#Educación

No aplaudo al niño que sacó 3 puntajes nacionales, ¿y qué? – Parte II

30 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
- 2014 -

Lo que más agradezco de haber sido becaria es haberme dado cuenta de que hay miles de personas talentosas que deben y requieren de más apoyo, para que la sociedad no se farree su talento.

El problema no es el aplaudido. El problema es quién aplaude, por qué aplaude y para qué aplaude.

Le voy a contar una historia personal, pero sea discreto, no le cuente a nadie de mi pasado en el quintil 2.

Cuando entré a la UC a estudiar, yo tenía 19 años y mi marido trabajaba, yo no. Él ganaba lo que costaba el arancel completo. Para que quede claro: si hubiera tenido que pagar la mensualidad, todo el sueldo de mi marido, que era nuestro único ingreso, habría ido a parar a las arcas de la casa de estudio del Cristo con los brazos abiertos.

A pesar de ello la UC ofrecía buenos beneficios, fue así que “rankié” en todo lo necesario que permite obtener todas las becas posibles. Entré de las últimas a Educación de Párvulos, pero estudié en el Carmela Carvajal y me iba relativamente bien.

No fue difícil egresar en el quintil de las mejores alumnas. Tuve beca de materiales, de alimentación, de materiales, de arancel y la Beca Presidente de la República. Soy el testimonio vivo de que el sistema funciona y premia el mérito.

Cada vez que alguien argumentaba que “por pobre” no llegó a la universidad, yo lo desbarataba con mi testimonio de esfuerzo y mérito. Mi visión era parcial, hacía sociología con mi “casito”.

Yo pensaba que los que no entraban eran por flojos, no se esforzaban. Era re-fácil pensar eso, mi familia me dio buen capital cultural e intelectual, y estudié en un colegio competitivo y el mejor que ofrece la educación municipal. Desde mi “microsociología de cuneta”, hasta la educación municipal me parecía justa e inclusiva.

Me he esforzado mucho para conseguir lo que como familia hemos logrado, y hemos obtenido grandes logros para haber partido de cero: mi marido y yo tenemos magíster y en 17 años logramos multiplicar los ingresos, y llevar una vida no con lujos pero cómoda y sin deudas.

Para mí el sistema funciona, es perfecto, no necesita cambio alguno, al menos eso creía. Soy completamente funcional a este sistema, puedo competir y ganar. En el gobierno de Lagos un día recibí un carta de la beca de la Presidencia y me dijeron si podía ayudar de alguna manera a los actuales becarios.

Yo respondí esa carta, en ese momento trabajaba en Teleduc (en la UC) y dije que podía dar trabajo a becarios egresados y conseguir que otras personas les dieran trabajo. A ellos les gustó la idea tanto, que llamaron a una reunión a ex becarios para organizar redes de ayuda a la que llegamos cerca de 20 ex becarios, solo 2 teníamos trabajo en lo que habíamos estudiado, los pocos que tenían trabajo lo hacían pero en áreas donde no habían estudiado y eran mal pagados. La mayoría no había encontrado trabajo. Lo que sería una reunión para apoyar a otros becarios, se transformó en una reunión para ver como ayudar a becarios egresados.

El diagnóstico del equipo de la beca era que la inserción en el mercado laboral era también difícil para quienes lograban escapar de la pobreza a través del estudio. Hay un estudio de Dante Contreras que señala que el peor de los alumnos del colegio Saint George al egresar gana mucho más que el mejor alumno del Instituto Nacional, para que tenga una idea. Otra fotito más de la desigualdad, cosa que me imagino a nadie sorprende a estas alturas.

Pero volvamos al tema. Yo en esa reunión empecé a pensar que algo no cuadraba, que las cosas eran más complicadas de lo que en teoría se veía, que mi parada de “meritócrata” era miope, incompleta y despiadada.

En el gobierno de la Presidenta Bachelet me invitaron a La Moneda, a hacer un discurso sobre las bondades de ser becario. Lo que más agradezco de haber sido becaria es haberme dado cuenta de que hay miles de personas talentosas que deben y requieren de más apoyo, para que la sociedad no se farree su talento. En mi discurso dije que no tenía ningún mérito alguno ser triunfadora en el escenario de la excepción, porque aquello levantaba un espejismo que hacía parecer que todo marchaba de maravillas.

Mi triunfo en el sistema acarrea la misión ética de comprender a ciencia cierta que pocos ganan, y nos hacemos funcionales, pero a la vez muchos pierden. Agradecí, al lado de la Presidenta y de Yasna Provoste la oportunidad, pero no silencié el hecho de que la excepción no valida la regla.

