno o evitar el acoso constante de la policía.

La mayoría de los intentos de abordar el problema de las pandillas en El Salvador mediante la rehabilitación y la reintegración social se han limitado a los modestos esfuerzos de un puñado de iglesias evangélicas, pero incluso estas iniciativas se han vuelto insostenibles debido a la actual campaña represiva. Un pastor, que pidió que no se revelara su nombre por temor a represalias, me dijo que el régimen de excepción ha anulado años de trabajo, y que las autoridades detuvieron a todos los exmiembros de pandillas que realizaban rehabilitación en su iglesia, junto con muchos que la habían efectuado previamente y habían logrado reintegrarse en la sociedad.

En otro caso, la esposa de un exmiembro de MS-13, originario de Honduras, dijo a Amnistía Internacional que dejó el grupo en 2018 tras cumplir una pena de prisión por robo en California. Deportado a su país de origen ese año, se trasladó a El Salvador, donde trabajó en centros de llamadas para mantener a su esposa y a los hijos de la pareja. El 30 de marzo, la policía irrumpió en su vivienda en busca de drogas o armas. No encontró ninguna de estas cosas, pero lo detuvieron al confirmar que tenía tatuajes de pandilla.

Su esposa compartió con Amnistía Internacional los historiales policial y laboral, que confirman que no existían cargos anteriores ni actuales en su contra en El Salvador a fecha julio de 2021 y probaban que había trabajado en centros de llamadas desde 2019 hasta 2022. A pesar de que mostró estos documentos a la policía, dice que quedó detenido en espera de juicio por presunta pertenencia a un grupo ilegal, junto con cientos de acusados más, tras una de las audiencias masivas opacas que se han convertido en la norma en las últimas semanas.

El presidente Bukele, que jocosamente dice que es el dictador más cool del mundo, ha intentado moldear la percepción pública de sus políticas limitando el acceso a la información y estigmatizando a periodistas críticos, lo que ha obligado a algunas a exiliarse. Ha atacado reiteradamente a Juan Martínez, periodista y antropólogo especializado en información sobre las pandillas, a quien llamó “basura” en Twitter en abril, lo que desencadenó un torrente de amenazas y ataques de sus fervientes seguidores en las redes sociales y de un sector de altos cargos gubernamentales.

Martínez, que se vio obligado a abandonar El Salvador, me dijo que las autoridades intentan desacreditar a toda persona que suponga una amenaza para los relatos cuidadosamente elaborados del gobierno. En esta situación se hallan sus hermanos Óscar y Carlos, que recientemente publicaron en el medio digital El Faro datos inquietantes según los cuales el fracaso de un pacto secreto del gobierno con el MS-13 estuvo detrás del estallido de violencia de marzo y la ulterior “guerra contra las pandillas”.

Se ha usado el programa espía Pegasus contra muchos periodistas, y el gobierno aprobó recientemente una ley de redacción imprecisa que permite imponer condenas de 15 años de prisión a quienes “reproduzcan y transmitan mensajes o comunicados originados o presuntamente originados” por las pandillas, si esos mensajes “pudieren generar zozobra y pánico”.

Otro periodista local que trabaja en el tema de las pandillas me dijo que había advertido que unos hombres lo fotografiaron, siguieron su automóvil y vigilaron su domicilio el año pasado, algo que nunca le había ocurrido con gobiernos anteriores. Teme ser criminalizado en virtud de la nueva ley sobre pandillas y le preocupa que los ataques verbales del presidente puedan promover la violencia física contra periodistas. También ha pensado en la posibilidad de salir del país pero no quiere desarraigarse ni abandonar a su familia.

El Salvador no debe continuar por este camino de desprecio de los de derechos humanos.

La única manera de proteger a la población y hacer justicia a las víctimas de las pandillas es garantizar investigaciones sólidas, el debido proceso y juicios justos, y al mismo tiempo hacer frente a las causas fundamentales de la delincuencia violenta y se faciliten la rehabilitación y la reintegración social.

El presidente Bukele debe cambiar de rumbo inmediatamente.

 

 

Por Duncan Tucker
Jefe de prensa para las Américas de Amnistía Internacional

 

Columna publicada originalmente en El País.

