#Educación

La Escuela Pública en The Walking Dead

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En la primera escena Rick Grimes -el policía sobreviviente de la epidemia de zombis- despierta en una sala de una escuela abandonada. Respira con dificultad. Aún no sabe lo que ha sucedido en la ciudad. Se toma la cabeza con su mano derecha y descubre una cicatriz seca. Está solo. La luz pálida de la mañana le permite adivinar una serie de papeles repartidos, los formularios de un SIMCE de lenguaje –el último-.  Rick no se explica qué hace aquí, cierra los ojos y le parece ver titulares de periódicos indicando el cierre de las escuelas públicas… luego siente un estremecimiento… “el thriller de la educación” frente a La Moneda, los estudiantes-zombis, y el comienzo de todo.

No es casual que en la epopeya de Fox un par de policías sea lo único que queda del orden estatal –sería de seguro la serie favorita de Milton Friedman-. Los hospitales públicos desaparecen, y sólo algunos proveedores privados ejercen el oficio, mientras la educación queda a cargo de los padres –probablemente respetando la lógica de la “Libertad de enseñanza”-. La policía es el único referente de un Estado en desaparición.

Los alcaldes han señalado que la matrícula en la educación pública ha bajado desde un 57,7% en 1990 a un 39,3% este año, y se espera que llegue a un 35% a fines de este año. Esta mirada de largo plazo nos ayuda a entender que este no es un fenómeno nuevo, y que encuentra sus raíces en las políticas de mercado introducidas en la década de 1980, y que fueron acompañadas por un severo desfinanciamiento del sector público que fragilizó la educación estatal hasta nuestros días –hoy la educación pública no recibe más de un 1,5% del PIB, contra un 5,5% de la educación privada-.

Deberíamos usar la figura del “secuestro permanente” no sólo para los casos de las violaciones de los derechos humanos, sino también para el mismo Estado. Chile aún no recupera para el pueblo la determinación democrática de sus políticas, las cuales siguen estando dirigidas por una elite que no cree, ni que tampoco recurre a los servicios públicos.  La privatización sigue desangrando las finanzas públicas, en una vana espera de mejoras en una calidad que sigue respondiendo a criterios de clase social.

Tendremos que detener el peregrinaje de las familias hacia la educación privada. Ello ocurrirá cuando seamos capaces de promover políticas de educación pública –no de escuelas de excelencia para unos pocos- que potencien al 35% que nos queda y que sea capaz de reconquistar a quienes han huido engañados por los cantos de sirena de un sistema privado que no es mejor que el público.

La situación es grave y debe ser enfrentada creyendo en lo público, en las comunidades escolares, y en la generación de nuevas capacidades de gestión del Ministerio de Educación (Pública).

No esperemos que nuestro estudiantado despierte mañana en aulas públicas desiertas.

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de Abril

Esto que parece algo de ciencia ficcion es algo que esta pasando, pero no se ve o no se habla, por alguna extraña razon la gente, las personas, padres y apoderados, creen ver en los colegios particulares subvencionados o en los colegios privados la solucion a todos lo males de la educacion, sin darse cuenta que con ello solo generan mas elitismo, mas zombies.
Es que hay que ver como creen que un colegio particular subvencionado es mejor que uno municipal, no siempre es asi, la mayor parte de las veces, hay una realidad que no se condice con los tan cacareados resultados de pruebas que año a año se rinden.
Me siento como en ciertas reuniones a las cuales asisti durante mucho tiempo, nosotros estamos convencidos por donde va el camino y tratamos de convencernos entre nosotros…por que sera tan dificil convencer a la sociedad que el asunto no pasa por pagar, sino por hacer algo real y comprometerse con ello?

Ver todos
Ocultar

Popular

El Estado no puede seguir avalando la inexistencia de protocolos, programas y leyes, que validen y aseguren la permanencia de nuestros hijos junto a nosotras
+VER MÁS
#Género

Maternidad en la discapacidad: Invisibles

El estatus de explotación de las especies ícticas económicamente importantes que intentan reproducirse entre Arica y Magallanes, es aterrador: 8 de ellas están sobreexplotadas, 5 están agotadas o colap ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Prolegómeno del mes del mar

García tenía claro que al condenársele, en ningún caso tendría que tomar clases de ética, ni prisión domiciliaria, sino que muy por el contrario, que tendría el mismo destino que Fujimori.
+VER MÁS
#Sociedad

El suicidio de Alan García

¿Por qué tan baja la participación de los estudiantes en las elecciones? ¿Qué se puede analizar de esos tres años en que se vive un desgobierno en la UTA?
+VER MÁS
#Política

Elecciones en la Universidad de Tarapacá: ¿que puede traer estas elecciones?

Popular

En 2018, 26 personas poseían la la misma riqueza que los 3.800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad.
+VER MÁS
#Economía

La obscena concentración económica de los dueños de Chile: Capítulo 1

Toda esa legislación tiene como propósito proteger esas tierras, sin embargo, la Consulta Indígena, va en sentido contrario, busca desproteger las tierras indígenas para permitir el ingreso al mercado d ...
+VER MÁS
#Política

Consulta Previa de Piñera y el despojo legal de las tierras indígenas

Necesitamos más profesores, pero no cualquier profesor. Necesitamos profesores intelectuales y con capacidad de transformación. Necesitamos más Educación, pero no cualquier Educación. Necesitamos una E ...
+VER MÁS
#Educación

La vocación de profesor y el compromiso ético profesional

Se ve difícil que lo moral prevalezca sobre lo legal. Digo esto pues siempre existirían quienes socaven y derrumbasen una utópica sociedad solamente regida por valores morales, y estos son los inmorales ...
+VER MÁS
#Sociedad

Tardes de Netflix: The Reader