#Educación

Preuniversitarios: solución neoliberal a un problema neoliberal

1
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El alumno cuya familia sacrificadamente pago alrededor de 700 mil pesos para quedar en una Universidad y que logra vencer a la PSU es incapaz de enfrentar trabajos de desarrollo y argumentación o trabajos expositivos de carácter científico Los Preuniversitarios deben comprender que su labor no se limita a que el alumno saque 700 puntos sino que sea capaz de enfrentar su primer semestre universitario sin problemas,

Terror ha causado en los preuniversitarios el anuncio del Consejo de Rectores de incluir el ranking de notas en el proceso de admisión. Esto, porque bajar el peso relativo de la PSU significa que el negocio peligra.

La Industria de los preuniversitarios ha tenido un aumento exponencial durante los últimos años. Es más: si bien los preuniversitarios Cepech y Pedro de Valdivia han seguido siendo los líderes, ahora existen muchos preuniversitarios menores. Por ejemplo, Preutech, Epuk, Surco, Preuniversitario UC. Incluso mi Universidad tiene uno, el Preusach.

Según el diario La Tercera, “los preuniversitarios son lejos la industria ligada a la PSU que más dinero maneja. Esto considerando los $ 700 mil pesos al año que paga, en promedio, un estudiante en los preuniversitarios más grandes del país, que concentran a la mitad de los 100 mil estudiantes que al año toma una alternativa de preparación. (…) La otra mitad de jóvenes que toma preuniversitarios elige alternativas más pequeñas, y paga por ellas entre $200 mil y $ 2 millones. Incluso hay algunos que son gratuitos.”

Me sorprende ver cómo aun con el proyecto de la Superintendencia de Educación se continúe dejando afuera y a su libertad absoluta a estas instituciones educativas de ficción creadas únicamente por la mala calidad de la educación. El ministro debe hacerse cargo de estas instituciones y se deben regular sus matrículas y aranceles también.

En lo personal, si bien muchos de mis compañeros optaron por hacer preuniversitario, mi familia no tenía los recursos necesarios para financiarlo. Además quería ponerme a prueba a mí mismo. Utilicé todas las herramientas que tenía a mi disposición, fui a la mayor cantidad de universidades privadas cuando estas daban la posibilidad de rendir ensayos, una vez que salí del colegio me pasé tardes enteras en la página puntaje nacional.

A fin de cuentas, con un poco de estudio metodológico y sin pagar ni un peso (salvo la movilización de los días en que iba a universidades privadas a rendir ensayos).

Antes de hacer un preuniversitario, yo recomendaría utilizar una metodología de estudio constante durante cuarto medio y si los resultados son malos, recién entonces pensar en un preuniversitario de año completo. Yo no recomendaría “Los intensivos”. Conozco muchos casos de intensivos que terminaron en fracaso y se desperdició mucho dinero para nada.

Mi primera discrepancia con los preuniversitarios se origina desde el nombre. Si pago por un preuniversitario, lo lógico es que estoy recibiendo un servicio que me garantizará que, una vez entre a la universidad, tendré competencias y habilidades que me permitirán desenvolverme con todo lo necesario para aprobar todos los ramos del primer semestre. Pero muchas veces la realidad es diferente. Las habilidades para que un estudiante pueda redactar correctamente ensayos, informes, concluir e introducir temas de buena manera son dejadas de ladoEl alumno cuya familia sacrificadamente pagó alrededor de 700 mil pesos para quedar en una universidad y que logra vencer a aquella bestia segregadora llamada PSU, es incapaz de enfrentar trabajos de desarrollo y argumentación (necesario en casi la totalidad de las carreras humanistas) o trabajos expositivos de carácter científico (necesario en la totalidad de las carreras del área de la salud).

En mi primer semestre de universitario un 0% de las evaluaciones fueron de selección múltiple. Realidad muy distinta a la de mi colegio, donde puedo contar con los dedos de una mano las evaluaciones donde había preguntas de desarrollo.

Los preuniversitarios deberían complementar su función de preparación de las PSU y comprender que su labor no se limita a que el alumno saque 700 puntos sino que sea capaz de enfrentar su primer semestre universitario sin problemas. De lo contrario, propongo que estas instituciones se llamen preparadoras de PSU, que es lo que realmente son.

Mi segunda discrepancia se origina en torno a las irregulares condiciones laborales en que trabajan los docentes de estos establecimientos. Como instituciones educativas, debería regir el estatuto docente para ellas también, pero hay muchas injusticias que enfrentan los docentes de estas instituciones: son despedidos durante los meses en que el negocio no funciona y recontratados en abril. Las clases empiezan en abril, el sueldo de los profesores se paga desde abril, pero a los estudiantes se les cobra marzo. A ello se suman reajustes que no se condicen con la realidad del negocio y excesiva rotación de profesores, lo que perjudica los procesos cognitivos y su efectividad.

¿Que propuestas tienen ustedes para los preuniversitarios?

Considerando que atienden a gente que no tiene una buena base, ¿deberían fijarse topes a sus precios?

——

Foto: Pontificia Universidad Católica / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
gustavo cortes mendez

30 de julio

Obvio mi querido “cachorro”, si bien el tema da para horas y horas, me limitare solo a decir que el nombre “preuniversitario” es un engaño, porque no te preparan para la vida universitaria, debería llamarse “pre-psu”… lo reconozco, un pésimo nombre… es agradable ver gente que critica con argumentos… salu2

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Han pasado meses y la estúpida guerra de “dictadura sale con votos” versus “dictadura sale por presión internacional” se consume la mente de los venezolanos, cuyos líderes no hacen nada más sino ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Será que no hay otro sueño posible para Venezuela?

Es tiempo de levantar la cabeza y volver a soñar en una sociedad distinta, un modelo donde el trabajo, la educación, la cultura, el amor, el desarrollo integral nuestro, sea parte de un todo
+VER MÁS
#Ciudadanía

Es tiempo de despertar

Somos aún uno de los grupos más vulnerados que está inmerso en una sociedad que cuenta con algunos sectores que niega con violencia nuestra existencia.
+VER MÁS
#Género

TRANSitemos a un mundo mejor

Cómo explicarnos que en el siglo XXI se apliquen prácticas crueles e inhumanas y quiten la vida a personas que hacían una tarea; cómo explicarnos que corten de tajo los sueños y aspiraciones
+VER MÁS
#Internacional

Qué hacemos. Aquí #NoSonTresSomosTodxs

Popular

La pena de muerte jamás será la medida efectiva para reducir los delitos, ni tampoco el derecho penal podrá cubrir todas las prácticas que, como sociedad, queremos eliminar si no cambiamos, primero, nue ...
+VER MÁS
#Justicia

La pena medieval del siglo XXI: la pena de muerte.

El doble trabajo que cumplen muchas de las seleccionadas chilenas da pena y rabia, que a diferencia de los hombres, ellas no puedan vivir del fútbol
+VER MÁS
#Género

El gol del patriarcado

Los “emprendedores” están cuestionando un relato de memoria sobre el pasado, proponiendo interpretaciones alternativas y adaptándose al cambio de época del que parecemos ser parte. Esta actitud requi ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Memoria, de actores a emprendedores

Lo que importa es que los principios de igualdad ciudadana sean considerados como parte infranqueable de una común filosofía pública.
+VER MÁS
#Sociedad

¿Son liberales nuestros liberales?