 

TAGS: #DerechosHumanos El Salvador Pandillas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Quedan 1500 carácteres.
Ordenar comentarios por:
Pablo Correa

07 de septiembre

Señor Tucker: yo que soy un simple ciudadano del tercer mundo, le pregunto con la mayor candidez: ¿estaría usted dispuesto a llevar a su hermoso país a todos esos pobres maras salvatruchas «víctimas del dictador Bukele», con el fin de hacerlos pasar la pena por tanta injusticia junta que han sufrido? Después de todo las personas que ellos asesinaron se resistieron bastante en algunos casos, dificultándoles seriamente su trabajo. Si su respuesta es sí por favor permítame de paso endosarle en el mismo viaje (para que salga más barato) a los mapuches de la CAM y a todos los narcoterroristas indigenistas que hallemos en la Araucanía y que quedaron deprimidos tras el fracaso electoral de este domingo. Creo sinceramente que esos seres de luz merecen conocer el primer mundo y quedarse allí. Es más, sería maravilloso que usted oficiara de guía turístico y se los presentara en persona a HRH la Reina Elizabeth II.- De esa manera, nosotros los pobres ignorantes tercermundistas quizás podamos continuar con nuestras egoístas en paz vidas una vez que nos desprendamos de estas blancas palomas que usted y su organización tanto protegen// Saludos cordiales.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no hay acuerdo en el proceso constituyente?

Se observa una tendencia a mantener una inercia del proceso que desgaste los ánimos en perseverar en acordar un tercer procedimiento para cambiar la Constitución de 1980

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución
+VER MÁS
#Política

No vamos a un segundo intento de nueva Constitución con soberanía popular

No puede haber soberanía popular si hay una entidad, formada por un grupo de personas, aunque sea en una democracia representativa, que están diciendo cuales van a ser los límites de una Nueva Constitución

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de se ...
+VER MÁS
#Política

Lo que no fue y, esperamos, ahora sí sea

El desafío es sumar y no menospreciar las dinámicas territoriales del país que mantienen el amargo resultado del rechazo y aún palpan a diario que el descontento, sumado a los crecientes problemas de seguridad, migración e incertidumbre económica, no son resueltos con la velocidad que se requieren

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo s ...
+VER MÁS
#Política

Estado Social Democrático de Derecho o Salmón Tipo Jurel

Obnubilada  por el aplastante 62% obtenido por el Rechazo en el plebiscito de salida, la derecha está dando por descontado que aquello significa, también, un cheque en blanco para proseguir en el mismo sentido al hegemónico hasta el 18-O de 2018

Nuevos

Para esto, es necesario, entre otras cosas, reforzar a los equipos que llevan adelante investigaciones de derechos humanos, mejorar los instructivos y robustecer las capacitaciones referentes a las obligaci ...
+VER MÁS
#Justicia

Fiscal Nacional y su rol en los derechos humanos

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática

La excepción de seguridad de la nación, presente en la Carta Fundamental como uno de los casos en que se permite el secreto por ley de quórum calificado, para mantener la reserva de información, debe se ...
+VER MÁS
#Política

Artículo 8° CPR: Comentario sobre una solicitud a las FF.AA.

En su natal San Juan Chamelco, Alta Verapaz, Guatemala, vestía su indumentaria indígena, en los campos de manzanas usa pantalón de lona. Su ropa de Guatemala sólo la usa para eventos especiales, dejó d ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un día tranquilo

Popular

Deborah Jones en la liberación del Ser sensual, metaforización del Eros y el Thanatos que nadan en un lago entre delicadas sábanas, acariciando los sentidos en el juego del deseo
+VER MÁS
#Cultura

Disección poética. Libro: Eróticamente poética de Deborah Jones

El amor por un hijo o un familiar a quien se cuida puede ser inigualable, pero la carga para una persona puede ser destructiva
+VER MÁS
#Ciudadanía

Mamá cuidadora

El descontrolado crecimiento de la población es una de las principales causas de: sobreexplotación de los recursos naturales, destrucción del medioambiente, pérdida de biodiversidad y de la gran generac ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

COP27: Y somos 8.000 millones, sobrepoblación un tema impopular

La industria petrolera actuó a modo del dios Apolo y maldijo al igual que a Casandra a científicos e investigadores ambientalistas, ellos tendrán la capacidad de predecir el futuro, pero nadie les va a creer
+VER MÁS
#Medio Ambiente

El Síndrome de Casandra y la Emergencia Climática