#Educación

Chile y el mito de la educación

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En lo que va del año, hemos sido bombardeados con los resultados negativos que han conseguido algunos de los actores de nuestro sistema educativo. Desde el escaso 33% de respuestas correctas en matemáticas de nuestros estudiantes de pedagogía básica en la prueba Inicia, al más reciente balance en el SIMCE, donde el 62% de los niños de octavo básico sólo alcanza el nivel de un niño de sexto básico, nuevamente, en matemáticas, la conclusión no puede ser más que la de una educación enferma. A pesar de las cifras, esto no agrega nueva información.

Sin embargo, la educación en Chile no está enferma. Es imposible que algo -sea cual sea el carácter de ese algo- se degrade o esté en malas condiciones si no está presente.

En nuestro país la educación no es tal. Lo que impera es una ingeniería educativa, única fuente de retroalimentación del sistema escolar. En ella se emplean estadísticas rimbombantes para dar cuenta de una realidad escolar que, no hay ninguna duda,  padece de serios problemas. Nuevamente, nada nuevo bajo el sol.

Lo que (no) dicen las estadísticas porcentuales de una media

Las construcciones porcentuales pueden señalarnos, por ejemplo, que de cada 100 niños de vo básico tan solo 38 tienen conocimientos en matemáticas acordes a su nivel educativo, lo que representa el 38% del universo medido. ¿Cuál es la relación de este 38 con la realidad empírica? Ninguna. En la media de un grupo no existe ni Juan Pérez, ni  Titi Irribarren.

Si los individuos del grupo se diluyen en la media, no podemos saber si gracias a 10 de los 100 que obtuvieron todas las respuestas correctas la media fue mejor o si debido a 10 que no respondieron nada la media se desplomó. Tampoco predicen que pasará mañana con Pedrito, que no formaba parte del grupo del estudio en cuestión por estar enfermo; no sabemos si él formará parte de quienes manejan los contenidos de matemáticas de octavo o de cuarto básico.  No podemos saber quién o quiénes necesitan nuevas estrategias de enseñanza o reforzamiento de los contenidos.

En suma esencia, con el empleo incansable de estadísticas porcentuales y el cálculo de las medias, no se aspira más que a constatar desde lejos el campo minado, sin comprender lo que pasa en la realidad, por qué acontece de este modo y no de otro y cómo superar los problemas.

De la ingeniería educativa a la educación

No hay ninguna duda de que estos tipos de medición guían políticas de la practicidad, del tipo construir 50 liceos de excelencia, premiar a los 120 colegios con mejores resultados en el SIMCE o inaugurar la escuela modular más grande de Chile, pero estas resoluciones no son más que una labor de maquillaje, una anécdota.

En el discurso presidencial del 21 de mayo pasado, me pareció que el protagonismo del tema educativo daba señales claras de una voluntad política en la materia. El apoyo enfático y el entusiasmo del Ministro de Educación hacían prever que, más allá de nuestras aprehensiones político-partidistas, se podía abrir paso a algo nuevo.

Lo cierto es que, hasta la fecha, se sigue alimentando la tecnocracia que sostiene y estructura este modelo que ya ha fracasado y que seguirá fracasando si no generamos un cambio. La ingeniería educativa seguirá su reinado si no aspiramos a pasar de los números a los fenómenos y si no reducimos las estadísticas a lo que deben ser: ni más ni menos que una primera aproximación para estudios más profundos.

Necesitamos detalles, localizar los focos problemáticos, auxiliar a los más desvalidos, recontextualizar y replicar los modelos exitosos, perfeccionar a los docentes directivos y a los profesores de acuerdo a las dificultades concretas de su práctica pedagógica, implicar a los apoderados, en síntesis, movilizar a todo el país para (re)fundar nuestra educación.

