#Educación

¿Son socialmente justas las escuelas y liceos de Chile?

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Evaluar las organizaciones educativas desde una perspectiva de justicia social permite hacer visible una serie de problemas en la organización, el funcionamiento y las relaciones al interior de escuelas y liceos. Bajo una mirada de justicia social es posible detectar en forma sistemática y rigurosa fenómenos muy dañinos para el desarrollo de los ciudadanos. Algunos de estos fenómenos son:


Para evaluar las instituciones desde esta perspectiva es indispensable contar con un marco explícito de justicia social que sea compartido por la comunidad educativa.

1.Problemas de distribución del personal, servicios y ayudas asociados a las escuelas y al proceso educativo (reparto de docentes, acceso a becas de alimentación, actividades extra escolares, acceso a apoyo pedagógico fuera del aula y asistencia psicopedagógica, acceso a bibliotecas y museos, actividades deportivas y artísticas, entre otros). Estos problemas generan bajos niveles de aprendizaje en algunos grupos sociales.

2. Problemas de discriminación y segregación institucionalizadas por rendimiento académico, etnia, nivel socio económico. Este tipo de problemas genera marginación social y económica de los afectados, entre otros.

3. Problemas de organización y gobierno al interior de las instituciones educativas, tales como ausencia de procesos democráticos como la deliberación y participación de todos los afectados en la toma de decisiones. Este tipo de prácticas no contribuye a la formación de ciudadanos democráticos.

4. Problemas de relaciones sociales marcadas por la violencia simbólica y física entre los miembros de la comunidad. Este tipo de problemas suele estar asociado a la imposición de políticas públicas o herencia de procesos históricos y sociales no resueltos. Desde una perspectiva de justicia social, para enfrentar este tipo de problemas se puede postular una explicación y soluciones sistémicas.

Para evaluar las instituciones desde esta perspectiva es indispensable contar con un marco explícito de justicia social que sea compartido por la comunidad educativa. Un marco de justicia social es simplemente un conjunto de principios éticos formalizados en características institucionales y resultados deseables que iluminan el quehacer educativo y permiten su evaluación. En mi opinión, este marco de justicia social solo podrá construirse legítimamente a partir de un proceso de sensibilización y diálogo fraterno iniciado desde los actores principales de la educación: profesorado, estudiantes, directivos y familias.

Un buen punto de partida para construir este marco de justicia social que permita evaluar nuestras escuela es revisar algunas investigaciones que ya existen sobre el tema. Por ejemplo, según Carlisle, Jackson y Georfe (2006) los centros educativos socialmente justos son aquellos que:

a). Promueven la inclusión y la equidad.

b). Mantienen altas expectativas, ofrecen ambientes de aprendizaje diversos y empoderan a los estudiantes de todos los grupos sociales.

c). La misión de la escuela, las estructuras de asignación de recursos, las políticas, los procedimientos y el espacio físico muestran su compromiso con la creación y el mantenimiento de un ambiente socialmente justo.

d). Desarrollan una educación e intervención en Justicia Social en forma directa y explícita en el currículum.

¿Son socialmente justas las escuelas y liceos de Chile según los planteamientos de Carlisle, Jackson y Georfe (2006)? Sin duda es un tema en desarrollo que tiene muchas aristas y que de retomarse podría vitalizar una perspectiva dejada un poco de lado en cuanto a la mejora de las escuelas en Chile y todo el mundo. Desde mi punto de vista, los más indicados para dar respuesta a esta cuestión son los actores principales que día a día participan de la tarea de educar y educarse. Si los actores fuésemos capaces de sensibilizarnos unos a otros e iniciar un diálogo no beligerante ni competitivo, sino un diálogo fraterno para construir un marco de justicia social, tal vez entonces, y solo entonces, podríamos caminar hacia la utopía, nuestra utopía.