Lea bien, jamás denostaría el esfuerzo del niño de los puntajes nacionales. Hay gente con buena comprensión lectora que hace interpretaciones torcidas de lo que escribí.

Mi crítica no es al aplaudido, sino a lo que se aplaude cuando se aplaude.

Nota: Te invitamos a leer la primera parte de esta columna, publicada el 31 de diciembre de 2013.

———

Foto: el-ville / Licencia CC

TAGS: Prueba PSU

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
No aplaudo al niño que sacó 3 puntajes nacionales, ¿y qué? | El Quinto Poder

02 de Enero

[…] el 2 de enero publicamos la segunda parte de esta columna. Te invitamos a […]

03 de Enero

Resulta indispensable hacer de este tipo de análisis la línea de largada para los cambios que requerimos como sociedad. Siempre encontraremos interpretaciones abyectas diametralmente opuestas a lo que se intentó expresar.
Saludos colega

03 de Enero

Querida Erika
Gracias por la buena columna que recuerda un punto esencial, el de los limites de la meritocracia cuando se enfrenta a desigualdades mayores. Se agradece la aclaración, quedé con una sensación extraña tras leer tu primera columna. En mi caso no me pareció que denostaras a un puntaje nacional, pero sí que homologabas de manera un tanto confusa la idea del mérito con otra que está más cerca de la excepcionalidad y el talento, y que corresponde más al porqué se aplaude a Jorge González.
Todos los modelos educativos que conozco y considero relativamente exitosos, parten por garantizar las condiciones (económicas, sociales, culturales) para que la meritocracia opere sobre una base de mínima igualdad, condición que no se cumple en Chile para nadie y ciertamente no para esos mejores alumnos de sus escuelas que –a pesar de su empeño- no alcanzan el mínimo, ni de conocimientos ni de puntajes en la PSU. Sin embargo, esos sistemas también identifican, promueven y celebran el talento, aquello que es único y no cabe en la ética de los promedios.
A propósito, tu pluma impecable como siempre (un talento)
Saludos
Floro

peon

03 de Enero

La sra. Erika está en franco desacuerdo con las competencias… Si extrapolamos la situación a otras disciplinas donde hay competencias, ella estaría en desacuerdo a otorgar medallas olímpicas de oro y creería que el sistema es injusto para el resto de todos los participantes, porque “el problema” no sería el ganador de la competencia, sino que quién lo aplaude, por qué lo aplaude y para qué lo aplaude… Entiéndase aplaudir o premiar, para que nadie, con buena comprensión lectora, haga interpretaciones torcidas de lo que acabo de escribir… (…)

Dicho esto, que en gran parte es una parodia de lo extraño que parece ser que a alguien le moleste, ya no un triple puntaje nacional, sino que un “despiadado sistema de competencia estudiantil”, donde muchos ni siquiera obtienen premios de consuelo que tengan alguna clase de figuración que dejen conformes a todos quienes claman por algo de justicia y equidad social, cabe hacer hincapié y notar especialmente, sobre todo para personas de baja comprensión lectora, como en esta oportunidad parece ser mi caso, lo siguiente:

¿El artículo explica claramente el fundamento tan particularmente resaltado de su primer párrafo?…

Si es así, y si alguien me lo pudiera explicar, agradeciéndole de antemano su gentileza y amabilidad, me gustaría saber dónde se explica las razones de la autora para dejar claro y en evidencia:

1.- ¿Por qué el problema es quién aplaude?…
2.- ¿Por qué el problema, también, es por qué aplaude?
3.- Y ¿por qué “el problema” (de hecho: “el problema” ¿de qué?) es para qué aplaude?

Por mi parte también creo que el aplaudido “no es el problema”… Si alguien aplaude, lo hace porque le parece meritorio lo que el estudiante ha hecho, porque muchos hacían algo muy parecido y otros tantos, aunque menos, intentaron lo mismo que él, pero, no pudieron lograrlo, aunque seguro que les hubiera gustado jactarse, siquiera, de haber conseguido el mismo logro que el estudiante triple puntaje nacional… Entonces, si para mis descuadradas razones ese alguien aplaude por estas causas, no veo el problema…

Por otro lado, asumo que se aplaude al referido estudiante para valorar y exaltar su logro; para motivar a otros, porque la realidad es que en determinadas carreras universitarias, al menos, los mejores estudiantes, que al mismo tiempo suelen ser usualmente los mejores puntajes de ingreso a la carrera, terminan encontrando trabajo incluso antes de egresar, cosa que redunda en una escalada constante de éxito tras éxito, por lo tanto, ¿esto no debe ser valorado, o es un problema para lo sociedad o el resto de los estudiantes?… ¿O acaso nadie quiere contratar al mejor, si acaso puede contratar?…

