#Economía

De nuevo nos vamos quedando atrás, o la revolución del marketing directo

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los países que se han posicionado en esta revolución han logrado que sus ciudadanos puedan vender, desde la comodidad de sus casas, miles de millones de dólares al año, mientras que desde Chile un artesano de Temuco, que hace hermosos cinturones criollos de cuero, le es imposible acceder a mercados globales con cientos de millones de consumidores, y debe mal sobrevivir con los pocos interesados locales en sus productos.

En el siglo XIX se desarrolló la revolución industrial, que llevó al primer lugar a las economías que contaban con las condiciones necesarias para beneficiarse.

Actualmente se está desarrollando otra revolución, ésta consiste en la venta de productos directo a los consumidores globales, con la consiguiente reducción de los precios y el notable incremento de las utilidades para los oferentes.

Para beneficiarse de esta modalidad se debe tener un sistema de correos moderno. Diversos países se han esmerado en convertir a sus correos en una herramienta clave de competitividad global, permitiendo a sus pymes acceso directo al consumidor final global.

Desgraciadamente, en nuestro país correos presenta precios exagerados, lo que cierra a Chile la posibilidad de ingresar a esta modalidad comercial, como se puede ver en la siguiente tabla, para un objeto pequeño, de 100 gramos (como un cinturón de cuero artesanal), todo en pesos chilenos:

Nota: el lema del royal mail (correo británico) es “See how we help e-commerce businesses grow”

Como se puede ver, para el mismo tramo los chilenos pagamos entre 13 a 64 veces más. No es de extrañar entonces, que nos quedemos abajo de esta revolución comercial.

El caso de la seguridad de los envíos es otro problema, en Inglaterra el correo británico señala que toman el robo de correspondencia seriamente, y lista anualmente los casos en que ello ha ocurrido y han pasado los antecedentes a los tribunales.

En Chile no se conoce de un solo caso que un hurto de correspondencia haya sido referido al tribunal del crimen, así los ciudadanos nos hemos acostumbrado aun correo poco seguro. En la correspondencia internacional es peor, no vale la pena subscribirse a una revista internacional vistosa pues van a llegar la mitad de los ejemplares.

Las respuestas de correos antes las pérdidas y atrasos siguen más bien la lógica de una defensa corporativa que de una búsqueda de mejorar procesos, ante los reclamos señala “…para minimizar las demoras que eventualmente podrían presentarse en el traslado a través de diferentes países y medios de transporte”. Es decir, solo hay demoras, y se transfiere la eventual culpa al país de origen, y, obviamente es falso que la compañía pueda actuar sobre demoras en otros países.

La imposibilidad práctica de vender al consumidor final se refleja en las estadísticas de los lugares de comercio internacional, como Ebay. Los datos son que desde Chile,  se ofrecen menos de 100 objetos, la mayor parte postales antiguas, que pueden ser enviadas como cartas, mientras que desde Hong Kong se ofrecen al consumidor global 300.000 objetos, los que van desde maquinaria, equipos, hasta ampolletas LED, relojes y ropa, con transacciones que exceden US$ 5.000 millones al año.

Los países que se han posicionado en esta revolución han logrado que sus ciudadanos puedan vender, desde la comodidad de sus casas, miles de millones de dólares al año, mientras que desde Chile un artesano de Temuco, que hace hermosos cinturones criollos de cuero, le es imposible acceder a mercados globales con cientos de millones de consumidores, y debe mal sobrevivir con los pocos interesados locales en sus productos.

Los resultados de la mala gestión de Correos de Chile impiden que las Pymes puedan vender directamente sus productos a los consumidores finales de un mercado global, perdiéndonos otra oportunidad de tener más y mejores puestos de trabajo.

Por segunda vez nos estamos quedando abajo del bus.

—–

Foto: @Chile_Satelital / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Asumir una comprensión adecuada y armónica de todos los derechos fundamentales implica dejar de utilizar estas argumentaciones como verdades dadas de una vez por todas
+VER MÁS
#Ciudadanía

Posverdades o mentiras emotivas-ideológicas sobre los Derechos Sociales

Hoy ya con 40 años, he podido rehacer mi vida en algunos aspectos; pero, debo reconocer que ser niñe trans es difícil y más aún frente a la actitud del discurso biomédico y social, que niega esta real ...
+VER MÁS
#Política

Nosotres trans, no somos el problema

Piñera saca a los antagonistas del centro social y los coloca al margen de los debates del quehacer político, porque son larvas, por tanto, pueden ser aplastadas comunicacionalmente.
+VER MÁS
#Política

Los flojos y la derrota de Piñera

El animal es objetivado, es objeto, no es parte del mundo sensible, no se le reconoce dignidad alguna ya que no vemos ni escuchamos su dolor. Es un animal objeto o bien de consumo
+VER MÁS
#Ciudadanía

El mundo de los vegetarianos y la problemática detrás del consumo de carne

Popular

No es un diagnóstico errado decir que hoy la adopción falla, no solo porque no se visualiza como alternativa, sino porque además es un proceso demoroso.
+VER MÁS
#Sociedad

Adopción, por el derecho a ser hijos e hijas

En lugar de responder con más odio y prejuicios, debemos ser capaces de convencer a los que aún piensan así, que esos miedos y discriminaciones son frutos de un país profundamente fracturado y segregado ...
+VER MÁS
#Ciudad

La Huechuraba que soñamos

Por las características de construcción y formas de adquisición de los departamentos de la torre de Lavín, afirmamos que no son viviendas sociales.
+VER MÁS
#Ciudad

¿Son viviendas sociales las de Lavín en Las Condes?

¿En qué minuto recibimos la gracia de poder elegir donde tiene que vivir cada persona?
+VER MÁS
#Ciudad

Plusvalía v/s dignidad