Referencias

Carlisle, L. R., Jackson, B. W., y George, A. (2006). Principles of Social Justice Education: The Social Justice Education in Schools Project. Equity & Excellence in Education, 39(1), 55-64. doi:10.1080/10665680500478809

TAGS: #Reforma Educacional Educación

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

16 de junio

Sr. Stuardo:

Me interesó su columna al hablar de la justicia social en los establecimientos educacionales del país y mi comentario va hacia la educación pública (municipalizada) puesto que de los establecimientos subvencionados y privados se tiene poca infomación concreta, ya que son casi como otro universo, con un lado muy oscuro por cierto.
La justicia social, no puede concretarse en lo cotidiano porque no es una pastilla que se receta a todo ciudadano, es un concepto que debe primero hacerse parte de cada individuo y probablemente es allí donde esta anhelada búsqueda se muere nonata: No somos justos.
Tal parece que en nuestra decadente sociedad los que «tienen que hacer algo» siempre son los otros, unos otros que -supusimos en algún momento- eran los líderes que elegimos para conducir políticas públicas. No es necesario enumerar todos los casos que nos han revelado la verdad respecto a esos «elegidos». Entonces el sistema educativo chileno, tal como la sociedad toda, está en esa crisis de la injusticia que parte desde cada uno.

1.Problemas de distribución del personal, servicios y ayudas asociados a las escuelas y al proceso educativo: La municipalización de la educación fue vendida como un intento de «descentralizar» el sistema, pero fue infestada por el virus de la politiquería. Las ollas de grillos en los DAEM, los bandos de amigos y enemigos de los ediles de turno marcan la distribución del personal docente, de asistentes de la educación y hasta de servicios sociales anexos. Imposible no mencionar los malos manejos de dineros SEP.
2.Problemas de discriminación y segregación: No solo se «rotula» a los colegios desde lo externo, dentro de las unidades educativas hay serios problemas en cuanto a cómo ven a sus propios alumnos.
3. Problemas de organización y gobierno: Nuevamente la politiquería, el revanchismo, la desconfianza, la falta de unidad y la pérdida de la conciencia del trabajo profesional. ¿Para qué están en un colegio las personas que trabajan en él? Los estamentos directivo y docente se pierden en la problemática laboral -no menor- y las consecuencias las pagan los más débiles: los alumnos.
4. Problemas de relaciones sociales: Son muchos los establecimientos educacionales en donde los trabajadores viven en un clima tenso, que se reproduce en todos los ámbitos.
A la pregunta que titula su columna respondo taxativamente: ¡No! Hay mucho que cambiar, partiendo por la ética de quienes están llamados a construir un mejor país para todos: ¡cada uno de nosotros!

Saludos.

17 de junio

Yo comparto en muchos sentidos su comentario. El actual proyecto de Carrera Docente busca visibilizar la profesión con lógicas empresariales individualistas. Grave error, pues dichas prácticas no cuadran siquiera en los modelos exitosos o «eficientes» en que existe una comunidad de personas (no de colaboradores), en que hay soporte mutuo, redes de apoyo y altas expectativas motivantes.

El afamado estudio «7 para 7» (de Mariana Aylwin) ya dijo hace mucho que las escuelas pobres y «socialmente vulnerables» pueden ser potenciadas y levantadas desde una correcta «gestión pedagógica» en que directores tienen «liderazgo transformacional» para compeler y comprometer al desarrollo de la «comunidad» horizontal en que participan alumnos, padres, docentes y funcionarios.

Pero, remientiendome a la columna, ¿cómo ser socialmente justos cuando el marco de «convivencia» ni siquiera exige una actitud «proactiva»? Me explico, el actual marco de convivencia exige para resolver los problemas (conflictos o violencia) una » actitud preventiva». Es decir, niega la violencia (simbólica, física, institucional, etc.) asumiendo que se puede evitar, cuando debería asumir que es una realidad. De hecho, los índices de violencia escolar son altos y la deserción en muchos casos tiene que ver con ella. Al ser este un problema país, es necesario cambiar el switch y asumir la realidad, pero sabemos que la «cultura escolar» es algo cristalizado que demora años en cambiar. Ojalá lo supiera así el gobierno cuando promete exageraciones descontextualizadas, o cuando el profesorado exige cambios que requieren años y un presupuesto del triple del disponible (actualmente hay un fondo de 2.500.000.000 app. Y los cálculos de la propuesta actual del CDP asciende a 6.000.000.000 según cálculos de Elige Educar).