Ahora, la historia de la sra. Erika que sigue al primer párrafo es comprensible, pero, como dije, para este humilde lector, no siempre con la mejor comprensión, reitero, no veo la relación directa en los por qué lo explicado son “el problema”… Por mi parte me alegro que a ella le haya bien en su vida laboral, pero, lo cierto es que el sistema educativo produce más de lo que necesita, tal como sucede en la vida de la mayoría de las especies animales, porque muchos individuos son rechazados, tal como sucede con los huevos de tortuga, para poner un ejemplo, de los cuales algunos alimentan a ciertos depredadores y otros, al eclosionar y antes de ingresar al mar, alimentan a otros y asip, cuando ingresan al mar, a otros… No todos logran el éxito…

Por lo tanto, si alguien, como dije, me puede explicar las razones que cree haber tenido la sra. Erika para decir lo que ha dicho, sería interesante poder leerlas, para hacer el caso, este extraño caso, un poco más comprensible y para sacarlo de los anaqueles de las cosas extrañas que se dicen en internet, con el debido perdón de quien no le parezca extraño el postulado del primer párrafo de la autora del artículo…

Saludos, lectores y opinantes todos…

Orlando Patricio Nieto Burgos

03 de Enero

Estimado: trataré de responder a tus consultas desde lo que leí y comprendí, sin tratar de ser irónico. Iré punto por punto.
Primero, señalas que la autora está “en desacuerdo con las competencias”. Esa inferencia no puede sacarse de lo que ella escribe, ni menos que ella no estaría por otorgar medallas de oro. Ella de hecho estaría de acuerdo con las medallas de oro, porque no está en contra del que la obtenga, sino del sistema en el cual se entrega la medalla.
Segundo, estipulas ” lo extraño que parece ser que a alguien le moleste, ya no un triple puntaje nacional, sino que un “despiadado sistema de competencia estudiantil””…pero esta es una postura personal, ya que tampoco se puede desprender de la lectura o escritura que ella hace, sino que sale de la proyección de tus creencias sobre lo que dices…Por mi parte – por ejemplo – a mi también me molesta todo lo que ella expone, pero no lo proyecto como verdad absoluta. Es una simple opinión (las cuales son TODAS correctas).
Tercero, tu pregunta apunta hacia el primer párrafo, y aquí también hay un problema, ya que esta es la ‘segunda parte’ de un artículo, por lo que el primer párrafo no sería el que presenta la tesis del texto, esa está en la ‘primera parte’.
Ahora bien, a sus preguntas, a las cuales yo sí creo que el texto alude y contesta, las respuestas son las siguientes:
1.- El problema es el quién, porque se infiere que ese ‘quien’ es el propio constructo del sistema educacional chileno, o sus representantes (para que realmente sea un quién). Son los que han hecho de la PSU (una prueba que ya se estableció que tiene falencias graves en el informe Pearson) la única manera de entrar a la Universidad a través de unos puntajes (dentro de los cuales están los nacionales) que NO INDICAN que los que entran son los mejores (revisar el informe Pearson de nuevo – el completo por favor). Y son un problema, porque continúan con el problema que las instituciones educacionales básicas y medias perpetúan…aquel de mantener la cuna del estudiante (si eres pobre, después de 12 años de educación seguirás siéndolo, y si eres rico, idem). Esto independiente de sus capacidades cognitivas, intelectuales, espirituales, etc.
2.- El por qué aplaude, es porque cree en este sistema y se fomenta la ‘competencia’, y se cree que dándole este tipo de premios los demás querrán llegar al mismo ‘podio’. Hay muchos que no están interesados en llegar al podio, pero sí en la experiencia de la carrera, por ejemplo. Y esto no quiere decir que no haya excelencia en lo que hacen.
3.- el para qué aplaude es para perpetuar este sistema en el cual el que aplaude se beneficia y para que los futuros estudiantes que rindan a prueba quieran llegar a darla, rendirla y estar en los mejores puestos.
Nota: para mi el ‘por qué’ es la razón (está a principio de…) el ‘para qué’ es el objetivo (está al final de..)
Luego, nuevamente haces un comentario basado en tus creencias sobre el tema, no en lo que la autora está exhibiendo: “si alguien aplaude es porque le parece meritorio lo que se ha hecho”. En mi experiencia, muchas veces he aplaudido por muchas otras razones (entre las más comunes, la buena costumbre y no pasar por mal educado y envidioso) y no porque me parezca meritorio lo que se ha hecho. Concuerdo en que si aplaudes por las razones que sea, no hay problema.
En cuanto a tu analogía con la naturaleza y los huevos…no es correcta ni se asemeja a lo que pasa con la PSU. En la naturaleza no hay que dar un examen para poder poner los huevos que quiero y ver si tengo derecho a ser el mejor…Solo la adaptación y el azar, y la igual oportunidad para todos los huevos te dirá cuáles fueron dignos del éxito, y esos pueden venir de cualquier parte, ricos o pobres. En la PSU, hay sesgos de todo tipo antes de la competencia.
Por último, te puedo contar que soy de un colegio de los 10 mejores de Chile, que está en el sur del país…y también he hecho clases en liceos públicos vulnerables, y la calidad intelectual y cognitiva de ambos no es lo relevante…por decirlo así y haciendo un paralelo con Los Prisioneros: los alumnos de los colegios particulares son tan ‘imbéciles’ como los de los públicos. Pero tienen mayor nivel socio económico y cultural que los otros, los que les permite ‘competir’ en condiciones desiguales a favor de ellos.
En suma, la autora hace una reflexión y crítica a un sistema que premia el éxito en un solo evento dentro de la vida estudiantil de un individuo, el cual está en un sistema con condiciones de desigualdad para los competidores, y donde aquellos talentos y capacidades que sí están presentes en todos, se están perdiendo.
Si la tortuga pone todos los huevos en el mismo lugar cada huevo tiene aproximadamente las mismas posibilidades de fracaso o éxito. Pero si la tortuga pone 1000 huevos en la playa solitaria y cálida del trópico, unos 1000 en el río amazonas cerca de pirañas, y los otros 1000 donde está plagado de cocodrilos, gaviotas, tiburones, etc. entonces la competencia no es competencia…
Un saludo y que este año sea mejor que el próximo para Ud.

