#Economía

Ordeñados por los carteles económicos

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Hace más de 100 años EEUU tuvo una explosión de grandes capitalistas que usaban su poder para arruinar a sus competidores y robarle a los consumidores. Fueron conocidos como los “Barones ladrones”, entre ellos, Andrew Carnegie (acero), Rockefeller (petróleo), quien llegó a controlar más del 90% del petróleo en EEUU, Astor (bienes raíces), etc. Su característica principal fue la utilización de su poder económico para arruinar a sus competidores, posibilitando cobrar precios abusivos a los consumidores. Por ejemplo, Rockefeller controlaba parte de los ferrocarriles de la costa este de EEUU, lo que le permitía bloquear los envíos de petróleo de sus competidores, llevándolos a la quiebra. Esas acciones les permitieron amasar grandes fortunas en forma injusta e inmoral. Es interesante notar que los gringos no se perdieron, y los llamaron por lo que eran, unos ladrones.


Precisamente son el funcionamiento de las reglas lo que valida socialmente, en EEUU, las utilidades privadas. En Chile ambos casos, a lo más, habrían significado penas de presidio remitidas.

El sistema político de EEUU reaccionó frente a éstos robos promulgando, en 1890, la ley antimonopolios, conocida como la Ley Sherman, que permitió al Presidente Roosevelt, entre 1901 y 1909, controlar las grandes concentraciones de poder económico privado. Dicha legislación fue pieza clave para fraccionar y neutralizar los grupos empresariales que tenían comportamientos abusivos, como el del petróleo, dividiendo la compañía.

Su último uso fue en 1982, desarmando el Monopolio telefónico nacional (AT&T) en decenas de compañías telefónicas locales y de larga distancia, abriendo paso a la modernización del sistema telefónico de EEUU.

La severa reacción contra los “barones ladrones”, evidenciada por la ley antimonopolios, provino de un rasgo cultural de EEUU, donde existe una relación sana con los exitosos y triunfadores, y con el concepto del juego limpio y de no torcer las reglas en beneficio propio. Así para los que son sorprendidos defraudando la fe pública tienen penas significativas, tanto para grandes como para chicos. Un caso reciente fue la quiebra fraudulenta de ENRON, con el gerente condenado a 24 años de prisión, o la estafa piramidal que terminó con el responsable, Bernie Madoff, condenado a 150 años de cárcel. Precisamente son el funcionamiento de las reglas lo que valida socialmente, en EEUU, las utilidades privadas. En Chile ambos casos, a lo más, habrían significado penas de presidio remitidas.

Las brutales diferencias éticas entre la realidad de EEUU y la de Chile fue destacada por Roberto Ampuero y Mauricio Rojas en su libro “Diálogo de Conversos”, donde señalan: “En Chile ha faltado todo eso: La legitimidad del éxito y la riqueza, ha faltado porque en nuestra sociedad, como todas las de América Latina, fue construida sobre la opresión de unos sobre otros: conquistadores y conquistados, los europeos y los demás, latifundistas y inquilinos, los señores de arriba y los rotos de abajo. Este ha sido nuestro universo social y nos ha lastrado como sociedad. El éxito en nuestro país no es percibido como una ganancia en buena lid, y eso no puede dejar de generar un sentimiento de injusticia y un deseo de revancha, de quitar y destruir. Hay, entonces, un nivel de indecencia y deshonestidad, que alimenta una sensación de impotencia, porque los castigos nunca son significativos y raramente llegan a la élite dirigente del país.”

Y sería necesario agregar que cuando el ilícito llega a los tribunales, las instituciones arrastran los pies, como los casos recientes de financiamiento ilegal de la política en que impuestos internos demoró algunas querellas claves hasta que el delito ya estuviera prescrito, o la fiscalía no ha perseguido la restitución del dinero sacado ilegalmente de las empresas, muchas de ellas propiedad de los fondos de pensiones, es decir, se estafaron a millones de chilenos que cotizan para su jubilación, los que no han escuchado ninguna palabra sobre iniciativas de la fiscalía para recuperar dichos fondos.

Conceptualmente estamos a la altura de EEUU de 100 años atrás, con una explosión de “Barones ladrones”, pero sin la agilidad política y legislativa para enfrentar éste fenómeno y dividir los grupos económicos abusivos, introduciendo penas ejemplarizadoras.

Así los fraudulentos productores de pollos y las inmorales cadenas de farmacias siguen gozando de buena salud, sin que se conozca de iniciativas legislativas orientadas a dividir las empresas que usan su tamaño para abusar de los consumidores y limitar la competencia. No nos extrañemos, entonces, que sigamos pagando varias veces más por un remedio que en Argentina o en Centroamérica.

 

 

TAGS: Abuso al Consumidor Ley Antimomopolios Monopolios

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

#Coronavirus

VER TODO
La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Nuevos

La acción de abrir el cajón tal vez no significa una violación al código sanitario pero sí una provocación a una población que no puede darse dicho privilegio.
+VER MÁS
#Política

Los umbrales del peligro

Se necesitan 6 semanas de cuarentena real, de hibernación, para volver a tomar el control de la ciudad. Para lograrlo, con $100.000 por persona no será suficiente
+VER MÁS
#Ciudad

Cuarentenillas, tránsito y (des)control

Una de las varias lecciones que permite la pandemia, es que en salud no se improvisa, que el centralismo territorial e institucional no ayuda a la comprensión de la capilaridad del fenómeno social
+VER MÁS
#Salud

¡Nuevamente en el 2020! La Atención Primaria de de Chile, siempre héroe

Los ritos nos otorgan seguridades y el confinamiento a que nos ha remitido el virus nos ha negado de ellas, pero también ha cambiado nuestro comportamiento remitiéndonos a una inactividad intranquila
+VER MÁS
#Cultura

La pérdida del rito

Popular

Al arbitrio de este rasgo característico estuvieron las vidas de cientos de jóvenes mutilados desde el 18-O y las vidas de toda una generación sobreviviendo pensiones paupérrimas y que son los más vuln ...
+VER MÁS
#Política

«Abran los ataúdes»: Piñera y la necropolítica

Por ello, junto a diversas asociaciones de investigadores, desde hace meses hemos demandado al gobierno que se consideren los factores socio-ambientales, territoriales, culturales y afectivos, teniendo a lo ...
+VER MÁS
#Ciencia

Por una democratización epistemológica. Respuesta a Ramón Latorre

No recuperaremos lo que antes teníamos y hemos perdido, porque lo que antes existía y denominábamos como normalidad y confianza, nunca fueron aceptadas como tales sino con altos niveles de imposición
+VER MÁS
#Ciudadanía

La nueva confianza

El problema, se genera cuando la política adopta medidas oportunistas, basadas en esa realidad creada, y en el costo-beneficio que le genera aparecer dando un golpe de autoridad sin realizar un mayor esfuerzo.
+VER MÁS
#Justicia

Delito y pandemia: Motivación del aumento de penas y el populismo penal