16 de junio

Muchas gracias por el comentario. Estoy de acuerdo en varios de los puntos que plantea. Quisiera comentar su opinión de que: «no somos justos». Creo tiene razón. Sin embargo, creo que como seres humanos podemos cambiar esta situación empezando por transformar nuestro espacio de acción. Entiendo como espacio de acción nuestra <> y <> y nuestra <>. Creo que empezando por estas tres áreas los problemas que denuncia y la respuesta «no somos justos» podría cambiar.

El tema da para mucho más. Nuevamente gracias por comentar y mostrarnos tu punto de vista.

Ver todos
Ocultar

#NuevaConstitución

VER TODO
La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.
+VER MÁS
#Política

Las propuestas sobre principios constitucionales

La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos
+VER MÁS
#Política

El barrio: la primera línea del Apruebo de salida

Es precisamente el barrio la primera línea del Apruebo, y tenemos el deber de defender nuestra Nueva Constitución, allí se escribe el nuevo relato de lo que somos como nación y hacia dónde vamos

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.
+VER MÁS
#Justicia

Una nueva Constitución se asoma mientras se vulnera la protesta

Lo que tanto soñamos sobre mejorar las condiciones de vida de las personas, hoy está más cerca; los derechos fundamentales están claramente en el corazón de la nueva constitución.

Nuevos

Los concejales que ejercían sus cargos en el año 2000 fueron poco diligentes porque, ignorando la regulación urbanística, consintieron en que, después de la demolición del sanatorio, que se produjo 10 ...
+VER MÁS
#Ciudad

Un hotel Hyatt ilegal en el terreno donde estaba el Sanatorio Marítimo en Viña del Mar

Ucrania es una campaña militar más para expandir la influencia de Rusia en Europa, no se debe confundir este punto con el retorno y rearticulación de la URSS, no, es un objetivo más profundo que está r ...
+VER MÁS
#Internacional

Aleksandr Dugin el ideólogo tras la invasión a Ucrania

El típico discurso político sobre la desnutrición infantil se reduce a enseñar cifras y a mostrar satisfacción si el porcentaje es uno o dos puntos menor que el año anterior
+VER MÁS
#Sociedad

La brevedad de la vida

La Comisión sobre los principios Constitucionales terminó su trabajo y el pleno aprobó las propuestas sobre principios constitucionales quedando listo para integrar el cuerpo del nuevo texto constitucional.
+VER MÁS
#Política

Las propuestas sobre principios constitucionales

Popular

No y mil veces no, los profesores no están con licencia porque quieren, es porque el sistema educativo en Chile no entrega las condiciones óptimas y/o mínimas de trabajo
+VER MÁS
#Educación

Se necesita profesora, de reemplazo

Se ha anticipado que sufragarán alrededor de 15 millones de personas, muchos de los cuales habitualmente no sufragan y por lo tanto, su elección no debe ser fácil de anticipar.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Ser o no ser, aprobar o rechazar una propuesta constitucional?

No es un modelo perfecto, porque no existen. Tampoco resolverá todos los problemas de la noche a la mañana, pero es un camino de salida a la crisis, y probadamente exitoso en el caso de los países que lo ...
+VER MÁS
#Política

Apruebo una nueva Constitución

La región que podemos observar tiene alrededor de 100.000 millones de galaxias y cada una de ellas tendría, en promedio, unos 100.000 millones de estrellas y, a lo menos, un planeta por estrella, por lo t ...
+VER MÁS
#Sociedad

La importancia de saber que no estamos solos en el Universo