Orlando Nieto B.
Magíster en Lingüística Aplicada
Universidad Católica de Valparaíso.

peon

05 de Enero

Respecto a “Primero”, parto por señalar que hice una parodia; no es que ella haya sostenido o querido decir tal cosa… Respecto a “Segundo”, señalas en “Primero” que ella está en desacuerdo con el sistema que le entrega la medalla. Ese es precisamente el “despiadado sistema de competencia estudiantil” al que te refieres en “Segundo”, por lo tanto, sí se puede desprender que ella hizo una referencia a tal sistema, sólo que yo magnifiqué la situación. Respecto a “Tercero”, ella inició el artículo con un camello y luego habló de otra cosa… Ese era mi punto… Lo que haya dicho en el primer artículo, allá mismo lo comenté…

Respecto a 1, es difícil que los creadores de un sistema no aplaudan su operación y resultados, cosa muy obvia, sin embargo, a pesar de todo, el sistema elige estudiantes de una forma y así funciona y quien pretenda tener éxito utilizándolo, deberá esforzarse, no siendo una regla que el que es pobre seguirá siéndolo, porque por algo se dice que una carrera universitaria es un gran motor de movilidad social, o una gran vía para dejar la pobreza… Luego, ¿vendría a importar realmente que sus creadores lo aplaudieran, si se sabe que lo harán, dando este hecho por entendido el por qué lo hacen y para qué lo hacen?… Esto en parte se asemeja a las instituciones bancarias. Los usuarios odian los intereses usureros que ellas cobran, sin embargo ellos encuentran que el sistema es muy bueno…

Respecto a los huevos de tortuga, sólo he pretendido decir que no todos alcanzan la oportunidad de, los unos colocar semen donde se deba y, las otras, las tortugas, colocar sus huevos y ello porque no todos corrieron las mismas suertes, cosa que se asemeja con lo que ocurre en el sistema escolar… No todos los alumnos estudian y crecen bajo las mismas condiciones. Así, por ejemplo, lo que para los niños puede ser desigualdad, para una pequeña tortuga puede ser mala suerte encontrarse con un depredador en su primera caminata al mar… En relación a esto, creo que se puede reescribir una frase tuya adaptándola de esta forma: “En la naturaleza hay que dar un examen de forma continua para poder poner huevos…”

Respecto a las condiciones desiguales en que compiten los estudiantes, e incluso quienes participan en una olimpiada, esto es y ha sido siempre así y lo más probable es que lo siga siendo… El sistema educacional procura hacer nivelaciones y seguramente cada vez obtendrá mejores resultados, sin embargo, siempre habrá desigualdad. A pesar de esto, si esto te incomoda, o crees que lo hace a la autora, ¿tienen alguna propuesta para solucionarlo?… ¿Crees, de hecho, que se podría solucionar?…