Parte de este trabajo ya está hecho (educación2020), pero no ha sido escuchado con la seriedad que se debería o, simplemente, no se ha tomado en cuenta. Recuperar el rumbo del sistema educativo no requiere de más datos; requiere, sobre todo, de voluntad de trabajo conjunto y de estrategias para encontrar respuestas que nos ayuden a avanzar hacia el reencuentro de lo que, en estos tiempos, sólo es un mito: la tan anhelada educación de calidad.  

————————————————————————–

Foto: La educación chilena perpetúa este sistema – eme é ele á

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de junio

Buena columna ya que desnuda los traspies a que puede conducir el abuso de los criterios ingenieriles. Ciertamente, el problema no es exclusivo de Lavin y sus huestes de excelencia, sino que también puede hallarse en la otra tribu tecnocráctica que mete bulla: 2020.

07 de junio

Gracias por tu comentario Marcelo.
Saludos cordiales

11 de junio

Los análisis de la realidad educativa son muchos, pero el problema sigue sin profundizarse. El actual sistema culpa a la concertación del degradamiento en el educación chilena; si nos avocamos a los hechos tienen razón. Lo lamentable es que nadie de la concertación aclare que el deterioro de la educación chilena se inicio con el golpe militar de 1973. El cierrre de las escuelas normales, la prohibición a las universidades de matener las carreras de Sociologia, psicologia, el traspaso de los estudiantes normalistas a las escuelas de pedagogía; inician la debacle en donde su cierre o broche de oro es la MUNICIPALIZACION. Hoy sólo se ataca a un 1/3 de los involucrados: Los profesores, y ¿quien manifiesta la seria inquietud sobre el manejos de los dineros que perciben los sostenedores tanto municipales como particulares subvencionados?. Hoy existe un alto números de profesores impagos en las AFP, por que sus sostenedores no cancelan los descuentos previsionales, y por ende no pueden jubilar. Si se hiciera una encuesta de cuantos profesores tienen el deseo de jubilar ya, de por seguro que se llevarían una tremenda sospresa, y todo por que hoy en día hacer clases es una verdadera tortura; alumnos sin respeto, con poco compromiso; apoderados que consideran a los colegios municipalizados como veraderas salas cunas y además sin compromiso con su labor de padres. Hoy sin bién es ciertoque hay que darle un giro trascendental a la educación, también es importantísimo crear asistencias hacia el compromiso de los padres.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La justicia a mano propia suele crecer al amparo de la falta de respuestas adecuadas del Estado, de la policía, de la Justicia con mayúscula, de las instituciones.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Justicia en tiempos de cólera

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Queda claro dónde hay ir a discutir ahora y bajo qué reglas: en el Congreso Nacional bajo el juego democrático
+VER MÁS
#Política

Tribunal Constitucional, un problema político y no técnico

La reunión sostenida a mediados de junio entre los mandatarios de Corea del Norte, Kim Jong-Un, y de Estados Unidos, Donald Trump, generó expectativas respecto al congelamiento de las relaciones entre dos ...
+VER MÁS
#Internacional

La Cumbre de Singapur, se mueve el tablero del sudeste asiático

Popular

Aplaudieron el accionar de criminales de igual o peor calaña, esos que tanto cuestionan, incluso en su misma declaración. Se sintieron con sensación de justicia por la acción de los mismos criminales, c ...
+VER MÁS
#Justicia

De venganza y tratos vejatorios

Si bien hace semanas eran las municipalidades de La Florida y Viña del Mar las que estaban sobre la palestra comunicacional por sus faltas en la administración municipal, lo que llevó a sus municipios a ...
+VER MÁS
#Municipales

Maipú: Irresponsabilidad, malas decisiones y una crisis municipal

No puede seguir proyectándose Chiguayante con una conectividad interna precaria, limitada y a ratos egoísta y estresante.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Es la línea férrea un mal vecino en Chiguayante?

Ni hablar de la Revolución Francesa, azuzada por una burguesía ilustrada, pero peleada en las calles por un pueblo en su mayoría iletrado.
+VER MÁS
#Sociedad

¡Chapeaux¡ Monsieur le President