Yo, posiblemente a diferencia tuya y eventualmente también a la autora, creo que cuando las personas “se pierden”, no es cuando no obtienen un premio estudiantil, o cuando no estudian la carrera que deseaban, o cuando no trabajan en lo que estudiaron, sino que se pierden cuando sus personas se vuelven injustas o impías…

03 de Enero

Gracias Floro! El título de la columna es pedante, lo suficiente para que lo lea una tribuna que en general no la convocan títulos como “La PSU excluye”. En términos prácticos resultó para que la leyeran más de 33 mil personas, lo que me alegra, pero de lectores el mundo está lleno y lo que importa realmente es no claudicar en evidenciar la “mesa coja”, para generar los cambios justos y necesarios.

Ricardo Grandón Espina

03 de Enero

Como muchos universitarios, espero, yo comparto la visión del sistema de calificación para el ingreso a la universidad, algo asi como las categorias de la carne, algunas solo sirben para algunas cosas y otras se les puede dar muchos más usos y son más valoradas.
Sobre la columna me parece una muy buena critica al sistema actual y me parece gracioso como algunos solo leen en titulo y entregan una acotada respuesta sobre eso, creo que eso de jusgar un libro por su tapa se aplica aún hasta hoy.

Lo que me parece preocupante es que no soy solo yo u otro grupo de amigos que pensamos lo mismo, pero además de discutirlo con un buen asado (con carne para asado) no pasamos más de ahí.

gracias por dar una luz en tiempos de cambio de clima y esperemos que algún día ese esfuerzo que hicieron muchos alumnos por evidenciar estas falencias sea escuchado por la autoridad.

03 de Enero

(yo también tengo la sensación de que hay gente que solo leyó el título) LUCHe aunque sea un poquito por cambiar las cosas y le aseguro usted se sentirá mejor: hace bien para el alma. Salu2 Ricardo

03 de Enero

Erika

No es una cuestion de comprension de lectura, sino mas bien de enfoque del problema.

El sistema no funciona. Estamos derrochando cerebros a manos llenas (y es asi, porque hay muchisima gente realmente creativa y con ideas en Chile que se pierde) porque el sistema es totalmente contrario a eso. Es un sistema que se beneficia de la ignorancia. Y sino hay que ir a buscar empleo: ¿cuantas personas que han hecho sacrificios para estudiar se encuentran luego conque no se les contrata por estar “sobrecualificado”? ¿Que es eso, que demonios es estar sobrecualificado? Ah si, la excusa para no pagarte lo que deberian pagarte.

Pero ¿por qué el sistema no funciona? Porque esta instalada una actitud mediocre ante las cosas. No hago nada contra el abuso del transporte, no hago nada contra este infierno que son los tacos, no hago nada para que haya un cambio real en los politicos. Hay pasividad, un “bueno, vine al trabajo, paguenme”, y quejas. Uy, miles de quejas, pero ¿acciones? Pocas, y no siempre tienen el apoyo que se merecen.

¿Que pasa con la PSU? Que llega diciembre y comienza el show de las quejas. Que el calor, que la lluvia, que el sol, que el vivir en la Pintana, que el vivir en Arica… hay monton de quejas de por qué 60% de los chicos que la rinden, que son la mayoria recien egresados de cuarto medio, no son capaces de responder una estupida pregunta de alternativas.

¿Todos esos chicos salieron a manifestarse por la educacion? Claro que no. ¿Todos ellos son de colegios municipales? Claro que no. ¿Todos son de situacion vulnerable? No. ¿Por que entonces no son capaces de responder una estupida pregunta de alternativas? Porque en realidad no les interesa.

No vengamos con el cuento de la calidad en educacion. Si en un sistema tan mediocre como este hay cada vez peores resultados, es porque hay algo mal que no es solo el sistema. Es cuestion de comparar escuelas asiaticas con chilenas: ¿quien es el chico mas admirado en las asiaticas? El estudioso, el que es disciplinado, el que es emprendedor, el que es respetuoso y se autorrespeta ¿Quien es el mas admirado en colegios chilenos? El guaperas, el desordenado, el que hace mas ruido. El estudioso es al que mas le hacen bullying, al que se le dice “tonto” por estudiar. Y luego ese mismo bravucon que ataca al que estudia y que vive haciendo torpedos quiere ingresar a la universidad por su cara bonita… jope!!!

Esta cuestion se ha convertido en un circulo vicioso: no me motiva estudiar porque no importa si estudio o no, porque igual no voy a ganar nada si estudio o no, porque nadie reconoce a quien estudia. El mercado laboral se beneficia con ese que no gana nada estudiando, porque le paga lo que quiere, y los que si se sacrifican estudiando se friegan porque son mas los que no estan ni ahi: no se esta dispuesto a pagar a quien estudia y que sabe realmente de algo, porque hay otro que hara lo que le digan (sepa o no hacerlo) y con eso se conforma.

¿Por que en vez de quejarse contra la PSU todos los chicos del proximo año demuestran lo estupida que es esa prueba haciendo algo que jamas nadie ha intentando pero que ahora es totalmente posible, que es que haya una ola de maximos puntajes y a ver como se las arreglarian las universidades para seleccionar? Ah, porque habria que estudiar a full todo un año. ¿Porque en colegios calificados de mediocres los chicos no hacen una revolucion de verdad probando que no son ellos el problema haciendo todo su esfuerzo para que sea el colegio que mejor responde al SIMCE? Porque no les interesa. Varios exigen calidad, pero creen que calidad es “voy a darte las respuestas de la vida” y no “voy a exprimirte para que saques todo de lo que eres capaz”.

Esa persona, esa que no le importa estudiar o no, o que lo hace por tener un carton en su pieza y nada mas, el que cree que el que estudia es tonto, esa persona es la que tiene que cambiar el sistema.

Esa es la meritocracia que algunos defendemos. No la de “tengo el merito de ser pobre y obtener 840 puntos en la PSU” porque ese no es meritorio. Lo que se aplaude es: “no quieres sumarte a la mayoria que esta en ese circulo vicioso”. Hay que obligar a que este sistema cambie, no aceptando que se nos fomente mas la mediocridad, no aceptando cualquier sueldo porque no hay mas alternativa, no aceptando que se aplauda a quien es famoso por acostarse con alguien, elogiar a quienes demuestran ser personas positivas y admirables por cosas que hacen, crean, piensan. Si todos hicieramos las cosas bien, si todos al unisono nos negaramos a ser menos de lo que podemos ser, el sistema a fuerza cambiaria. Pero estamos esperando a que el sistema cambie, y no va a pasar.

Perdona, mi comentario ha sido mas largo que tu articulo.

Diego Gonzáles

04 de Enero

“Es cuestion de comparar escuelas asiaticas con chilenas”, creo que únicamente con esa “docta” comparación me mataste, me gritaste en la cara: “NO ENTIENDO REALMENTE EL PROBLEMA !!!”, no voy a agregar más al respecto, porque da la impresión de que no eres una persona que tenga una capacidad de comprensión abierta a otras posturas, creo que hablar contigo solo sería una pérdida de tiempo.

“Uy, miles de quejas, pero ¿acciones? Pocas, y no siempre tienen el apoyo que se merecen.”. Yo diría, mirando lo que escribiste: Uy, miles de preguntas, pero ¿respuestas? Pocas, y mal complementadas. Es FACILÍSIMO hacer preguntas para intentar bajar una exposición, demasiado diría yo, sobre todo porque la mayoría de tus preguntas no tienen una respuesta unívoca, debieras ser capaz de verlo.

Por lo demás, la longitud de lo que se escribe no tiene nada que ver con la calidad del contenido, como ya me di cuenta al leer tu comentario. Finalmente, es demasiado básica tu provocación del final, me imaginé a mí mismo, de 14 o 15 años diciendo algo como eso.

Sin nada más que agregar, me leí ambos artículos y estoy de acuerdo, hace falta ser más críticos y atingentes al contexto sociocultural en el que vivimos, las autoridades se desviven comparando a Chile con otras potencias, eso da paso a que personas como Marcelita tengan una perspectiva naturalizada y un tanto miope del problema.

arturo bozan

03 de Enero

Todavía lo sigo aplaudiendo

04 de Enero

Mi foco está en quien mereciendo el aplauso, son invisibles, como por ejemplo, Justine Algüerno. La conoce? ha oído lo que dice? El palmoteo de sus manos se lo impide. Le invito a leer este link para que abra los ojos y vea lo miserable que es el sistema http://diario.latercera.com/2012/01/15/01/contenido/pais/31-97320-9-aprendi-todo-lo-que-me-ensenaron-pero-no-sirvio.shtml

03 de Enero

Marcela, en qué país asiatico usted ha estado que le permitió emitir ese juicio? Evaluó el contexto en el cual surgen dichas conductas que describe? De seguro, al menos en Corea no, de lo contrario no compararía peras con manzanas. En Corea ser profesor es una de las carreras más valoradas socialmente y las mejores escuelas son las públicas. Quién en su sano juicio puede comparar el comportamiento de los niños asiaticos y chilenos en el contexto escolar si el nuestro es diametralmente opuesto?

jose-luis-silva

03 de Enero

Me parece que la postura de Erika es harto miserable, el chico no le hizo trampa a nadie, gano por ultimo a otros “privilegiados” de su condición y nada indica que no hubiese superado tambien a los son injustamente postergados sin oportunidad. Tampoco debió aplaudir a chino rios o a casi nadie que se destaque porque la mayoria tuvieron oportunidades que otros no tuvieron para llegar al podio. El aplauso es un reconocimiento, un estímlo al aplaudido, no es para alabar o criticar un sistema.

Si dice que jamás denostaria el esfuerzo del niño entonces aplaudalo o diga claramente que debió hacer el chico para merecer su aplauso majestad.

Ud. es una persona miserable.

Xan

04 de Enero

¿Es posible que no haya entendido que es una especie de metáfora el título?

03 de Enero

ve que la ironía no es su fuerte, ni la comprensión lectora menos.

Xan

04 de Enero

Queda claro en los comentarios que el sistema educativo no es funcional.

Erika Castro Ponce

03 de Enero

También hay que tener en cuenta que el peor alumno del Saint Gerorge,quizas nisiquiera vaya a la U,porque ya tiene un puesto asegurado en la empresa del papa’,con un sueldazo y sin hcer prácticamente nada….

03 de Enero

Erika,

Me parece muy erróneo el título de tu artículo al centrar el interés en el joven que tuve buenos resultados en la prueba, parece ser que fue sólo por polemizar, ya que luego habla de que su crítica no es hacía él.

Además, me parece soberbio criticar a algunos sobre su comprensión lectora, siendo que usted en la primera parte tiene una pésima redacción.

Aún así, comparto su visión sobre el sistema perverso que tenemos para acceder a la educación superior. Además, de agregar que para acceder a una beca, prácticamente tienes que acreditar que vives bajo un puente para que te la otorguen.

Saludos,
Paula

05 de Enero

Un título que logra que más de 60 mil personas lean una columna de un apersona anónima como yo logra un objetivo. Un título como “La PSU excluye”, no lo lee nadie a estas alturas. En El Quinto Poder se han escrito varias columnas respecto al tema y la cantidad de lectores es muy baja, la invito a revisarlos. Este título logró que esta columna sea la segunda más leída de este sitio. No me gusta el título ni a mí, pero logró el objetivo. Saludos!

05 de Enero

(cuando digo que lo han leído más de 60 mil personas, me refiero a la primera parte de la columna)

04 de Enero

Erika, ampliaría tu denuncia al sistema económico en general, pues, siguiéndote, si uno da cuenta de una situación como contexto particular, en la presente coyuntura, el alumno aparece como proyecto empresarial. De ese modo, no está injustificado que el peor del Saint George gane más que el mejor del Instituto Nacional, pues se trataría de inversiones. El problema es de la falta de un derecho necesario. Eso llevaría a anular en cierto grado los reconocimientos como el que tú pones en duda, pues de ser la educación un derecho (y el trabajo), habría mucha menos emotividad en el ingreso a la universidad y se mostraría como lo que efectivamente es: preparación para trabajar. El paradigma épico del reconocimiento que aquí se trata es sólo en su esencia al mateo que cumple el proyecto que es. Lo erróneo es que se exige ese valor a todos los demás, cosa imposible, y junto al imperativo de mostrarse plenamente exitoso a los demás (donde éxito significa que SE sepa que uno puede comprarse determinadas cosas). Pero en verdad se exige por algo peor, la discriminación, en base al miedo de no tener lo mínimo que no se tiene asegurado como derecho. Pues, de ahí tiene gran parte que ver la necesidad de que todos entren a la universidad y de que -pero este es otro tema- deban estar obligados a que les guste lo que hacen. En suma, asunto principalmente de las clases medias, que, siendo su deseo ascender socialmente, les atormenta el estar a un paso de la indigencia.

Por otro lado, súmese a tus argumentos, poner el reconocimiento de ese alumno al lado del reconocimiento que le hizo Piñera a la niña como de 10 años que, habiendo quedado embarazada por un violador, decidió tener el bebé, o el recetario de Lavín. Es decir, al lado de ejemplos de cómo el sufrimiento de los pobres está justificado por negligencias éticas individuales -respecto al gobierno de turno.

Rodrigo Navas

04 de Enero

Erika, más allá de la queja, de la que hay mucha, ¿cuál es su propuesta como solución a la diferencia social que hay en Chile? ¿Cree que si elimina la PSU, el problema desaparecerá? ¿aparecerán otros? Es hora de comenzar a opinar sobre las posibles soluciones porque en el tema educacional van más allá de ese ámbito. Por otra parte es impracticable en la actualidad suponer que las estas Ues (PUC o bien la U por ejemplo) eliminarán un sitema de selección de ingreso.

Diego Canales Ramírez

05 de Enero

Lo mejor sería que las propias universidades montasen su sistema de ingreso, de acuerdo con las competencias necesarias en cada carrera. No es lo mismo estudiar Arquitectura que Derecho o Ingeniería en Alimentos. Todas esas carreras son distintas, y por consiguiente, necesitan ser medidas con distintos parámetros.

Diego Canales Ramírez

05 de Enero

Te felicito por tu columna Erika.
En síntesis, la PSU y el SIMCE descansan sobre la falacia de la “afirmación del consecuente”, y eso lleva a un circulo vicioso que debe terminar. Yo mismo tampoco fui puntaje nacional, pero ahora tengo magister y estoy haciendo un doctorado becado por la Unión Europea.
Las pruebas chilenas son solo “fotografías”. Te prometo que ese puntaje nacional va a sufrir mucho en su primer año de universidad, porque no sabe que en la universidad tu debes crear tu propio conocimiento y no absorberlo de otros.

06 de Enero

Me huele tanto a Gonzalo Rojas su intro. Y ahora Dra. qué hacemos? Difundir y después? No lo digo p

11 de Enero

Me gusto el texto y su crítica al sistema, pero el título no tiene nada que ver.

Reyman

29 de Agosto

Felicidades! Erika me ha gustado tu escrito, al igual que las diversas opiniones. No voy a opinar pero considero son de sumo interes y deben ser tratados

04 de Enero

Muy interesante el tema y mejor los nutridos comentarios sobre este asunto, no importa quien tiene la razón, sino el hecho de conocer a fondo como los actuales sistema de selección tiene por destino conocer la buena memoria de los postulante, relacionados con lo aprendido en su esta escolar media, sin embargo ninguna prueba de las que miden a nuestros estudiantes tienen la capacidad de descubrir o comprender el TALENTO. el DISCERNIMIENTO, EL INTERÉS POR LA CIENCIA y así por delante de quienes postulan, tampoco los temas de la prueba contienen aspectos destinados a comprobar esta importante cualidad, solo se preocupan de los temas preparados al efecto.(no olvidemos que Einstein no estudió en un centro universitario). pasada la prueba sigue esta ignorancia por cuanto las UES al momento de matricular solo les interesa el resultado de la prueba rendida y matricular la mayor cantidad de clientes, que es, en el sentido comercial educacional la prioridad.
Por otra parte en mi época tuve la oportunidad de definir mi futuro, con la imperiosa necesidad de salir del medio pobre donde vivía y gracias a que en esos tiempos se usaba mucho la gratuidad por mérito, postulé e ingresé a uno de ellos que era completamente gratis, obtuve mi grado técnico, bien preparado lo que me permitió conocer el circulo universitario donde por propia iniciativa de la Universidad, distinguidos académicos me invitaron estudiar economía agraria y administración.
La inquietud de saber fue la base exito.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

Nuevo

Error en la base de datos de WordPress: [You have an error in your SQL syntax; check the manual that corresponds to your MySQL server version for the right syntax to use near 'DESC LIMIT 0,12' at line 4]
SELECT A.ID from wp_posts WHERE A.post_type IN ('post') AND A.post_status IN ('publish') DESC LIMIT 0,12;

La alternativa de financiamiento planteada por don Mario Kreutzberger, pasar del actual 14 a un 40 por ciento  de aporte estatal, debe ser sin duda considerada. Y, por qué no, ser ampliamente mejorada. ¿ ...
+VER MÁS
#Salud

Cambio en el modelo de negocio de la Teletón

Abjasia ha sufrido violaciones a los Derechos humanos por parte del Estado de Derecho de Georgia que les vulnera su credo religioso, su lengua etc. ante estas arremetidas el Derecho internacional mediante ...
+VER MÁS
#Internacional

¿Se le reconoce soberanía de estado a Abjasia?

El Pacto lo que aprueba es que las empresas multinacionales tengan fácil acceso a mano de obra barata, materias primas y mercados de consumo, a costa del Estado
+VER MÁS
#Internacional

Por qué es correcto no firmar el Pacto Mundial para Migraciones Segura

El diálogo será un proceso, donde el autogobierno será el punto central del debate, que debemos trasladar a toda la sociedad del Wallmapu
+VER MÁS
#Cultura

He recibido carta de Movimiento Wallmapuwen